Respeto por el derecho de propiedad El odio como

tricto a la dignidad ajena sin subestimarnos e insultarnos como acostumbramos. Respeto por el derecho de propiedad. LA calidad institucional de la Argentina.
83KB Größe 5 Downloads 60 vistas
Opinión

Página 32/LA NACION

2

3

Sábado 5 de abril de 2008

Cartas de lectores Error Buenos Aires, sábado 5 de abril de 2008

Fundado por Bartolomé Mitre el 4 de enero de 1870 “LA NACION será una tribuna de doctrina” (Núm. 1, Año 1) Director: BARTOLOMÉ MITRE

El odio como arma política

L

OS argentinos estamos acostumbrados a utilizar el odio como instrumento político. Es doloroso reconocerlo, pero ése es el rasgo sombrío y acaso trágico que preside nuestra vida institucional y pública desde hace muchísimo tiempo. La táctica es conocida y la han usado, históricamente, casi todos los gobiernos: consiste en identificar a un sector social, económico o político de la población como el culpable de todos los males de la Nación y en hacerlo responsable, desde la tribuna pública, de todas las calamidades que se abaten sobre nuestro territorio o sobre nuestra población. Esos sectores “culpables absolutos” de la desgracia nacional han ido cambiando, como es natural, a lo largo del tiempo: fueron identificados, sucesivamente, como los “oligarcas”, los “yrigoyenistas”, los “peronistas”, los “antiperonistas”, los “comunistas”, los “burócratas sindicales”, los “subversivos”, los “represores”, los “proimperialistas” o los “entregadores del patrimonio nacional”. En un orden más vinculado con cierto personalismo de entrecasa, sobre los seguidores de no pocas figuras políticas cayó en algún momento la descalificación que pretendía reducirlos a la condición de “parias” o “malditos” de la vida nacional. En los últimos días pareció haber sonado, por momentos, la hora del campo. Y se tuvo la sensación de que la cascada de reproches proveniente de la tribuna presidencial empezaba a caer sobre el heterogéneo y casi indefinible sector agropecuario. Cambian los juicios y los adjetivos, cambian los personajes, pero no suelen cambiar la agresividad y el menosprecio. Y persiste el odio, persiste la obsesión por dividir a los argentinos, per-

siste la necesidad de sembrar la semilla de la discordia social. Parecería que los hijos de este país sólo conocemos el lenguaje del agravio y sólo dormimos en paz cuando logramos identificar a unos como enemigos irreconciliables de los otros. Siempre el odio, siempre el rechazo frontal, siempre dos bandos separados, siempre dos sectores de argentinos enfrentados por el veneno del odio. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, por supuesto, no es de ninguna manera la inventora de esta práctica política consistente en señalar públicamente y con acritud a los responsables de las desviaciones que han conducido a la decadencia argentina. Pero, por imperio de una rutina difícil de eludir cuando se ejerce la función de gobierno, se erige por momentos –tal vez sin advertirlo– en la continuadora de aquellos que introdujeron en la historia nacional, hace ya mucho tiempo, la semilla del odio. Ha llegado la hora de que los argentinos dejemos de lado definitivamente esos estilos que envilecen y rebajan el nivel de nuestra vida cívica. Ha llegado la hora de que sustituyamos el lenguaje del agravio y encausemos el debate político hacia la vía del respeto y la dignificación del adversario. Que el odio no ocupe nunca más un lugar en la historia de nuestro país. Que el futuro argentino sea cada vez más el fruto de una convivencia fundada en la aceptación del “otro” como base y fundamento de una sociedad auténticamente pluralista. Y que edifiquemos una Argentina basada inequívocamente en el respeto irrestricto a la dignidad ajena sin subestimarnos e insultarnos como acostumbramos.

