Miedo (parte I)

20 jul. 2014 - Blandiendo el garrote fiscal, presionó a em- presarios en infinidad de oportunidades, siempre con violencia y lenguaje soez. Amenazó y multó.
203KB Größe 7 Downloads 81 vistas
24

|

eDITORIALeS | CARTAS

| Domingo 20 De julio De 2014

Fundado por Bartolomé Mitre el 4 de enero de 1870 Número 1, Año 1 “la nacion será una tribuna de doctrina” Director: Bartolomé Mitre

CARTAS DE LOS LECTORES www.lanacion.com.ar /lanacion

Carta de la semana

Miedo (parte I) Las actitudes temerosas de la ciudadanía, signo de las épocas más oscuras, han vuelto bajo nuevas formas y de la mano de los graves abusos de poder

C

omo en una tragedia griega, después de treinta años de democracia, el miedo ha reaparecido en la Argentina. Es un fantasma que silencia, reprime, somete y enturbia la vida de la población. El ejemplo más reciente es que ni siquiera los integrantes de la selección argentina de fútbol subcampeona del mundo hayan podido festejar su logro junto con el pueblo en la emblemática Plaza de la República por entender, con muy buen criterio tras los lamentables episodios de violencia vividos en la noche del domingo último, que ni ellos ni nadie tenían garantizada su seguridad. No es la única clase de miedo que sufren los argentinos. Las cosas se dicen en voz baja –cuando se dicen– y cualquier opinión se ve obligada a recorrer el camino de la vigilancia previa para evitar decir lo que se quiere donde se sabe que no será bien recibido. Empresarios que, por miedo, callan en público y ponen condiciones extremas a la hora de relatar en privado, cuestionan la fiabilidad de los teléfonos como meros transmisores de mensajes y evitan los mails para que no quede constancia escrita de sus ideas u opiniones. Intelectuales y artistas se autocensuran excluyéndose de la vida pública y soslayando encuentros personales. Hasta hay amigos que ya no se frecuentan y familiares que dejaron de verse porque prefieren evitar las discusiones, los roces y las consecuencias que pueda provocar la simple divergencia de opiniones políticas. El hombre de la calle tiene miedo. Está expuesto al delito callejero en sus distintas modalidades. Las entraderas, las salideras, los arrebatos y los asaltos diurnos y nocturnos. Los motochorros, los hombres araña, los sacarruedas, los quemacoches, los lanzapiedras. Los secuestros reales y virtuales. Hay miedo en los colectivos, en los trenes, en las paradas, en los estadios. Los conductores están alertas en los semáforos y recelosos en las autopistas, soslayan las colectoras y dudan ante operativos policiales. Miedo ante bloqueos, piquetes y encapuchados. Atemorizan los reales y los falsos “trapitos”, limpiavidrios y cuidacoches. Los chicos tienen miedo en la escuela, en la plaza, en los boliches. Miedo a los patovicas, las facas, el bullying y las violaciones. Las maestras tienen miedo a los alumnos y, en algunos casos, terror a ciertas reacciones de sus padres. Las guardias de hospitales temen la irrupción de delincuentes heridos. En barrios olvidados o en villas de emergencia, las familias tienen miedo por sus hijos y reclaman protección policial. Algunos policías tienen miedo de actuar como tales. La mayoría lo hace y muchos mueren con el uniforme puesto: pero otros son sumariados por hacerlo. Y, ante la inacción, surgen los escraches y los linchamientos, regresión a épocas cavernarias. La “década ganada” ha descarriado la función del Estado y éste, por exceso o por defecto, se ha convertido en enano de jardín ante la expansión del delito y en un energúmeno para consolidar la hegemonía kirchnerista. Se ha abandonado el imperio de la ley, garantía de protección ante los delincuentes y resguardo frente al poder desviado de los gobernantes. Se padece la ausencia del Estado o su reemplazo por otro Estado que confunde empleos genuinos con clientelismo y trabajo subsidiado o militante, que no desarticula el tráfico de drogas por sus vinculaciones con el poder y que no educa en valores ni para la inserción en un sistema que se cuestiona, prefiriendo El Eternauta a Domingo Faustino Sarmiento, el relato a la realidad, además de los bombos a los libros, que no muerden. El hombre común, expuesto a la violencia civil, está cada vez más lejos de las esferas de poder, donde se define el futuro de sus hijos. En esos círculos, la sumisión y el silencio se logran con dinero o intimidación: la zanahoria o el garrote. El uso de recursos públicos para domesticar voces críticas o crear nuevos grupos concentrados se instrumenta mediante cargos en el Estado, subsidios a medios alineados, a empresas de transporte, a cooperativas militantes y a ONG clientelistas. Cooptación de artistas, periodistas, locutores y

