Para tener en cuenta

4) No abuse de los "efectos especiales" del PowerPoint ... Mejor evitar la contaminación visual y utilizar efectos cuando realmente sean necesarios.
38KB Größe 5 Downloads 165 vistas
Para tener en cuenta PowerPoint es un programa específico dedicado a la creación y visualización de presentaciones, entendidas como una manera estructurada de presentar información. Desde hace bastantes años, se han utilizado los sistemas de presentación (acetatos, retroproyector, ...) como un mero apoyo a la exposición oral de unos contenidos determinados. Actualmente, la principal virtud de las presentaciones es que permiten integrar fácilmente información de diferentes tipos (texto, imagen. sonido, vídeo, ...) enriqueciendo así el discurso oral, hasta convertirse en verdaderas experiencias multimedia. Pero no queda ahí la cosa ..., actualmente se ha extendido el envío de pps a través de la red, como una forma de intercambiar pensamientos, conocimientos e información de una forma más atractiva, impactante con el objeto de llevar al receptor a reflexionar o simplemente para compartir un momento de esparcimiento.

Cómo hacer una presentación en PowerPoint sin aburrir en el intento Las presentaciones en PowerPoint están omnipresentes en la vida corporativa. La mayoría sólo aburre al auditorio. Veamos algunos tips para una presentación efectiva... Una hora sentado en un auditorio viendo como un expositor pasa una tras otra sus 200 transparencias de PowerPoint puede ser un gran desafío. Los presentadores más afortunados reciben sus primeros bostezos y chirridos de asientos a los 20 minutos de exposición. La mayoría no llega a tanto. De hecho, muchos creen que el PowerPoint debería ser desterrado de las oficinas corporativas. Al fin y al cabo, alegan algunos, lo que puede comunicarse con PowerPoint también puede comunicarse sin él. Sin embargo, estas presentaciones se ha convertido en una costumbre tan arraigada que ya resulta casi imposible de eliminar. Pero no todo está perdido. Según un artículo de Fast Company, aunque no pueda evitarse recurrir al PowerPoint, al menos pueden implementarse algunos tips para mejorar las presentaciones (o al menos, hacerlas más tolerables). 1) Ponga un límite al número de diapositivas No es extraño que una presentación de media hora contenga unas 30 o 40 transparencias. Es demasiado. Póngase en el lugar del público. ¿A usted le interesa permanecer media hora sentado escuchando a una persona leer el texto sobre las diapositivas? En estos casos, mejor enviar la presentación por email. Para una exposición de media hora, 10 slides deberían ser más que suficientes.

2) No sobrecargue de información las transparencias El texto de las slides debe ser corto y conciso. No utilice frases completas. Sólo señale algunos ítems que usted desarrollará verbalmente. 3) Asegúrese de que el texto sea legible Un error común en muchas presentaciones es elegir un tamaño de letra demasiado pequeño. Usted se dará cuenta pronto del error. Seguramente, a los pocos minutos de exposición, escuchará un murmullo de los que están sentados en el fondo. "¿Qué dice ahí?", preguntará uno. "Yo tampoco veo", contestará el de al lado. Para evitar estos inconvenientes, el tamaño del texto jamás debería ser menor a los 20 puntos. 4) No abuse de los "efectos especiales" del PowerPoint No se olvide de que el PowerPoint no es un programa de edición de efectos especiales desarrollado para Hollywood. No intente impresionar a la audiencia con los efectos. Mejor evitar la contaminación visual y utilizar efectos cuando realmente sean necesarios para la exposición. 5) ¿Conocía la letra B? Mucha gente no lo sabe. Pero apretando la letra B, la imagen se pone negra. Esto es fantástico si se origina un debate en el auditorio. Usted puede apagar la imagen para evitar que el público se distraiga con la imagen proyectada. Luego, vuelve a apretar la B y retoma la exposición desde donde la había dejado. 6) No use puntero laser El uso de un puntero laser suele no ser buena idea. En la mayoría de los casos distrae al auditorio. Y, en casos más extremos, amplifica el temblor de su mano y lo vuelve evidente para todos. En definitiva, el laser no es para nada recomendable si usted no quiere que el auditorio sepa que está nervioso. De la redacción de MATERIABIZ [email protected]