Untitled

pecial: Alonso Jorge, s. j., La Eucaristía sacramento de unidad - un planteamiento sobre la Eu caristía y la lucha de clases, Christus (442) septiembre de 1972, ...
3MB Größe 5 Downloads 155 vistas
Coml1lón

Epl1copol

de

Po/total

Soclol

LA IGL E SIA D E L PU E B LO -TEOLOGIAS EN CONFLICTO-

~ ,.,.,

centro de

c1tudlo1

y

promocl6n 10Clol,

o.e.

M ONS. J A V I E R LOZANO B A R RAGAN

LA IGLESIA DEL PUEBLO -TEOLOGIA S EN CONFLICTO-

M EXICO 1 983

Derechos reservados CENTRO DE ESTUDIOS Y PROMOCION SOCIAL, A.C. Ti ntoreto 106 C.P. 03710

-

México 19, D. F.

Tels. 563/3968

563/6543

1 mpreso en México.

INDICE Pág. Prólogo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I ntroducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

.

9 15

1.- Análisis so cio-eco nómico de la h isto r ia y la situació n actual latinoamericana

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

V isión general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La Colo nia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La Independe ncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . V ida "independ iente" inic ial . . . . . . . . . . . . . . . Desarrollo eco nómico externo . . . . . . . . . . . . . . D istribución del ingreso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Desarrollo eco nómico interno . . . . . . . . . . . . . . Mercad o y consu mo interno. Co n secu encia s . . . La s Tra nsnacionales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Decad encia d el Capitalismo e n Am érica La tina L a Igl esia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La opción socialista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . E l Tercerismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Teolog ía d e l a Lib eración . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . .

23

Proposiciones:

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 1 0. 1 1. l 2. 13. 1 4.

25 25 25 26 26 27 27 28 29 29 30 30 30 31

Comentario:

1 . Eco nom ía : factor últ im o fu ndante y único . . . . . . . . . . . . 2 . E l Socialismo marx ista como m e d iación teológica . . . . . . . 3 . Realidad histórica Lat inoam ericana d esde e l cuadro cultural-religio so . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 . 1 La Evangelización en el orig en d e Am érica Latina . . . . . . . 3 . 2 Primer Conc ilio Plenario de América La tina (Roma 1 8 9 9 ) 3 . 3 Co nferencias generales del Episcopado Lat inoamericano . .

. . . . 32 . . . . 34 . . . .

. . . .

. . . .

. . . .

35 36 37 38 5

I I . - D io s

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

1 . El princip io utópico 2 . La m u ert e y la vida 3 . Manipulación de Dios .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

. .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

49 51 53 54

I I I . - A n t r o p o l o g ía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 7

l. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 1 2. 1 3. 1 4. 1 5. 1 6. 1 7. 1 8.

El po der La pro p iedad p rivada Diversid ad d e clases so ciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diversidad d e p artidos p o lít icos La fraternidad universal. . . La Pobreza . . . . . . Juicio d e lo s proceso s revolu cio nario s . . La histo ria . . Secularización y nueva religio sid ad popular. J u eces y criterios d e la nu eva religio sidad pop ular . Seres religio so s d e la nu eva religio sidad popular . . . Originalidad d e l a nu eva religiosidad popular. Lo s m árt ires . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La autoridad . . "Santa" propiedad p rivada La l ib ertad . . . . . . . . . . . L a sab idu r ía d e lo s po bres . Privat iz ación d e la co nvivencia social. . . .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

. .

.

.

. .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

IV.- Crist ología .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

. .

.

.

59 65 66 67 67 70 72 72 76 78 80 81 82 83 84 85 86 87 89

Proposiciones:

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

Lecturas bíblicas . . . . . Presentación d e Cristo . E l seguim iento . . . . . . La lucha d e clases . . . . Cr ítica social . . . . . . . Politinción lib eradora. Cristo hombre . . . . . . .

.

.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 . . . . . . . . 92 . 92 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92 . . 93 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Comentario:

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 6

Liberación d ialéc t ica . . . . . Cambio d ialéct ico cualitativ o social y red ención cristiana . La Cristolog ía d el seguim iento . . . . . . . . . . Proceso d e lib eración . . . . . . . . . . . . . . . . . . Precisio nes d octrinales acerca d e l a Red ención . . Conclusio nes p ara la liberación .. . . . . . . . . . . . Otro s poblemas cristológicos . . . . . . . . . . . . . . . Cristología e n Pu ebla . . . . . . . . . . . . . . .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

95 95 95 . . 96 . 97 . 97 . 98 1 00 .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