malabaristas. Pero la utilización de fondos públicos es riesgosa, requiere resoluciones y contratos, publicaciones en el Boletín Oficial y, a veces, se termina en la Justicia, como el desvío de fondos en Fútbol para Todos. Por ello, el secretismo se impone sobre los principios republicanos y la ley de acceso a la información se cajonea año tras año. Recurrir al miedo, puro y simple, ha sido más práctico y generalizado. No requiere partidas presupuestarias ni quedan constancias escritas. La extorsión verbal o la utilización desviada de potestades públicas son formas eficaces para silenciar, reprimir y someter. El propio Néstor Kirchner intimidó al empresario Alfredo Coto por opinar sobre la inflación, y la propia presidenta de la Nación envió por Facebook una carta a Ricardo Darín por haberse referido el actor al patrimonio presidencial. La jefa del Estado aprovechó esa misiva pública para recordarle al actor un antiguo proceso penal que lo había afectado, aunque hubiera sido sobreseído. El ex secretario de Comercio Guillermo Moreno, mediante violentos procederes, amenazó a directivos de empresas, invocando facultades no otorgadas por la ley de abastecimiento. Rodeado de matones y con guantes de box, irrumpió en una empresa privada, Papel Prensa, para hacer fracasar asambleas y, luego, repitió el show en el Grupo Clarín, con gritos y camarógrafos llevados especialmente para registrar las escenas de matonismo. Fue Moreno quien echó a la titular de la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua), Sandra González, por hablar sin permiso y amenazó con quitar su licencia a la despachante Paula De Conto por confrontarlo. Blandiendo el garrote fiscal, presionó a empresarios en infinidad de oportunidades, siempre con violencia y lenguaje soez. Amenazó y multó ilegalmente a consultoras que medían el aumento del costo de vida de forma mucho más seria que el alguna vez respetado mundialmente Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Y con su

Lamentablemente, el Gobierno ha dado sobradas muestras de cuán dañinas resultan la extorsión y la violencia verbal para silenciar, reprimir y someter recordado “pongui y pongui”, obligó a empresarios a donar fondos para los inundados de La Plata, aunque el dinero sigue dando vueltas sin llegar a sus verdaderos destinatarios. Miedo representa Luis D’ Elía, niño mimado de los Kirchner, ex secretario de Tierras y Hábitat Social, amigo de Chávez, socio de Irán y negador del Holocausto, procesado por intimidación pública tras tomar por la fuerza la Plaza de Mayo en la denominada “marcha del campo” y por ocupar una comisaría, lo que causó “lesiones, daño agravado, atentado a la autoridad calificado y privación ilegítima de la libertad”. Por cierto, también producen temor, además de desprecio, los agravios de Hebe de Bonafini lanzados a quienes se le crucen en el camino, incluidos jueces y miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, o sus juicios populares contra periodistas críticos del Gobierno. Y dan especial miedo porque tales episodios nunca son ni refutados ni siquiera condenados por la Presidenta, que la invita a todos sus actos públicos. Hay temor también hacia la primera mandataria cuando explícitamente pide que se le tenga “miedo a Dios” y, a ella, “un poquito”. Han pasado treinta años desde la recuperación democrática. El miedo, signo y símbolo de épocas oscuras, ha reaparecido en nuestro país con nuevas formas, al extremo de poner en riesgo la libertad de expresión. Alentado desde lo más alto de la conducción política, esa modalidad de amedrentamiento está abriendo grietas muy profundas, causando un daño que costará mucho revertir. b Mañana, El atril intimidatorio y otros abusos de poder.