Respeto por el derecho de propiedad

L

A calidad institucional de la Argentina sigue obteniendo bajas calificaciones, a pesar de que en las más altas esferas del Gobierno el problema no es reconocido como tal. En esta ocasión, el termómetro fue el Indice de Respeto a los Derechos de Propiedad (IPRI, por sus siglas en inglés), que mide la relación entre el derecho de propiedad privada y el bienestar económico, y en el que la Argentina obtuvo el puesto 81° entre 115 naciones evaluadas. Si bien el país ha mejorado su nota levemente respecto del año anterior, ha caído en posición, principalmente, por la ampliación del número de países que conforman el índice. En cualquier caso, se ubica en una posición cercana a los países que ocupan desde la parte media a la última de la tabla. En la elaboración del índice, participó el Centro de Investigación de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade), como parte de la coalición de 41 organizaciones de todo el mundo que se asociaron con la Alianza de Derechos de Propiedad, con sede en Washington. Y la primera conclusión que parece poder extraerse es que una buena posición en este indicador mejoraría las posibilidades de desarrollo de la Argentina. Sin derecho de propiedad no hay ahorro y sin ahorro no hay inversión. Por consiguiente, no resulta extraño que el Producto Bruto Interno (PBI) per cápita promedio de los países que se encuentran en el cuarto quintil, –la Argentina uno de ellos– sea de 5309 dólares, mientras que en los países de los primeros puestos, asciende a los 35.638 dólares. Ellos son, según el orden de ubicación, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Países Bajos, Alemania, Suiza, Nueva Zelanda, Inglaterra y Suiza. En tanto, en América latina, el país mejor posicionado es Chile (puesto 25° del ranking), mientras que el peor es Venezuela, en el puesto 112°. Cabe mencionar que Cuba no ha sido considerada en el informe.

Para elaborar el índice, el IPRI 2008 se centra en tres áreas específicas y diferenciadas: marco político y jurídico, que mide variables como independencia judicial, confianza en los tribunales, estabilidad política y corrupción; derechos de propiedad física, con variables como protección jurídica de los derechos de propiedad, registro de la propiedad o acceso a los préstamos, y derechos de propiedad intelectual, que incluye la protección de los derechos de propiedad, las patentes y la piratería de derechos de autor. La calificación de la Argentina mejora cuando se mide la protección a la propiedad física, en la que cosecha 5,8 puntos sobre diez, pero empeora en el caso de la protección a la propiedad intelectual, con cuatro puntos sobre diez. Y es aún más baja en lo que se refiere al marco jurídico, que habla de la independencia y la eficiencia de la Justicia, en el que obtiene 3,6 puntos sobre diez. El grado de respeto que una sociedad exhibe por el derecho de propiedad es probablemente el termómetro más evidente del nivel de seguridad jurídica del que goza. La propiedad no es sólo un derecho, sino que es la institución que hace posible el orden en la producción y permite una adecuada división del trabajo. El orden edificado en torno del respeto al derecho de propiedad supone un sistema moral de premios y castigos, estructurado sobre valores esenciales con frecuencia olvidados, tales como la honestidad, el esfuerzo, el ahorro, el reconocimiento al talento y al saber de los demás y la tolerancia. Lo expuesto da cuenta de que la Argentina tendrá que hacer grandes esfuerzos y enfrentar importantes desafíos si quiere avanzar en la independencia de la Justicia y en la protección de los derechos de propiedad física e intelectual, de forma tal de generar las condiciones para la inversión productiva a largo plazo y, con ello, garantizar un crecimiento económico sustentable.

Otras opiniones: tregua en la Argentina MADRID.– La suspensión de la huelga de tres semanas y bloqueo de carreteras de los agricultores argentinos, airados por el aumento de impuestos a la exportación de sus productos, ha proporcionado alivio no sólo a los desabastecidos mercados ciudadanos, sino también a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su primera crisis seria, a los tres meses de ocupar la jefatura del Estado. El final provisional del enfrentamiento –el campo se da un respiro de un mes para negociar una solución– reedita, sin embargo, un modo de hacer política que sigue el preocupante precedente de años y regímenes pasados en la Argentina. La nueva mandataria y su marido, y anterior presidente, Néstor Kirchner, han venido utilizando los impuestos a la exportación agropecuaria –y la intervención estatal a fondo–, como espina dorsal de un progra-

ma económico personalista, que sustrae al Parlamento decisiones fundamentales. Si la decisión de gravar la exportación de soja, que en la Argentina abunda, tuvo algún sentido para combatir los devastadores efectos de la crisis de 2001-2002, es un error su mantenimiento y aumento ahora hasta el 40 por ciento, para aprovechar el tirón internacional de la semilla. El país sudamericano ha dejado atrás aquella negra etapa de su economía; crece desde hace cinco años al ocho por ciento, y cualquier gobierno escrupuloso con los ingresos y el gasto público debería haber prescindido hace tiempo de ese castigo a sus agricultores, entre los más eficientes del mundo, con el pretexto de que sirve para combatir una inflación oficialmente contenida, pero que las fuentes más solventes sitúan

