Mis ratos de Sagrario

20 dic. 1971 - Mis ratos de Sagrario. Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia. 2. 3. Por eso, no sé qué hacer cuando me cerca el Eterno, ya que todo me es ...
34KB Größe 3 Downloads 114 vistas
MADRE TRINIDAD DE LA SANTA MADRE IGLESIA Fundadora de La Obra de la Iglesia

Separata del libro:

“VIVENCIAS DEL ALMA”

Con licencia del arzobispado de Madrid

© 1991 EDITORIAL ECO DE LA IGLESIA, S.L.

I.S.B.N.: 84-86724-00-7 Depósito legal: M 26358-1987 LA OBRA DE LA IGLESIA MADRID – 28006 ROMA – 00149 C/. Velázquez, 88 Via Vigna due Torri, 90 Tel. 91. 435 41 45 Tel. 06.551 46 44 E-mail: [email protected]

0

QUISE DECIR MI MISTERIO De mis ratos de Sagrario quise decir el misterio; quise explicar de algún modo el palpitar de mi pecho, cuando siento quedamente al Eterno en mis adentros. Quise explicar sin palabras los besares del Inmenso, los toques del Infinito, el teclear del Silencio. Quise romper, como fuera, lo que bullía en mi pecho, ¡y sólo logré quedarme en tan hiriente cauterio, que me sangran las entrañas en la hondura misteriosa de mi seno! Mientras más digo, más sufro, pero callarme no puedo en mi decir sin palabras, en mi clamar sin conceptos, en mi adorar lo que vivo por descorrer mis secretos. Si callo, rompo en clamores en mi ardoroso silencio; pero, si hablo, profano la hondura de mi misterio. 1

Mis ratos de Sagrario

Por eso, no sé qué hacer cuando me cerca el Eterno, ya que todo me es más tortura por la brisa de su fuego. ¿Cómo callar sin decir los ardores del Excelso, cuando, en arrullos de amores, con la brisa de su vuelo, deja sentir el sonido de su vibrante concierto? Y ¿cómo hablar, si interrumpo los coloquios del Eterno, si profano, de algún modo, lo que hay en mis adentros? ¡Qué duro me es vivir cuando todo me es tormento; porque, cuando tengo a Dios, sé que pronto he de perderlo por la extrañez de su paso mientras viva en el destierro…! Quise decir de algún modo la hondura de mi misterio, cuando Dios se hace sentir en la brisa de su vuelo; pero no tengo palabras por la impotencia que siento, ¡y me quedé sin decir este paso del Inmenso!

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

MIS RATOS DE SAGRARIO Son mis ratos de Sagrario como paso del Eterno, como brisa del Dios vivo en las noches del invierno. Son mis ratos de Sagrario a lo largo del destierro los que sostienen mi vida para que siga existiendo. ¿Cómo podría vivir con mis penares en duelo sin mis horas de oración junto a mi Sagrario abierto? ¡Qué dulce es la Eucaristía en mis ratos de silencio!

1-1-1972

20-12-1971

2

3

Mis ratos de Sagrario

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

MIS RATOS DE SAGRARIO

DEJADEZ… Dejadez siente mi alma junto a mi Sagrario abierto, en mis horas de oración bajo el toque del Eterno; dejadez de lo creado en lejanías de Cielo, en teclear de romance y en dulzuras del Inmenso. Dejadez siente mi alma en nostalgias de misterio.

27-1-1972

Son mis ratos de Sagrario los presuntos del Eterno, mis alegrías de gloria, mis apetencias de Cielo… Son mis ratos de Sagrario donde, en penares de duelo, lloro con mi Dios penante, recojo sus desconsuelos, apercibo sus martirios y me consumo en sus fuegos… Son mis ratos de Sagrario donde mi espíritu abierto recibe la omnipotencia de los Poderes Inmensos; donde me siento fecunda, donde abarco el Universo, donde llego a todas partes, para llenar la misión de mi espíritu sediento… En mis ratos de Sagrario, penetrada del Inmenso, irradio por todo el mundo las canciones de mi Verbo.

4

5

Mis ratos de Sagrario

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

Son mis ratos de Sagrario añoranzas en tormento por no encontrar al que ansío tras la luz de su Misterio… Son mis ratos de Sagrario, en claridades de Cielo o en oscuridades tristes, los que llenan las cavernas torturantes de mi pecho.

