Untitled

primera, tender el puente entre lo que anteriormente se te nía y lo que hoy se ... por encargo del Sr. Arzobispo de México, Cardenal D. Er nesto Corripio ...
981KB Größe 4 Downloads 24 vistas
Tomado de: THE BlSHOP ANO MORAL THEOLOGY: CERTITUDES ANO DOUBTS - THE BISHOP'S WORKSHOP FOR 1984. Traducción y selección de Textos: Javier Lozano Barragán.

Con licencia eclesiástica

-AD USUM PRIV ATUM-

CONTENIDO

l.

Introducción. Mons. Javier Lozano Barragán. . . . . . . . . . . . . . .

5

I I. Comunicación del Papa Juan Pab lo 11 a los Obispos asistentes al Symposium "El Ob ispo y la Teología M oral" . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 7 .

II I .

Ob ispos, Teólogos y Moralidad. Card. Joseph Ratzinger. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 3

IV.

La Revelación acerca del pecado, la conversión y el seguimiento de Cristo. P. K arl K ertelge. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 3

V. El desarrollo de la doctrina revelada, pecado, conversión y seguimiento de Cristo. P. Benedict Ashley . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

.

.

. . 59

V l.

Aproximación pastoral a la enseñ anza magisterial. P. J. Peter Val. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63

Vil.

Retos contemporáneos a las normas abso lutas. Sra. Liza Sow ie Cahill. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 3

Vlll.

La Tradición protestante y las normas morales absolutas. Gene Outk a. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 9 .

IX.

.

Las normas ab solutas en la moralidad del Nuevo Testamento. Aproximación b ib lico-teológica. P. Thomas Deidun . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 .

.

.

3

X. Las normas morales ab solutas en el pensamiento moral contemporáneo. P. John Connery . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 .

XI.

XII.

.

.

E l Principio del dob le efecto: acciones buenas enredadas en el mal. Sr. Joseph M. Boyle. . . . .. . . . . . . . . . . . . . . .. . lO l La Teología de la lib eración. Card. Joseph Ratzinger. . . . . . . . . . .. . .. . . . . . . l 0 5

4

1 INTR ODUCCION. Mons. Javier lozano Barragán

INTROD UCCION.

No es una experiencia muy agradab le contemplar la caída de un edificio, y mucho menos si se trata de la pro­ pia casa. Algunos sacerdotes que hace tiempo terminaron sus estudios teológicos, después de la avalancha de camb ios postconciliares, es posib le que hayan experim entado esta sensación desagradab le y hayan pensado en las ruinas de su edificio teológico. Otros en camb io quizá hayan encontra­ do que las ruinas son alegres; para ellos aparecieron posi­ b lemente como una liberación de mentalidades apergami­ nadas y reducidas a principios ético-filosóficos que no se ab rían a la magnitud de la experiencia evangélica de la pa­ lab ra de Dios en el compromiso con el homb re. Nos encontramos ya a casi 20 añ os de la celeb ración del C. Vaticano 11, y 20 añ os son una respetab le distancia. La distancia es b uena porque favorece la perspectiva en la ob servación; permite analizar las partes y tener miradas de conjunto, varias, de acuerdo al ángulo que se tome. Una de estas miradas de conjunto puede venir desde un ángulo muy interesante que se ha dado en llamar : "la tensión di­ námica del péndulo de la historia". Esto es, cuando el pén­ dulo del reloj llega a su máximo alejamiento del centro de oscilación, regresa de nuevo a este mismo centro para ale­ jarse después en la misma proporción en sentido contrario. Desde esta figura metafórica la tensión dinámica sería una especie de síntesis: tenemos en nuestra época el privilegio de hab er experimentado hasta cierto punto los dos térmi­ nos contrarios del péndulo del movimiento teológico, ¿no estaremos en posib ilidad de llegar al centro tensionado di­ námicamente por ámbos términos, esto es, a una síntesis

7

donde podamos recolectar lo b ueno de la antigua y de la nueva posición teológica? ¿no podremos remozar nuestra propia edificación teológica sin pensar necesariamente en ruinas o en casas totalmente nuevas? Dicho en otras palabras: es cierto que no se puede construir un segundo piso sin hab er antes edificado el pri­ mero. Aunque tamb ién es cierto que hay que construir tan­ tos pisos cuantos las necesidades lo exijan. El inmovilismo pudre, así como la total inovación aniquila. Para camb iar se necesita la identidad de quien camb ia y la identidad no b rota por generación espontánea sino que presupone una historia. Cuando se trata de una actualización de estudios sacerdotales se exige hacer fundamentalmente dos cosas: la prim era, tender el puente entre lo que anteriormente se te­ nía y lo que hoy se propone ; la segunda, recorrer este puen­ te, tanto en una como en otra dirección.

