Los salmos

COLECCIONES. DE SALMOS. Árbol de la explanada donde estaba el Templo de. Jerusalén, actualmente está la Mezquita de Omar. PRÓLOGO A TODO EL ...
5MB Größe 4 Downloads 293 vistas
Los salmos

¿Por qué elegimos un Salmo? Porque los salmos fueron escritos: para ser recitados o cantados,

donde el autor del poema se retira de la

escena, para que otros, posiblemente anónimos en el futuro, se apropien de sus versos y digan en ellos ‘yo’, esos otros orantes ocuparán el ‘yo’ del

primero y otras circunstancias semejantes se colocarán como referencia al texto original, convirtiéndose así en modelo de nuevas situaciones: un destierro modelo de otro, un retorno de otro, una victoria de otra.

LAS DISTINTAS COLECCIONES DE SALMOS Árbol de la explanada donde estaba el Templo de Jerusalén, actualmente está la Mezquita de Omar

PRÓLOGO A TODO EL SALTERIO

Feliz el hombre, la mujer, que vive como un árbol cerca del “agua” que sale del “Santuario” (Ezequiel) Ama de corazón la ley, y la practica noche y día.

I - PARTE DEL SALTERIO salmos 1-88

INTRODUCCIÓN

Piedras donde hay esculpidas les estrellas “reales” de David y Salomón

El “Rey-Mesías” es consagrado por Dios como Hijo. Y Dios le da los pueblos por herencia. Estas piedras, evocando David y Salomón, respiran el fervor mesiánico que dominaba en el Pueblo durante la plegaria. Juntamente con el Sal 1, donde se habla de la del “JUSTO”, el Sal 2 dice felices los que tienen a Dios por “REY”. Los dos salmos abren todo el salterio:

Roca del interior de la mezquita de Omar, que corresponde al antiguo Altar de los sacrificios.

DOS COLECCIONES DE SÚPLICAS DE DAVID

Cuando muchos le atacan, el salmista va al Templo para suplicar a Dios para que le ayude. Si ellos son insensatos, él quiere ser inocente (=Jesús). Con Cristo, el , evocado por esta piedra, pedimos a Dios, en estos salmos de súplica, que nos libere del mal.

COLECCIÓN DE LOS HIJOS DE CORÉ

Escritos durante el exilio, cuando Jerusalén estaba en ruinas; estos salmos hablan tanto de la sed de Dios y del Templo, como de la belleza de la Ciudad, que ellos desean reconstruida.

Coré es el pseudónimo que toman estos suplicantes venidos del destierro.

Capitel con el dibujo del Arca de la Alianza que acompañaba el pueblo en su Peregrinaje por el Desierto.

COLECCIÓN DE LOS HIJOS DE ASSAF

También en situación de Exilio, estos salmos hacen un repaso de la historia, cuando Dios conducía el Pueblo por el Desierto, con el Arca en medio de ellos. Y piden a Dios que continúe actuando como lo hizo entonces. Igualmente piden a Dios que juzgue a los pueblos de la tierra, para hacer justicia a sus elegidos.

Escaleras de la antigua Ciudad de David por donde se subía al Templo

APÉNDICE a las COLECCIONES

4

Desear el Templo (Sal 83), celebrar la Salvación (Sal 84), sentirse fiel como David (=Jesús Sal 85), hijo de Sión (Sal 86), pero en una situación plenamente desesperada (Sal 87),

Pastor judío como el joven David. El David que, siendo Rey, sigue considerándose HIJO ante el Padre.

ÚLTIMO SALMO DE LA 1a PARTE

Esta parte del salterio acaba con un salmo “real” tal como había empezado (Sal 2). David, el pastor “según el corazón de Dios”, es el Rey Mesías, que llama PADRE a Dios. Y canta los favores del Señor durante toda la vida: Él lo ha elegido sacándolo del rebaño, y lo ha hecho un hombre fuerte, guía del Pueblo. No obstante, vencido por los enemigos, encuentra a faltar las predilecciones de cuando era joven. A pesar de todo:

II - PARTE DEL SALTERIO salmos 89 - 150

INTRODUCCIÓN

“Trébol” formado por tres flores de los campos de Tierra Santa

Hablan de la precariedad de la vida humana que pasa como la hierba, o como estas flores del campo (Sal 89). Pero si nos ponemos cerca de Dios, Él nos salvará (Sal 90). Dios realmente es la Roca que nos guarda, sin “conocer la injusticia”(Sal 91).

Banias es la antigua Cesarea de Filipo donde no sólo los apóstoles confesaron la divinidad de Jesús, sino que ya desde antiguo, estas fuentes del Jordán habían sido lugar de Culto de Divinidades Cananeas, Griegas y Romanas.

SALMOS DE YAHVÉ REY

Estos salmos inspirados en los poemas dedicados al dios Baal, de los cananeos (el dios de la naturaleza), cantan la Realeza Única de Yahvé que se aparece en “la tempestad y las aguas torrenciales”(Sal 92). Nos invitan a la adoración de Dios (Sal 94), Él que es Salvador (Sal 95 y 97) y hace Justicia (Sal 96), puesto que es Santo (Sal 98).

