NEUROSIS EN LA INFANCIA

Es decir, si no hay una combinatoria entre la verdad que puede haber en el texto del objeto que satura la cuestión materna del acceso a su propio deseo y la ...
145KB Größe 25 Downloads 283 vistas
PSICOPATOLOGÍA I TITULAR: FABIÄN ABRAHAM NAPARSTEK Clase: NEUROSIS EN LA INFANCIA. A cargo de: RAQUEL VARGAS

Ustedes están viendo en los prácticos un caso famoso hasta nuestros días, a pesar del siglo transcurrido, es el caso de Juanito y ven allí los desarrollos Freudianos. Y luego, en el Seminario 4, los desarrollos de Lacan, por lo menos en una primera parte de su enseñanza, acerca de cuales son las coordenadas que están alrededor del caso, que es el análisis de un niño. Yo voy a tomar un texto de Lacan que se llama “Dos notas sobre el niño” que en verdad está armado como un solo texto en “Intervenciones y textos 2” es un texto que tiene apenas dos carillas, que los que vayan a hacer la residencia y los que continúen con la clínica con niños van a tener que leerlo y además lo van a ver muchas veces porque es muy complejo en sí mismo, pero vamos a intentar ver cuál es la perspectiva que conviene para la lectura del mismo. El eje que vamos a tomar será el eje del síntoma. Si ustedes están en los talleres de elucidación de textos y en el taller de casos, van a ver un texto de Freud que es “Inhibición , síntoma y angustia”, donde él se pregunta respecto del caso Juanito y conviene hacerse la pregunta de cuál es el síntoma. Si el síntoma es el objeto al cual se le tiene miedo, si el síntoma es la angustia frente al objeto al cual se le teme que es el caballo, si el síntoma es la evitación espacial que se tiene en relación al caballo; es decir, el estar inhibido para salir a la calle. Y vemos como él aborda la idea que tenemos que tener en claro, que es la idea de cuál es el síntoma. Este texto que es “Dos notas sobre el niño” trata la cosa reducida en dos puntos, nos dice que hay en el niño dos posibilidades, parece simple al principio porque dice: “o bien el niño es síntoma de la pareja parental…”, este es el primer desarrollo que hace, síntoma de la pareja; ya tenemos ahí una cuestión, yo voy a dar los dos puntos seguidos como si fuera una pequeña dosis y después las vamos a esclarecer. La otra posibilidad es 1

que el síntoma en cuestión no sea de la pareja sino “que sea una respuesta a la subjetividad de la madre”; vamos a ver entonces, primero el síntoma de la pareja parental o el síntoma como respuesta a la subjetividad de la madre; en el segundo caso hay 3 posibilidades. O bien el niño, dice es “el que presenta el síntoma y lo que domina es el síntoma que está en relación a la madre, puede encarnar un rechazo primordial” dice Lacan, “servir de fetiche o dar fe del culpa”. En una síntesis didáctica, vamos a reducir el primer punto: Donde decimos síntoma de la pareja estamos hablando de la madre, el niño, el padre y el falo. Ven que ya tenemos en el primer síntoma desplegado lo que llamamos metáfora paterna, quiere decir que en el primer síntoma que domina la cuestión tenemos desplegado lo que podemos mencionar como un síntoma que toca al padre como hombre y a la madre como mujer. Por eso dice: pareja parental. Es decir que tenemos a la madre, tenemos al padre, tenemos la pareja madre-niño y tenemos al falo. Estos síntomas dice Lacan que son más accesibles a nuestras intervenciones, esos síntomas que se presentan respondiendo a la pareja parental son más asequibles a nuestras intervenciones, ese optimismo de Lacan respecto del primer síntoma, tiene que ver con que en verdad es un síntoma que tiene desplegada la estructura de la metáfora paterna es decir que ahí podemos encontrar desplegados en los puntos en donde está