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: [email protected] o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

El Mundial de los políticos Después de haber vivido un inolvidable Mundial de fútbol con la selección argentina, jugando en equipo, sin excusas, sin criticar al referí y pudiendo animarnos a festejar tan honroso segundo puesto (porque fue una celebración antes que unos pocos provocaran los desmanes), me pregunto: ¿vendrá ahora el Mundial de

La Copa 2014 En lo más alto Un mes atrás comenzaba una ilusión grande, inmensa. Una ilusión que compartía con muchos chicos de mi edad y hasta diez años mayores que yo. Esa ilusión de ver campeona a nuestra selección. De sentir el verdadero orgullo de decir “Yo vi a la Argentina en lo más alto’’. Ganamos y pasamos ronda por ronda, sufriendo, claro. Celebramos los golazos de Messi, la revelación de Rojo, las atajadas de Romerito, las locuras del Pocho y la fuerza, garra y corazón de Masche. A medida que íbamos ganando la pasión se hacía más fuerte, el país se unía más y la ilusión de ser campeones crecía. En la final no se nos dio. Fue triste. ¿Pero realmente puedo decir que no vi a la Argentina en lo más alto? Claro que no. Ustedes, guerreros, dieron todo. Porque llegar alto no se trata de ganar siempre. Llegar alto es un logro que se forja por actitudes de vencedor: entrega, compañerismo y corazón. Pablo Nicolás Espínola

DNI 41.836.578

Cargadas El fútbol despierta pasión en la Argentina, y el Mundial es donde esa pasión explota en su máxima expresión. Todos tenemos ganas de alentar, de cantar, de gritar los goles de nuestra selección, de reír, de llorar, de opinar, de abrazar, de compartir. Pero esto no es suficiente. Muchos argentinos le suman también las ganas de buscar un enemigo, de molestar al país rival, de “gastar”, de cargar, chicanear, de expresar que somos más, y ellos menos. Preguntarles qué se siente, decirles que somos sus papás. Intentar hacer sentir mal al rival, con cánticos que molestan. Entonces confirmamos esa superioridad autoadjudicada. El mundo ve una hinchada argentina cantándole al pentacampeón Brasil una melodía con letra desafiante y nos sentimos valientes y graciosos, aunque lastimemos, “Es el folklore del fútbol, che, tómenlo con humor”, decimos. No importa, aunque pasen 32 años sin salir campeones del mundo, o tengamos dos copas mundiales de fútbol contra cinco de los brasileños, seguiremos por la vida cantándole al mundo que somos más grandes y que el resto es poco para nosotros, sin importarnos la fama de insoportables y fanfarrones que nos hemos ganado en el planeta, seguiremos siendo así, por más que nuestros representantes en el campo de juego, tanto los jugadores como el cuerpo técnico, nos hayan representado con orgullo y nos muestren otro camino, más humilde, más pensante y por sobre todas las cosas, más deportivo.

los políticos, donde puedan acordar un “Pacto de la Moncloa exprés”, de cinco o seis políticas de Estado fundamentales, incluyendo una Conadep de la corrupción...? Miguel Ruano DNI 14.611.707

Me pregunto, ¿no se le fue la mano en su análisis al señor Víctor Hugo? Miguel A. Lippina

[email protected]

Políticas El título en la tapa del diario anuncia que el flamante secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional promoverá foros para “...defender fuertemente las políticas de estos últimos diez años...”. Supongo que se debe referir a las políticas energética, educacional, de seguridad, de reafirmación del carácter federal de nuestra república, de inversiones externas, de erradicación de la pobreza y del diálogo constructivo con la oposición que con tanto empeño y éxito ha desarrollado el gobierno del matrimonio Kirchner. Mario Benvenuto

DNI 6.009.552

Nepotismo Hay un nepotismo a ultranza. ¿Alguna vez los miembros del establi- shment que conforman los funcionarios públicos comenzarán a predicar con el propio ejemplo? ¿No tiene la privilegiada “primera familia” argentina suficientes fondos y dinero propio para que uno de sus miembros no tenga que pedir un “subsidio laboral” (léase empleo) para solventar las necesidades del “primer nieto nacional”? ¿No sería ésta una buena oportunidad para que los miembros de la familia trabajen solamente en el ámbito privado, generen sus propios ingresos de forma genuina y “sientan” en carne propia las desventuras y sufrimientos de ser un sufrido contribuyente en la República Argentina? Fernando Orti

[email protected]

Países amigos Mucho se ha criticado al gobierno de Carlos Menem, entre otras cosas, por su acercamiento a los Estados Unidos. Se cuestionaba una exagerada obsecuencia, y quedó para el recuerdo la frase de Guido Di Tella, que afirmó que teníamos “relaciones carnales”. En ese momento

