verano activo

29 ene. 2009 - blancas con puntillas, las plataformas y también las chatitas. Lo que .... montaña ejercita la fuerza y la resisten- cia, pero también requiere de ...
1MB Größe 10 Downloads 86 vistas
Moda & Belleza

Jueves 29 de enero de 2009

LA NACION/Sección 5/Página 3

CARA&CECA

AIRES DE CAMBIO Varios diseñadores analizan el estilo que gana en Punta del Este /

Azul, uno de los colores del invierno

POR FLAVIA FERNANDEZ

Desfiles en París y un viejo conociGETNILEZA GRUPO MASS PR

Desayuno entre viñedos para hablar de moda. El encuentro de los diseñadores Benito Fernández, Fabián Zitta, Amelia Sabán, Marina Lafuente, Valeria Smith (Jackie Smith) y Yanina Solnicki, en la bodega y granja Narbona, en La Barra, terminó al mediodía, luego de un entretenido análisis sobre looks y demás de las chicas y señoras que este año visitan el Este.

do dispuesto a ganar posiciones / POR CARMEN ACEVEDO DIAZ Hay crisis, pero se sobrelleva con dignidad en París, donde los desfiles se realizan puntualmente. El domingo concluyeron los de hombre otoño-invierno 09/10, y ayer los de alta costura primavera-verano 09, que se iniciaron el lunes, con un día menos de presentaciones. Pero con semejante opulencia; entre otros lujos, un homenaje a la camelia de Chanel y otro a Christian Dior: Lagerfeld, diseñador de la doble C, dedica su colección de blancos y crudos a la mujer-flor, con cortes que imitan los de la naturaleza. Galliano, para Dior, retoma los cortes del maestro fundador y traslada el arte flamenco a vestidos que parecen salidos de un cuadro. Del otro lado del mapa, en la previa de los Oscar, que se entregarán el 22 de febrero, ya podría apostarse a un color ganador: el azul. En todas sus variantes, desde el marino hasta el más eléctrico, es uno de los favoritos del invierno norteamericano. Entre los últimos modelos vistos en ámbitos de alto perfil, uno de los más comentados fue el de corte sirena en azul Francia satinado con escote V que hace unos días llevó Kate Winslet en Los Angeles, en la entrega de los Globo de Oro. El diseño es de Narciso Rodríguez, el americano de origen cubano que de tanto en tanto viste a Michelle Obama, con más acierto que su colega y casi compatriota Isabel Toledo, autora del conjunto de la asunción. Un estilo estructurado y muy femenino el de NR, con geometrías y contraste de colores, que dio su primer paso a la fama con el vestido de novia de Carolyn Bessette, en su casamiento con John John Kennedy, en 1996. Habrá que hacerse a la idea entonces de un otoño-invierno azul marino, más agudo y hasta chillón, en ropa y los accesorios. La cineasta Sofia Coppola acaba de hacer una experiencia como diseñadora para Louis Vuitton con una minicolección que incluye la SCBag en azul Francia. Y Armani quiere permanecer en el Olimpo con su nueva Venus Bag en color marino. Las dos, para llevar a mano, una en formato rectangular en cuero patinado; la otra, coherente con su nombre, de formas más sensuales, en cocodrilo. A propósito: el estampado pitón también se anota para la nueva temporada. [email protected]

–¿Algún cambio importante en los equipos playeros de las esteñas 2009?

–Entonces tenemos una supernoticia. ¿Podría decirse que las argentinas dejaron de apretarse? A.S.: –Afortunadamente ya no se hacen problema si un vestido princesa las engorda. Y lo digo yo, que me pasé la vida haciendo ropa de noche ajustada, destacando colas y lolas. Pero el mercado me pedía eso. Ahora cambió. Las mujeres están entendiendo que la elegancia pasa por otro lado. Yanina Solnicki: –Mi onda, nada que ver con lo ajustado. Yo hago vestidos con géneros antiguos. Lo mío son los linos, los encajes y las puntillas. Tengo prendas originales de 1900. Soy médica, pero el año pasado me animé con un local en Manantiales, Kallalith. Y me fue súper. Y en Palermo tengo El Camarín. Los collares, con piedras, cristales y broches antiguos, los hace mi madre, también médica.