MADRE, PADRE, FALO, NIÑO y el síntoma se va a ubicar respondiendo a la

complejización que tiene la articulación de esos términos. Ahora bien si tenemos un segundo tipo de síntomas en donde lo que hay es lo que se privilegia, es alrededor del síntoma que domina esa subjetividad de la madre, es decir, como respuesta a esa relación, entonces en el segundo caso vamos a tener Madre – Niño. No quiere decir que no esté presente el Padre o el Falo, pero lo que está, es como si ustedes tuvieran en un pequeño zoom desplegados los cuatro términos en el primer caso; y en el segundo, como si hicieran un acercamiento solo a la pareja Madre- Niño; esa situación de ver que lo que domina es esta relación, va a estar desplegada a su vez en tres puntos que son los que vimos anteriormente, encarnar un rechazo primordial, servir de fetiche o dar fe de la culpa, no crean que la dificultad para comprender el texto es porque no terminaron de cursar psicopatología, es un texto que van a ver muchas veces yo lo voy a dar

2

bastante simple, pero cuando ustedes vayan al texto lo van a tener que leer muchas veces y se van a encontrar con muchas dificultades e interpretaciones. De modo tal que dar fe de la culpa, servir de fetiche y encarnar un rechazo primordial, pone sobre el tapete el traducir de qué modo se juega esa relación madre-niño. En el caso de encarnar el rechazo primordial, lo que vamos a encontrar es que la encarnadura de ese rechazo primordial va a hacer que en la pareja madre- niño, el niño se va a ubicar como correlato del objeto de esa madre. No como el falo en el sentido de que es el niño , ustedes habrán escuchado para Freud que es el modo en que al bebé se lo llama “su majestad el bebé” . Es decir que no es el niño como falo que es un objeto entre otros pero que es privilegiado porque tiene los brillos de lo que es el deseo, pero que es el modo en que va ocupando un lugar en la familia. Para un psicoanalista si es preciso y reducido, la familia se reduce a estos términos y a sus funciones, como funciona cada uno de ellos. En este caso encarnan un rechazo primordial es decir, que el niño va a parar directamente como correlato del fantasma de la madre en la posición de objeto. Es una cuestión a investigar, si en este correlato no encontramos lo que llamamos las patologías tempranas en el niño que pueden ir desde el autismo hasta algún tipo de psicosis , hemos visto con algunos de los que están acá presentes la debilidad mental, hemos visto enfermedades psicosomáticas. Quiere decir que cuando pensamos en el niño como correlato del fantasma materno y como objeto de la madre, vemos que se reduce mucho la articulación que hay con P(padre) con F(falo), con M y N, es decir que esos juegos, esas articulaciones no permiten mucho la emergencia de la subjetividad que hay en el niño; es decir que en esta primera posibilidad dentro de lo que le da la subjetividad materna encontramos unos ingredientes que nos harían pensar en un extremo de las patologías tempranas en el niño . Mientras que en la segunda posibilidad, y quizás esta parte sea más interesante para ustedes porque van a encontrar consonancia en lo que están viendo en Juanito. Servir de fetiche, ¿Qué quiere decir esto? Ustedes aún no lo están viendo pero van a trabajar “El Fetichismo” que es un texto de Freud en donde el objeto fetiche es un monumento a la castración. Es decir, que el fetiche se levanta como un monumento para 3

