Sagrado Corazon

Abre tu corazón y déjate amar por quien te ama más que nadie, déjate amar por Jesús. Entra a www.palabrayobra.org y da clic en Hora Santa. Palabra y Obra ...
652KB Größe 5 Downloads 109 vistas
1. Padre que tanto nos amas, permite que toda tu Iglesia, que está formada por cada uno de nosotros, creamos profundamente que en Ti la vida es más fuerte que la muerte y por eso Tú venciste a la muerte. Te lo pedimos Padre. 2. Padre que tanto nos amas, permite que el Papa, los obispos, los sacerdotes, los religiosos, las religiosas y los diáconos, vivan siempre muy cerca de Jesús, para que puedan conocerte como Él te conoce. Te lo pedimos Padre. 3. Padre que tanto nos amas, permite que los gobernantes de todo el mundo, puedan ir, ellos mismos y todos sus pueblos, a Jesús y hallar descanso. Te lo pedimos Padre. 4. Padre que tanto nos amas, permite que los enfermos y todos los que sufren, tomen sobre ellos el yugo de Jesús, que es suave. Te lo pedimos Padre. 5. Padre que tanto nos amas, permite que María, nuestra Madre interceda por nosotros para que seamos mansos y humildes de corazón. Te lo pedimos Padre. Erika M. Padilla Rubio

Palabra y Obra te invita a recibir cada Lunes la hojita dominical en tu mail. Envía un mail a [email protected] con el asunto hojita dominical y el mail al que quieres que te llegue. Reza el rosario con nosotros. Con María, con Jesús, todos juntos a la cruz. Con María, con Jesús, todos juntos a su Luz. Entra a www.palabrayobra.org y da clic en Rosario Meditado Palabra y Obra lanza su nueva sección: Hora Santa para niños. Adora a Jesús Eucaristía. Abre tu corazón y déjate amar por quien te ama más que nadie, déjate amar por Jesús. Entra a www.palabrayobra.org y da clic en Hora Santa.

Síguenos en youtube. Entra al canal PalabraObra. Palabra y Obra © ® Palabra y Obra A.C. Todos los derechos reservados. México D.F. Campesinos 401. Col. Santa Isabel Iztapalapa. C.P. 09820. D.F. Mail:[email protected] Tel. 51 35 21 80.

© Comisión Arquidiocesana de Catequesis Durango 90, 10º piso Tel. 5208 3200 ext. 2020

Síguenos en twitter.com/palabrayobra y en Facebook: Palabra y Obra.

Subsidio para la Catequesis y la Misa con niños | 27 de junio de 2014

Plegaria Universal

EVANGELIO (Mateo 11, 25-30)

El Evangelio revelado a los sencillos Enrique: Hola Jesús. Hoy mis papás estaban platicando con algunas personas que no entienden cómo es que Tú resucitaste. Para mí es tan sencillo entenderlo, pues en Ti la vida es más fuerte que la muerte y por eso Tú venciste a la muerte. Si Tú mismo eres la Vida, siempre vives. Jesús: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito». Enrique: ¿Eso significa que la gente no puede conocerte por su inteligencia o su sabiduría, sino sólo porque Dios quiera mostrárselo? Jesús: Sí Enrique, así es. Y así le ha parecido bien a mi Padre. Pues los que se creen muy listos, confían mucho en sí mismos, y por lo tanto no pueden confiar en Dios, y por eso dudan de lo que no entienden. En cambio, los pequeños no dudan de Mí ni de mis palabras y confían plenamente en Mí y conocen los secretos del Reino de Dios. Enrique: ¿Y cómo es que el Padre nos muestra los secretos del Reino de Dios? Jesús: «Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».

Enrique: ¡A través de Ti conocemos todos los secretos de Dios! Todo te lo ha dado Dios y por eso Él te conoce perfectamente, igual que Tú lo conoces a Él. Y como Tú eres el único que conoce al Padre, Tú eres el único que nos puede mostrar quién es el Padre. ¿A quién Tú le quieras mostrar al Padre, lo conocerá como Tú lo conoces?