V. Eclesiología . .. . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .... . . . . . . . . .. . . 1 03 l. Identidad y perennidad de la Iglesia . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . .1 0 5 1 . Elem ento s constituyentes d e Ja Iglesia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 0 5 2 . Revolu ción evangelizadora . . . . . . . . . . ..... . . . . . .... . . . .1 0 7 3 . Id olatr ía capitalista . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . 1 0 8 4 . L a corrupción d e l a Igle sia . . . . . . . . . . .. . . . . . . . .. . . . . . . . 1 0 9 5 . Unidad d e la Iglesia en la lucha d e clases . . . . . . .. . . . . . . . . 1 1 3 6 . Eucarist ía y opresores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 1 5 11. La Revelación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... . . . . . . 1 1 9 1 . El M arx ismo , nu eva revelac ión . . . . . . ... . . . . . . . . . . . .1 19 2 . Grad as d e ascensión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 20 . . .... . 1 2 4 3 . Puntales d e las grad as . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . lll. El Magisterio: Criterios de discernimiento de la Palabra de Dios . 1 2 5 l . La experiencia d el E sp íritu hoy . . . . . . ... . . . .. . . .. . . . . 1 26 2 . El anál isis d e Ja realidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ........ . . 1 26 . . . 1 27 3 . La prax is d e J esús como criterio negativo . . . . ... 4 . La su ert e real d el pueblo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ...1 2 8 5 . El régimen d e cristiandad . . . . . . .. . .. . . . . . . . .... . . . . ...1 2 9 6 . E l Marx ismo fecundado por la.realidad . . . . . . . . . . . . . .. 1 3 0 7 . La no o po sición entre Marx ismo y Cristianismo . . . . . . . . . .1 3 1 8 . El pensamiento burgu és ele lo s o b ispo s . . . . . . . . . . . . . . 1 33 9 . Clave el e interpretación b íblica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 3 4 1 O. El Reino de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 36 1 l . El el iscernim iento por las C E B . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . 1 3 8 1 2 . El o b ispo , peregrino . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 3 9 . . . . . . . . . ... . . . . . . . . 1 40 1 3 . Importancia clave d el Magist erio IV La Teología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . .1 4 1 1 . La s m ed iaciones . . . . . .... . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . ..1 4 1 2 . " D e sistematización" . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . ... . . .. . . . 1 42 3 . El " Baut ismo" de Marx . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . .1 44 V. Las Comunidades Eclesiales de Base . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 46 l . Com u n idad d e Base . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 46 2. Com u n idades "Eclesiales" de base . . . . . . . . . . . . . . . .1 4 7 3 . Pueblo y C E B . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . 1 48 4 . Apo stolicidad . . . . . . . . . . . . . . . ... .. . . . . . . . . . . . . 1 48 5 . E strat egias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . 1 49 .1 5 2 V l. Institución y Ministerios . . . . .. . . . .. .. . . . . . . . . . 1 . El viraj e constantiniano . . . . . . . .. .. . . .. . . . . .. . . 1 5 2 2 . Lo s m inist erio s en la Iglesia. . . . . . . . ... . . . . . . . . . . 1 5 3 .. . .1 5 3 VII. Los sacramentos en general . . . . . . . . . . . .. 1 . Palabra y Sacram ento ... . . . . .... . ... . .. . . . . . 1 54 . . ..1 5 5 VIII. La Santísima Virgen . . . . . . ... .. ....... .. . 1 . E l Magníficat y la lucha d e clases . . .. .. .. . . . . . . 1 55 -

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

7

2. Las apariciones . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155 3 . Doctrina d el Docum ento d e Pu ebla Conclusió n

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Apéndice 1: Magisterio de Juan Pablo I I en Centroamérica Apéndice 11: El análisis marxista Bibliografía

8

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

1 56

.