–Vos también sos médico, Fabián… F. Z.: –Sí. Por eso me largué tarde con esto. Pero 2009 será un año muy intenso. Me invitaron de una universidad de Milán y estaré allá para perfeccionarme con algunas técnicas durante dos meses. Haré un desfile en Los Angeles y ya cerré para vender mi colección en algunos lugares clave de Estados Unidos. Pero volviendo al tema del ajustado, creo que las argentinas se fueron relajando gracias a la visita de tanto extranjero.

–¿Vieron mucho turismo europeo este año en Punta del Este? Valeria Smith: –Menos que el año pa-

fuente, Amelia ia Smith, Marina La ler Va ta, Zit n biá Entre copas, Fa dez cki y Benito Fernán Sabán, Yanina Solni

sado, pero igual hubo bastante a principios de mes. En el local atendí muchos franceses e italianos. Son superexigentes, miran las terminaciones doscientas veces, preguntan el origen del cuero. Eligieron sobres de colores y les llamó la atención la mezcla de texturas. Los bolsos enormes para playa también se vendieron muy bien.

–Vos, Amelia, inauguraste Ménage à Trois en La Barra, algo que nunca habías hecho… A. S.: –Sí. Me di el gusto de comprar telas diferentes para hacer camisolas y túnicas divertidas. Cosas que no haría para los locales de Buenos Aires, acá se vendieron muy bien. Las brasileñas, que están hartas del lino y las flores, llevaron vestidos de gasa y toda la paleta más nocturna y sensual. Las europeas, en cambio, sólo compran básico, clásico y de excelente calidad. Se enganchan con una camisa de lino, un cashemere, y punto. ¿A quién se le ocurriría venderles moda a ellas? Y. S.: –Claro. Yo les vendí vestidos blanquitos, con lindísimas puntillas, a muchas francesas. Ellas son eso, una capelina, unas ojotas, y punto. Buscan calidad en vez de cantidad. Compran una prenda sola, pero buena.

–¿Es una sensación o este año hay menos exhibición de colas y lolas en la playa? B.F.: –Es así. Las chicas van mucho más vestidas a la playa, y como llegan más tarde por el asunto del boliche y la capa de ozono pueden lucir los equipos. Antes eran protagonistas el pareo y la bikini. Ahora es la camisa bien puesta y los accesorios. F. Z.: –La playa se transformó en una reunión social después de las 17. Van a tomar algo y mostrarse. Ya no existe eso de calcinarse al mediodía o empaparse en bronceador. M. L.: –Vi bastantes trikinis en Montoya. Pero está todo muy libre. Tanto las chicas

como las señoras parecen más creativas. Me encanta no ver tips que se repiten.

–¿Qué planean y qué proponen para este invierno? A. S.: –No tengo la menor idea de qué voy a hacer en el invierno. Desde que hago las colecciones con menos tiempo, me salen mejor. Ya ni siquiera me preocupa hacer desfile o no. Creo que a estas alturas es muy difícil inventar algo. Además, el invierno es para pasarlo. Si tu fuerte es la noche, comercialmente siempre es muy tibio. B. F.: – Yo tengo varias novedades. Lanzo con Orbital mi línea de anteojos de lectura, y hace poco inauguré boutique en Arroyo y Suipacha. La novedad es que voy a tener suéteres tejidos, cueros… El concepto de la alta costura cambió; la tendencia es tener un poco de todo, algo más cool. En mi local incluso habrá mesitas para poder tomar un té con masas. V. S.: –A mis locales de Punta del Este y Palermo voy a sumar algunos en shoppings. Esa es mi gran jugada. En cuanto a la colección, habrá muchos sobres y propuestas divertidas con mezclas de texturas y color. Aunque el negro vuelve con todo. M. L.: –Voy a hacer un poco menos de noche y más cóctel. Mucho tapadito siete octavos, polleras, camisas, talle alto, terciopelo. Sigue el estilo Chanel, el cuero, la gamuza. Todo muy LyU, como siempre. F. Z.: –Me inspiré en las tribus tailandesas y pongo el acento en el desarrollo de texturas. Tengo muchas telas italianas compradas en Nueva York, y todo es liso y pastel. Lo distintivo es la pasamanería que confecciono en mi taller. Como soy muy virginiano, hago todo con mucha anticipación. Y. S.: –Y yo sigo con mi historia de antaño, vestidos que se pueden usar siempre, con materiales nobles y mucho chic.

