Von Pilsener - Memoria Chilena

Los nuevos ricos, 10s del salitre, llegaron a las piginas de vida social; en otras, fueron motivo de caricaturas y versos satiricos,A . regafiadientes, la aristocracia ...
10MB Größe 3 Downloads 115 vistas
A

Montealegre Id:)

fge

La primera edicibn de este libro ha sido posible gracias al financiamiento del Fondo de DeSarrQllQde la Cultura y las Artes, del Ministerio de Educacibn.

Auspicia: Etnbajada dc Alcinania en Chile. Patrocina: Proyccto de Educacih para la Dcinocracia PRED. Agradecimicntos: I

Agradecemos el gcneroso apoyo dc Luis Ladrh dc Guevara, JosC Paloino, Patncio Sicggelkow, Annando Unhe Arcc.

Mm’a Eugcnia Moralcs y Victor Valcncia. TambiCn, la gentilc7a de Christian Brcchl y Gahriclc Ncubaucr, de la etnha-iada alctnana; Alejandro Molina, dcl PRED; Guillenno Canales, del Ccneo de Documcntacicin de El Mercurio.

I

Primer Personaje de la Historieta Chilena

Historieta de

Lustig (Pedro Subercaseaux Errkuriz) ,

Presentacidn, recopilacidn y notas

Jorge Montealegre y Hktor Morales Prdlogo de

Josk Palomo Diseio grifico

Hemin Venegas

j

PROLOG0

Hay paises que tienen una reserva! iconogrifica hist6rica y cultural que va desde la expresidn grifica de las culturas aut6ctonas alas mds modernas imigenes digitalizadas de hoy, Son culturas en donde la imagen es parte del lenguaje cotidiano. Buena parte de su historia la podemos conocer por medio de imigenes que quedaron en ia piedra, el papiro o el amate. Hay otras donde el texto, oral o escrito, tiene primacia sobre la imagen. La nuestra parece pertenecer a estas 61timas.

Las vistas que tenemos de nuestro pasado fueron hechas en su mayoria, por viajeros circunstanciales y no por sus lugarefios. La historia nos ha sido referida por la palabra escrita, mis proclive, siempre, a la epopeya, a la gesta heroica, que a la narracidn de hechos cotidianos protagonizados por gente comdn y silvestre. Eso es lo que hace necesaria la lectura del volumen que nos entregael acucioso Jorge Montealegre,la posibilidad de ver el Santiago del 1900 con 10s ojos de uno de sus mis dotados cronistas: Pedro Subercaseaux (Lustig) a travCs de las aventuras de Von Pilsener.

Von Pilsener, parece ser el product0 de un recreo, de una diablura, que se dio el veinteaiiero pintor, miembro de una familia con una situaci6n privilegiada en el organigrama del poder, en su trinsito a la disciplina acadtmica. Pasatiempo, que le permitid liberat y dar salida a1 material remanente en sus libretas de apuntes o en 10s croquis mentales que se hace un dibujante a cada rato.

'

Asi como ocurri6, en un tiempo, con 10s escritores o 10s literatos que, errheamente, consideraban a1 periodismo c o n 0 una actividad que degradaba la prosa (hoy sabemos que como la mhica, viene en dos preseniaciones: buena o mala), admitir, como estudiante de pintura en 10s cincuentas, entre 10s pintores acadkmicos, que uno hacia caricaturas o trataba de desarrollar una sensibilidad humoristica, era admitir la prictica de una actividad casi obscena. Lindante en lo pecaminoso,

Von Pilsener nacecuando la historieta o la tira c h i c a , tal como la conocemos hoy en dia, daba sus primeros pasos en Estados Unidos. El formato que se estilaba, era el que se vefa en la prensa inglesa o europea. Lustig utiliza una secuencia de 6 o rnis cuadros. NO hay us0 del globo con texto o la onomatopeya

(Crash,Pum,Bang,etc.). Si acaso,unas cuantas lineas para indicar la trayectoria de un golpe o movimiento. Es una historieta silenciosa - que no muda- con palabras a1 pi6 que la complementan aiiadiendo antecedentes, o comentindola contradictoriamente. Alli' reside su comicidad. Podemos ver que se trata de vifietas naturalistas, muestran cosas que pueden ocurrir en un mundo verosimil, real b ficticio, transformadas o torcidas por la ironia del texto.