renegar la existencia de la castración en la madre ,eso es lo que dice Freud, es decir que viene ahí a poner en escena que la castración como tal no está funcionando y se pone el objeto en su lugar. Han leído a Winnicot me imagino y todos conocen su teoría del objeto transicional, los objetos y los fenómenos transicionales, que le debemos muchísimo a esa teoría.,Lacan mismo hace un agradecimiento a esa contribución sobre el objeto transicional y los fenómenos, fenómenos y objetos transicionales que se encuentran; van a ver que el asunto de tener un objeto transicional es precisamente algo que se levanta entre el espacio de la madre como algo que viene de hacer de objeto, un peluche, una sabanita o lo que sea aparece en esta relación, es decir que es una mediación necesaria dice Winnicott en el desarrollo del niño. Ahora bien el asunto se complejiza cuando el niño sirve de objeto a la madre, no que viene a simbolizar esa relación de separarse, sino que él se ubica como objeto de la madre. En el primer caso lo vemos como un objeto rechazado; en el segundo, es un objeto admitido como un objeto particular , es un objeto que se admite en una condición particular de relación, es decir él mismo encarna un objeto que rechaza la castración , no que él encarna un rechazo en sí mismo, sino que él seria para su madre un objeto que encarnaría el rechazo a la castración del otro. Ya vemos que es posterior porque la castración se presenta como algo que hay que admitir. Eso es bien Freudiano, la castración se presenta y además de eso, hay que admitir el hecho de la castración. Vemos en el caso Juanito desplegado toda la problemática de cómo va a admitirse la castración. Los que leyeron el caso y los que no, me van a poder seguir. Cómo el hecho de admitir o no la castración en la madre es lo que está en juego en el historial de Juanito, cuando el presenta toda la problemática que se conocen con el nombre del Hace-pipi en el historial Freudiano. Ese hace pipi si tiene o no tiene la madre, con lo cual si lo tiene o no , la madre le dice “yo tengo” y ahí se presentan todas la dificultades alrededor del nacimiento de los niños y de cómo aparecen estas dificultades en Juanito en donde parece ser que Juanito queda un poco capturado con el tema de la mamá. Vemos al final del historial las operatorias que hace para substraerse de eso: Cómo arma una primera historia de ficción alrededor del plomero, no vamos a ir a ese punto pero tengamos en cuenta que en el segundo caso , mientras en este se encarna un rechazo primordial; tengan en cuenta que la noción de primordial en Freud es vital porque aparece

4

como en el piso más inferior de lo que significa la elección de la subjetividad misma , piensen por ejemplo en la afirmación primordial, piensen en la bejahung, este es el termino Freudiano para la afirmación primordial. Piensen lo que es encarnar el rechazo mismo de lo que es la bejahung. Mientras que en el segundo caso, servir de fetiche sería más bien encarnar, no un rechazo primordial, sino un rechazo de la castración en el Otro, según lo aprendimos en los términos de Lacan. Es decir, que lo que se encarnaría es el rechazo de la castración y por lo tanto el niño vendría a ser un fetiche de la madre. Hay una frase de Lacan que dice que las mujeres no tienen fetiche pero tienen hijos, y hay que estar un poco atentos a ese tipo de juicios respecto de lo que es un niño, porque ahí se verían un poco las patologías que aparecen alrededor de estas relaciones que capturan el asunto de la madre y el niño. Muy bien, tenemos la dominación de la relación madre-niño aparentemente sin la intervención de otros términos (Padre y Falo), Acá tenemos la intervención tal vez un poco de costado de lo que es el falo y de lo que P (Padre), es decir están esas intervenciones, porque no podemos decir que en Juanito no hay metáfora paterna, no pensamos en Juanito como una patología temprana, es una fobia y la pensamos en la estructura de la neurosis pero sin embargo vemos como aparece en Juanito un padre un poco débil, un padre de estos tiempos casi porque aparece mucho. Alumno: padres compinches Profesora: exactamente, padre compinche, es decir que ustedes vieron lo que es un compinche en el esquema Lamda que es el “a’prima” más que el Otro simbólico como tal. No es que no lo sea, porque aparte de compinche hace otra cosa, más bien es compinche de Freud, trata de ser alguien que se supedita a las indicaciones Freudianas y actúa en consecuencia, con eso entonces no lo deja atrapado, es un padre que hace más bien de un compañero que no tiene incidencia simbólica, quiero decir que la tiene pero hay una debilidad en el funcionamiento de esa forma en la que interviene en esa célula MADRENIÑO. 5

