patrimonio de la humanidad - Europa EU

Shakespeare, cuenta la historia de un príncipe danés en busca de .... La parte antigua de Regensburg y Stadtamhof (otra ciudad medieval de Bavaria) fueron.
942KB Größe 26 Downloads 102 vistas
PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

WEBS DE UTILIDAD Más rutas religiosas en VisitEurope.com Más rutas culturales en VisitEurope.com Más rutas de la Cultura Europea en CERTESS

© VisitDenmark.com

DINAMARCA DONDE TODAVÍA SE ESCUCHAN LAS PALABRAS DE HAMLET ‘Señor, en mi corazón hay un tipo de lucha que no me deja dormir’. Dentro de las paredes del castillo de Kronborg todavía se pueden escuchar los ecos de las palabras del príncipe Hamlet. La obra, escrita por William Shakespeare, cuenta la historia de un príncipe danés en busca de venganza por el asesinato de su padre. Se trata de la pieza más representada en el mundo y está ambientada aquí, en Elsinore, Dinamarca. Ubicado en la isla de Zealand, el castillo de Kronborg es un centro de representación de las obras de Shakespeare. Cada año, un grupo de teatro local reproduce las tragedias del escritor inglés, inmortalizando la memoria de su trabajo. Bajo el cielo abierto o dentro de las antiguas murallas, ‘HamletScenen’ pretende explorar el universo de Shakespeare, muchas veces añadiendo un punto de modernidad a su trabajo. El grupo se fundó como una institución independiente en 2008, pero las primeras representaciones de Shakespeare en Kronborg datan de 1816.Las historias de Shakespeare pueden ser ficticias, pero las paredes de Kronborg también esconden verdaderas tragedias. El drama que envolvió al rey Christian VII, su mujer, la reina Caroline Mathilde y su amante, Johan Friedrich Struensee, se siente en el castillo. La amante fue arrestada y nunca se conoció su destino. Construido entre 1574 y 1585, Kronborg Castle es uno de los castillos más finos del Renacimiento del norte de Europa. Rodeado por considerables fortalezas, el castillo no ha sido habitado por la familia real danesa desde finales de 1600 y fue utilizado por las fuerzas armadas desde 1785 hasta 1923. El castillo se incluyó en la lista de ‘Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 2000.

© Wallonie-Bruxelles Tourisme

BÉLGICA LA JOYA DE BRUSELAS Victor Hugo la describió como la ‘plaza más bella del mundo’. El novelista francés visitaba la Grand Place como un lugar para escribir y explorar nuevos pensamientos. Los edificios del Renacimiento y la mezcla de estilos arquitectónicos le servían de inspiración. Victor Hugo visitó Bruselas por primera vez como turista en 1837, pero acabaría por instalarse en la capital belga como refugiado político. Cansado de los límites a su trabajo impuestos por Napoleón en Francia, encontró en Bruselas un lugar en el que pensar con libertad. Después de pasar seis meses en el número 16 de la Grand Place (ahora conocido como el Molino), el novelista se mudó al edificio de al lado, donde escribió ‘Historia de un Crimen’ y ‘Napoleón el Pequeño’. También admirada por escritores de la talla de Baudelaire y Karl Marx, la Grand Place data del siglo XII, cuando se convirtió en el mercado de la ciudad, conocido como el ‘Niedermerckt’. El intercambio comercial entre Alemania, Inglaterra y el resto de Bélgica tenía lugar aquí, en el corazón de Bruselas. Durante la Edad Media, pequeñas casas de madera aparecieron por la plaza. En el siglo XIV, poderosas familias se mudaron allí y los sencillos edificios dieron lugar a mansiones decadentes. La construcción del famoso edificio de la Municipalidad comenzó al inicio del siglo XV y rápidamente se convirtió en uno de los edificios más emblemáticos de la plaza: ‘La Municipalidad de Bruselas es una joya, una fantasía deslumbrante diseñada por un poeta y realizada por un arquitecto.Y la plaza que lo rodea es un milagro’, escribió Victor Hugo.En 1965, la armada francesa bombardeó Bruselas, destruyendo la mayoría de edificios de la Grand Place; solo quedaron las paredes de la torre de la Municipalidad. El lugar fue, sin embargo, reconstruido en pocos años quedando más bello que nunca. La Grand Place fue incluida en la lista de ‘Patrimonio de la Humanidad’ de la UNESCO en 1998.