Mezquita de AL-AKSA situada en el lugar donde estaba el palacio real, al lado derecho del Templo.

10 SALMOS CENTRALES

El tema de estos 10 salmos es la realeza del Mesías (=Jesús), que siempre acostumbra a seguir a los salmos de la realeza de Yahvé. El rey elogia (Sal 102-103 y 106-107) y ruega a Dios (Sal 101 y 108), repasando la historia de su Fidelidad hacia el PUEBLO (Sal 104-105).

HALLEL DEL ÉXODO

Mar de Juncos (Rojo) y el Sinaí

Salmos que se dicen en la celebración de la Pascua, conmemorando el paso por el Mar de Juncos:

2 – Después de cantar el paso por el Mar y el Jordán (Sal 112-113) viene un doble cántico de acción de gracias por esta salvación (Sal 114-115). 4 - El último salmo resume toda la historia de esta Victoria Pascual (Sal 117).

Cima del Sinaí

MEDITACIÓN SOBRE LA LEY

Este salmo, central en la 2ª parte, nos hace reflexionar sobre la Ley de Dios que Yahvé dio a Moisés en el Sinaí. Cuando nos encontramos con Dios, en el silencio, el Espíritu pone la Ley en nuestro corazón. Por esto se dice de este salmo que es la cima de la MÍSTICA JUDÍA.

Vista de Jerusalén desde el monte de los Olivos, con las murallas en primer término

SALMOS GRADUALES

Este grupo de salmos son los que decían los israelitas subiendo a Jerusalén en peregrinaje, por las fiestas. Muchos judíos, viniendo del norte como todos los galileos, entraban en Jerusalén por el monte de los Olivos, desde donde viendo por 1ª vez las murallas, “cantaban con alegría”.

Puerta de Damasco para entrar en Jerusalén

EL GRAN HALLEL

Salmos 134 - 136

Como apéndice a los Graduales - de Subida, los salmos 134 y 135 alaban a Dios por el Éxodo, que se repite en cada peregrinaje. El salmo 135 es como el anterior, pero añadiendo 26 veces (la palabra Yahvé equivale al Nº 26). El salmo 136 tiene un deseo ardiente de

TERCERA COLLECCION de SÚPLICAS DE DAVID

Pendientes de Engadí donde David se escondió de Saúl

Al final del salterio, un último grupo de salmos atribuidos a David nos quiere recordar la autoría davídica de todo el salterio. David se presenta con un “espíritu cansado”(Sal 141-142). Él sabe que Dios le juzga y no se puede esconder (Sal 138). Pero como tiene enemigos que planean el mal, pide la Salvación (Sal 139-140). Y, agradecido, canta la bendición de Dios al rey y al pueblo (Sal 137 y 143).

CONCLUSIÓN a todo el salterio ALABANZA UNIVERSAL que por Israel (y por Jesús) se extiende a TODOS LOS PUEBLOS

Este último grupo de salmos es un apéndice puesto después de la composición del libro, para dar un tono de ALABANZA al conjunto. El Señor es el Rey que reconstruye Jerusalén (Sal 145) y reina sobre los humildes (Sal 146-147). Toda la tierra le tiene que alabar danzando al ritmo del “cántico nuevo” (Sal 148-149) y con TODOS los instrumentos musicales (Sal 150).

Mi auxilio del Señor, que hizo el cielo y la tierra. Que no permite que resbale tu pie, que no duerme tu Guardián. ¡Mira, no dormirá, ni se adormentará el Guardián de Israel! El Señor tu guardián, el Señor tu sombra, sobre tu mano derecha. Diariamente, el sol no te hará daño,Bendición y (la) luna de noche. (vv. 7-8)

Confianza (vv. 2-6)

Súplica individual (v. 1) Quiero alzar mis ojos a los montes ¿de dónde me vendrá mi auxilio?

El Señor te guardará de todo mal, (el Señor) guardará tu vida, el Señor guardará tu salir y tu entrar, desde ahora y para siempre.

El

salmo

121

habla específicamente de un camino difícil.

Se celebra al Señor como Aquél que es mi auxilio, el de los peregrinos en el viaje a casa o a la casa de Yahvé. El Señor no duerme, los protege, los guarda en la cuesta y vela por la vida de cada uno.

Muchas de nosotras y nosotros hemos aprendido esta experiencia de nuestros pueblos, , narran y cantan la protección y el cuidado del Señor en todos sus caminos, salidas y entradas, dolores y sufrimientos, con la plena certeza de que no lo recorren solos.

Se reconoce un diálogo dentro del salmo 121, pero sin poder determinar el contexto: •

entre un peregrino y un sacerdote,



una despedida entre un padre y un hijo



un diálogo del peregrino con su alma, en forma de monólogo o de un diálogo con su Dios.

Más allá de este horizonte de interpretación, el salmo 121, no pierde la fe en la fuerza creadora y sostenedora - protectora del Señor.

En el salmo 121 encontramos la teología del Éxodo:

Bendición Confianza

Súplica individual