,

Ejemplo: cuando Von Pilsener saita entre -MI,; 10s baches y 10s hoyos santiaguinos, 1

habla de Los Alpes, si vemos acequi nos habla de canales venecianos, et( Sin una necesaria linea argurr terminus en un remate jocose y a vel "continuari" ticito. Esto le da un t-----r-,

-..

a l g h gesto o actitud tornados de un modelo de came y hueso, de angustia y esperanza, un santiaguino de esos cuyas preocupacionesho y, a la distancia envidiamos. El domini0 del retrato realista y una sentida vocaci6n religiosa, llev6 a Subercaseaux a ser retratista del Papa. Para llegar a ello, tuvo, necesariamente, que dejar en el camino el humor, la ironia y a Lustig. Afortunadamente, algo de esa mirada cilidamente socarrona queda en estas pdginas y a nosotros la posibikidad de aprender un poco m8s de nuestra pequefia gran historia hojeando y ojeando esta historieta.

f*afuerino, deaquel que vi6 cocer las habas de una forma "correcta" y se alarma ante la metodologia que emplean 10s nativos que comienza aconocer describiCndolos. E$ un recurso siempre efectivo. Su compaiiero, el perro salchicha Dudelsackpfeifergeselle,jamis se sobreactlia, y nunca se plantea una filosofada a lo Snoopy o adopta actitudes humanas a lo Disney. En su sabia consecuencia, siempre trabaja asumiendo su papel de perro, sin trasgredir sus limites. Lo mismo ocurre con 10s personajes de reparto, el perraje, la garuma, 10s desconocidos de siempre. Estin tratados con la maestria del observador dotado, con la sabiduria a la que se accede por la via del humor, son certeros croquis, casi periodisticos. Uno puede ver alli 1

,

\

8 A I T I A 0 0-V A LP A R A I B 0

I (Ih I 1B 1

I

, I

I

I

I! i

I

I

~

I

i

I PRCCIO 10 CENTAVOS

LOS DIAS DE VON PILSENER Jorge Montealegre - H6ctor Morales

Los dias de Von Pilsener fueron dias movidos. El mundc) no dejaba de espantarse ante el terremoto que destru:y6 San Francisco de California, cuandoel puerto de Valpar aiso se estremeci6 desde el centro de la tierra hasta el cerr o mis alto. En la memoria de Chile es el famoso terremloto de 1906. Era el mes de 10s gatos, llovia torrencialmente. Tambiin en Santiago: "en medio de aquel diluvio \-cuenta un pariente de Lustig-, 10s rayos serpenteaban por todos 10s imbitos, aparte que desde 10s cables elictricos de 10s tranvias saltaban llamas. entre el estripi to de 10s truenos, 10s vidrios que se rompian y 10s trozos de estuco que caian de 10s edificios."cl, El capricho de la naturaleza qued6 registrada con imigenes sobrenaturales y tragic6micas, que no son para extraiiarse en un pais donde siempre quedan anicdotas bajo 1(1s escombros. En Zig-Zug, Pedro Subercaseaux y Lustig (dos firmas y una sola persona no mi,) ilustraron el terremoto con dos perspectivas contrapuestas: en la portad a, el pintor entregaba una escena dantesca, donde el demoriio sacudia a1 mundo desde el centro de la tierra; en las pi+;inas interiores de la misma revista, el caricaturista "nE ..iostraba m a Vbn Pilsener admirado de esta nueva

El Excmo. Seiior Don Pedro Monll.

I

rareza del pais que reciCn estaba conociendo: Chile se movia. Por su parte, Julio Subercaseaux -prim0 de don Pedro- menta en sus Reminiscencias que estaba frente a1 Teatro Municipal y vi0 salir por las ventanas "una despavorida legi6n de demonios con estridentes gritos y tratando de ponerse a salvo. Eran -agrega- las comparsas . infernales de la 6pera Mefktoles, programada aquella noche." 11) Dos dias despuis de la tragedia, asumi6 la presidencia de la Repdblica don Pedro Montt, de facha f h e bre, llevando del brazo a doiia Sara del Campo, una "mujer imponente, con ojazos increibles de sultana de califato",,,. Chile era una mezcla de tragedias y salones, acercindose a1 Centenario de la Independencia. Acicalindose para la gran fiesta. Para algunos las heridas de la guerra civil del 91 eran cosa del pasado, el liberalism0 renovado de Balmaceda volvia a la "legalidad". En el nuevo siglo serian otras las disputas; y no tardm'an en hacerse presente. La naci6n avanzaba hacia una estabilidad basada en el progreso econ6mico, el crecimiento -como se dice hoy por hoy- y nuevas hegemonias politicas promovian nuevos consensos. La belle epoque tenia sus faldones de gala desplegados. A1 interior de cada "casa grande" la porcelana relucia mientras la canela perfumaba las cocinas. La gente de sociedad -y la que postulaba a ese statusseguia el ritmo del dinero. Los nuevos ricos, 10s del salitre, llegaron a las piginas de vida social; en otras, fueron motivo de caricaturas y versos satiricos,A . regafiadientes, la aristocracia les permitia entrar a sus . .clubes y rincones exclusivos. Esa era la parte visible -y vistosa- del progreso: rutilante como una I h p a r a de ligrimas. ~