© Österreich Werbung/ Weinhaeupl

AUSTRIA LA MINA DE SAL MÁS ANTIGUA DEL MUNDO Imponentes montañas y estrechos valles esconden la historia del sector minero en Europa. Hallstatt-Dachstein Salzkammergut, en los Alpes del este de Austria, es mundialmente conocido por sus impresionantes vistas, pero también es el lugar donde se estableció la primera mina de sal del mundo. Ir a Hallstatt significa retroceder 7000 años de historia, ya que se calcula que la mina data de los tiempos del Neolítico (considerado el último periodo de la Edad de Piedra). Una leyenda local cuenta la historia de un cazador de la Edad de Piedra que alcanzó la cima de la montaña siguiendo huellas de animales. Cansado después de una jornada agotadora, se detuvo para beber agua de un manantial, descubriendo un extraño sabor en ella. Se dio cuenta de que, a su alrededor, las plantas estaban cubiertas de una brillante corteza de color blanco. ‘Había escuchado cuentos sobre la sal, aquel polvo mágico que evitaba que la carne se dañara, pero nunca lo había visto –y tendría que haber buscado en la carne de muchos animales para encontrarlo. En ese momento lo tenía justo enfrente. Había descubierto una mina de sal’, cuentan las leyendas. Se cree que los celtas (un grupo étnico de la Edad de Hierro) fueron los primeros en explorar la lucrativa industria del sector minero en Hallstatt, en el 4500 a.C –un negocio que influiría en la economía de la región durante muchos siglos. Por su importancia a lo largo de la historia, el lugar se incluyó en la lista de ‘Patrimonio de la Humanidad’ de la UNESCO en 1997. Ponte unos zapatos cómodos y prepárate para escalar. O tómatelo con calma y disfruta las vistas desde el funicular que sube a la mina…

© VisitDenmark.com

FINLANDIA ‘LA FORTALEZA INVULNERABLE’ Cuando los destinos de Suecia y Finlandia se cruzaron, una de las fortalezas más importante del norte de Europa nació. En la segunda mitad del siglo XVIII, cuando Finlandia se encontraba bajo dominio sueco, un grupo de islas de la costa de Helsinki permanecían peligrosamente desprotegidas. Rodeadas por el mar Báltico, Suomenlinna (un grupo de seis islas) parecía una entrada fácil al país para cualquier enemigo. Temerosa del avance de Rusia, Suecia comenzó a construir una fortaleza en la isla. El plan lo supervisaba el almirante Augustin Ehrensvärd, oficial de artillería. Su deseo era el de construir una cadena de fortalezas unidas alrededor de las islas y fortalecer los puntos estratégicos de Helsinki. Ehrensvärd completó la primera parte del plan, pero su muerte llegó antes que su deseo de terminar la fortaleza. La cadena de fuertes era conocida como ‘Sveaborg’ (Fortaleza sueca), pero luego se cambió su nombre al de ‘Viapori’, tras la guerra entre Finlandia y Rusia. Bajo el mandato ruso, la fortaleza, una vez conocida como ‘El Gibraltar del Norte’, se extendió y dio un giro a su antigua reputación de ser vulnerable. Las guerras y las invasiones que siguieron fueron severas con la fortaleza. Sin embargo, las sucesivas restauraciones permitieron mantener los 6 km de pared y los 190 edificios que la constituyen. Después de la independencia de Finlandia en 1918, recuperó su nombre de ‘Suomenlinna’, como todavía hoy se la conoce. La fortaleza se incluyó en la lista de ‘Patrimonio de la Humanidad’ de la UNESCO en 1991 y sus tierras están habitadas hoy por más de 850 personas. Según la UNESCO, Suomenlinna es un monumento histórico único y una de las fortalezas marítimas más largas del mundo’. .

FRANCIA LA BELLEZA DEL VALLE DEL LOIRA Esta es tierra de escritores, vino, castillos, pintorescos pueblos y un río que refleja perfectamente la vida en la región. En el valle del Loira, Francia central, los visitantes pueden encontrar una fortaleza que data de tiempos medievales y cientos de castillos construidos bajo la influencia de las características del Renacimiento. Aquí, cada pueblo tiene su propia magia. ‘Tours’ es uno de ellos. Con sus mansiones neo-clásicas y del Renacimiento, es uno de los puntos más habituales para comenzar a explorar el valle del Loira. El famoso escritor francés, Honoré de Balzac, nació aquí. Una emblemática catedral gótica, construida en el siglo XV, y regiones vitivinícolas como Vouvray, Chinon y Bourgueil han atraído a visitantes durante siglos. Aunque siempre será recordado por sus castillos y mansiones, el valle del Loira también alberga interminables campos de trigo, espárragos y huertos frutales. Por eso es común habitual escuchar la expresión ‘Jardín de Francia’ cuando se descubre todo lo que el valle tiene que ofrecer. Debido a su herencia y belleza, el valle del Loira entre Sully-sur-Loire y Chalonnes fue declarada ‘Patrimonio de la Humanidad’ en el 2000.