Podemos decir que el síntoma de Juanito tiene que ver con la pareja parental porque todo el primer término es ¿cómo es el asunto de la cigüeña? Cuando viene la hermanita Juanito tiene muchas dificultades cuando escucha los gemidos de la madre y ve el maletín del médico, cuando ve la sangre en la palangana, es decir van a ver muchos momentos en los que Juanito, en verdad, no tiene mucha idea de creerse el cuento. Dice Freud que la creencia de la cigüeña empieza a caer y ya no es tan sencillo para Juanito creer en esa historia tan infantil de la cigüeña, es decir que empieza a jugarse en la reproducción de los seres en la reproducción en tanto sexuados. Y, en ese punto, pareja parental viene a dar cuenta de que los padres además de tener su función de reguladores simbólicos, tienen un deseo que no es solamente un deseo hacia ese niño, sino que además se juega algo de los padres que tiene que ver con el amor y el deseo y en el mejor de los casos, sexual. Entonces el síntoma que responde a la pareja parental, a mi gusto y esto es una interpretación propia del texto eso que viene a relacionarse en lo que es la pareja MADRE-NIÑO en tanto algo del fetiche en Juanito van a poder encontrar, alguna cosa en donde él sirve a la madre como ese que vendría a taponar un poco la castración de la madre, del OTRO. El punto más complejo que hay es dar fe de la culpa, la culpa es un término Freudiano que tiene muchos avatares, pero básicamente la culpa señala algo donde se quiere ir pero que no se va por cierta cobardía, se centra el foco hacia otro lugar, es decir es un vector al deseo pero que afloja un poco. Si dijera que “la culpa no da más” no tendríamos ese problema porque está en juego el deseo y el retroceso frente al deseo, tal cual lo vimos en el hombre de las ratas. Pero el texto de Lacan, dice: “dar fe”. Y a mí por lo menos, esto me complica bastante, la fe ya no es tan fácil de deslindar ¿Qué significaría dar fe de una culpa? La culpa en general es algo que nosotros tenemos que deducir, salvo que algunos digan “me siento culpable”; pero en general la culpa -dice Freud- es inconsciente, el sentimiento de culpa como tal es inconsciente. De modo que si damos fe de la culpa, encontramos que no está funcionando la culpa a nivel de lo inconsciente. Entonces, en este sentido, en la relación MADRENIÑO, en donde la culpa está presente, la madre se sentiría culpable por dios sabe cuántas razones pueden hacer sentir culpable a una madre, son infinitas. Pero recae en el niño su culpa como tal y no la deja en término de su inconsciente sino que toma un poco en

6

contrabando en un niño en el que se siente culpable de las cosas que podía realizar mal como madre, podríamos encontrar muchos ejemplos de eso. Hay muchas madres que pasean sus niños por los servicios hospitalarios, en Estados Unidos les gusta hacer síndromes de todo llaman a uno extremo, el síndrome de Munchausen, es un síndrome a partir de padres que suponen enfermedades tremendas en sus hijos, incluso piden que haya tratamientos para sus niños. Salió hace algunos años el primer caso de un niño de 2 años al que la madre logró que se lo diagnosticara como bipolar y se lo medicara. De modo tal que dar fe de la culpa para mi es el más complejo de entender de los tres; pero nos da una pista Lacan ahí y dice: Acá las enfermedades somáticas encuentran un escenario especial, quiere decir que les quita a este último punto el lugar en donde aparecen los niños con enfermedades somáticas, por eso les recordaba a aquellos que estuvieron el sábado el curso sobre las enfermedades psicosomáticas. El tema de dar fe es entonces lo que me interesa tiene que ver con encarnar. Entonces, son tres modos de encarnar algo del niño en el objeto, el primer modo con el rechazo primordial, el segundo modo con el fetiche que haría la presencia de la renegación de la castración en el OTRO y este otro modo, dar fe de la culpa donde el niño encontraría un correlato en donde él, representaría el modo en que la madre reivindicaría su propia culpa de algo que no sería ese niño pero que fue a para ahí. Les voy a leer el párrafo para que vean que no me es fácil transmitirles exactamente como viene la cuestión , el texto es “Intervenciones y textos 2”. Este texto se limita a estas dos pequeñas páginas donde aparece condensado las “Dos notas sobre un niño”. En verdad Jenny Aubry, le pide a Lacan que le de pistas sobre lo que es la psicopatología del niño y él le hace dos notas que acá se juntan en una. A mí me gusta pensar que las dos notas son dos anotaciones sobre dos tipos de síntomas, una que es el síntoma que pone de relieve la metáfora paterna en la dimensión que conocemos, desplegada en tanto la Madre, el Padre, el Niño, el Falo ,que pone en juego el hombre y la mujer que esos padres son. Mientras que en la segunda nota, lo que domina es la situación del correlato de la relación madre-niño, con todas las dificultades que tiene esa relación, posiblemente si algunos de ustedes se dedica a la psicopatología infantil y a la atención de niños, van a 7