Afuera quedaba otro Chile tambiCn gestor de ese crecimiento, aunque menos beneficiado. Este Chile era de "mediopelo" o de otra especie mucho m6s nueva: el obrero pagado con fichas en las salitreras. La tragedia de la Escuela Santa Maria de Iquique, en 1907, qued6 en la historia para recordar ese Chile sin necesidad de mayores explicaciones. Asi, la cotidianeidad santiaguina se desarrollaba entre 10s salones y la pampa. Entre el Club de la Uni6n y las Mancomunales Obreras. Lejos de 10s hitos, trigicos o esplendorosos, en Santiago se vivia lo que Orrego Luco describe como una "apatia colonial", la rutina de una capital de provincia. Los dibujantes -Lustig, Moustache, Pug, Bonsoir y otrosrescataron esa cotidianeidad en $us dibujos humoristicip y fueron construyendo en la prensa una iconografia informal de aquella Cpoca. En esas vifietas denotaban la estratificaci6n social que se estabh consolidando, a travCs de un repertorio de personajes y costumbres que se estaba renovando.

Un protagonista era "el alemin en Chile"; otros: el ricach6n bebiendo champagne en el hip6dromo; el oficinista que toma "pilsener" mientras piropea a una dama de gigantesco sombrero; el campesino emigrado a la ciudad, curado con chicha y pendenciero. Asi, la moda, la hipica, 10s mendigos, 10s tranvias, las carretelas, el Presidente, las .mbjeres de sombrero y las de artesa ... ocuparon a 10s caricaturistas y llenaron piginas de Zig-Zag, Cove h e l a y otras revistas. Lustig -como su personaje- tomaba apllntes de esa vida santiaguina. Viajando desde su privilegiado hogar (en lo que hoy es el barrio El Llano Subercaseaux, de San Miguel) hasta la revista donde entregaba sus "monos", cruzaba la ciudad; saltaba 10s charcos y pasaba por las calles, que son como las lineas de la mano de una sociedad. En sus Memorias retrata a1 Santiagb de 1906 y nos transmite esa mirada distante -de "extranjero" o de caballero que salia a pasear por 10s extramuros- que le permitia e$a ironia tan celebrada que tambiCn sup0 llevar a la escritura:

CarroS de sangrc frcnlc al Portal Pern&~deiConcha en la Plaza dc Anna? ( Archivn Musen Hist6noo Nacional ) --.-__I

p *1

-*

x

>

A pesar de 10s pintorescos viajes en carrito y el dinamismo que promovia la nueva prensa, Santiago era una ciudad mon6toria y pricticamente escondida del resto del mundo. Finis Terrae. La capital tenia sabor a mistela. Valparaiso, gracias a1 movimiento maritimo, era m8s bullicioso, mis despierto; si se quiere, mis cosmopolita. Rodeado de cerros, y sin vista a1 mar, Santiago -se dicetenia un cielo azul increible y la cordillera con toda su majestad, nos llenaba de gozo. Claro, 10s carritos aquellos no contaminaban. Tampoco traian 10s nutvos aires que se agitaban en la metr6polis. En el campo de la historieta mundial, cuando Lustig convertia a Von Pilsener en el pionero de la historieta chilena, enEstados Unidos, Winsor McCay publicaba -en un colorido suplemento dominical- las aventuras de ElpequeAo Nemo en la Tierra de 10s Sueizos, considerada "Ja primera obra maestra de 10s comicstta,En pintura, mientras Subercaseaux s e p i a las orientaciones acadimicas, Pablo Picasso iniciaba el cubismo.

EI mundo se estaba relajando. Era, tambiin, un momento propicio para que Chile se riera de Chile con su propia historieta. Y ya era hora. Los dias de Von Pilsener fueron jtoda una Cpoca!.

SITUACION DESESPERANTE

Hoy mi\mo tengo que enviar al Diano mi caricatura iy no se me murre nada!

_

_

-

Oh! la cuestih del ganado argentino; probemos un poco.

~

Este asunto nose pre5ta' Paciencial Bus-

La perrera! Lindo teina. Veamos. Manos a

Tainpocol voto al chripirol No me wlcn 10s

i Y In veiita dc 10s acorazados 7 A ver si m e -__I

perros hoy dia.

baja la inspiracih

Mil demonios' No hay asunto, n o hay actualidades buenas. Me consuelo. Si el msmo Moustache no ha podido seguir con sus caricaturas, iqut he de poder yo?

