Salvan a una beba abandonada

9 mar. 2009 - más apropiado era tomar un taxi y, con la ayuda de un patrullero, se abrieron paso como pudieron entre la multitud de peatones, colectivos.
14MB Größe 7 Downloads 74 vistas
18

INFORMACION GENERAL

I

MENDOZA Y HALLAZGO ENTRE ARBUSTOS DE UN PARQUE

Lunes 9 de marzo de 2009

EN EL ROSEDAL Y UNA CELEBRACION MOVIDA

Salvan a una beba abandonada Fue encontrada tras el cierre de la Fiesta de la Vendimia; una policía de 22 años la amamantó SERGIO DIMARIA CORRESPONSAL EN MENDOZA MENDOZA.– Mientras los 25.000 asistentes al acto central de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2009 miraban embelesados el espectáculo de luces, danzas y música, alguien abandonó a una beba recién nacida a pocos metros del anfiteatro griego Frank Romero Day, donde se desarrollaba el show. Envuelta en una manta, la niña indefensa había quedado expuesta al frío y a la lluvia de la noche, entre unos arbustos y rocas de los cerros que rodean el escenario de la tradicional fiesta. Pese a la baja temperatura, a la falta de alimento y a haber quedado a merced del ataque de insectos, roedo-

Y EN SALTA

Hallan viva a una de las desaparecidas por el alud Es una niña de 11 años; buscan a su hermana CARLOS F. PASTRANA PARA LA NACION SALTA.– Vanesa Tolaba, de 11 años, una de las hermanitas dadas por desaparecidas desde el alud del viernes último en Campo La Paz, en el norte salteño, fue encontrada con vida por una comisión policial. En el aluvión de lodo había muerto su abuelo, Marcos Tejerina, mientras que aún es buscada su hermana, Micaela Tolaba, de 9 años. El subjefe de policía, comisario general Mario Paz, contó a LA NACION que, según los pobladores, el alud duró cinco minutos. “Fue un ruido como de helicóptero, pero muy fuerte, y una polvareda que se alzó desde el cerro, y luego todo quedó quieto”, expresó. La hija de Tejerina, Andrea Cusi, contó que el hombre iba con sus dos nietas hacia un rancho que “sombrea” sus tareas de pastoreo, ya que su vivienda es cerro arriba. Le aconsejaron que no fuera, pero dijo que iba a ver sus animales, cabras y algunos burros, y a la tarde volvería. Pero Vanesa resolvió quedarse con su tía. Allí la encontró la policía anteayer. En cambio, su hermanita y su abuelo se fueron y, cuando estaban ya en la ladera, más abajo sus familiares oyeron el alud y vieron una sola polvareda. El relato de Paz fue el primero de alguien que estuvo en el lugar de los hechos, 580 kilómetros al norte de la capital salteña, y adonde llegó la comisión tras ocho horas de caminata. Policías y pobladores bajaron hasta lo que era una suerte de corral, pero comprobaron que había cerca de 40 metros de tierra que se debe remover a pala y pico porque es imposible llegar con una máquina. No hay dudas del deceso de Tejerina, y aún se abrigan esperanzas por su otra nieta. Ayer, policías, gendarmes y algunos vecinos seguían la búsqueda.

Zona de riesgo El ex intendente de Santa Victoria Alcides Ontiveros recordó que hace cuatro años, en Hornillos, paraje vecino, “hubo otro reventón, gran explosión y derrumbe, pero sin víctimas, y todos los años se producen fenómenos similares porque es una estructura de cerros movedizos con el basamento de una quebrada de mucha inestabilidad”. Advirtió que hacia la cumbre hay una laguna que, si se desmadra, no sólo arrasará Campo La Paz, sino también Santa Victoria, cabecera departamental de unos 7000 habitantes, por el agua que llegaría por el arroyo Hornillos y los ríos Lizoite y Acoyte, que pasa por el pueblo, por lo que reclamó urgentes estudios. La falta de caminos hace que a muchos parajes se llegue por sendas de cornisa que, cuando llueve, son como una pasta jabonosa con el precipicio de hasta mil metros al lado. De allí, la demora en llegar de la comisión policial. El gobernador Juan Manuel Urtubey, que sobrevoló la zona, convocó a una sesión de gabinete para analizar acciones por el alud de Santa Victoria Oeste, así como la situación sanitaria por el brote de dengue, que ocasionó dos muertes, en los departamentos de Orán y de San Martín. En tanto, hubo protestas en Tartagal por la falta de ayudas a los afectados por el aluvión del 9 de febrero, y asambleas y reuniones por el brote de dengue, tema que motivó también una marcha en San Ramón de la Nueva Orán por considerar insuficientes las respuestas sanitarias frente a la emergencia.

res y otros animales, la niña resistió y, con la solidaridad de espectadores y policías, fue posible salvar su vida. Todo un milagro en plena Fiesta de la Vendimia. Era alrededor de la 1.30 de ayer, cuando al cesar los estruendos de los fuegos artificiales se pudo oír a lo lejos el llanto de la beba. Alertados por el inconfundible sonido, algunos espectadores se alejaron unos metros del sitio que ocupaban en las laderas de los cerros vecinos al teatro griego, y así la encontraron. Uno de los testigos del asombroso hallazgo corrió en busca de la policía, con lo que comenzó un vertiginoso operativo para brindarle asistencia, mientras las puertas del teatro griego se abrían y una muchedumbre

congestionaba senderos y caminos, de regreso a su casa. El tránsito era muy lento y el grupo de policías que estaba al mando del oficial inspector Luis Vairus comprobó que resultaría infructuoso esperar que la ambulancia subiera hasta el cerro para trasladar a la beba. “Había que pensar rápido y actuar velozmente porque se trataba de la vida de un recién nacido”, dijo ayer Vairus. Consideraron que lo más apropiado era tomar un taxi y, con la ayuda de un patrullero, se abrieron paso como pudieron entre la multitud de peatones, colectivos y automóviles. Pero antes de emprender la marcha, hubo una actitud de generosidad que ayudó a salvar la vida

de la niña. La auxiliar de policía Vanesa Farías, de 22 años, quien se encuentra en período de lactancia con su hija Maira, de 5 meses, ofreció amamantar a la beba para que recuperara energías. “Ofrecí amamantarla por intuición de madre”, recordó Farías ante una consulta de LA NACION, y sostuvo: “Simplemente, lo que hice fue colaborar con mi grano de arena para salvarle la vida”. Los médicos que la recibieron en el hospital diagnosticaron que padecía hipotermia, poca movilidad y aún tenía el cordón umbilical conectado a su vientre. Pesó 2,600 kilos y le pusieron de nombre Candela, en honor a quien fue coronada reina nacional de la vendimia, Candela Carrasco.

GENTILEZA GCBA

Festejos por el Día de la Mujer La Dirección General de la Mujer del gobierno porteño organizó ayer en el Rosedal, en el parque Tres de Febrero, una jornada de celebración por el Día Internacional de la Mujer, que incluyó clases de gimnasia, esgrima, karate y judo, así como charlas sobre nutrición.