en torno del 20 por ciento el año pasado. En el manejo de la crisis por parte de la Presidenta han asomado, además, aspectos más graves que su cuestionable racionalidad económica. Se trata básicamente de un estilo agresivo, que recuerda los excesos populistas y demagógicos del peronismo. Su discurso del martes último en la Plaza de Mayo, arropada por los fetiches del oficialismo y rodeada por oscuros personajes del mundo sindical, en el que Fernández relacionó en tono desabrido la huelga agropecuaria con los golpismos de los años setenta, contuvo casi todos los tópicos autoritarios y de un poder monopolista que han identificado a Buenos Aires demasiado tiempo. El destemplado mensaje nada tenía que ver con la promesa electoral de cambiar el estilo de gobierno y reforzar las instituciones.

Señor Director: “Quisiese señalar un error y una incongruencia en los que incurrió la señora Presidenta en su discurso del 2 de abril. “El gobierno popular que más ataques sufrió fue otro de su mismo signo político: el de Isabel Perón. De la mayoría de esos ataques no fueron ajenos los integrantes de la organización Montoneros, de la cual se dice que la señora Presidenta formaba parte, junto con su esposo. “En cuanto a la incongruencia, no se entiende el severo llamado de atención que, en ocasión de su visita, le efectuó al presidente de Gambia, entre otras cosas, por los ataques a sus opositores, cuando en el mismo escenario en el que pronunció su discurso estuvieron presentes Luis D’Elía, Hugo Moyano y otras personalidades muy lejanas, por cierto, al significado de lo que es la convivencia y el respeto a otras ideas que no sean las propias.” Jorge F. Alvarez DNI 4.056.910

Golpistas Señor Director: “El 25 de marzo último, escuché el discurso presidencial, en el cual se acusó al campo de golpista, comparando a este paro histórico con un lockout patronal realizado en febrero de 1976. “Al respecto, quiero decir que el reclamo del sector agropecuario es consecuencia de una medida que considera injusta, inconsulta y arbitraria. Nadie pretende desestabilizar al Gobierno y tampoco se ataca a la Presidenta por ser mujer o peronista. El tema en cuestión es que el Gobierno, que es nuestro gobierno, llevó las retenciones del 35 al 44 por ciento. “El sector reclama sentarse a dialogar, pero a dialogar en serio sobre la problemática del campo argentino. No por nada un vasto sector de la población apoya este reclamo, lo cual no implica estar en contra del Gobierno, sino sólo que el paro ha sido justo y legítimo. “Señora Presidenta: sentarse a dialogar y rever una medida errada, o cuando menos prematura, no es síntoma de debilidad; muy por el contrario, denota una gran fortaleza.” Jorge Fernando Ciámpoli Abogado [email protected]

“Además, hemos logrado que algunos de estos sobres pioneros aeropostales fueran recordados en matasellos, sellos postales y hojitas bloc por el Correo Argentino.” Algerio Nonis LE 8.244.087

Dos siglos de fracasos Señor Director: “Con emoción y gracias al paro del campo que nos unió a todos en un multitudinario acto, escuché que la Presidenta, débil por su condición de mujer, nos ayudará a celebrar el Bicentenario superando 200 años de fracasos. Quiero creer que algunos de esos años han sido buenos o muy buenos, al menos para que la vida de la mayoría de nosotros haya tenido algún sentido.” Ana M. Goyeneche DNI 4.222.401

Sólo amables Señor Director: “Como cliente del banco Bapro, sucursal Mar de Ajó, desde hace cuatro meses me veo imposibilitado de acceder a los extractos de los últimos

movimientos de mi caja de ahorro, debido a fallas en el sistema, según personal de atención al cliente. “A esto se sumó la inhabilitación de mi tarjeta de débito, que coincidió con lo arriba mencionado. “Ahora, tampoco pude depositar en ninguna de las dos cuentas porque el sistema no lo permite; o sea que he dejado de existir como cliente del Bapro. “Destaco la amabilidad del personal para tratar de solucionar el problema, pero parece que con ser amable no alcanza.”