No hay mis remedio Me conIie5o vencido. Sefior Director de El Diano Ilustrado Me ido imposible hallar un asunto para la can-

catura de esta semana. Estenlidad completa...... la inspiracidn por las nube

PEDRO SUBERCASEAUX, EN LA HISTONA Y LA HISTONETA Jorge Montealegre

1 I M6ana...Lustig En diciembre de 1902, El Diario Ilustrado informaba del regreso a1 pais de don Ramdn Subercaseaux, Ministro de Chile en Alemania. Lo que el diario no deck es que tambitn regresaba el hijo de este importante sefior: el joven Pedro Subercaseaux Errizuriz, quien, a 10s pocos meses, pasaria a integrar el equipo de colaboradores de ese mismo periddico. Sus lectores le conocerian corn0 Lustig.

,

Efectivamente, en julio de 1903 comienza a dibujar en las piginas del Diario Ilustrado, logrando una excelente recepcidn de sus "monos". En poco tiempo, pasa de una pCgina interior a ocupar la primera plana de 10s lunes. 'Un signo de la popularidad alcanzada era un llamativo aviso que aparecia 10s domingos: "mafiana Lustig".

I

Nacido en Roma en 1880, Pedro Subercaseaux ' ErrizuriI Z fue un chileno que vivid en el mundo. Hijo del pintory diplom&ico Ramdn Subercaseaux Vicufia, hered6 su ti%lent0plistico y el espiitu viajero. Estudid en Francia, Inglaterra, Alemania y, siempre, en algfin momento r egresaba a Chile. Tal vezfue esa misma lejania la que lo c~onvirtid en un observador estudioso de su historia, naturale:za e idiosincracia.

1?ersonaje multifacttico, a Pedro Subercaseaux se le recue rda principalmente como un gran pintor de cuadros hit;tdricos; encontrindose entre Cstos su poltmico "Desculsrimiento de Chile" e inolvidable "Abrazo de Maip6", Tambitn, se le conoce coma sacerdote: el monje que fund6 el primer monasterio de 10s benedictinos en este pais. Los menos, conocen a Lustig: su Otro Yo que pas6 ful;azmente por el humorismo grifico, marcando un hito par.a la historieta cdmica de Chile. En sus propias Memori;as este pasado "frivolo" ocupa s6l0 un par de lineas. 1Dediqutmosle, en justicia, algunas mis.

Llaman la atencidn la soltura de su dibujo, la composicidn libre de cada pieza y la diversidad de temas que abarca. En el diario publica vifietas Gnicas -de motivos criollos, como ]as escenas en el parque Cousifio durante las fiestas patrias; y hasta surrealistas, como el "desfile de microbios" en favor de 10s politicos que no se preocupaban de la salud pfiblica-; tambitn, compone vifietas 6nicas que contienen varias escenas en diversos planos, no estructuradas en cuadros; por ejemplo, en su trabajo titulado "tribulaciones de veraneantes" coexisten, en un desorden aparente, diez escenas cdmicas referidas a1 mismo temasin constituir con ellas una historieta. AdemCs, realiza historietas de hasta ocho cuadros en las cuales toma 10s m5s diversos temas, domksticos y mundiales. En una de ellas, llega a autoironizarse como pintor y caricaturista. Es el cas0 de "La situacidn desesperante"; en ella, narra la crisis creativa del dibujante que debe entregar su caricatura a1 diario ... pero nada se le ocurre; cosa que, a1 parecer le pasaba a 10s mejores dibujantes: "Si el mismo Moustache no ha podido seguir con suscaricaturas,iqd hC de poder yo?"; dice,rompiendo sus materiales. "No hay mis remedio. Me confieso v p cido"; agrega, mientras comienza a escribir: "Sefior Di- . . rector de El Diario Ilustrado: Me ha sido imposible hallar un asunto para la caricatura de esta semana. Esterilidad completa...la inspiracidn por las nubes."cl,Asi, soluciona

.

Von Pilsener l

el problema, cumple con el diario y 10s lectores, convirtiendo en chiste la referencia a61 mismo y a su oficio. Ante esta actitud, recordemos que Antonio Smith, el primer caricaturista profesional de Chile, tambiCn se autocaricaturizaen uno de sus primeros trabajos, legando un sano ejemplo que ha sido invariablementeseguido par sus mejores colegas. En el cas0 de Subercaseaux, su pseuddnimo Lustig ("alegre, chistoso", en alemin) tambiCn tiene esa misma [email protected] autoirbdica. Este pseud6nim0, Pedro Subercaseaux lo escogi6 para firmar sus vifietas c6micas; sin embargo, en agosto de 1903 se apart6 de aquella norma. AnCcdota en principi0 intrascendente que, con el tiempo, se nos convierte en curiosa y digna de menci6n: en un dibujo-editorial, a seis columnas, saluda el ascenso de Pi0 X, como nuevo porrtifice.c2,Eljoven artista, no podia saber que ocho afios mls tarde el mismo Papa posaria tres veces para 61 y que su pintura llegaria a alhajar una de las salas del Vaticano. Tampoco, como veremos mis adelante, que una de sus filtimas pinceladas tambiCn las daria frente a este Papa. Soberanos, naciones