¿ Y cómo se tiende el puente, y cómo se recorre? : me­ diante el discernimiento; viendo qué hay de b ueno en lo de antes y qué en lo de ahora; qué son temas circunstanciales de antes y qué son temas circunstanciales de ahora; y tam­ bién, con toda franqueza, qué estab a errado antes y qué ahora. Uno de los campos que ha sido más golpeado por el camb io, aunque quizá ha sido el que fue afectado al último de la crisis, es el campo de ia teología moral. De este cam­ po es del que nos vamos a ocupar ahora en este pequeñ o li­ bro "Teología moral hoy, certezas y dudas". Lo editamos por encargo del Sr. Arzobispo de M éxico, Cardenal D. Er­ nesto Corripio Ahumada. Es un encargo que él ha hecho a la Vicaría episcopal sectorial para el clero de la Arquidióce­ sis de M éxico, y se trata de una edición privada para los sa­ cerdotes de este presb iterio.

8

En este lib rito no vamos a tomar todos los prob lemas que se han suscitado en el campo aludido, ni siquiera con toda la extensión en los que abordemos; sólo esbozaremos algunos temas fu ndamentales que nos sirvan b ásicamente para tender y recorrer el puente del que hablamos. No so­ mos originales, no se trata de un librito que ahora se haya escrito con esta finalidad, lo que tratamos de hacer aquí es de ordenar una serie de estudios que se pensaron funda­ mentales en este campo y que como tales se expusieron a 250 ob ispos de Canadá, Estados Unidos, M éxico, Centro­ américa y el Carib e que asistimos a un Seminario sob re el Obispo y la Teología Moral en la ciudad de Dallas, Texas. Este seminario lo organizó el "Pope John Center" y lo auspició la organización de los Cab alleros de Colón. En su mayoría lo que aquí entregamos son resúmenes hechos por los mismos autores de las conferencias. No se entregaron los desarrollos completos, los resúmenes que se consignan son b astante claros, esenciales y hasta cierto punto suficientes. No entregamos todos los resúmenes, si­ no sólo aquellos que por la claridad aludida y su actualidad nos parecieron susceptib les de aportar mayor fruto a los sa­ cerdotes de la Arquidiócesis. Decíamos que la mayoría son resúmenes, y es que aportamos tres trab aj os que no son tales: se trata de dos ar­ tículos del Cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la S. Congregación para la Doctrina de la Fe, y uno del R.P. Pe­ ter Val . Uno de los artículos del Cardenal Ratzinger no fue presentado en el Seminario, sino que fu e pub licado recien­ temente en el n. 3 de Ja revista italiana "30 Giorni'', del mes de marzo de este añ o de 1984. De los Temas del Sym­ posium hay algunos puntos, pocos, que se presentan en es­ quema. En cuanto al contenido de lo que aquí ofrecemos, co­ mo apuntáb amos ya, se trata de una actualización de cier­ tos puntos en el terreno de Ja Teología moral. Reciente-

9

m ente en este campo han surg ido u na serie d e dudas y con­ fusiones; de h echo el Sem inario al que asistimos los obis­ pos hac ía alusió n a esto en su m ismo t ítulo: "The b ishop and moral theology: certitud es and doubts" ( El Ob ispo y la Teolog ía moral, certezas y dudas). Los Obispos necesi­ tan con intensidad estar al d ía en todos estos problemas y tener bases só lidas para guiar al pueb lo de D ios; Jo m ismo valga para los d emás sacerdotes, colaboradores ind isp ensa­ bles d e los Ob ispos como pastores del pueblo d e Dios. Para comprender la estructura de los temas que aqu í ofrecemos y el porqué d e su selecció n , record emos suscín­ tamente dónde se colocan especialmente los problemas ac­ tuales en el campo d e la Teolog ía moral fundam ental. Se d ice que la Teolog ía moral es "la teoría crítica so­ bre Ja prax is cristiana". Una praxis por supuesto fundada en la Palabra de Dios, que no es sólo u na teor ía , sino una persona v iv iente , la persona d ivino humana d e J esucristo nu estro Señor. Esta Palabra-Persona d e ninguna manera es neutra sino que esencialmente es p ara nuestra salvació n ; m á s aú n, e s nu estra salvació n. Entonces, l a Teología moral es u na reflex ió n crítica sobre J e su cristo que nos salva hoy. En esta reflexión crítica, la crítica primera , esto es, su investigac ión inicial y su juicio elemental deberá poner en claro , por Jo m enos, los siguientes puntos: ¿Cómo conocer hoy la palabra de D ios en J esucristo que me enseña el ca­ m ino d e salvación y cómo conocer d icho camino? ; ¿ Quién me puede p resentar hoy esta Palabra?; ¿ Cómo Ja pu edo yo entender?; ¿ De qué d epende que los caminos de salvació n se capten de una ma nera d istinta e n nu estra época d e la ma­ nera como se captaban anteriorm ente ? . En otras palabras: ¿ E xisten normas morales absolutas sin excepc ión, qu e ja­ más puedan camb iar? ; y en cuanto a qu ienes presentan es­ tas norm as, ¿ Qu é significa el Magisterio de la Iglesia?; JO