poder encontrar muchísimas formas de matizar o de modular esta segunda forma de anotación cuando domina la subjetividad de la madre, acá dice lo siguiente “ el síntoma del niño está en posición de responder en lo que hay de sintomático en la estructura familiar, el síntoma y este es el hecho fundamental de la experiencia analítica se define en este contexto como representante de la verdad…”. Ustedes vieron lo que son los desarrollos de verdad en “Intervenciones sobre la transferencia” y el decir como en las inversiones dialécticas le correspondían los desarrollos de verdad; piensen entonces que un desarrollo de verdad habla sobre la posición del sujeto respecto de alguna cuestión, en el caso de Dora veían claramente como la verdad relacionada de algún modo con la estructura familiar. No tenemos una línea ahí pero ustedes pueden ver como la tos remite un poco al modo en que ella concibe al padre, a la madre que hace la vista gorda a la impotencia del padre y a los deseos de este padre hacia otra mujer. Y como este hombre está relacionado a esa mujer y además se dirige a ella. Y ven ese cambalache de esas relaciones y la verdad que está en juego en esa tos, que además por la vía de la regresión se puede ubicar en los estadios orales de su primera infancia, es decir que Dora a pesar de ser una adolescente, aparecen sus cuestiones infantiles un poco activadas a partir de esa situación especial que le toca vivir. De modo tal que encontramos entonces, arriba yo podría poner síntoma en el niño y eso responde para los dos y podría decir que el síntoma siempre está en posición de responder “…a lo que hay de sintomático en la estructura familiar”. Vamos a poner entonces que el síntoma del niño es una respuesta a lo sintomático, es decir las cosas que no funcionan, siempre tenemos pequeños infiernos familiares, siempre hay una cuestión sintomática y no necesariamente el niño tiene que ir al analista por eso, a veces se resuelve fácilmente produciendo pequeños síntomas en la primera infancia que no necesitan de nuestras intervenciones. Entonces es una respuesta sintomática, a lo que hay de sintomático de la estructura familiar, acá ustedes tienen la estructura. ¿Qué es para nosotros la familia? La familia es una estructura, las estructuras elementales de parentesco que tenemos a partir de Levis Strauss que tenemos a partir de lo que significa la estructura familiar. Entonces un síntoma está para responder a lo que hay de 8

sintomático en la estructura familiar. Quiere decir que aparece un elemento que de alguna manera presenta las anomalías propias de esa estructura, las intervenciones de las articulaciones que hay en esas estructuras elementales de parentesco, si aparece en la primera vía, y acá dice esto: “El síntoma puede representar por un lado una verdad que es la verdad de la pareja parental, el síntoma puede representar la verdad de la pareja familiar este es el caso más complejo porque tiene toda la estructura desplegada pero también el más abierto a las intervenciones”; “la articulación se reduce en mucho cuando el síntoma que llega a dominar acontece a la subjetividad de la madre, esta vez el niño está involucrado directamente como correlato de un fantasma” y acá tenemos entonces este segundo tramo en el que le desplegué la cuestión y dice “el niño queda expuesto a todas las capturas fantasmáticas, se convierte en el objeto de la madre y su función es entonces revelar la verdad de ese objeto”. Entonces el síntoma está para revelar lo que hay de sintomático en la estructura familiar siempre es el correlato de una verdad, o es una verdad de la pareja o de una verdad de la madre y en ese caso, si es la verdad de la madre habrá que ver de qué verdad se trata. Primero vimos claramente que la verdad tenía que ver con la verdad en la familia; pero: “ el niño se convierte en el objeto de la madre y su única función es entonces revelar la función de este objeto, realiza la presencia de eso que Lacan designa como el objeto a en el fantasma, satura de ese modo sustituyéndose a ese objeto como ese modo de falta que se especifica al deseo” . Quiere decir que si el deseo es siempre falta de algo , vamos a simplificar, el niño es el falo de la madre, pero también tiene que dejar de serlo, el niño es el falo de la madre es cierto, pero si la madre está verdaderamente atrapada por lo que llamamos el deseo, el deseo siempre falta entonces si el niño encarna esa falta, de alguna manera lo que hace es obturar el acceso de la propia madre a ese deseo; no por voluntad propia sino porque la madre en si misma lo debe haber puesto allí ayudada por las circunstancias de su pareja o por las razones que sea, pero este es el modo en que se presenta la cosa. Vemos en algunos niños, para mi gusto no es tan sencillo que el síntoma solo se ubique acá o acá, es más les dejo a ustedes que revisen cuando vean el caso Juanito desplegado, si no tenemos un poco de esto , si no tenemos un poco de verdad a nivel 9