y

pueblos saludan

ion

Probablemente el hecho de vivir esporidicamente lejos de Chile, le permitia a Lustig tomar distancia respecto de "lo chileno" e ironizarlo. En 1906 crea para Zig-Zag el personaje Von Pilsenel; que bien podia representar esa mirada. En la historieta, al artista le interesaba "resaltar, en forma humoristica, nuestros propios defectos, exponiCndolos a la critica de un imaginario observador europeo."(3) No habia de parte del autor, como tambiCn se interpret6 en laCpoca, una actitud antigermana.LamisiQ de Von Pilsener, entonces -explicitada en la misma historieta-, era "estudiar las costumbres salvajes de una lejana reji6n llamada Chile" Don Federico Von Pilsener era un sabio aleman, de levita, con un paraguas que le servia de bastbn; tambikn, sombrero de aire tirolts y barriga prominente que le hacia honor a su apellido (4) Bueno para comer salchichas y aficionado a la cerveza," pesaba 107 kilos y 6 gramos ". Recorria Chile acompaiiado de un perro que obedecia a1 apelativo Dudelsackpfeifergeselle, que en una traducci6n libre significa "aprendiz de gaitero". Este salchicha ("tan largo como su nombre", segfin Coke), compartia todas las aventuras de su admirado amo, fueran Cstas peleas, amores, viajes ...o zambullidas -con traje de bafio- en el mar de Chile. Desde su aparici6n, en junio de 1906,Von Pilsener fue un personaje llamativo. En ese afio la revista Zig -Zag estren6 su formato grande (de 38 x 28 cmts., aproximadamente) y las aventuras del alemin se instalaron en una

i

ET>[email protected] COMPARADA

pdgina completa, lo que le daba una presencia destacada en el conjunto del semanario. En cuanto a su estructura, Csta era de historieta-folletin, publicada por "enmegas"; en pdginas completas, de seis cuadros (y hash de nueve) con textos bajo cada uno de ellos. Las aventuras continuaban en 10s ndmeros siguientes manteniendo la numeraci6n correlativa de cada viiieta. Esto, probablemente, . tenia un sentido prictico: tal vez de guia para el cajista (encargado de componer la tipografia) que debia poner 10s textos bajo cada cuadro; tambiCn es probable que Lustig entregara varias planas a1 mismo tiempo, cubriendo asidistintos ndmeros de Zig-Zag y, con la numeracidn de sus viiietas, se protegia de 10s duendes de la imprenta para que la publicaci6n respetara su orden.

En el lapso de un aiio -del 24 de Junio de 1906 a1 9 de Junio de 1907- la historieta apareci6 s610 en diecisiete oportunidades; lamentablemente, Csta se public6 de manera irregular, sin alcanzar una periodicidad semanal o mensual estricta. Temdticamente, este conjunto -que publicamos aqui en un forknato casi facsimilar- cubre tres momentos que podemos esquematizar ask "Aventuras de un alemin en Chile", desde la llegada del profesor Fritz von Pilsenerhasta su retorno a Europa; "Von Pilsener en Alemania", donde informa de su viaje a Chile en sesud_as conferencias y en rituales tomaduras de cerveza; y "El . . regreso de Von Pilsener", donde el profesor vuelve a la sociedad chilena y se integraa sus pasatiempos y espacios favoritos: la politica, la hipica, el teatro, la playa ... en

aventuras que ya no continlian, que son publicadas a mitad de pigina y que dejan de aparecer sin que exista un final rotundo de la historieta, como si sucede, por ejemplo, con la primera entrega. En su recorrido por Santiago, Von Pilsener vive graciosas aventuras. ParaC1, Cste es un pais especial; tanto que, a poco de haber desembarcado, la tierra se le volvi6 loca deremate: erael terremoto de 1906.Libreta en mano, se pasea por la ciudad, el teatro, veranea en Vifia; y Ilega, incluso, a tener "un flirt desenfrenado". TambiCn hace turismo civico; asi, es testigo del cohecho, las elecciones y la celebraci6n del reciin elegido Pedro Montt ("jF'ifa mon!", gritaban 10s aborigenes). Tanto se interna en 10s vericuetos de la politica chilena, que el "cacique von Montt", que "se hizo proclamar Kaiser de Chile", le mand6 a llamar para que le organizxa un ministerio ... pero Von Pilsener no era un politico y lo demuestra. Su "sentido com6n" era el de un afuerino, cuyo linico compromiso consistia en observar y tomar notas para ensefiar en Alemania"1as costumbres de 10s indigenas que pueblan 10s valles de Chile".

