Prefacio

necesidad de un método de aprendizaje práctico del idioma original del Nuevo Testamento en español. En mis años de estudio personal y en mi paso por el ...
78KB Größe 7 Downloads 85 vistas
GK-­‐101   Griego  Koine   José  Alonso   Instituto  Bíblico  Logos  

 

Prefacio     Estas  notas  de  estudio  de  Griego  Bíblico  han  surgido  como  respuesta  a  una  sentida   necesidad  de  un  método  de  aprendizaje  práctico  del  idioma  original  del  Nuevo  Testamento   en  español.  En  mis  años  de  estudio  personal  y  en  mi  paso  por  el  seminario,  fui  expuesto  a   varios   métodos   de   enseñanza   del   Griego   Bíblico.   Adicionalmente   he   venido   construyendo   una  amplia  biblioteca  con  los  libros  de  texto  que  han  sido  publicados  recientemente  para  la   enseñanza   de   este   idioma   bíblico   tanto   en   ingles   como   en   español.   Después   de   este   largo   caminar   he   llegado   a   la   conclusión   que   es   necesario   producir   un   nuevo   material   para   el   aprendizaje   del   Griego   Bíblico   en   Español   que   vaya   mas   allá   del   método   tradicional   que   enfatiza   grandes   cuotas   de   memorización   de   cuadros   y   que   no   incluye   por   lo   general   los   últimos  avances  en  la  comprensión  del  Griego  Koiné.   En   estas   notas   pretendo   ofrecer   un   método   practico   y   sencillo   para   el   aprendizaje   del   Griego   del   Nuevo   Testamento   para   el   estudiante   latinoamericano   teniendo   en   cuenta   los  últimos  avances  de  la  lingüística  moderna  en  lo  que  se  refiere  al  Nuevo  Testamento.    Un   área  que  requiere  un  tratamiento  especial  a  la  luz  de  estos  avances  recientes  es  el  estudio   del   verbo.   Desafortunadamente   las   gramáticas   introductorias   al   griego   del   Nuevo   Testamento  disponibles  hoy  no  tratan  este  tema  con  la  debida  diligencia  y  entendimiento   actualizado.   El  enfoque  de  mi  método  incluye  elementos  inductivos  en  un  marco  deductivo  que   presenta   el   material   de   manera   progresiva.   Mi   estrategia   pedagógica   enfatiza   la   lectura   del   texto   griego   del   Nuevo   Testamento   desde   el   principio   con   ejemplos   reales   en   lugar   de   usar   modelos  fabricados.  A  pesar  de  que  los  ejercicios  incluyen  mucho  trabajo  de  traducción,  el   énfasis  es  más  en  la  capacitación  del  estudiante  para  que  entienda  el  significado  del  texto  y   como  ese  significado  es  comunicado  gramaticalmente.     ¿Por  qué  aprender  Griego  Koiné?   Hoy   existen   diversas   opiniones   en   cuanto   a   la   necesidad   de   aprender   los   idiomas   bíblicos.  Algunos  argumentan  que  en  realidad  ya  no  es  necesario  aprenderlos  teniendo  en   cuenta   que   existen   programas   para   el   computador   que   nos   proveen   la   información   necesaria  y  suficiente  para  poder  enseñar  la  Biblia  fielmente.  El  problema  con  esta  idea  es   que   los   programas   para   el   computador   son   simplemente   herramientas   para   acceder   a   la   información   acerca   del   Griego,   pero   no   proveen   la   habilidad   para     entender   e   interpretar   con   precisión   los   paquetes   de   información   que   proveen   dichos   programas.   Aparte   de   un   conocimiento   práctico   del   idioma,   no   puede   existir   un   marco   intelectual   suficiente   que   le   permita   a   una   persona   abordar   el   texto   bíblico   con   la   suficiente   destreza   como   para   interpretarlo  con  la  precisión  que  requiere  el  estudio  de  la  Palabra  de  Dios.   No   podemos   medir   con   precisión   los   invaluables   beneficios   que   trae   poder   leer   e   interpretar  el  texto  del  Nuevo  Testamento  en  el  idioma  que  el  Espíritu  Santo  escogió  para   inspirarlo.   Sin   embargo,   dado   a   que   nuestro   ministerio   principal   es   la   enseñanza   y   la   proclamación   de   las   Sagradas   Escrituras,   es   de   suma   importancia   que   los   que   nos   dedicamos  a  ese  noble  privilegio  de  la  comunicación  del  mensaje  Bíblico,  seamos  expertos  