159

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

. 1 61 .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

21 9 231

PROLOGO

A l aceptar escribir el prólogo a este libro de m i h ermano obispo , pensé en la sa.tisfacción de colaborar nuevamente con él en un trabajo que quiere ser un servicio leal al hombre de nuestra Patria, al México al que nos debemos, y a la Iglesia, sin cuyas riquezas de vida es imposible realizar la plenitud del hombre, segú,n firmemente creemos. Porque creemos que quien no está unido a Cristo Jesús no pu ede ser h ombre pleno y porque creemos que quien no está lleno del Esp íritu Santo no ha logrado en esta vida la experiencia cumbre de ser hombre, por eso luchamos para que los hombres de nuestra Patria y del mundo libre­ m ente tengan estas experiencias fundam entales y culm inantes de la ex is­ tencia. Creemos asim ismo que la Redención ha constitu ído la obra más importante de la h istoria para la realizació n humana. El hombre, cada hom­ bre, cada grupo, cada sociedad, cada nación, necesita "dejarse alcanzar" por esa. co"iente universal de R edención; "necesita aprop iarse como caris­ ma " su poder de realización humana. Creemos que la Iglesia es depositaria de las riquezas de la Reden­ czo n, cuyo fruto primero es la reconciliación. Por eso también creemos que la Iglesia es necesaria para la humanidad. "La reconciliación halla su permanente expresión h istórica en el Cuerpo de Cristo , que es la Iglesia, en la que el Hijo de Dios convoca a sus h ermanos de entre todas las gentes y, en cuanto Cab eza de la misma, es el principio de autoridad y de acció n 9

que la constituye sobre la tie"a como "mundo reconciliado " (Pablo VI, Exhortación sobre la reconciliació n dentro de la Iglesia No. 1 ) Creemos así en la necesidad de la reconciliación con Dios y con los hombres, vivida en la Iglesia, para experimentar el sentido de la existencia de los demás, el go zo de la convivencia con personas semejan tes y distintas a noso tros y el enriquecimiento dinám ico que pro viene del poner al servicio de los demás las propias capacidades. Gran don de Cristo a la humanidad es la Iglesia "experta en humanidad ". .

Pero ya en 1 9 74 Pablo VI señalaba cuán peligrosos son "los fer­ men tos de infidelidad al Esp íritu San to que aparecen aqu í y allá en la Igle­ sia, en nuestros dz'as, y que por desgracia tra tan de socavarla desde dentro" ( lbidem No . 3). El mismo Papa describ ía entonces los fines que buscan, las tácticas que sigu en y los efectos que producen quienes se prestan a esta deslealtad e injustic ia ; lo hacía con estas palabras: "Promo tores y v z'ctimas de dicho proceso , en realidad poco numerosos en comparación con la in­ m ensa mayoría de los fieles, pretenden permanecer en la Iglesia , con los m ismos derech os y las mismas posibilidades de expresión y de acció n de los demás, para aten tar contra la un idad eclesial; y no queriendo reco nocer en la Iglesia una única realidad que nace de un doble elem ento humano y divino, análoga al misterio del Verbo Encarnado , (que la constituye "aquí en la tierra, comunidad de fe, esp eranza y caridad, como unidad visible", m ediante la cual Cristo "comunica la verdad y la gracia a todos "), se opo­ nen a la Jerarqu(a, como si cada acto de esa oposición fu era un momento constitutivo de la verdad acerca de la Iglesia que hay que descubrir de nue­ vo como Cristo la habría fundado ; ponen en entredicho la obligación de obedecer a la autoridad querida por el Redentor; levantan acusaciones con tra los Pastores de la Iglesia, no tanto por lo que hacen o cómo lo ha­ cen, sino sencillamente porque, como dicen, serían los guardianes de un sistema o aparato eclesiástico en oposición a la institución de Cristo ; de es­ te modo provocan desconcierto en toda la comu nidad eclesial, introdu­ ciendo en ella el fru to de teorías dialécticas ajenas al esp[ritu de Cristo. Utilizando las palabras del Evangelio, alteran su sign ificado . Nos observa­ mos co n pena este estado de cosas, por más que, como ya hemos dicho, es muy reducido en comparación con la gran masa de cristianos fieles; pero no podemos menos de opo nernos, con el mismo vigor de S. Pablo, a esta falta de lealtad y de justicia" (Ibidem No. 3). La fe de quienes creen en la verdad de Dios, de la Iglesia y del hom­ bre, no puede menos que po ner en claro esa verdad cuando se qu iere desfi­ gurarla, descuprir los m ecanismos de engaño, sobre todo cuando manipulan las palabras del Evangelio , y poner de manifiesto los in tereses a lo s que sir­ ven los in ventores y propagandistas de esa falsedad. El presente libro quie10