VARIEDAD

Amelia Sabán: –Estoy fascinada porque ya no veo jeans en la playa, tampoco de noche. Y todo el mundo muestra las piernas. Todo muy mínimo, pero relajado, nada apretado. Los vestidos pequeños con plataformas están a la orden del día. Es un Punta del Este diferente, con las piernas como protagonistas, lindos géneros, mucho más sensual. La gente es divina; veo todo muy Saint-Tropez. Están hot y arregladas de la mañana a la noche. Marina Lafuente: –Coincido. Hay tal libertad que la otra noche me encontré mostrando las piernas. No hay edad para eso. Las mujeres están divinas y muy creativas. A mí me fascinan las túnicas blancas con puntillas, las plataformas y también las chatitas. Lo que no soporto es el taco aguja para la playa. En Europa lo ves a menudo, pero no me cae bien. A. S.: –Es que allá no van a la playa, sino al restaurante. Es un show lookearse para el restó frente al mar. A mí me divierte. Fabián Zitta: –Hay muchos cambios, una evidente evolución. Antes estaba la ropa de playa y la ropa de noche. Ahora se mezcla todo con criterio. Es una tendencia mundial y me encanta que se empiece a ver en estas playas. Creo que el aire de mar inspira a las porteñas. Benito Fernández: –A mí las chicas me sorprendieron mucho de noche. Hay más taco, más accesorios y por fin empezaron a usar los vestidos. Antes los traían y quedaban en el ropero. Y coincido con que se están relajando con la ropa apretada.

N Se dice que no hay un Punta del Este, sino varios, y esto se puede ver reflejado en los estilos de las mujeres que veranean desde la Punta hasta José Ignacio. NMás ajustadas las que caminan por Gorlero; mucho short y vestido de lino para las chicas de La Barra, y toda la bohemia en los looks de las habitué de José Ignacio, que hacen gala de túnicas, sombreros, bijou playera y hasta alguna plataforma apta para decks. NEn las fiestas, todo vale. Pero mucho mejor si la base del equipo es blanco, para que la vedette sea la cartera, el chal indio multicolor, la vincha, el turbante, los superaros o el excentricismo made in Marruecos/Bali/ Estambul que se atesore en el ropero. NA los pies, chatas, ojotas planísimas en infinidad de versiones, alguna plataforma colorida o sandalias romanas, el hit de la temporada. NFiestas, famosos y estilos La primera superfiesta del verano es la que todos los años hace Lacoste, en La Huella, para despedir el año viejo. Todos de blanco (así lo exige el dress code), los famosos dan el presente en el Este y reinventan su look. Por diferentes razones, este año las más observadas fueron Patricia Della Giovampaola, Pampita y Esmeralda Mitre. La primera, viuda del príncipe Rodrigo D’Arenberg, porque impactó con un Valentino que dejó sin aliento a más de una. Mitre fue señalada como la más chic (de largo, con chal vintage Yves SaintLaurent), y Pampita, por su abrupto cambio al rubio, decisión que si bien fue producto de un contrato, dio lugar a duras críticas.

Mar, arena, pileta, montaña, sierras… Durante las vacaciones, cualquiera puede ser el escenario que haga de la rutina de actividad física algo fuera de serie. Ideas para mantener el buen estado logrado durante el año.

| EN LA PLAYA. Si uno está en bue-

nas condiciones físicas por haber hecho actividad durante el año, se puede correr para mantener o mejorar la capacidad aeróbica. Si los hábitos han sido más sedentarios, realizar una caminata continua, sintiendo un esfuerzo moderado. Otra opción son las clases grupales que se dictan en los balnearios. Antes de comenzar una caminata, estirar el cuerpo durante cinco minutos como mínimo. Para que el trabajo sea efectivo, debe ser constante; es decir, realizarlo todos los días durante un mínimo de 30 minutos. A ritmo acelerado sostenido se debe practicar con calzado con

|

EN LA PILETA. Nadar de 20 a 30 minutos diarios es una buena rutina si uno está de vacaciones en un lugar con pileta. Es el deporte más completo y el mejor, si de evitar problemas cardíacos se trata. Aporta beneficios para todas las personas que pueden trabajar con la resistencia que ofrece el agua. Al sostener el peso del cuerpo, es menor el peso en tobillos, rodillas y caderas, y se minimizan los problemas de las articulaciones. Dentro de la pileta, sujeto del borde, mover las piernas para arriba y para abajo; patalear; hacer movimientos hacia los laterales y empujar el agua hacia atrás para trabajar piernas y glúteos. Incluso las personas con problemas articulares o con exceso de peso pueden practicar gimnasia

acuática. Allí la frecuencia cardíaca tarda en elevarse y no hay sobrecarga. Se pueden usar elementos como flota flota, bandas elásticas, guantes o tobilleras. Se ejercita la resistencia y el estiramiento de los grandes grupos musculares.