familiar, si no tenemos un poco de verdad en este punto en el texto de la situación con la madre. Es decir, si no hay una combinatoria entre la verdad que puede haber en el texto del objeto que satura la cuestión materna del acceso a su propio deseo y la verdad de la pareja parental por supuesto. De cualquier modo lo que acá despliega es que “el síntoma somático le ofrece a este desconocimiento el máximo de garantías, es el recurso inagotable para dar fe de la culpa, servir de fetiche o encarnar un rechazo primordial” , si lo hubieran leído sin estas cuestiones que intentan ser una guía para el texto podemos pensar que dar fe de la culpa, servir de fetiche y encarnar un rechazo primordial solo corresponde a síntomas somáticos, pero dice “el síntoma somático ofrece a ese desconocimiento, ó sea el desconocimiento del que deseo es una falta y el máximo de garantías, pero puede ocurrir que haya como recurso inagotable para dar fe de la culpa, servir de fetiche o encarnar un rechazo primordial, en su relación dual con la madre, el niño da como inmediatamente accesible aquello que le falta al sujeto masculino al objeto mismo de su existencia”. De lo que se trata entonces en la segunda alternativa es de la relación dual con la madre, no tenemos en juego de una manera más desplegada a la terceridad que implica el orden paterno simbólico alrededor de la metáfora fálica, no quiere decir que no esté presente siempre porque si no ustedes me van a decir son tres modos de las psicosis, hay gente que lo ha desplegado así también, pero no se trata de dar diagnostico acá del niño, sino de encontrar a donde responderían estos síntomas que aparecen en el niño . Finalmente les leo este último párrafo en donde aparece el padre dice “las funciones del padre y de la madre se juzgan según una necesidad. La de la madre en tanto sus cuidados…”, se acuerdan de las pulsiones de autoconcervación y de cómo se apoyan los cuidados maternos como apuntalamiento; “… están signados por un interés particularizado, así sea por la vía de sus propias carencias, y las del padre, en tanto que su nombre es el vector de una encarnación de una ley en el deseo”; es decir lo que ustedes aprendieron como la ley en el OTRO, un deseo que está habitado por una ley no el deseo caprichoso que muchas veces es el deseo de la madre, una madre puede estar habitada por el capricho como tal y el niño es el objeto de su capricho. A veces ocurre que si pensamos la teoría del capricho, este como tal es una voluntad sin ley, mientras que el deseo como tal 10

tiene que estar habitado como una ley; y a esa función, la función del padre le da la posibilidad de la ley en el deseo. Vemos en el segundo caso en donde aparece la madre obturando el acceso a su propio deseo que no aparece muy habitada por la cuestión simbólica en inscribir ella misma una legalidad por fuera de su hijo; desde siempre las relaciones madre-niño han tenido mucho interés, especialmente luego del psicoanálisis pero hay literatura anterior que muestran que las cuestiones entre la madre y el niño son siempre inagotables, si ustedes van a Freud y toman el texto de Leonardo y el hombre de los lobos, las relaciones que hay entre ese niño y los padres, en el hombre de las ratas, en Dora. Es decir, que si bien para nosotros la familia se reduce a esos significantes y a la articulación entre ellos, esos significantes y esa relación están encarnados por personas que hacen jugar esa articulación en un momento determinado; y el hecho que la madre de Juanito le haya dicho en algún momento que su “hace pipi” era asqueroso, que era una porquería, por suerte Juanito es bastante inquieto y curioso y puede decir algo más que la madre, él le responde que le gusta, es decir que establece una subjetividad a un juicio materno respecto de eso. Por eso no diría que está completamente capturado como fetiche, pero algo de eso aparece. Está el niño como el que revela esa verdad asquerosa entre los padres, esa porquería entre los padres, revela un poco esa verdad, pero también revela una verdad de la relación dual de la cual le cuesta bastante trabajo salir, y -lo van a ver al final del historial-, todos los esfuerzos que hace Juanito para salir de esta relación tortuosa que tiene por los dichos de su madre. Por suerte también está el padre actuando a partir del psicoanálisis muy joven de ese momento, pero que tiene una cierta actualidad en la estructura del padre como tal, del padre débil que parece ser una generalización de estos tiempos. Por eso es importante no tratar con nostalgia la fortaleza del padre porque no se trata de eso, se trata de ver un poco como ese sujeto se las arregla con eso que le ha tocado, lo que toca toca, decía una niña y cada uno se las arregla con lo que tiene. En una consulta de un niño de 8 años que tenía el siguiente síntoma no hacia la tarea, ustedes van a decir que era un síntoma muy conocido que obliga a ¿qué cosa? a que los padres le estén bastante atrás a la relación madre-niño. Cuando se les pregunta cuál es la problemática en el inicio de la consulta, cuentan que en algunos colegios de la Provincia de 11

