SE VE, NO SE VE

ARQUITECTURA. En caras redondas, ilu- .... la antigua Grecia y componen un cua- dro alegórico ... antigua y siempre vigente maestría italiana para las ...
201KB Größe 8 Downloads 127 vistas
Moda & Belleza

2

3

Jueves 24 de abril de 2008 CORBIS

SE VE, NO SE VE

Página 8/Sección 5/LA NACION

Está y no se nota. Tiende a que la piel no parezca maquillada, sino más sana y luminosa, los rasgos suavizados y las virtudes destacadas. Lo que hace, en concreto, es disimular rasgos exacerbados, corregir imperfecciones, tapar manchas y, no menos importante, realzar lo destacable. Se trata del maquillaje correctivo.

|

LABIOS. Con un delineador beige suave definir los contornos y, si hay diferencias entre un lado y otro de los labios, aplicar corrector en las comisuras y luego delinear.

|

| BASICO. Elegir una base liviana o una crema hidratante si la piel no tiene muchas imperfecciones. Esta debe responder al tipo y al color de piel. Con un corrector de ojeras se emparejará el tono del párpado superior que suele ser más oscuro o puede tener manchas. El corrector también se aplicará en la zona de ojeras, el contorno de nariz, las comisuras de labios y el mentón, con la ayuda de un pincel de fibra sintética, que evitará cargar demasiado producto. Fijar todo con un polvo volátil o compacto del mismo tono de la piel.

|

TONO JUSTO. Acertar en los tonos que mejor quedan a cada persona contribuye a un resultado más natural. La máscara de pestañas marrones es la más adecuada para las rubias, y el negro debe reservarse para las morochas. Se sugiere que el tono del lápiz labial sea parecido al del rubor.

| ILUMINACION. La luz juega

que resultan livianos y naturales.

Maquillaje especial para disimular imperfecciones. Bases, juegos de sombras y esfumados /

un papel preponderante para corregir y modelar formas. La zona de las ojeras y desde los pómulos hasta la sien se puede iluminar con un corrector de textura fina y mate. Evitar, en cambio, el brillo y la iluminación en zonas con imperfecciones, como acné, cicatrices o manchas, dado que la luz atrae la atención y aporta volumen.

POR MALU PANDOLFO

| TRUCOS. Atención con las zonas de arrugas.

ma de triángulo, sombrear el mentón y colocar el rubor hacia las sienes, en forma ascendente. En caras alargadas, las líneas deben tender a ser horizontales. Sombrear el mentón y la frente para acortar la cara y aplicar el rubor en el centro de las mejillas hacia las orejas, en forma horizontal.

| ARQUITECTURA. En caras redondas, ilu-

PÓMULOS. Los rubores rosados o durazno con algo de brillo aportan luminosidad y dan efecto de salud a la piel. Colocar el tono elegido desde la mitad de las orejas en forma horizontal hasta donde comienza el ojo, para destacar los pómulos. Luego aplicar un tono más rosado sobre las mejillas. Lo que sobra en la brocha pasarlo por el nacimiento del pelo y la punta de la nariz. Los rubores durazno y rosado levantan los pómulos. En piel seca optar por aquéllos de textura cremosa. También valen los rubores líquidos oil free,

Allí se deben evitar los polvos para no marcarlas aún más. Para hundir la zona del pómulo si la cara es muy redonda o si éste no se ve por gordura se usa corrector cremoso marrón. Si se debe disimular una papada, aplicar el mismo producto desde la pera y en la mandíbula. Para afinar una nariz ancha, aplicar una línea de corrector claro sobre el tabique y corrector oscuro en ambos costados.

minar el centro para afinar, y aplicar el rubor desde el borde del ojo, descendiendo hasta llegar casi al borde de la boca. En una cara triangular prácticamente no es necesario color en los pómulos. Para compensar la for-

|

BOLSAS Y OJERAS. Para atenuar las bolsas, aplicar un corrector claro en el surco de la ojera y uno más oscuro en la bolsa misma. Contra las ojeras, el producto específico violáceo disimula las profundas y hundidas, y esconde el cansancio; para ojeras oscuras, el tono del corrector debe ser violáceo o azulado; en cambio, para tapar ojeras y a la vez dar luz, el corrector debe ser rosado o anaranjado; si la ojera es de un tono medio o claro, el producto adecuado debe tener pigmentos amarillos, para dar claridad y que el surco no se vea hundido. Si se tiene más de 35 años, la textura debe ser fluida para no marcar las arrugas de la zona de los ojos. Si el que se tiene es denso, diluirlo con una crema más liviana y aplicar con pequeños golpecitos. Se aplica desde el surco de la ojera, bajando por el costado de la nariz para formar un triángulo invertido, hasta la comisura de la nariz. Aplicar entre el hundimiento de los ojos y el tabique de la nariz, para atenuar ojos cansados. En los párpados se aplica para unificar la pigmentación de la zona y para que la sombra dure más tiempo.

|

OJOS PERFECTOS. Si son chicos, o sea, con poco espacio entre la línea de las pestañas y el pliegue del ojo, iluminar ese espacio, delineando sólo por abajo y afuera del ojo; marcar la profundidad con un color oscuro por arriba de la línea del pliegue, y aplicar máscara en las pestañas de arriba y en las de abajo. Si los ojos son grandes, iluminar la parte más hundida del ojo, delinear por arriba y abajo por adentro, marcar la profundidad sólo en el ángulo externo del ojo y aplicar máscara de pestañas sólo en las de arriba.

|

CEJAS. Imprescindibles para dar expresión a la mirada, deben peinarse y depilarse respetando su forma, sin modificarla. No depilarlas con cera y, si son poco tupidas, rellenarlas con un pincel y sombra opaca del mismo color del pelo. Nunca hacerlo con negro, que endurece la mirada.