9-5-1972

LAS PUERTAS DEL CIELO Busco a Dios del modo extraño que se nos da en el destierro: en alegrías de gloria o en soledades de invierno… ¡Pero no importa al que ama con nostalgias del Eterno esperar día tras día, cuando sabe que un Sagrario es la puerta de los Cielos! Por eso busco en mi vida, en mis noches y en mis duelos, en mis torturas de muerte, en mi martirio incruento, en mi espera prolongada y en la noche del invierno, cuando me cubre la helada, cuando me ataca el Infierno, ¡tras las puertas del Sagrario la abertura de los Cielos…! ¡¿Qué me importa que no sienta ante mi Sagrario abierto, si la antorcha de la fe, como luciente lucero, me dice que ese Pan es la Gloria del Eterno…?!

6

7

Mis ratos de Sagrario

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

Por eso, busca, hijo mío, con incansables desvelos, con agonías de muerte y aun con torturas de Infierno, largos ratos de Sagrario, aunque tan solo apercibas en tu penar lastimero dentro de la oscuridad, la tragedia del Dios muerto… ¡Busca ratos de Sagrario, sin buscar más que al Eterno, sin esperar más que a Él; sabiendo por la esperanza que, al fin, se abrirán los Cielos…! ¡No te canses, que el amor no conoce el desaliento! Por eso, ora incansable ante tu Sagrario abierto, donde el Señor se ha quedado en un pequeño Sustento, para que tú le buscaras con esperanzas de fuego… ¡Ora incansable, hijo mío, que mi corazón, herido por las voces del Eterno, hoy te lo pide amoroso con mis clamores en celo…! ¡Ora incansable, hijo mío, para que gustes el Cielo! Y ora incansable, hijo mío, dándole a Jesús consuelo. 9-5-1972

8

HORAS DE SAGRARIO Horas de Sagrario que son un encuentro con el alma herida en su caminar; encuentro amoroso del Amor que pide amor al que ama, sólo para amar… Horas de Sagrario, ratos de silencio, peticiones dulces, tierna intimidad…; coloquios de amores, relación de amigo, manifestaciones de Divinidad… Horas de Sagrario, melodías tenues en tierna añoranza que invita a adorar… Dios está tan cerca, que el alma, en silencio, siente allí el latido de su respirar. Horas de Sagrario…, horas de misterio…, ratos de presuntos en felicidad…; coloquios de cielo, donde el hombre vive, con dulces acentos, en peregrinar, momentos sublimes en la Inmensidad… Horas de Sagrario reclaman mis ansias, y hoy pido a los míos, tras mi reclamar, para que aperciban, en tiernos coloquios, los misterios hondos de la Eternidad. Horas de Sagrario que son un abismo, donde el alma entra para contemplar el misterio inmenso del Dios escondido, tras la forma humilde de un trozo de pan. 9

Mis ratos de Sagrario

Horas de Sagrario, en gritos de amores, hoy pide a los míos mi maternidad. ¡Horas de Sagrario, hijos de mis ansias!, que el Amor espera en sus días largos sin cansarse nunca, en tierno esperar… ¡Horas de Sagrario que son un “trocito” de la dicha eterna de la Eternidad…!

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

ALGO SE REPITE… Los años se pasan...; todo va cambiando con los días tristes y sus desengaños, con tardes de gloria en gozos y aplausos.

9-5-1972

Veloz pasa el tiempo, Dios se va acercando... Pero, hay algo dulce que, aunque va pasando, siempre se repite: horas de Sagrario, coloquios de amores, silencios sagrados, espera incansable ante Dios callado... Algo se repite, aunque va pasando.

12-1-1973

10

11

Mis ratos de Sagrario

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

YO SOY UN SAGRARIO

LO QUE DICE EL SAGRARIO Los silencios del Sagrario, en su silente expresar, dicen, en decir callado, albores de Eternidad, dicen canciones de Gloria, romances del más allá, explicación del Dios vivo en su inédito explicar. ¡Oh, lo que dice el Sagrario!, cuando te pones a orar.