re y logra, a m i modo de ver, estos objetivos, Defender as{ la verdad de la Iglesia es defender al hombre, sus relaciones, su destino y su auténtica feli­ cidad. Pero esta obra no se contenta con señalar e"ores. Toda ella, a tra­ vés de sus "comentarios" a las "proposiciones" de la "Iglesia Popular", de­ ja sentir el esp íritu que busca mantener originalidad de la unidad de la Iglesia, unidad que le viene regalada por su Cabeza y que es el v {nculo de la Caridad, difundida en Ella por el Espz'ritu Santo, u n idad que la sociedad tiene urgencia de encontrar para enderezar su rumbo y para entender el verdadero sentido de la vida social. Ojalá que estas páginas produzcan un mayor aprecio de la fe que hemos recibido como un obsequio. Fe que más allá del conjunto de enun­ ciados necesarios que aprendemos, consiste en la decisión de v ivir un mis­ terio , no comprensible quizá para nuestra razón, pero p erfectamente pene­ trable a la experiencia diaria ; el misterio de la presencia de Dios en los hombres qu e le creen y aceptan p ertenecer a su Iglesia, el misterio de la transformació n del mundo que se produce a través de esa Iglesia, de esos hombres, que conocemos, de ese Evangelio. La puerta de la Iglesia siempre está ab ierta para quien acepte el regalo de este misterio; as{ también el ini­ gualable don de la unidad, que Jesús ha p edido al Padre para su Iglesia y que ciertamente le ha concedido, siempre es acogedor para q u ien esté dis­ puesto a apreciarlo y a manten erlo. ¡Cómo va la experiencia de la vida poniendo en evidencia la im­ portancia de decidirse a pertenecer y amar a la Iglesia, la fundada por Jesu­ cristo, la guiada por el Esp íritu Santo, la de Pedro y de Pablo, la de nues­ tro Papa, nu estros obispos, sacerdotes, religiosas y laicos! ¡Cómo es cierto que la fe nos compromete, nos ª"astra a u n realismo cada v ez más concre­ to y más desafiante! ¡ Y cómo, en cambio, los radicalismos se muestran ca­ da vez más evasio nistas, ilusionistas y alienantes! + Carlos Talavera Obispo A uxiliar de México

ll

INTRODUCCION

INTRODUCCION

En estas últimas décadas, después del Vaticano JI y su aplicació n en términos Latinoamericanos en MedelUn ; y a propósito de las lín eas q u e Puebla traza para la Evangelización en e l presente y e l fu turo d e A mérica Latina, se ha insistido mucho en la proyección social de la fe: Si Cristo nos salva, no lo hará solam ente en la intimidad de la propia privada , sino que se ex tenderá hasta la liberación del pueblo de todas sus opresiones, que co­ mo cadenas esclavizan a n uestras naciones latinoamericanas. No basta la propia salvació n , hay que llegar hasta la liberación de las estructuras que oprim en; se necesita una con versión "estructura l ". Con estos o bjetivos se han escrito numerosos libros y art (culos, se han dictado muchas conferencias y cursos. A lgunos son magnificas; o tros, no tan to . El pro blema de los que no sa tisfacen consiste en la aceptación de la mediación marxista en su Materialismo h istórico , para comprender, vivir y comprometerse en esta co nversión "estructural ". La aceptación de la ideo logia marxista es a veces totalmente clara y explicita ; a veces es implz'­ cita: se insinúan sus principios, o algunos desarrollos, o bien; algunas de sus co nclusiones; y todo ello se deja como semilla y germen que a su tiem­ po desarro llará su virtualidad. De este h echo brota la necesidad de fortalecer criterios y dar prin­ czpws teo lógicos sólidos desde los cuales se pueda ejercitar un v erdadero discern im iento y proceder a una auténtica proyecdón social de la fe, y en ella a una verdadera opción preferencial por los po bres. Ha hab ido ya esfuerzos para responder a esta n ecesidad, como in­ dicaremos adelante, lo que ahora presentamos tiende a sumarse a dichos 15

esfuerzos como un muy modesto intento. Se desean esbozar algunos prin­ cipios y desarrollos de teología católica, desde los cuales se pueda discernir lo falso de lo verdadero que se encuentre en la mediación "teológica mar­ xista·: Es obvio que para lograr esta finalidad se necesita primero formu­ lar dicha mediación marxista y luego esbozar el ju icio teológico que se juz­ gue conveniente. Para presentar la mediación teológica aludida habría va­ rios caminos: uno sería inventar dicha mediació n; esto es, tomar la ideolo­ gía marxista y esforzarse por comprender el Evangelio a través de ella; o tro , sería buscar si alguien o algunos ya lo han intentado. En cierta forma escogí este segundo camino: voy a tomar una corriente de la Teologz'a de la liberación que pretende fundamentar doctrina/mente la llamada "Iglesia popular" y que para ello usa la "racionalidad marxista" como mediación teológica. La voy a tomar no de un solo a utor, sino de un conjunto. Esta corriente tiene una expresión bastante clara en el Encuentro teológico te­ n ido en Managua, Nicaragua, cuyos trabajos se publicaron bajo el nombre de "Apuntes para una teología n icaragüense"; aunque hay que anotar que sólo uno de los que presentaron allí intervenciones es n icaragüense, los de­ más son extranjeros, en especial españoles ( 1 ). Escogí directamente esta expresión entre muchas similares, pero no me reduciré sólo a ella ; hay una enorme producción que suscribe esta corriente teológica (2 ), y a esta pro(l)

Encuentro de Teología; Managua, Nicaragua, 8- 14 de septiembre de teología nicaragüense, San José deCosta Rica, 198 1; 198p.