Don Otto y Von Pilsener

si

bien Von Pilsener era un buen pretext0 para que Lustig ejercitara la autoironia, no dejaba de ser un personaje que interpretaba parte de la cotidianeidad chilena. A1 pasar a tintalas historias de Un alemcin en Chile, Lustig detect6 un tema que estaba en el habla y la sensibilidad del pueblo chileno, especialmente en sus capas medias y altas. Un alemin en Chile podia tener miles de protagonistas en esos diaq; de hecho, entre 1846 y 1900, habian llegado a1 menos diez mil. A 10s colonos alemanes que PCrez Rosales llev6 a1 sur de Chile, se sumaron afios mis tarde profesores y militares germanos que tuvieron una incidencia cultural en la sociedad chilena. Esta presencia es detectable no s610 en un rico kiichen o en las caracteristicas prusianas que tom6 el ejircito de Chile; tambiCn se notaba en la proliferaci6n de'kuentos alemanes", entre 10s que campeaban 10s chistes de don Otto.

Estos chistes, principalmente verbales e incluso )si se rien de la ingenuidad de 10s alemanes; de

especial de las equivocaciones que producen el ocimiento de las costumbres y el mal domini0 del . Lejos de la ingenuidad, la gracia de estos cuentos xecisamente en su aparente falta de picardia que, ;encia, constituia el detonante que provocaba la )r otra parte, estos "cuentos alemanes" son muy rhtlpnns; asicomo 10s "chistes de gallegos", tan populares en Argemtina, no son originarios de Galicia. Obviamente, estos xentos" no corresponden a la autoimagen de 10s alemanes ni de 10s espafioles, respectivamente. 'I(

Don Otto y Fritz (0 Fedeguico) pasan a formar parte dle1 folklore chilend, con cientos de cuentos y chascatTOS an6nimos; algunos cdebres que, por generaclones, se han transmitido como parte de la sabiduria populai. para criticar las actitudes ingenuas: don Otto es aquel ITiarido que sorprende a su mujer edgaiiindalo en el sofi de su casa... y que, para evitar la repetici6n de la infidelidad, jvende el sofi! Si bien 10s cuentos de don Otto y Federico no tienen iiutor cohocido, en Chile hay al menos un pueblo que sereivindica como originario de la graciosapareja. Es el cas0 de Illapel. Alli habrian vivido y muerto don Otto y Federico. En el cementerio del lugar, en el patio dos, hay una tuniba en cuya lipida se puede leer: "Aqui yacen 10s restos dle Otto Scheuch G., nacido a 5 de agosto de 1859, muerto a 26 de julio de 1889, y de Federico Scheuch G., nacido ,a 9 de mayo de 1868, muerto a 16 de noviembre de 1889". Para 10s illapelinos mis antiguos, estos hermanos All.. -M y protagonizaron -I)... v Federico- vivieron en la ciudad . _ muchas; anicdotas graciosas que se fueron convirtiendo en chis tes ... en cuentos alemanes.

\

era todo un personaje que ya pertenecia a nuestra cultura popular. Asi se podria explicar larecepcih inmediata que tuvo en el pliblico, que le permiti6 desarrollarse como el primer personaje del comic nacional.

Von Pilsener sin Lustig

A poco andar, otros medios y otros dibujantes -en Cove-Vueln y Sucesos, por ejemplo- utilizan la imagen y el nombre de Von Pilsener como un prototipo humoristic0 del alemin. Mis a h , en 10s mismos dias en que Zig-Zag publicabh la serie, en noviembre de 1906, aparece ma publicaci6n con el nombre "Von Pilsenel; peri6dico POlitico, satirico, literario y comercial". En ella no era Lustig quien dibujaba sus trazos, sino un dibujante an6nimo. Tampoco le acompaiiaba el perrito Dudel-

De acuerdo a lo anterior, el profesor Von Pilsener se conv irti6 ripidamente en un personaje popular. Lustig nnnnnna con 61 una imagen a la iconografia del chiste -r alemin . Existia la caricatura verbal (se decia "cagamba" en lugar de caramba; y "Fedeguico" por Federico) pero no"un rnono" que representara al tipo que en 10s cuentos representaba don Otto. AI crear a Von Pilsener, Lustig llen6 es;e vacio; asi como m8s adelante Coke lo haria con Verdejc) representando al roto chileno. El alemin en Chile -1

11-

I

19

I

. .