Vamos a jugar: Consigue una cuerda suficientemente grande para que te puedas amarrar tú junto con otra persona (puede ser tu mamá, tu hermano o algún amigo). La cuerda servirá como el yugo. Decidan quién de los dos hará de Jesús. Antes de amarrarse preparen dos caminos: uno será el de Jesús y el otro el del mundo. Para preparar el camino de Jesús, haz un letrero que diga: hacer la voluntad del Padre y pégalo a la cuerda.

Jesús: Sí Enrique, esa es la voluntad de mi Padre.

Jesús: «Vengan a Mí todos los que estén fatigados y sobrecargados, y Yo les daré descanso. Tomen sobre ustedes mi yugo». Enrique: ¡Claro, viven quejándose y preocupados porque no te han conocido! Por eso Tú quieres que se acerquen a Ti, reconociendo que ellos mismos no pueden con las cargas que tienen. Y cuando se acerquen a Ti, Tú les darás descanso, pues en lugar de que ellos carguen con todo, Tú mismo les ayudarás. Te harás compañero de ellos en la carga, compartiendo el yugo. ¿Y quién guiará el yugo? ¿Tú, verdad? Jesús: «Aprendan de Mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallarán descanso para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera». Enrique: Al compartir el yugo contigo, Tú nos diriges y nos llevas por el camino que Tú recorriste: el de ser manso y humilde de corazón. Eso es ser dócil a Dios y sencillo. De esta manera podremos conocer a Dios y además hallar descanso, pues tu yugo es suave y tu carga ligera. Juan Miguel Pellat Thomé

Palabra y Obra te invita a ver la catequesis desde un nuevo enfoque. Entra a www.palabrayobra.org y da clic en Construyendo la catequesis. ·

Palabra y Obra te invita a conocer su catálogo de material para la catequesis y para la familia. Entra a www.palabrayobra.org y da clic en Cosas para ti. 2

DESCARGA TU HOJITA DOMINICAL EN:

Enrique: Pero ¿por qué si podemos conocer a Dios como Tú lo conoces, las personas no se dedican a eso y en cambio, viven preocupadas por otras cosas y siempre están cansadas y quejándose?

Para preparar el camino del mundo, consigue muchas cajas y bolsas, en las que puedas poner las cosas que el mundo te dice que necesitas para ser feliz, por ejemplo: muchos juguetes, muchas películas, muchos juegos de video, mucha ropa, etc. Procura que las cajas y las bolsas estén pesadas. Además necesitas varios letreros que digan: sé mejor que los demás, ponte por encima de todos, lucha por tener todo lo que deseas, quita de enfrente a todos los que te estorben, busca tu mayor comodidad y beneficio, tú te mereces lo mejor, tú construyes tu propio destino, del cielo nada te caerá. Si tu compañero es un adulto, además deben hacer letreros con cada una de sus preocupaciones. Cada uno de estos letreros pégalos a un suéter. Toma la cuerda y a tu compañero y amárrense de la cintura. Procura que la cuerda no quede floja. Luego la persona que no vaya a hacer de Jesús comenzará a cargar todas las cajas y las bolsas llenas de cosas. Ya que haya cargado con todo, se amarrará a la cintura los suéteres con los letreros del mundo. Asegúrate que la cuerda quede por encima de los suéteres, de modo que la cuerda cada vez les quede más apretada. Ya que tenga todos los suéteres amarrados comenzarán a caminar, Jesús lo hará hacia un lado y la otra persona que está sobrecargada hacia el otro. Dejen de caminar, si es que pudieron avanzar algo, cuando la otra persona diga: Me siento cansada y sobrecargada. Cuando eso ocurra, la persona cargada debe decirle a Jesús: Quiero tomar tu yugo. Entonces quien haga de Jesús deberá comenzar a quitarle los suéteres y le dirá: mi yugo es suave, no te aprieta como el del mundo. Luego le quitará las bolsas y las cajas y le dirá: mi carga es ligera, pues lo único que hay que hacer es la voluntad del Padre. Luego comenzarán a caminar juntos hacia el mismo lado. ¿Verdad que seguir a Jesús es más fácil y descansado? Erika M. Padilla Rubio 3