(2)

Directamente sobre la Iglesia popular, Cfr. Leonardo Boff, OFM, lgreja: Carisma e Poder. En­ saios de Eclesiologia militante. Editore Vozes, Petrópolis, Brasil, Id., Ecclesiogenesi, La comu­ nitá di base reinventano la Chiesa, Borla, Roma 1 62p .. Id. Urna lgreja que nace do povo, co­ munidades eclesiais de base, Petrópolis 1 975, 243 p.. J. Libanio, Pastoral numa sociedade de conflitos, Ed. Vozes 1982, 24 1 p .. H. Assmann, Iglesia popular, Contacto 1975 .. Encuentro latinoamericano de Teolo1da. Liberación y Cautiverio, México 1975, Raúl Vidales, Evangeliza­ ción y Liberación popular pp. 221-226 . Gustavo Gutiérrez, Revelación y anuncio de Dios en la historia, en Pastoral popular 46), octubre-diciembre de 1 976, en especial pp. 4 142. J. Lo­ zano, Puebla, Pueblo, Liberacion, Educación, Ed. Paulinas, México 1 980, en especial pp. 1 691 93. Acerca de la Teología de la liberación en general, hay una ingente bibliografía, cfr. en es­ pecial: Alonso Jorge, s. j., La Eucaristía sacramento de unidad - un planteamiento sobre la Eu­ caristía y la lucha de clases, Christus (442) septiembre de 1972, pp. 9-1 5. Id., La teología de la praxis y la praxis de la teología,Christus (444) noviembre de 1 972, pp. 284 1. Assmann H., Elementos para una etica de op¡;ao e praxis revolucionaria, en Ponto Homen (4) 1968, pp. 4659 Id.. Die Situation de unterentwickle gehaltenen Liinder als Ort einer Theoiogie der Revo­ lution, en FEIL, Ernst - WETH, Rudolf (Hg): "Diskussion zur Theologie der Revolution" pp. 2 18-284, München/Mainz, chr, Kaiser/Mathia Grünewald, 1969, 373 p.. Id., Los cristianos re­ volucionarios: aliados estratégicos en la construcción del socialismo, en Hechos y Dichos (426) febrero de 1972, pp. 31-39; en Contacto, (1) febrero de 1972, pp. 244 1 . . Id.Comprol!liso político y lucha de clases,Concilium (84) abril de 1 973, pp. 92-103. Id., la ideología burguesa y sus piezas de recambio religiosas, en H. Assmann, Teología desde la praxis de liberación, pp. 229-237. Dussel Enrique, Historia de la Iglesia en América Latina, Coloniaje y Liberación, 1492- 1972 . Ignacio Ellacuría, Carácter político de la misión de Jesús, Cuadernos de OCASEI (2) Servicios Universitarios Latinoamericanos (Madrid) 40 p. Paulo Freire, Educación, libera­ ción e Iglesia, Seminarios (53) mayo-agosto de 1974 pp. 229-256. Gustavo Guriérrez, Teolo­ gía de la Liberación, perspectivas, LirnaCEP/Ed. Universitaria 1971, 374 p. Id., Reinventer le visage de l'Eglise, Paris, Cerf, 1971, 91 p. Teología desde el reverso de la historia, CEP, Lima, 1977' 59 p. •.

16

p

.