ALEMANIA UNA CIUDAD ANTIGUA FLORECE El barrio histórico de Resensburg, en Alemania, sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial prácticamente intacto. La ciudad era un objetivo prioritario en la misión de ‘Schweinfurt-Regensburg’, que pretendía destruir la industria aeronáutica alemana. El 17 de agosto de 1943, las fuerzas armadas de Estados Unidos lanzaron un bombardeo estratégico contra Regensburg y Schweinfurt. Según la UNESCO, aunque la ciudad sufrió un ataque directo, ‘la ciudad antigua fue la única ciudad histórica que se mantuvo intacta en Alemania’. Regensburg es una ciudad romana de 2000 años de edad, situada en el extremo norte del río Danubio y conocido por sus numerosos edificios góticos y románicos. Actualmente, un paseo por las enmarañadas calles del barrio antiguo –zona restringida al tráfico– lleva a los visitantes a los monumentos arquitectónicos más importantes, incluyendo la catedral, la Municipalidad, los patios y las capillas privadas de las villas aristocráticas, el palacio de los príncipes de Thurn y Taxis, y las iglesias góticas y románicas. El centenario Puente de Piedra, es una obra de arte en materia de construcción de puentes y otorga un punto pintoresco a las vistas que se observan paseando por la ciudad. La parte antigua de Regensburg y Stadtamhof (otra ciudad medieval de Bavaria) fueron incluidas en la lista de ‘Patrimonio de la Humanidad’ en el 2006. .

HUNGRÍA UN TEMPLO PARA CRISTIANOS El príncipe húngaro Géza tenía un deseo: extender las enseñanzas cristianas y la cultura europea en la provincia de Pannonia, al oeste de Hungría. En el año 896, con esa idea en mente, las tribus paganas se asentaron en la región, invitando a los monjes benedictinos italianos y checos a vivir en Hungría. Para extender sus creencias religiosas y culturales necesitaban un templo –un lugar pacífico rodeado por la naturaleza donde los habitantes locales y los monjes podían experimentar su fe. Situado en la montaña sagrada de la provincia romana de Pannonia, la abadía se finalizó en el 996. Aunque el primer monasterio se quemó en el siglo XII, la sucesivas reconstrucciones lo convirtieron en lo que los visitantes pueden ver hoy. Durante más de 1000 años, la abadía ha permanecido ocupada y, actualmente, viven en ella alrededor de 40 monjes. Su biblioteca del siglo XIX es una de sus principales atracciones. Alberga más de 350.000 volúmenes. En su interior, los visitantes pueden encontrar tomos dedicados a materias como la teología, el derecho, la medicina o el arte. La milenaria abadía benedictina de Pannonhalma y su entorno natural, fueron declarados ‘Patrimonio de la Humanidad’ por la UNESCO en 1996.

© Latvian Tourism Development Agency

LETONIA DE INHÓSPITOS ALMACENES A ACOGEDORES CAFÉS El choclo y los cables dieron paso al arte contemporáneo. En el centro de Riga, la capital de Letonia, los almacenes de ladrillo rojo solían tener un importante rol en el comercio de la ciudad. Actualmente, han sido renovados y convertidos en centros para el arte contemporáneo de mayor calidad, para música, cine y teatro. Los primeros almacenes de ladrillo –conocidos como ‘Spikeri’– datan del siglo XIV. De los 58 edificios originales, solo 13 han sobrevivido a las guerras y las ocupaciones a lo largo de una historia turbulenta. Hoy, Riga les ha dado una nueva vida. Aquí se pueden encontrar acogedores cafés, un museo de muñecas, teatros para niños y adultos, galerías de arte, un restaurante-librería y, más recientemente, una sala de conciertos donde la orquesta de cámara ‘Sinfonietta Riga’, trabaja. Para añadir más vida al lugar, un servicio de barcos inaugurado recientemente ha provocado el renacimiento del embarcadero del río ‘Spikeri’. La reconstrucción de este barrio continúa actualmente y muchos más tesoros esperan a los visitantes en un futuro más próximo, incluyendo un instituto regional de artes culinarias y un mercado de productos ecológicos. Tómate algo de tiempo para explorar el centro histórico de Riga y comprueba por ti mismo por qué el barrio de ‘Spikeri’ fue incluido en la lista de ‘Patrimonio de la Humanidad’ de la UNESCO en 2008…