En la Red AMIA: 20° aniversario Facebook y Twitter

Gastar bien el dinero del Estado La Voz del Interior

TELÉFONO DE ATENCIÓN AL LECTOR

5199-4777

www.lanacion.com.ar/contactenos

El incesante aumento en el costo de la construcción es un tema que requiere una atención urgente por parte de las autoridades. Esa realidad impacta en la necesidad de miles de familias de acceder a una vivienda propia. El costo para construir un m2 con una tipología básica subió 1,1 por ciento en junio, para llegar a 5692,89 pesos, según el índice del costo de la construcción en la ciudad de Córdoba. Sin duda que el plan ProCreAr resultó un alivio, por caso, para las 137.925 familias sorteadas el 10 de junio último. No obstante, muchas de ellas admitie-

Propietario S.A. LA NACION, Zepita 3251, Ciudad de Buenos Aires (C1285ABG). Tel.+5411 5550-1800 Oficinas LA NACION, Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina Tel. +5411 6090-5000 Atención personalizada: ver Red Comercial en el Suplemento Clasificados o www.lanacion.com.ar/redcomercial Impresión y distribución: Zepita 3251, Capital Federal. Las ventas de La Nación son auditadas por el IVC. © Año 2013. LA NACION. Dirección Nacional del Derecho de Autor, expediente renovación Nº 5103547. Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido del presente diario.

ron que los montos adjudicados son hoy insuficientes para los planes trazados. Los planes de viviendas, que están en ejecución, además de los créditos ProCreAr, podrían gozar de un incremento mayor si la conducción del Estado no tuviera como objetivo primordial defender su gestión con una publicidad abrumadora. La Constitución Nacional establece que la prioridad es la búsqueda del bienestar general; en este caso, el acceso a la vivienda, también consagrado como derecho constitucional, y no la vanagloria de unos pocos.

Precio del ejemplar: Lun/ Mar /Mié $ 9.- Jue/Vie $ 11.- Sáb $ 16.Dom $ 21.- Recargo envío al interior: Terrestre: Pcias. Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa y Buenos Aires (excepto La Plata) Lun./Sáb. $ 2.- Dgo. $ 2,80.- Vía aérea: El resto de las provincias Lun./Sáb. $ 2,80.- Dgo. $ 3,50.- Recargo c/Corriere della Sera $ 4,50.- En Uruguay: Lun./Sáb. $U 40.- Dgo. $U 70.- Recargo c/Corriere $U 10,00.- En Paraguay: Lun./Sáb. G 9000.- Dgo. G 12.000.En Brasil: Lun./Sáb. R$ 7/Dgo. R$ 9.- $ 29,90.- Historia de la Arquitectura $ 64,90.- Hombre y Mujeres que hicieron la Historia $ 69,90.- Los clásicos de Gaturro $ 49,90.-Obras Cumbres del Rock $ 59,90.- Cuerpo humano $ 74,90.- Biblioteca Nora Roberts $ 44,50 c/ cupón.- ABC mis primeros pasos en la lectura $ 59,90.Grandes pensadores $44,90.- Todo Maitena $ 39,90.- Biblioteca S. Sheldon $ 44,90.- Pintores Argentinos: $ 69,90

DNI 24.365.295

Sentencias firmes Hace mucho tiempo dirigentes del Frente Amplio UNEN (FAU), encabezados por Elisa Carrió, denunciaron penalmente al titular de la Anses, Diego Bossio, por supuesto “abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios públicos” en el “incumplimiento deliberado” de las “sentencias firmes” en los juicios de jubilados. “Venimos a denunciar a la máxima autoridad de la Anses por considerar a éste como el responsable directo del incumplimiento deliberado por parte de la Anses de las sentencias firmes dictadas en su contra, en las que se ordena reajustar los beneficios jubilatorios”, afirma la denuncia. Los opositores acusaron a Bossio de la “posible comisión de los delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios públicos, y omisión de los deberes del oficio, contemplados en los artículos 248 y 249 del Código Penal”. Y todo sigue igual, no se ha tomado ninguna acción. Sirva de ejemplo el señor Pascual Solco con 92 años y con sentencia favorable firme en un juicio comenzado en 2005, y yo mismo con 87 años, con mi juicio comenzado en 2003 y también con sentencia favorable firme desde hace muchísimo tiempo y padeciendo mal de Parkinson. Tampoco he podido cobrar. Y no hay ni cabe ninguna explicación aceptable para semejante despropósito que abarca a más de un centenar de miles de jubilados que aguardan con desesperación su pago. DNI 4.225.768

Ruidos y roturas

DNI 14.621.894

El nazismo OTRAS OpINIONES

Diego Ibarbia (h.)