1 980; Apuntes para una

ducció n ulterior también recurriré para complementar el pensamiento cuando asz' sea necesario ( 3 ). Intentaremos sólo ofrecer una somera visión teológica de los pun­ tos que nos han parecido más importantes y metodológicamente escogi­ mos presentar la m ediación marxista en proposicio nes, y los juicios, en co­ mentarios a las proposicio nes. Para mayor claridad señalaremos en el texto las proposicion es y los com entarios, aunque es verdad que ello le quitará un poco su fluidez. De acuerdo a esta finalidad se imponen algunas advertencias que ser ía oportuno tomar en consideración : en primer lugar, las proposiciones van a construir un todo más o menos sistemático que constituye la corrien­ te teo lógica m encionada. Consecuentemente, cada una de las proposicio­ nes, si bien corresponden a autores singulares, cuando ya forman un todo, dicho todo ya no corresponde explícitamente a n inguno de ellos. Pero aqu í cabrz'a una pregunta: ¿dado que se trata de una corriente, no se pue­ de decir que de alguna manera todos estos autores participan de ella y si no explícitamen te, sz' implícitamente todo corresponde a todos y a cada uno?; pienso que la respuesta vendrá al examinar cada caso objetivamente, atendiendo a las virtualidades contenidas en el pensamiento de cada autor, y viendo si realmente o no se desenvuelven en tal o cual pensamiento ex­ plícito . Otra advertencia de importancia es que al formular una idea am­ pliamente desarrollada en forma ahora de proposición, es obvio que hay que sintetizarla, y que al sintetizar se puede traicionar el pensamiento del autor m utilando sustancialmente su o sus ideas; por eso es que en este tra­ bajo cobran especial interés las notas al calce, ya que desde ellas se podrá comprobar si lo que afirma la proposición corresponde o no al pensamien­ to del autor en cuestión. He tratado con todo cuidado de ser fiel; y con frecuencia, incluso me h e esforzado en usar las m ismas palabras que el au­ tor que abrevio ; sin embargo, si no lo he logrado pido sinceras excusas por cualqu ier defo rmac ió n y estaré dispuesto a corregir mis afirmacio nes siem­ pre que se demuestre que sean falsas. Es también importante notar que en este conjunto que presento, cada autor es muy importante, pero lo más importante es la corriente teo­ lógica que juzgo. Esto va a incidir incluso en el estilo , ya que muchas veces usaré el imperso nal: "se dice", "se propone", etc. El sujeto de este "im­ perso nal" es la corriente teológica referida y detras de ella los autores cita­ dos, co nforme a la advertencia h echa. ( 3 ) Este sería el caso de las primeras proposiciones que han sido tomadas de "Instituto Fe y Secu­ laridad ", Fe cristiana y cambio social en América Latina, Encuentro del Escorial 1972; Ed. Sí­ gueme, Salamanca 1 97 3 , 428 p.

17

Las proposiciones se desarrollarán a veces con amplitud, a veces brevemente, casi en forma de tesis; tratando de ser breve de acuerdo a la naturaleza del tema. Su explicación amplia se puede encontrar en la nota que se cita. Proposicion es y comentarios se expondrán en 5 apartados: el pri­ mero se re[erirá al análisis socio-económ ico de la h istoria y de la situación actual latinoamericana, descrito en 14 proposicio nes; un segundo aparta­ do , muy breve, será sobre Dios, co n tres proposiciones; el tercero versará sobre la A n tropo log ía y contará con 1 4 proposiciones. El cuarto tendrá 7 proposicio nes so bre Cristo ; y en el quinto se tratarán cuestiones relacio na­ das con la Eclesiología, tales como la identidad y perennidad de la Iglesia, la Revelación, la S. Escritura y su interpretación, el Magisterio, la Teolog{a, las Comunidades eclesiales de base, Institució n y Min isterios, Mariolog ía y Sacramen tos. Todos estos temas no se desarrollarán exh austivamente, si­ no sólo desde el punto que o frece dificultad en la corriente teológica exa­ m inada. A veces los comentarios vendrán inmediatamente después de cada una de las proposiciones, a veces después de un blo qu e de proposiciones, todo depende de la naturaleza del tema y la secuencia que desarrollan las proposiciones; as{, las proposiciones sobre la Historia y sobre Cristo log(a, se expo ndrán en bloque, y también sus comen tarios; en cambio , las propo­ siciones sobre Dios, sobre el h ombre y sobre la Iglesia, a cada una de ellas seguirá un comentario especial. Desde esta introducción y antes de entrar en materia serz'a conve­ niente no tar en cuanto a los comentarios, qu e el problema principal se cen trará, como ya lo decz'a anteriormente, en la m ediació n teológica elegi­ da en las proposiciones. Esto es, las reflexiones que se o frecen son fruto de un deseo de hacer práctico el Mensaje cristiano en la vida socio-polz'tica y económica, particularmente. El Evangelio es para encarnarse en situacio­ nes vitales, tan to a n ivel individual, como comun itario. Para realizar estas "encarnaciones " presta un servicio m uy importante la Teo logía; en espe­ cial la llamada sistemática, que usando la mediación racional, intenta ten­ der el puente entre el Evangelio y dicha realidad. Esta mediación suele ser tanto científica como filosófica, y de la legitimidad de ella depende la au­ tenticidad de la Teo logía que de alU resulta. Cuando se usa una mediación no del todo legz'tima, habrá posicio­ nes en la Teologz'a que por una parte resultan apreciables y por o tra no. la Teologla de las proposiciones que aqu í vamos a comen tar es una Teo log{a que usa como mediación cientlfico-filosófica la Teoría de la Dependencia, como punto de llegada del Materialismo Histórico. En la Teor ía de la De­ pendencia hay elemen tos que son correctos y elementos que no lo son. 18