A LA CARTA | Polvo fijador de Covermark 20 g ($ 49): fija el maquillaje durante 24 horas sin alterar su color. Especial para piernas, Covermark por 22 g ($ 149) y por 7 g ideal como base ($ 65). | Skin Flash de Christian Dior ($ 125): con pigmentos azules, amarillos y rojos, atenúa ojeras, dibuja el contorno de los labios y agranda la mirada. | Ideal Light de Estée Lauder ($ 120): ilumina la zona de pómulos y ojos, y actúa como corrector de ojeras. | Pupa Magic Concealer ($ 55): corrector líquido de alta cobertura, larga duración y resistente al agua. | Base mousse de maquillaje de Oxivital ($ 36): corrige imperfecciones de la piel. | Extreme Concealer de Helena Rubinstein ($ 135): crema correctora que disimula manchas, enrojecimientos y cicatrices. | Effacerner Longue Tenue de Lancôme ($ 115): corrector de ojeras larga duración. | RoC Illuminateur ($ 85,40): base de maquillaje con retinol, empareja las manchas, unifica el tono y refracta la luz.

| Touche éclat de Yves Saint Laurent ($ 149): pincel iluminador, esculpe pómulos y sirve como corrector. | Teint Lissant Antifatigue Absolue de Orlane ($ 122): base alisante antifatiga, trata los rasgos cansados e ilumina el rostro. | Age Renew de Max Factor ($ 49,90): base antiedad, crea efecto de luz cálida. | Eclat Minute Embellisseur Teint de Clarins Paris ($ 113): base de maquillaje que lo fija todo el día y mantiene el color estable. | Parure de Guerlain ($ 185): maquillaje compacto con perlas de cristal, su efecto es translúcido y resplandeciente. | Prisme Foundation de Givenchy ($ 150): maquillaje en polvo en tres tonos. Uno para unificar el tono, otro iluminador para realzar relieves y otro más oscuro para afinar contornos. | Lip Care 3D de Lidherma ($ 38): volumen, contorno e hidratación de labios y relleno de las arrugas peribucales. | Powder Blusa de MAC ($ 94): rubor compacto en polvo larga duración. | All About Concealer de Clinique ($ 105): corrector de ojos, disminuye la formación de bolsas y su efecto dura diez horas.

ASESORAMIENTO • Mabby Autino, Corrientes 1814, 3°, 4373-1860, [email protected]; Oscar Mulet, Uruguay 1134, 4° B, 4812-4795, www.oscarmulet; Lanusse-Matarazzo Make Up Studio, 4836-0212, www.makeupstudio.com.ar; Estudio Brandt-Maculan, 4778-3686, www.brandmaculan.com.ar; Luz Olivieri, 4804-0417, www.luzolivieri.com.ar, [email protected]

FIESTA BARROCA Una muestra que recrea trajes cortesanos del s. XVII / POR SUSANA PEREYRA IRAOLA Sorprende con un tono de celebración suntuosa al ingresar en el comedor del Palacio Errázuriz un grupo de maniquíes femeninos que visten trajes dorados inspirados en sacerdotisas de la antigua Grecia y componen un cuadro alegórico, rodeando a una diosa resplandeciente. Fausto Fornasari, actor, historiador, que viajó desde Italia para montar en el Museo Nacional de Arte Decorativo la muestra Fiesta barroca en Italia. Trajes cortesanos del siglo XVII, y es el direc-

Con gran pompa, un vestido rebordado con hilo dorado

tor del proyecto, explica en el catálogo que alegorías, torneos, danzas y espectáculos “eran los aspectos principales de las antiguas fiestas barrocas italianas. Tratar de descubrir sus características y de hacer revivir su esplendor son las consignas que impulsan toda esta muestra”. En la misma sala, la reproducción de Carrusel representado en honor de Cristina de Suecia en el Palazzo Barberini de Roma, obra de Filippo Gagliardi y Filippo Lauri (siglo XVII) muestra la escena que fue punto de partida de una investigación de varios años para reproducir las indumentarias, texturas, alhajas, colores, ornamentos característicos de las fiestas del barroco (fines del siglo XVI a mediados del siglo XVIII): en este caso la que se celebró con motivo de la presencia en Roma de Cristina de Suecia, en 1654, que a los

28 años acababa de abdicar a la corona y convertirse al catolicismo. Los especialistas de King Studio, de Reggio Emilia, confeccionaron los trajes y ornamentos utilizando terciopelo, seda, damasco, rasos bordados a mano. Pero Fornasari descubrió, presentando su primera muestra, Esplendor del Renacimiento, en varios países, la pericia de sus artesanos. Recurrió a los de Brasil para los tocados de plumas, a los de Bolivia para ornamentos de plata y otros metales, a Tailandia para los tocados de filigrana dorada que lucen las bailarinas en la alegoría teatral. No se trata de piezas originales. Son réplicas, muestras maravillosas de la antigua y siempre vigente maestría italiana para las artesanías textiles y el bordado. Componiendo en estas salas la fiesta, el baile, la ceremonia, estas escenas cautivan la imaginación del visitante de cualquier edad, evocan las tradiciones y costumbres de una época en la que lo formal, ornamental y protocolar expresaban un orden social jerarquizado y un esplendor estético. Organizó la muestra la asociación cultural Invito a Corte, dedicada desde 1989 a recrear vestuarios y ambientes históricos italianos. Auspicia la embajada de Italia. Hasta el 25 de Mayo, en Avda. del Libertador 1902, de martes a domingo, de 14 a 19. Entrada, $ 2. Martes, entrada libre. Visitas guiadas de la muestra, a las 17.30; del Museo, a las 16.30. Posteriormente, la muestra se presentará en Córdoba.