Buenos Aires tienen una guía de trabajo, y él la pierde y que nunca sabe dónde está, entonces llega determinado momento que esta todo el tiempo buscando la guía , en ese momento lo que se le señala es que él no tiene un problema con la tarea, sino un problema con la guía, y se desplaza el síntoma a la guía y no a la tarea y eso desarrolla algo muy interesante. En aquel momento estaba el personaje de la película de Piratas del Caribe, el protagonista tenía una guía que era un brújula muy especial, que señalaba exactamente donde el pirata quería ir;, de modo que él construye en una oportunidad una especie de brújula, con cosas que armó, realmente construye y el modo de relación que él va a tener con esa verdad que es el padre como guía, es lo que va a desarrollarse en la cura que fue muy breve, hasta que el padre no tuvo mejor idea que regalarle una brújula de verdad con las mejores intenciones. Un día vino muy enojado porque la brújula no señalaba a donde quería ir , él quería que la brújula decidiera por él , entonces cuando viene enojado a decir que la brújula del padre no funciona, fue toda una buena decepción saber que la brújula del padre ha fallado, no era fallar en su tarea sino que había una falla en la brújula del padre ; y fue una cura que desarrollo un punto específico, de desplazar el síntoma y de revelar como conduce un padre a un hijo en la virilidad, que son complejos, como un niño atrapa esas cosas difíciles que son ser hombre o ser una mujer, no alcanza con el despliegue de lo que significa el desarrollo de la metáfora paterna como tal, sino que tenemos dificultades con las que se tiene que ver un chico y lo va a ver como lo hace Juanito de que se trata, de que es ser hombres y ser mujeres , sobre todo cuando las mujeres gimen para traer niños al mundo, él intuye que hay una participación del padre como tal . Hay una parte que Freud lee en una niña que escribe a su tía comentándole que con su hermana habían estado investigando cómo vienen los chicos. Entonces le pregunta a la tía que le diga por favor como vienen los chicos porque el cuento de la cigüeña no me cierra, y termina la carta firmando: “Tu curiosa Lili”. Freud termina diciendo como la curiosidad infantil respecto de la sexualidad era algo que estaba en el centro de la infancia y se desplegaba siempre de una u otra manera. Esto no intenta acotar el psicoanálisis con niños, la última cuestión que les quiero decir es que para el psicoanálisis de orientación Lacaniana, no encontramos una distinción entre psicoanálisis de adultos y psicoanálisis con niños salvo el siguiente punto y es el