Por su parte, el Materialismo Histórico, en cuanto a las formaciones socia­ les por ejemplo , tiene también elementos que so n correctos y elementos que no lo so n. Todo esto exige con fuerza u n discernimiento. En especial teniendo en cuenta que el Materialismo Histórico es una mediación, que al pensar de casi todos los marxólogos, va internamente conectada con el Ma­ terialismo dialéctico en el Marxismo-Leninismo soviético . A qu ello que en esta mediación sea sistemáticamente perteneciente a esta ideología, sena muy discutible aceptarlo como m ediació n teológica, ya que comportarz'a un Materialismo ateo; y es absurdo querer comprender al Trascendente mediante una ideología que lo n iega. Se está dentro de los problemas de la m etodologz'a teológica (4) de los cuales, como habz'amos dicho , hablare­ mos también más adelante. Es claro que el punto obligado de referencia para este discern i­ miento es, al tenor de lo dicho , el sistema filosófico marxista. Es también de todos conocido que hablar de Marxismo es hablar de una expresión doctrinal no unívoca, lo que exige que desde la Introducción se determine el término y se diga qué se entiende por Marxismo cuando de él se habla. Entendemos aquí por Marxismo el Marxismo-Leninismo tal como se ense­ ña en la actualidad en la Unión Soviética. Una síntesis del cual desde su punto de vista filosófico, la ofrecemos al final del libro como un pequeño apéndice; por supuesto que dicha síntesis no es para los especialistas en la materia, sino una mera complementación para comprender m ejor la me­ diació n teológica que examinamos por parte de quien no esté tan avezado a este pensamiento en su visión filosófica sistemática. La base, el núcleo del pensamiento marxista y sus implicaciones en el sistema, no serán aceptados. Este h echo, pudiera inducir a más de uno a pensar que por no estar del lado del Marxismo se estuviera del lado del Li­ beralismo capitalista. Mas para quien conozca a fondo ambas ideologz'as, la conclusión n o opera, porque ambos sistemas en lugar de oponerse contra­ dictoriamente, coinciden en una línea fundamental: la lógica negación del ( 4) Uno de los puntos básicos en los esfuerzos teológicos desde América Latina, es la investigación en la metodología teológica: ¿cómo hacer teología? Cómo se relaciona el Evangelio con la rea­ lidad en este quehacer teológico; cómo se resuelve el problema de las mediaciones, tanto cien­ tíficas como filosóficas, que posición tomar con relación a una ideología filosófica falsa asu­ mida como "mediación racional teológica"; cómo emplear las mediaciones en el campo de la teología positiva, esto es, en la lectura de las fuentes; cómo emplearlas en el campo de la teo­ logía sistemática; cuál es la exclusividad q ue se le puede atribuir a una filosofía como posible mediación; etc., Todo esto se encuentra en la base de la Teología de la Liberación, que se ha ocupado tan fuertemente del problema del método . Ayudará recordar que ya en 19 67 la So­ ciedad teológica Mexicana dedicó una Semana teológica al problema del método y editó un li­ bro llamado "Sociedad teológica mexicana". La Renovacion Teológica en México", ed, Pauli­ nas, 288 p.. Un pequeño ensayo de respuesta a las preguntas que acabamos de hacer intenté en el capítulo de este libro titulado: "Esbozo sintético de un posible método teológico general", fp. 162-174. Estas ideas más desarrolladas y complementadas pueden también encontrarse en, . Lozano, "Formación teológica del pastor", Medellín (IV) 13; marzo 1 978, pp. 5 2-77.