POLONIA EN BUSCA DEL ARTE SUBTERRÁNEO Uno podría asumir que una mina de sal solo sirve para extraer este valioso ingrediente. Pero la mina de sal ‘Wieliczka’, al sur de Polonia, también fue un lugar donde los mineros encontraban la inspiración para formar creaciones a partir de la sal. Capillas con altares y figuras realizadas a partir del material atípico de la mina fueron construidas a lo largo de la historia. La mina también es una ‘superviviente’ de la Segunda Guerra Mundial, inundaciones y desplazamientos de tierra. Para descubrir la importancia del arte subterráneo, se invitó a varios artistas contemporáneos para que diseñasen nuevas esculturas de sal en la mina. Según la UNESCO, la mina de sal es un ‘desarrollo único en la historia de la minería, ya que los depósitos de rocas de sal fueron trabajadas sin interrupción desde el siglo XIII hasta el final del siglo XX’. El tamaño de la excavación es extremadamente grande, con pasillos, galerías y cámaras, así como lagos subterráneos. En total, son más de 200 km de longitud, que comprenden siete niveles entre los 57 y los 198 metros de profundidad. En el lugar, los visitantes encontrarán una de las mayores colecciones de herramientas originales y equipamiento de minería, desde la Edad Media hasta los tiempos modernos. Por su importancia como centro creativo y su valor económico, la mina de sal de ‘Wieliczka’ se incluyó en la lista de ‘Patrimonio de la Humanidad’ de la UNESCO en 1978.

© Slovenian Tourism Board

ESLOVENIA LAS CUEVAS MARAVILLOSAS Imagina un río que desaparece a través de una gran garganta. Si sigues el curso del río Reka llegarás a unas de las cuevas más famosas del mundo: las cuevas de Škocjan, en Eslovenia. Están consideradas como uno de los mayores fenómenos naturales, junto con las maravillas del Gran Cañón o las cuevas de las islas Galápagos. El río entra en la gruta por un pasaje subterráneo de 350 metros de longitud y reaparece en la parte baja de un desfiladero, de 150 metros de profundidad. No se sabe con certeza cuándo ocurrió este fenómeno natural, pero las investigaciones arqueológicas muestran que las cuevas habrían estado habitadas por humanas de tiempos prehistóricos (Neolítico) hasta el día de hoy. El sistema de piedra caliza que forma la cueva incluye cenotes, alrededor de 6 kilómetros de pasajes, descendiendo a más de 200 metros del nivel del mar, varias cascadas y una de las cámaras subterráneas más grandes (´Martelova Dvorana’). El lugar se encuentra en el paisaje del parque de Kraski y fue incluido en la lista de ‘Patrimonio de la Humanidad’ de la UNESCO en 1986.

CHIPRE UN TESORO DEL PASADO Según la leyenda, Paphos, en Chipre, es el lugar de nacimiento de Afrodita, la diosa griega del amor y la fertilidad. La mitología cuenta que Afrodita surgió del mar en esta ciudad costera, en un lugar conocido como ‘Petra tou Romiou’ (Roca del Griego). La ciudad ha estado inhabitada desde el periodo Neolítico y se convirtió en el centro de culto de Afrodita, especialmente después de la construcción de un templo dedicado a ella en el siglo XII d.C.

© Visit Cyprus

Como toda ciudad antigua, Paphos está repleta de tesoros del pasado. Según la UNESCO, ‘muchos de los restos arquitectónicos son de larga antigüedad. El Templo de Afrodita representa uno de los asentamientos más antiguos, mientras que los mosaicos de Nea Paphos son extremadamente extraños y se encuentran entre los mejores ejemplos del mundo. Los restos de las villas, palacios, teatros, fortalezas y tumbas excavadas en la roca tienen un gran valor histórico y son una de las claves para entender la arquitectura antigua’. Paphos fue incluida en la lista de ‘Patrimonio de la Humanidad’ en 1980.