12

hecho de que se aplica el psicoanálisis a niños que no han aun accedido al terreno de la sexualidad acaecida como tal y eso marca una diferencia. Freud decía, si hay un deseo en el niño es el de crecer, hay un punto de ideal de los niños, ellos como ideal y el ideal alrededor del cual ellos podrían alcanzar, y es el hecho de que para nosotros el niño es un sujeto, es decir que el niño como tal que llega a la consulta tiene que producir un sujeto , es decir que tiene que producir cuál es su localización respecto de esos significantes que han marcado hasta ese momento su vida; en el caso que les traigo la guía era una forma de decirle a su padre que por supuesto tenia él mismo en su generaciones algunas dificultades que revelaba no solamente la verdad de si mismo, sino la verdad de los padres Después está el caso de un nene que tiene problemas con la lecto-escritura, este es un síntoma bastante difundido un nene que escribía todo junto no había intervalo entre el espacio entre una cosa y la otra, en un momento de la cura él escribe “cuidadoconlossoldados” todo junto y le pregunta ¿Por qué escribís todo junto? Y me dice para que no pasen las balas, es decir que el “para que no pasen las balas” era como en el intervalo para el deseo que es siempre una pequeña bala en el corazón para cualquiera y fue un desafío ese caso, esta publicado como “Un caso de neurosis obsesiva infantil”, en donde modificar el modo de la escritura, sintomático no era que aprenda a escribir bien sino que alojara el deseo , permitir el paso de las balas, permitir el deseo arreglar permitió el asunto de la escritura como añadidura, eso se cumple como una cuestión Freudiana de que la cura de los síntomas se da por añadidura, es decir que nosotros no perseguimos inicialmente la curación de los fenómenos sintomáticos porque sería como el Furor Curandis; sinó que es como lo hace Freud con Dora y le dice que hable y en ese despliegue hay algo que se da por añadidura que es que el orden del mundo empieza como acomodarse y algo del orden subjetivo empieza a tener algo más de coherencia. Bueno vamos a dar lugar a las preguntas Alumno: ¿Dónde está el sujeto cuando el síntoma responde a la necesidad de la madre?

13

Profesora: todas las dificultades de la relación dual es que no tenemos un niño que pueda ser un sujeto, el objetivo del análisis es que aparezca un sujeto ya no en relación dual, se separa, siempre la dimensión del sujeto permite la posibilidad de separar la cosa. Es importante porque la cuestión del sujeto en una relación dual, podemos ver al niño capturado por el fantasma de la madre, entonces el sujeto mucho no se entiende. Había un niño en el hospital que había nacido con bajo peso y para salir del hospital era necesario que tenga determinado peso y la madre como el niño no salía tampoco , y la pregunta era a quien le falta peso , la mama se quedaba alrededor de ese niño hasta que completara el peso para salir a la calle. Esto es normal pero si lo vemos después de los cinco años lo tenemos que ir charlando , se ve ahí como es necesario para distinguir ese real que podría ser una niño, que para ser sujeto es necesario diferenciarse , entender que uno es otra persona , que hay un sujeto que no es la madre como tal, vemos en algunas patologías que aparecen madres interpretando el lenguaje del niño y que solo ellas lo entienden, es un lenguaje privado entre ellos dos que nadie más puede intervenir ,de esto derivan varias dificultades , se ve en las patologías en donde la madre y el niño despliegan un lenguaje que solo puede comprender la madre , esto trae dificultades en el niño de poder captar los lazos de lo que llamamos exogámicos, todo lo que han leído de Levis Strauss de los lazos de la familia y las relaciones de parentesco, les va a venir muy bien porque es cierto que hay ritos de iniciación alrededor de la familia y hay que ver en la actualidad que tenemos de eso . En la actualidad más bien tenemos el imperativo de la felicidad y el éxito, no importa tanto lo que seas sino que seas feliz, y además lo hagas bien de modo tal que los imperativos van cambiando , por ejemplo hay familias que desprecian un título universitario, y al mismo tiempo aparecen más posibilidades de validar ese título universitario; aparecen cada vez más formas y variedades, pero bueno a falta de la fortaleza del nombre del padre pueden aparecer otras fortalezas como “serás un gran hombre o un criminal”

pero tenemos que pensar que la forma tradicional paternal también arrojó

problemas. Tenemos que confiar en las funciones y en cómo se van a desplegar las cosas, no quedarnos con los viejos estandartes, y por eso pensar las cosas en cada niño como algo que responde a lo sintomático es interesante. No solo responde a la madre, sino que sintomatiza la verdad o de uno o de otro, pensar en el síntoma en el niño y no pensar en el Edipo, ya tiene su novedad de alguna manera, no es solamente pensar en el despliegue de la 14

metáfora paterna, está la dimensión de la metáfora paterna en los términos edípicos sino que también está la dirección del síntoma y es importante ese punto. Bueno, muchas gracias

Desgrabación: Paula Del Rey. Establecimiento del texto: Jacquie Lejbowicz.

15