J

I

sackpfeifergeselle. La nueva mascota era chilena: nada menos que un biznieto de "Cuatro Remos", el personaje literario de Daniel Barros Grez. Este perihdico, bastante Illodest0 en comparaci6n a1 lujo de zig-zaR9 public6 solamente dos n6meros.

.

Si Von Pilsener es un personaje especial en la historieta national, su autor es digno de una novela. Respirando el aire puro de 10s viiiedos familiares y el humo de 10s buenos cigarros, Pedro Subercaseux veia c6mo la historia pasaba por su casa. 81, simplemente, estaba ahi: pintando trenes en las paredes de 10s corredores, teniendo a su mano a los personajesde mayor reconocimientoen el xte, la politics y lavida social de la tpoca. En un pjrrafo de sus Memorius nos cuenta sobre este entorno social, su viaje la definici6n de su vocaci6n artistica. De ese viaje Pedro Subercaseaux regresari a Chile y, cOmOdijimos,se integrarj al Diario Ilusp&: "La candidatura presidential de don Federico ErrAzuriz Lescfibe-se fragu6 en buena parte en reuniones de personajes politicos que se'juntaban en la Chacra , Subercaseaux. Desputs de aquellas elecciones presidenciales de 1895, fue mi padre nombradaMinistro Plenipo-

\

Diez aiios mfistarde, en noviembre de 19'6 con el nombre Popular Pilsener se publica Otro periddico que se autodefine como "bimensual,humoristico, primaVera1 Y muy ilustrado"*A1 parecerj coma en Otros casos, en su caracterizaci6n de "muy ilustrado" que 10s editores daban a1 peri6dico &os querian connotar "cultura" mfis que "ihstracibn grfifica". De hecho, este Von Pilsener contenia algunos avisos y fotos sociales; pero la piginas, estampa del gracioso alemfinno aparece en salvo las menciones editoriales de sus dos linicos nlimeros. ~1 intento mgs serio hater regresar a yon pilsener, lo hate la mislna revista zig-zag..,cuarenta aiios desputs que el personaje dejara de animar sus

Entre caballetes Y P O ~ ~ ~ C O S

(

, tenciiario de Chile en Alemania y en Italia a la vez. No quec16 mis que preparar el viaje y despedirnos de Chile una' vez mis. Era tiempo para mi de tomar una resoluci6n acerc:a de mi porvenir. Comenzaba ya a darme cuenta que ni laL carrera militar ni la naval podrian satisfacer mis aspiinaciones de belleza, ni menos satisfacer ciertas inquie tudes que en misentia, pero que no sabiac6mo definir ni ardizar. Mirando el problema bajo una forma objetiva Propia de mi edad, me decia a mimismo: Lo que me atrae t n I ii s Fuerzas Armadas son 0.10s barcos a vela, o 10s caba en v puec mi p tor".

En "Pacific0 Magazine" Asi lo hizo. La vocaci6n busc6 sus canales y la prensa fue uno de ellos. Ademis de sus colaboraciones para El Diario Ilustrado y ZigZag, en 1913 ilustrd para [email protected] Magazine las crhicas de Joaquin Diaz Garcts, que mis tarde formarian las valiosas "Piginas Chilenas" de Angel Pino; tambitn, 10s relatos hist6ricos que Alberto Edwards firmaba como "Miguel de Fuenzalida" y las "En tiempos cribe Pedro ;terio, que se Vos encerrima aventura -a el Subsendo que un nistro. iba Alberto

k':'

I

I

-

' I-

P

El "Descubrimiento de Chilc" sobre la testcra dcl Sal6n de Honor del antiguo Congrcso Nacional. ( Foiografia Luis Ladr6n dc Guevan )

-22

ti

I

rostro?; otra: "LLa escena representada recibe en realidad, o tan s610 aparentemente, la luz solar desde el Sudeste?"; aunque parezca increible, el sub-director del Observatorio Astronbmico, Ismael Gajardo, tambikn fue codsultado: "LEn qu6 direccih y a qui hora aproximada del dia 8 de Junio de 1536 deben'a haber mirado un bbservador del valle de Aconcagua para recibir la luz solar desde una altura de 45 grados?"; por su parte, el doctor Federico Johow, sabio alemin especialista en botinica, debid informar sobre la presencia de una determinada planta en la tela; y el historiador don Jos6 Toribio Medina sobrelaexactitudlvistdricadelaescena. Entre las respuestas, hay fragmentos tan graciosos como las preguntas:"Las lineas son armoniosas -escribe Alvarez de Sotomavor- sin Igulla pa icularidad (except0 ser tuerto _ .. . 'ree le 'ga