Futura piquetera Señor Director: “Soy una chica común y corriente que vive en la Argentina, y un día común y corriente, hablando con una chiquita de la calle, le pregunté qué quería ser cuando fuera grande, y para mi sorpresa, la chiquita que andaba pidiendo limosna, me contestó: «Quiero ser piquetera... como mi mamá». Claro, ella me contestó como si fuera lo más normal del mundo ser y querer ser piquetera; por mi cabeza pasaron no sólo la madre, sino la abuela, el padre, los hermanos y otros alrededor de ella siendo piqueteros. “Es muy triste que hayan creado y sostengan el sistema del piquetero, del plan trabajar (¿trabajar?), etcétera, que el futuro de nuestro país sea ser piquetero, sin cultura, educación, valores ni ideales donde sostener al país, y crecer. “¿Es eso lo que quieren, señores gobernantes? Porque parece que sí, para estar más libres para poder mover y manipular a las masas y personas, como lo vienen haciendo.” Violeta María Luján Casares DNI 27.712.418

Saint-Exupéry Señor Director: “Leí el artículo sobre Saint-Exupéry publicado el 22/3, que realmente se ajusta a la verdad histórica. “Para completar la información, comunico que en 1981, con el auspicio del Centro Argentino de Estudios Históricos y la Asociación Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), se editó un libro de 523 páginas titulado Vida de Antoine de Saint-Exupéry, de Luis Rodríguez Aybar. Una obra excelente, cuyo autor pasó diez años investigando en Francia y otros países. En la última página, ya se cuenta la verdad histórica del desenlace y el lugar de caída del Lightning P-38, causada por el piloto alemán. “En la Sociedad Argentina de Aerofilatelia tenemos todos los sobres filatélicos, de alto valor histórico, transportados en los vuelos inaugurales con las diferentes escalas, autografiados por Saint-Exupéry, Mermoz, Guillaumet, Vachet, Ficarelli, Selvetti y otros.

Nueva técnica Señor Director: “Me refiero al artículo publicado el 24/3, «Nueva técnica para una malformación torácica». “Considero inadecuado y peligroso informar a la población sobre una nueva técnica quirúrgica, pese a decir que aún está en investigación (supongo que sigue todos los pasos que corresponden a una investigación científica), avalada por un cirujano extranjero, cuando ninguna publicación científica internacional lo corrobora y realza los beneficios de la técnica comparándola con la cirugía de Ravitch, que dejó de utilizarse hace más de 25 años. Esto demuestra el total desconocimiento de las actuales sencillas técnicas quirúrgicas, realizables en una hora con muy breve internación y rápida restitución del paciente a su vida social. “Hay que ser muy cuidadosos al informar a la población sobre tratamientos médicos sin fundamentos científicos, capaces de hacer daño, y no olvidar que, en este caso, se trata de niños y adolescentes.” Dr. Eduardo Acastello Cirujano torácico pediátrico DNI 10.133.657

Monte León Señor Director: “En nuestro carácter de vecinos del Parque Nacional Monte León, todos productores ganaderos y, habiendo resultado infructuosas las gestiones realizadas ante todas las autoridades nacionales, provinciales y municipales de distinto nivel, para que traten de solucionar el grave problema que nos acarrea la proliferación descontrolada de fauna depredadora en el referido parque, nos vemos en la necesidad de recurrir a LA NACION para hacer pública nuestra afligida situación. “Ese parque se ha convertido en un criadero de pumas y zorros, lo que sumado a las jaurías de perros depredadores y al histórico abigeato, están haciendo insostenible la explotación de nuestros establecimientos, siendo en vano el esfuerzo y dinero invertido en ellos. “Las autoridades, al desoír nuestros reclamos y no aportar soluciones, ponen en evidencia la desidia, inoperancia y falta de capacidad, lo que nos lleva a efectuar este reclamo en procura de una reacción positiva, distinta del manifiesto desinterés evidenciado.” José M. Canal Est. Monserrat Abelardo Lapenta Est. La Vega Vecinos de Puerto Santa Cruz

Alfonso José Catulo (h.) Montevideo 830 Mar de Ajó (Bs. As.)