en   ella.   Cabe   mencionar   la   triste   condición   de   la   iglesia   de   hoy,   en   donde   la   predicación   bíblica  es  muy  rara  y  escasa.  Viene  a  mi  mente  el  pasaje  que  menciona  la  condición  de  la   nación   de   Israel   en   los   días   del   Profeta   Samuel   “…y   la   palabra   de   Jehová   escaseaba   en   aquellos  días…”  (1  Samuel  3:1).  John  Stott  dice  que  la  “verdadera  predicación  cristiana…  es   extremadamente   rara   en   la   iglesia   de   hoy” 1  La   mayoría   de   las   enseñanzas   y   las   predicaciones  que  se  escuchan  hoy  día  son  charlas  motivacionales  o  conferencias  temáticas   salpicadas   ocasionalmente   con   versículos   bíblicos   sacados   de   contexto   para   apoyar   las   propuestas   del   predicador   o   maestro   de   la   Biblia   ignorando   el   mensaje   verdadero   de   la   Biblia  y  la  voz  de  Dios  por  medio  de  ella.   La   importancia   de   la   proclamación   de   la   Biblia   para   la   vida   de   la   iglesia   es   tan   grande  que  un  profundo  conocimiento  de  ella  indispensable.       John  Stott  lo  dijo  muy  acertadamente:       La  predicación  es  indispensable  para  el  Cristianismo.  Sin  ella  una  parte  necesaria  de   su   autenticidad   se   ha   perdido   dado   a   que   el   cristianismo   es,   en   su   pura   esencia,   una   religión  de  la  Palabra  de  Dios.  Ningún  intento  por  entender  el  cristianismo  va  a  dar   fruto   si   pasamos   por   alto   o   negamos   la   verdad   que   el   Dios   viviente   ha   tomado   la   iniciativa   de   revelarse   a   si   mismo   a   la   humanidad   perdida   para   salvarlos,   o   que   la   revelación   de   si   mismo   ha   sido   dada   por   medio   del   medio   mas   directo   de   comunicación  conocido  a  nosotros,  las  palabras;  o  que  el  llama  a  aquellos  que  han   escuchado  su  Palabra  a  comunicarla  a  otros.     Los   que   somos   responsables   de   la   enseñanzas   de   la   Biblia   no   podemos   olvidar   la   advertencia  de  Santiago  3:1  de  que  experimentaremos  una  exigencia  mas  grande  y  severa   de   parte   de   Dios   por   la   relevancia   y   el   impacto   que   tenemos,   los   que   enseñamos   la   Palabra   de  Dios,  sobre  la  iglesia  de  Cristo.  El  famoso  predicador  del  siglo  XVII,  Richard  Baxter  dijo   muy  acertadamente:       La   predicación   publica   de   la   Palabra…   requiere   mayor   habilidad,   y   especialmente   mayor  vida  y  celo,  que  lo  que  cualquiera  de  nosotros  traemos  a  ella.  No  es  un  asunto   insignificante   pararnos   frente   a   la   congregación   y   dar   un   mensaje   de   salvación   o   condenación,  de  parte  del  Dios  viviente,  en  el  nombre  de  nuestro  redentor.2       Ciertamente,  “el  pulpito  es  un  lugar  peligroso  para  cualquier  hijo  de  Adán  que  lo  ocupe.”3   Martyn  Lloyd-­‐Jones,  el  pastor  de  la  Capilla  de  Westminster  en  Londres  por  muchos  años   dijo:   Parece  ser  el  caso  que  entre  mas  grande  es  el  predicador,  mas  vacilante  ha  sido  para   predicar…  Un  hombre  que  siente  que  es  competente  y  que  puede  hacerlo  fácilmente,   y  así  se  apresura  a  predicar  sin  ningún  sentido  de  temor  y  temblor  alguno,  es  un   hombre  que  esta  proclamando  que  nunca  ha  sido  “llamado”  a  ser  un  predicador.  El   hombre  que  es  llamado  por  Dios  es  un  hombre  que  reconoce  a  lo  que  es  llamado  a   hacer,  y  se  da  cuenta  de  la  tremenda  magnitud  de  la  tarea,  que  se  acobarda  ante   ella.4                                                                                                                         1  Between  Two  Worlds:  The  Art  of  Preaching  in  the  Twentieth  Century  (Grand  Rapids:  Eerdmans,  1982),  15.   2  The  Reformed  Pastor,  edited  and  abridged  by  Jay  Green  (Grand  Rapids:  Sovereign  Grace,  1971),  17.   3  Stott,  Between  Two  Worlds,  320.   4  D.  Martyn  Lloyd-­‐Jones,  Preaching  and  Preachers  (Grand  Rapids:  Eerdmans,  1971),  107.  