El de!;cubrimientode Chile I,a simpatia que le dispensaban en La Moneda la encontr6, s610 parcialmente, cuando debi6 tratar con el Parlaniento. En 1913,lospresidentes de ambas clmaras le encarg aron pintar el "Descubrimiento de Chile", para decorar la testeradel Saldn de Honor del antiguo Congreso Naciotial. En condiciones de gran incomodidad y juntando tro,zos de tela, el artista cumpli6 con el honorifico je inmenso! encargo. No contd, sin embargo, con que su m8s politico pinturi debedaenfrentarun absurdo ttjuiciotl, los que estaque estCtico,promovido ban decididos a oponerse a toda iniciativa que viniera de 10s pr esidentes del Congreso. La situacibn, en la di stanc:ia, no deja de ser dramitica y divertida; se siente, a1 recordarla, cierto bochorno en el A orgulli3 nacional. Los politicos se enredaron en acaloradas discusiones sobre la pintuI.a que, supuestamente, atentaba contra el buen gusto, la vel.dad histdrica y hasta geogriifica. Para salir de dudas, elI honorable Congreso le pid 16 socorro a la Sociedad C:hilena de Historia y GeogIafia, la cual encarg6 I "una critica hist6rica del cuadrc3" a una comisi6n que estuv o integrada por Aurel iano O y a r z h , Max Uhle]iTomhsThayer Ojeda. A su vez, esta comisi6n pidi6 la opini6n a diversos especial istas.(*, 1

Asi, por ejemplo, el Direcrtor de la Escuela de Bellari Artes, don Fernando Alvar ez de Sotomayor, debi6 responder preguntas como las siguientes: " ~ C O rresp onde el retrato de Alma gro a1 de un individuo de cut?rpopequeiio y feo de 23

I

en un sentido u otro". El mismo Pedro Subercaseaux recuerda con ironia el irritante eximen a su pintura: "...Thayer Ojeda, ya anciano y casi ciego, pregunt6 qui era aquel bulto blanco a1 centro de la tela, a lo que se le contest6 que era el caballo de Almagro" (91. No qued6 centimetro de la tela sin ser investigado. Se le critic6 la vegetaci6n, las patas de un perro y hasta las formas de las nubes. A1 fin, el cuadro fue aprobado ... seiialindose en el informe final que el artista sacrific6 "parte de la verdad hist6rica en beneficio de su mayor valor artistico y decorativo". Lo que es, tratindose de una obra de arte, una obviedad. Quienes le conocieron relatan que Subercaseaux trabajaba con minuciosidad y que revisaba abundante documentaci6n hist6rica para reproducir 10s uniformes y armas de las escenas militares; tambiCn, que trabaj6

largamente con el historiador Francisco Encina para acercarse lo mis posible a la veracidad hist6rica en su obra

plistica. Pero no todos, como hemos visto, reconocieron esta obra. Mis a h , Suhercaseaux sentia que la mayoria de 10s observadores de su pintura se detenian en lo secundario sin captar el sentido artistico mis profundo que encerraba. El desdCn que experimentaba por la falta de sensibilidad estitica, lo ihstr6 bien -sin perder el humor- a1 contar el siguiente episodio: "Estando en la Chacra -escribe- lleg6 un dia un sefior que deseaba comprarme un cuadro. DespuCs de haberescogido uno, qued6se un rato mirindolo en silencio. Evidentemente se esforzaba por hallar una observacidn apropiada a1 caso. DespuCs de un largo cavilar pregunt6:yiene las tres manos de pintura? Ciertamente, le respondi. iEnestaparte tiene hasfa cinco manos!". "Sin m6s -agrega- sac6 su cuaderno de cheques, pag6, Ham6 a su chofer y entre 10s dos metieron la tela dentro del imponente limousine Panhard-Levassor de ocho caballos."clo,

Fray Pcdm cn si1 taller. ( Archivo 13 Mcrcllriu )

Fra Los autos Gltimo modelo, las modas, el lujo, esta ban a1 alcance de Pedro Subercaseaux; nacido en el sen13 de una familia rica y aristocritica, poseia una gran fortuna y unavida social intensa. Sin embargo, desde niiio qui:io alejarse del bullicio e intent6 evitar las tentaciones mu1idanas sin perder ese buen humor que leera tan natural con10 el silencio."He mencionado varias veces -mota en sus Mernorias- la alegria que reinaba en el hogar de mi abuela. Quiero hacer notar que se trataba de una alegria pur;mente espontinea y sana, que no provenia de ning6n estimulo artificial. No se habian inventado todavia 10s COC ktails ni se conocia en Chile el whiskey. Esas fiestas moclernas que terminan poco menos que en orgias, eran conipletamente desconocidas de nuestros abuelos, para qui