Recuerdos de infancia

19 oct. 2015 - familia Escrivá Albás. Reveses económicos la llevaron a buscar trabajo y acomodo lejos del So- montano aragonés de donde procedían.
92KB Größe 3 Downloads 84 vistas
58

C CULTURAS Y SOCIEDAD s

Q

ué extraña es la condición humana! Extraña y, a la par, grandiosa. Los mejores amigos no los hacemos en el trabajo y de adultos; los hacemos de niños y de jóvenes. La infancia y la adolescencia son tan generosas que el afecto surgido en su seno dura para siempre, sin apenas perturbaciones o titubeos. En esos años los amigos nunca son interesados, son amigos porque sí y ya está. Y esto que afirmo a grandes rasgos afecta a los que somos del montón y también, y con la misma intensidad, a los hombres y mujeres calificados de ‘grandes’ por su inteligencia, por su capacidad de gestión o por su santidad. Yo tuve oportunidad, allá por los años sesenta, de escuchar al fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá de Balaguer, comentarios entrañables y cariñosos de sacerdotes que fueron compañeros y amigos en sus años jóvenes aquí en Logroño. Hablaba con gran afecto de don José María Millán, responsable de una hojita volandera, toda ella pura simpatía, sentido común y sentido cristiano, que entraba en los hogares de Logroño. Y también de don Juan Cruz Moreno, coadjutor de la parroquia de la Redonda, un cura sencillo como él solo, trabajador infatigable y siempre con la sonrisa en los labios. Asimismo, guardó un recuerdo estupendo de don Gregorio Fernández, formador del Seminario, y de don ‘Ciriaquito’, el curita –pequeño de estatura pero grande en hechos y en obras de bien– que le ayudó a descubrir lo que Dios esperaba de él. El fundador del Opus Dei hablaba a menudo de los barruntos

IGLESIA

JUSTO GARCÍA TURZA

RECUERDOS DE INFANCIA «Son muchos los detalles personales y familiares que han hecho que Logroño constituyera una parte importante en la vida y afectos del fundador del Opus Dei» San Josemaría Escrivá de Balaguer, con su hermano en El Espolón en 1921

de su vocación que por primera vez percibió aquí en nuestra ciudad. Desde un día helado y húmedo en el que contempló las huellas en la nieve de unos pies descalzos –luego supo que eran de un Padre Carmelita– y que le llevó a preguntarse si él no sería capaz de hacer algo por Dios que mereciera la pena, desde ese día comenzó a intuir que Dios quería algo, un algo muy decisivo en la marcha de la Iglesia, que se concretó muchos años después en la fundación del Opus Dei, una ‘partecica’ (así lo calificaba él en su aragonés coloquial) de

la Iglesia que vendría a destacar la importancia santificadora del trabajo ordinario. Como es sabido, el Seminario en el que estudió –con carácter de externo– era el que llamamos ‘viejo’, que ocupaba el espacio de lo que hoy es la Delegación del Gobierno en pleno Espolón. Posteriormente, en el año 1920, se trasladó a Zaragoza donde completaría su formación y sería ordenado sacerdote cinco años después. ¿Cómo no iba a recordar con cariño a nuestra ciudad si en ella dejó enterrado a su padre, un

hombre bueno, que falleció de repente y al que san Josemaría quiso con toda su alma? De él y de su madre aprendió a querer a la Virgen en las visitas frecuentes que hacían a la Milagrosa de la Redonda o a la preciosa imagen que veneramos de María de los Ángeles, del trascoro de nuestra catedral. No fueron años fáciles para la familia Escrivá Albás. Reveses económicos la llevaron a buscar trabajo y acomodo lejos del Somontano aragonés de donde procedían. Se asentaron en Logroño y aquí nació el hermano más pequeño, bautizado en la parroquia de Santiago a la que pertenecían. Como puede verse, son muchos los detalles personales y familiares que han hecho que Logroño constituyera una parte importante en la vida y afectos del fundador del Opus Dei y, como consecuencia de ello, también de miles y miles de hombres y mujeres de todo el mundo, que han seguido el carisma fundacional de nuestro santo y que, con cualquier ocasión se acercan a nuestra ciudad para conocer in situ los lugares que fueron testigos del estudio –el Sagasta y el Seminario Viejo–, de la oración– la Redonda y Santiago– y los paseos y juegos –el Espolón, la carretera de Laguardia– de este santo universal. Les invito a contemplar la exposición que se abrirá mañana, día 19, en el Ayuntamiento de nuestra ciudad,donde permanecerá hasta el 31, y que ayudará a comprender mejor la figura de un santo de nuestros días que vivió en Logroño desde septiembre del año 15 al 20, y cuya figura resplandece en toda la Iglesia. Y yo me siento orgulloso de ello.

HORARIO DE MISAS Iglesias

Sábados

Domingos y festivos

Iglesias

18 18 19 19 19 20 20 20 21 21 8 8 9 9 00 30 00 30 45 00 30 55 00 30 00 30 00 30 0

18 18 19 19 19 20 20 20 21 21 8 9 9 10 10 11 11 12 12 12 13 13 13 17 18 18 19 19 20 20 00 30 00 30 45 00 30 55 00 30 30 00 30 00 30 00 30 00 15 30 00 15 30 30 00 30 00 30 00 30

LOGROÑO Buen Pastor Corazón de María María Inmaculada Espíritu Santo Ntra. Sra. de Valvanera Ntra. Sra. del Carmen Sagrada Familia San Antonio de Pádua San Francisco Javier

„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„„

Sábados

Santa María de la Vid San Ezequiel Moreno (El Cubo) ARNEDO San Cosme y San Damián Santo Tomás ALFARO San Miguel Nuestra Señora del Burgo CALAHORRA S. I. Catedral

„„„„„„„„„„„„„„ „ „ „ „ „ „ „ „ „ „ „ „ „ „ „„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„ „„„„„„„„„„„„„„