19

Trascendente; el comprender al hombre básicamente sólo como un todo de necesidades vitales de sustento, de abrigo, de reproducción y salud, y lo demás concebirlo como "epifenómeno" o superestructura del proceso de sa, tisfacció n de estas necesidades. A mbos sistemas se rechazan por estar ce­ rrados al Trascendente y por tanto, como inadecuados para entenderlo . El que no se esté hablando a cada paso del rechazo de la ideologz'a liberal ca­ pitalista y sí de la marxista, se explica porque h a sido la marxista la adop­ tada en la mediación que comento, y no la liberal-capitalista. Con frecuencia h ablaré en el tex to de la "ideología m arxista "; co­ mo "ideo logía " es una expresión que puede tomarse en diversos sentidos, desde el principio es necesario precisar en qué sentido la tomo ; y lo hago diciendo que en tiendo por ideología "toda concepción que ofrezca una v isió n de los distin tos aspectos de la vida, desde el ángulo de un grupo de­ terminado de la sociedad ". Esta es la manera como el Documento de Pue­ bla en tiende la "ideología " en sus números 5 35-5 3 7; 4 7; 43 7; 542; 48; 43 7; 542; 49; 54 7-549; 554-55 7; 539. Complemento esta descripción que Puebla h ace con lo que en los números citados el mismo Documen to desarrolla; esto es: en tiendo que la ideología as( concebida siempre es algo parcial, aunque lleva en sí al mis­ mo tiempo la tendencia a absolutizar sus puntos de vista y a instrumentar de esta manera a personas e instituciones; la ideología es co ntagiosa y con­ fiere lo que llaman una "m ística " de grup o ; da cohesión al grupo y lo hace fuertemente agresivo contra aquellos. que no comparten dicha ideologia. En América Latina hay diversas ideologías, señalándose en especial la ideo­ logz'a del liberalismo capitalista, la del Co lectivismo m arx ista y la de la Se­ guridad Nacional. Es necesario tener criterios claros para discernir lo váli­ do de lo no válido en estas ideologías; entre estos criterios descuella la En­ señanza social de la Iglesia. Precisamente este libro se presen ta como un muy modesto intento de respuesta a la exigencia que propone el Documen to de Puebla de tener criterios claros p ara discernir lo válido de lo no válido en el uso de la ideo­ logía m arxista, como medio para comprender el Evangelio, como ya se ha dicho. Para poder leer con fru to este libro habrá que h acer un esfuerzo por desterrar los prejuicios que en nuestra época aparecen como etiquetas que se p onen y se quieren hacer aparecer como "sanbenitos" indeleble: si alguien acepta la pretendida racionalidad marxista, causa simpatía en cier­ tos medios, es llamado defensor de los pobres, abierto a la realidad, de iz­ quierda, progresista, descubridor de nuevos horizontes, etc. ; pero si alguien 20

osa no acep tarla ; o más todavía, si la a taca, en esos m ismos m edios será llamado reaccionario, de derechas, burgués, condicionado por su clase alie­ nante, defensor de las dictaduras, sostenedor del "Sta tus Qua", militarista, etc. Ojalá podamos vencer estas etiquetas, ya que ambas so n juicios pre­ vios al examen objetivo de lo que se diga, son así autén ticos prejuicios. Para hacer u na verdadera teología de la liberación, primero tendremos que romper las cadenas de los in tereses creados de uno o de otro color, y tratar con el mejor de nuestros esfuerzos, de encontrar la verdad dinámica que fundamente en el Evangelio nuestra auténtica opció n por el hombre. La doctrina del Papa Juan Pablo JI en su visita apostólica a Centro A mérica expresa perfectamen te esta opción por el hombre sin correr el riesgo de ser instrumen ta/izado por ideologz'as de cualquier signo; y sin dar lugar tampoco a la acusación de una "neutralidad" que en ú ltimo término no dejaría de ser más que u na defensa so lapada a la injusticia. Asz: para complemen tar este comentario , expongo al final del libro o tro apéndice con trozos selectos de la doc trina pontificia enseñada por el Papa en Cen-· tro A mérica. Dará mucha luz al particular. **

**

**

**

No quisiera terminar las observaciones introductorias sin agradecer la ayuda y el apoyo recibido para realizar este trabajo. Agradezco a los Sres. Obispos de la Ciudad de México, al Ilmo. Mons. Octaviano Valdés y a otros teólogos amigos. Con sus sugerencias y anotaciones he podido pre­ sentar mejor mi pensamiento. Particularmente quiero agradecer a Mons. Carlos Talavera, presidente de la Com isió n Episcopal de Pastoral Social, tan to por sus aportes, como por haberse tomado el trabajo de la publica­ ción de este libro que aparece bajo los auspicios de la misma Comisión Episcopal de Pastoral Social, que dignamente preside. Quiera Dios N. S. que este esfuerzo sirva de alguna manera para re­ novar, ampliar y unificar la presencia del Reino de Dios en n uestra reali­ dad tantas veces conflictiva y candente.

21

I ANALISIS SOCIO-ECONOMICO DE LA HISTORIA Y LA SITUACION ACTUAL LATINOAMERICANA