Gastón Cosarinsky

Jorge del Campo

El martes pasado escuché al periodista Víctor Hugo Morales hacer un explosivo análisis sobre los festejos que se llevaron a cabo en Berlín luego de que Alemania ganara la Copa Mundial de fútbol. En un corto video se vio al equipo ganador cantando una canción que los mostraba alegres y exuberantes en contraste al cabizbajo equipo argentino, triste por haber perdido la final del domingo. Nada fuera de lo normal en el mundo futbolístico, de hecho una canción bastante inofensiva y hasta infantil si se quiere, por lo menos en comparación con lo cantado por otras hinchadas (la nuestra, por ejemplo). Sin embargo, el señor Morales se mostró inusualmente ofendido y llamó “nazi” al equipo alemán, extendiendo el terrible calificativo al resto de la hinchada de ese país e incluso al pueblo alemán entero. Como si fuera poco continuó durante varios minutos haciendo comparaciones con la pérdida de seis millones de personas durante la Segunda Guerra Mundial y atando los problemas de Grecia y otros países a la desalmada política alemana.

la Argentina lo que hizo fue alinearse con los estándares de confiabilidad de los principales países del mundo. Esto permitió, entre otras cosas, que vinieran importantes inversiones no sólo de los Estados Unidos, sino también de varios países de Europa. Es posible que haya habido algo de obsecuencia, pero en definitiva terminó siendo beneficioso para los argentinos. Hoy, lejos estamos de los estándares de confiabilidad que establecen los países donde mejor funcionan las democracias, razón por la cual estamos saliendo a buscar amigos por otros lares. En tal sentido, nos acercamos cada vez más a países que en el mundo no están muy bien considerados. Si el mundo fuese un colegio, y los países sus alumnos, podríamos decir que nuestro grupo de mejores amigos estaría conformado por Cuba, Venezuela, Bolivia, Irán, China y Rusia. Simplemente: “Dime con quién andas y te diré quién eres”….

“Tanto dolor, tanta injusticia en el mundo, ¿por qué? ¿para qué? ¿Será posible que no entiendan que todos somos hermanos e hijos de un mismo padre?” Olga Elena Didyk

“Nunca me voy a olvidar de lo que pasó hace 20 años. Nunca. Tampoco entregarme a la impunidad. Sigamos luchando por la verdad. AMIA” Melina Birn @melibirn

“A 20 años del atentado a la AMIA aun no sabemos ni quiénes, ni por qué los mataron: 85 muertos, 8 presidentes, 0 culpables” Silvana Villoldo @silvanavilloldo

Hace un par de meses mi familia y yo nos mudamos a un departamento ubicado en Juncal y Riobamba, de Capital. El cuarto de mis hijos da a la calle Juncal y cuenta con un balcón. Durante la primera noche en nuestro nuevo hogar comenzamos a escuchar ruidos estrepitosos, y el piso del cuarto de mis hijos temblaba a la par de aquéllos. Nos asomamos para ver qué ocurría, y vimos un enorme camión destinado a lavar el container de basura que tenemos a menos de un metro del balcón realizando sus tareas de mantenimiento y limpieza a las dos de la madrugada. Me pregunto si el ingeniero Mauricio Macri (remarco que sea ingeniero) no pudo prever que si ubica el container a menos de un metro de un balcón, inevitablemente ocurrirá lo que nos ocurrió. El vidrio del balcón se rajó en su totalidad. Además, tenemos que soportar ese camión, que pasa los días que quiere y en horarios extrañísimos, despertando así a mis hijos en la hora de su descanso. Sólo pueden retomar el sueño una vez que el camión termina de pasar por Juncal. Ruego mediante la presente el traslado de ese container, porque mis chicos merecen descansar en paz, sin estar expuestos a ruidos estrepitosos y roturas de vidrios de nuestro hogar. Soledad Colombres

DNI 28.321.030