12-1-1973

Si el Sagrario fuera ser que palpitara y que comprendiera lo que tiene dentro, se recrujiría y reventaría, porque no podría contener sus fuegos, los fuegos que tiene dentro de su encierro. Yo soy un sagrario, un sagrario vivo que oculto al Eterno en glorias de triunfo y en el recrujir de mi vida en duelo. Y por eso siento, en el reteñir de mi pobre pecho, estallido en grieta, por la fuerza inmensa del desbordamiento del sagrario en vida que hay en mis adentros. Yo soy un sagrario que vive invadido por la fuerza inmensa de lo que contiene en su encerra¡Yo soy un sagrario [miento. y reviento en fuego! ¡Yo soy un sagrario! ¡Un sagrario en vida! ¡¡No un sagrario muerto!! 2-2-1973

12

13

Mis ratos de Sagrario

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

HENCHIDA ESTÁ EL ALMA

MELODÍAS DE CIELO Cuando voy a la oración para escuchar al Eterno, al ponerme en su contacto apercibo sus conciertos y escucho los tecleares de las notas del silencio. Y, tras el silencio, quedo sumergida en el misterio, en el misterio silente de la explicación del Verbo, que, en rompientes melodías, me interpreta sus secretos… ¡Oh mis ratos de Sagrario en melodías de Cielo…!

12-2-1973

Ratos de Sagrario vivo en mi silencio. Henchida está el alma en su palpitar, porque orar es gozo de Cielo en destierro, llenuras de Inmenso y fecundidad. Ratos de Sagrario, ajena a las cosas, perdida en la hondura de la soledad; inédito asombro del amante en vela que escucha a su Amado sin cosas de acá. Ratos de Sagrario, oración secreta, que deja adorante al alma en su orar, que rompa el silencio en conversaciones que son melodías de inédito hablar. Ratos de Sagrario, sorprendente encuentro, pasos del Amado en tierno pasar; amores de Inmenso, que dejan al alma en palpitaciones de un cauterizar. Ratos de Sagrario, horas de silencio en intimidades de profundidad; presuntos de Gloria, sabor de los Cielos, repletan las hambres en mi caminar. Ratos de Sagrario, llenura sin par. 20-3-1973

14

15

Mis ratos de Sagrario

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

SECRETA ES MI CARRERA

MI CIELO EN EL DESTIERRO Mi Cielo en el destierro son ratos de Sagrario, en melodías dulces de contactos sagrados, donde, en horas silentes, con su paso callado, Dios abre los raudales de mi pecho sangrando, y los convierte en gozo, siendo mi cielo tanto, que apercibo al Dios vivo en mis dulces contactos. Mi Cielo en el destierro son ratos de Sagrario.

9-9-1973

Cercana lejanía..., nostalgia del Eterno…, dulce melancolía de Dios… Horas largas de espera me llaman al silencio, donde el Amor de amores me amó. Misterios del Sagrario que el alma amante intuye, en días silenciosos de Sol... ¡Lumbreras de mis ojos!, ¡fuego de mis volcanes!, ¡aurora de mi vida en calor…! Corro buscando ansiosa el término seguro que replete en mis luchas mi don. Secreta es mi carrera en busca del Amor. 5-1-1974

16

17

Mis ratos de Sagrario

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

LA ESPERA ¡QUÉ DULCE ES SENTIR A DIOS! No sé qué siento en el pecho cuando me acerco al Sagrario: es como un recrujimiento de saboreos sagrados, que me eleva al Infinito, dejando cuanto es creado. No sé qué tiene el Dios vivo que, al toque de su contacto, escucho su “respirar” en mi interior descansando, dándome y pidiendo amor cual Amante enamorado. Dios se muestra en todas partes con la brisa de su paso, manifestando el imperio de la fuerza de su brazo, en poderío de gloria por su serse el Increado. ¡Qué dulce es sentir a Dios en sus diversos contactos!