Exodo militar

Ateísmo

Señor Director: “Los países que pretenden afirmar sus políticas en el concierto de las naciones hacen verdaderos esfuerzos para el sostenimiento de las Fuerzas Armadas en períodos de paz. Saben lo importante que es que éstas se encuentren preparadas para la defensa del Estado. “Hoy el Gobierno desestima la función de las FF.AA., con su correlato directo en un presupuesto paupérrimo y en salarios bajísimos, en particular en las jerarquías inferiores y en los retirados, a los que les conculcó derechos alcanzados. Las FF.AA., con la indiferencia o complicidad de los otros poderes del Estado, han quedado libradas a las contingencias de una política de destrucción y revancha. Sin reconocimientos materiales ni simbólicos, imposibilitados de ejercer su vocación por falta de medios y sin perspectivas de un retiro con dignidad, muchísimos jóvenes oficiales se están yendo, lo que compromete la seguridad de las actuales y futuras generaciones.”

Señor Director: “Un filósofo no puede adoptar actitudes fundamentalistas, como la expresada por Alejandro Rozitchner en la entrevista publicada en Enfoques el 30/3. El más destacado filósofo griego de su época, Sócrates, ya había confesado: «Sólo sé que no sé nada». Por lo tanto, sería más humilde de su parte dudar, como hacemos los agnósticos. “Paradójicamente, como todos los extremos se tocan, es tan creyente el ateo como el religioso, al afirmar ambos verdades supuestamente irrefutables: unos, que Dios no existe, y los otros, su existencia indubitable. “Permitámonos dudar, o, por lo menos, aceptar nuestras limitaciones, que nos impiden hacer afirmaciones imposibles de demostrar. “En lo que sí coincido plenamente con el entrevistado es en la discriminación que supone exigir ser católico a cualquier ciudadano para poder acceder a la primera magistratura de nuestro país. ¿Qué tendrá que ver el pertenecer a determinada religión con la capacidad de gobernar?”

Jorge Augusto Cardoso LE 7.784.561

Guillermo Miguel Ruberto DNI 8.447.143

Marino académico Señor Director: “Quisiera destacar la accesión a un sitial de la Academia Nacional de la Historia por parte del capitán de navío Guillermo Oyarzábal, quien en plena carrera naval se forjó un lugar destacadísimo, doctorándose en Historia, primero, y trabajando a la par como marino y como historiador. “En estos tiempos de crisis para el país y de vapuleo de sus instituciones, casos como el que cito deben ser destacados para demostrar que no todo está mal, que las personas son lo que importa y que con esfuerzo se llega a las metas. Ojalá sea un ejemplo que imiten quienes vienen detrás de nosotros.”

Señor Director: “Hacemos público nuestro agradecimiento a los doctores Santiago Pavlovsky y Pablo Desmery, de Fundaleu, quienes atendieron durante los últimos años de vida a nuestra madre, Susana L. de Rawson, demostrando en todo momento su destacable solvencia profesional, su excelente trato humanitario, su generosa disponibilidad para atendernos cuando fuera necesario, y su considerable respeto para atender todas las inquietudes de carácter ético que se plantean al final de la vida de una persona.” Familia Rawson Carolina Rawson DNI 12.491.898

Enrique Aramburu DNI 12.427.203

A los lectores

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones

Atención al lector 4317-3000 Impresión y distribución: Zepita 3251, Capital Federal • Las ventas de LA NACION son auditadas por el IVC. • © Año 2008, S.A. LA NACION, Dirección Nacional del Derecho de Autor, expediente Nº 452.769. Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido del presente diario.

Fundaleu

de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: [email protected]; fax: 4319-4509; dirección: Bouchard 557, 5º piso, Capital. CP: C 1106 ABG

www.lanacion.com.ar/contactenos

Precio del ejemplar: Lunes/Martes/Miércoles/Viernes $ 2,00.- Jueves $ 2,40.- Sábado $ 3,00.Domingo $ 4,70.- Recargo envío al interior: $ 0,40.- Recargo c/Corriere della Sera $ 0,70.- Ejemplares atrasados (5 años a la fecha): 50% de recargo sobre precio de tapa vigente.- En Uruguay: Lunes/Sábado: $U 35.- Domingo $U 50.- Recargo c/Corriere $U 10,00.- En Paraguay: Lun./Sáb. G 9000.- Dgo. G 12.000.En Brasil: Lun./Sáb. R$ 10/Dgo. R$ 12.- Britannica Enciclopedia $ 24,90.- Colección Cine de Oro $ 24,90.- Serrat & Sabina $ 22,90.- Días que cambiaron al mundo $ 22,90.-

Bouchard 557, CP 1106 ABG; Tel.: 4319-1600, Fax: 4313-1697 Atención personalizada: ver Red Comercial en el Suplemento de Clasificados