Es  cierto  que  en  nuestros  días  encontramos  innumerables  volúmenes  publicados  que  nos   hablan  de  lo  que  dice  el  Griego  y  el  Hebreo  pero  hasta  que  no  sepamos  nosotros  mismos  los   idiomas  originales,  estaremos  a  merced  de  otros  sin  saber  con  certeza  cual  es  la  verdad.   ¿Cómo  podemos  predicar  o  enseñar  la  Biblia  y  estar  seguros  de  que  nuestro  entendimiento   y  énfasis  es  el  mismo  que  la  intención  original  de  Dios  si  dependemos  de  una  traducción  del   texto  sagrado?  Nuestra  misión  no  es  decir  cosas  agradables  acerca  de  un  texto,  sino   proclamar  la  verdad  y  nada  mas  que  la  verdad  de  lo  que  Dios  ha  dicho.     Erasmo  elocuentemente  dijo:       Estas  ventajas  (tener  un  mayor  entendimiento  del  Nuevo  Testamento)  se  acumulan   a  aquellos  que  prefieren  obtener  su  conocimiento  de  la  Escritura  de  los  manantiales   de  agua  mas  puros  y  no  de  los  arroyos  y  estanques  que  están  a  la  mano,  los  cuales   frecuentemente  se  mezclan  unos  con  otros,  y  que  son  contaminados  con  las  patas   embarradas  de  los  cerdos  y  los  burros.  Ningún  fruto  sabe  mejor  que  el  que  uno  coge   con  su  propias  manos  del  árbol  madre.  El  agua  es  mas  fresca  cuando  se  toma  del   mismo  manantial…  De  la  misma  manera  las  Escrituras  tienen  en  ellas  cierta  clase  de   fragancia  natural.  Ellas  emanan  de  si  mismas  algo  genuino  y  peculiar  cuando  se  leen   en  el  lenguaje  en  el  que  fueron  escritas  originalmente.5     El  gran  reformador  Martin  Lutero  dijo:     Estemos  seguros  de  esto:  no  preservaremos  el  evangelio  por  mucho  tiempo  sin  los   idiomas  originales.  Los  idiomas  son  la  vaina  en  la  que  esta  espada  del  Espíritu  esta   guardada,  ellos  son  el  cofre  en  que  esta  joya  esta  consagrada…  Si  por  nuestro   descuido  permitimos  que  los  lenguajes  desaparezcan,  no  solo  perderemos  el   evangelio,  pero  llegará  el  momento  cuando  no  seremos  capaces  de  hablar  o  escribir   correctamente  latín  o  alemán.  …A  si  es  que  inevitablemente  el  evangelio  finalmente   perecerá  a  menos  de  que  los  idiomas  permanezcan.  …Existe  gran  peligro  de  hablar   las  cosas  de  Dios  en  una  manera  diferente  y  en  términos  diferentes  de  los  que  Dios   mismo  utiliza.6                                                                                                                                                 5  Erasmo,  en  su  prefacio  del  primer  Nuevo  Testamento    griego  publicado/impreso,  1516.   6  “To  the  Councilmen  of  All  Cities  in  Germany  That  They  Establish  and  Maintain  Christian  Schools”  by  Martin   Luther  (1524).