|

EN LA MONTAÑA. El trabajo de montaña ejercita la fuerza y la resistencia, pero también requiere de flexibilidad e implica un trabajo cardiovascular. La labor de resistencia muscular se concentra, sobre todo, en el tren inferior. Es ideal para mejorar piernas y glúteos. Antes de partir es aconsejable realizar un entrenamiento específico, que puede ser en las barrancas que dan al río en la zona norte, por ejemplo, o en la cinta, con una inclinación mayor a diez grados. Es importante fortalecer los músculos de la zona media (abdominales y lumbares) y realizar trabajo de musculación poniendo énfasis en la espalda, que carga la mochila. El spinning es otra alternativa de entrenamiento previo. Una vez en la montaña es fundamental estirar el cuerpo antes de hacer trekking, caminar o trotar, pues la superficie irregular hace trabajar asimétricamente las piernas. Por esa razón, el calzado debe ser el adecuado, flexible, bien ajustado y que tenga los talones más elevados que las puntas. Se recomienda empezar paulatinamente y hacer paradas cada 45 minutos para estirar los músculos. También hidratarse en todo momento, evitar la sed. Al finalizar, estirar nuevamente. Si se tiene fuerza de voluntad, sumar un programa de abdominales y de cintura para mejorar el tono, la fuerza o la resistencia muscular, con ejercicios con tobilleras, mancuernas y bandas elásticas.

!3%3/2!-)%.4/ s Jorge Dolarea, personal coach especialista en sistemas de entrenamiento personalizado, www.dolarea.com; instructor Daniel Tangona, 15-36391200, www.tangona.com; Megatlon, www.megatlon. com.ar; Hernán Brisco, licenciado en Alto Rendimiento Deportivo y Educación Física, 4790-2629.

CUIDADOS BAJO EL SOL

POR MALU PANDOLFO

base rígida. La superficie de la arena puede causar torceduras de tobillos o esguinces, por eso si se corre en arena blanda hay que estar atento al sitio donde se pisa; si se hace en arena dura, el problema es menor, pero debido a los declives conviene correr hacia una dirección y regresar por el mismo lugar para nivelar el trabajo de las caderas y los tobillos. Para una actividad más intensa, llevar una botellita de agua en cada mano, a modo de pesas, que estimula la resistencia. Se puede complementar con cuatro series de 30 repeticiones de abdominales y sentadillas, y con cuatro sesiones de entre 15 y 30 veces de flexiones de brazos con rodillas apoyadas en el piso. Así se aumenta la capacidad aeróbica y la fuerza. En el mar, mientras tanto, se puede ejercitar el resto del cuerpo al nadar. Tener en cuenta que además el agua fría actúa como descongestivo y analgésico. Otras alternativas playeras son el voley, el fútbol, la paleta y el tejo.

| Es taiwanés, creció en Tokio, estudió en París y vive en Nueva York. Y con sólo 26 años es autor del vestido más comentado de Michelle Obama, el de la gala oficial. ¿De quién se trata?

De Jason Wu

Llevar la rutina del gym al entorno de las vacaciones ayuda a evitar el sedentarismo y disfrutar del aire libre. Consejos

[ACERTIJO] CORBIS

VERANO ACTIVO

Video. Invierno 09/10, para hombres. www.lanacion.com.ar

N En cualquier opción, hidratarse; protegerse del sol con filtro solar, anteojos y gorro. No exigirse si se durmió mal o si hubo excesos con la comida o la bebida. Realizar actividad con una frecuencia de tres a cuatro veces por semana, como mínimo, durante cuarenta minutos por vez. En todos los casos, evitar la hora pico del sol; es decir, cuando la sombra es más corta que la altura del propio cuerpo.

N Los más sedentarios que no traten de hacer en un día lo que no hicieron en todo el año. Es preferible comenzar con esfuerzos suaves, que incrementarán gradualmente la intensidad y el volumen de la actividad.