25-11-1974

18

Te busco donde me esperas; por eso siempre te encuentro cuando te vengo a buscar, sin retrasarte un momento Tu espera es incansable, porque tu amor es eterno, ¡y no sabe de cansancio el que da amor, por seerlo! Dentro de tu perfección, en tu donarte completo, inventaste una manera para quedarte en el tiempo. ¡Siempre me estás esperando!, aunque yo tarde en saberlo, y aunque nunca te buscara respondiendo a tus deseos. Eres tan bueno por serte, Jesús, en tu encerramiento, que, en nostalgias infinitas, me esperas sin desaliento, ¡aunque penes por hallarme, aunque clamen tus adentros en necesidad sagrada de que descanse en tu pecho! 19

Mis ratos de Sagrario

20

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

Y, si olvido que me aguardas y te dejo en tus silencios, cuando me retorno a ti ¡siempre me miras contento!

¿Qué haría, si no escuchara el palpitar de tu pecho, tu respirar jadeante y el reteñir de tu beso…?

Ante el gozo de encontrarme Tú te encuentras satisfecho, aunque me vuelva a marchar y te abandone de nuevo.

¿Cómo la sed saciaría que en mi espíritu has abierto, de vivir siempre contigo por la marcha del desierto…?

Tu entrega siempre es amar en don de olvido perfecto, muriendo para saciar la sed que, en mi entraña, has puesto.

¡No te canses, Jesús mío, que yo velaré tus sueños, aunque aparezcas dormido cuando en ti busco consuelo!

Cuando me acerco al Sagrario y penetro tu misterio, se estremecen mis honduras al comprender tus secretos;

Tú me amas, yo te amo…, y “así” vivimos contentos, en nostalgias de llenuras ¡siempre anhelando un encuentro!

secretos que van pasando año tras año entre velos, con la espera silenciada del que, sin cansarse, es bueno.

Gracias por los que me diste, en promesas de misterio, para tenerme ante ti hasta el final de los tiempos.

Jesús, si Tú te cansaras y dejaras este suelo, y, cuando yo te buscara, no te hallara como anhelo,

Pues, cuando yo muera, Amor, y me remonte a tu seno, y vea que te has quedado esperando en el destierro,

¿qué haría en la densa noche de mi clamoroso duelo, sin tu mirada serena que me penetra en requiebros…?

me perpetuaré en mis hijos, para donarte consuelo a lo largo de los siglos, porque tu gozo es mi Cielo. 21

Mis ratos de Sagrario

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

Y “así” viviré contigo, ¡de otro modo yo no puedo! ¡Siempre quiero acompañarte junto a tu Sagrario quedo! Y, cuando me vaya al Padre para verle en sus luceros, ya me diste cuanto quise, Jesús, mi divino Dueño. Porque Tú eres el Día en claridades sin término, el Amador de mi alma, llenura de cuanto espero. Alcancé cuanto añoraba en las lumbres de tus fuegos, siendo gloria en las alturas y aquí consuelo perpetuo. Otra cosa yo no busco, porque mi amor es sincero, sin querer, fuera de amarte, más que darme por entero. Amador de mis amores, hoy mi gozo está repleto siendo, una con mi Obispo, Obra de Iglesia en misterio.

BAJO EL MIRAR DEL INMENSO… Siento a los pies del Sagrario, bajo el mirar del Inmenso, mi espíritu remansado en mis nostalgias de Cielo. Pues son tan dulces sus voces, en su silencioso acento, que apercibo junto a Él los amores del Coeterno. Son las lumbres del Dios vivo sus ojos dulces, serenos, que hablan, sin nada decir, tras su profundo misterio. Yo busco el mirar de Dios en cobijo del Eterno. Hijo, junto a mi Sagrario, siempre adorante, te espero.

3-6-1975 10-5-1975

22

23

Mis ratos de Sagrario

MI CONSEJERO Tú eres mi consejero –lo he podido comprobar– y, cuando en alguna cosa obro sin reflexionar, al acercarme al Sagrario descubro tu voluntad, entendiendo la manera más perfecta de actuar. Por eso, nunca decido sin venirte a preguntar en mis horas de Sagrario, orando junto a tu altar. Tú eres mi consejero y, en tu sapiente ilustrar, vas trazando mis senderos para que no vaya a errar; porque Tú marcas mis pasos con seguridad sin par aun en mis noches cerradas de tenebroso huracán, para saber con certeza el modo de aconsejar. 24

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

Tú eres mi consejero, ¡de un modo tan singular!, que, en la hondura de mi pecho, palpito en tu palpitar e intuyo tu pensamiento sabiendo tu voluntad. Por eso me espanta el mundo con su manera de obrar buscando sólo el consejo de aquel que le va a halagar, sin conseguir, de este modo, más que dejarse arrastrar por la manera enfermiza de su propia oscuridad. La tierra vive en tinieblas de confusa soledad, porque perdió al Consejero que, en palabra sapiental, se oculta en la Hostia blanca pleno de Divinidad. Y el hombre, con la ceguera que su soberbia le da, guía a otros hombres errantes, yendo los dos a parar a la oscuridad sin fondo de no saber cómo obrar. 25

Mis ratos de Sagrario

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

¡Yo encontré mi Consejero!, de un modo tan sin igual, que el pensamiento divino invade mi voluntad, obrando bajo el impulso de la infinita Deidad. Por eso vivo segura, repleta de libertad, teniendo por Consejero sólo a la Eterna Verdad.

28-10-1975

ES SILENTE EL SAGRARIO Es silente el Sagrario, es secreta tu voz, es eterna tu vida y es sangrante tu don. Son profundos tus “ojos” de amorosa Canción, cuando dices misterios de infinita expresión.

3-2-1976

26

27

Mis ratos de Sagrario

VUELVO A MI SAGRARIO Vuelvo a mi Sagrario, entro en su silencio, escucho sus voces, descubro el Misterio, adoro amorosa buscando a mi Dueño tras de los portones de su duro encierro. Él sabe las penas que oculto gimiendo tras una sonrisa de quedos tormentos, por no comprender un “porqué” secreto que me tiene herida allí en mis adentros. Quiero liberarme de eso que no entiendo, y vivir contenta, y correr en vuelo, pues tengo a mi Dios como le deseo, dentro de esta vida cubierto de velos. 28

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

Pero no consigo, por más que lo hambreo, ver que Dios sonríe con rostro sereno, cuando desgarrada le ofrezco mis duelos. ¿Por qué no se goza Aquel por quien muero, si, por darle gloria, todo acepto entero, hasta eso tan duro que yo no comprendo? ¡No entra en los modos de cuanto yo encierro ahí, en lo profundo del cauterio en fuego…! Y, por más que luche, es vano mi intento.

18-12-1976

29

Mis ratos de Sagrario

SE HIZO DE NOCHE Se hizo de noche y cayó el silencio que envuelve en las notas de una inmolación, nostalgias sagradas cargadas de amores, que esperan serenas su victimación. ¡Qué importa que el mundo no entienda el misterio…! Mi alma se goza en crucifixión, con un “sí” que exige todo, hasta la muerte, sin más recompensa que dar gloria a Dios.

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

Así he de escucharle en largas esperas, hasta que a Él le plazca mostrárseme en sol, pues sus ojos siempre son lumbres de fuego, aunque la tristeza nuble su esplendor. Por ello, el Sagrario donde yo le espero es para mi vida, sellada por Dios, portones eternos que ocultan, tras velos, la gloria excelente del Seerse en don.

8-3-1977

Alabanza quiero ser del Infinito, descanso del Cristo que, en su petición, pone en las entrañas de mi pecho herido un hondo gemido, pidiéndome amor. Diversas maneras busca el Dueño mío para recrearse con mi donación: requiebros de amores o penas calladas que son silenciadas por la incomprensión. ¡No importan los modos que en mi alma amante imprime el Eterno allí en mi interior! Ahogada me siento por tantos penares, mas sé que mi Esposo es consolador. Y por eso, siempre que vengo al Sagrario, Él me besa quedo y, en su corazón, escucho un lamento que ansía respuesta a la gran tragedia de su Redención. 30

31

Mis ratos de Sagrario

AL LADO DEL SAGRARIO Al lado del Sagrario reposa el alma mía en horas prolongadas de dulce intimidad; me siento estremecida de tanto amor sagrado, pues sé que mi Adorado todo me lo dará. Es lumbre de mis noches, sendero en mi camino, cobijo en las tormentas si arrecia el huracán; pues, siempre que le llamo, escucho en mis adentros un latente gemido en tierno palpitar. ¡Yo sé bien que es mi Esposo…! Y en su aliento apercibo divinales amores…, gozo de Eternidad…

9-9-1977

32