Ligero, pero no light

18 ene. 2013 - Campanario, aplica con amena perspicacia ideas de la economía a los problemas de la vida cotidiana. Otra vuelta a la economía, de Martín.
422KB Größe 6 Downloads 139 vistas
Viernes 18 de enero de 2013 | adn cultura | 17

comentarios ensayo

Ligero, pero no light

esas cuatro palabras

La abogada

Paraná Ra’anga

aLFredo abarCa

GraCieLa siLvestri (editora)

Emecé 299 páginas $ 95

E

El nuevo libro de Martín Lousteau, escrito con Sebastián Campanario, aplica con amena perspicacia ideas de la economía a los problemas de la vida cotidiana

Figuras del paraná

ste libro se abre con un presunto caso de estupro, pero la abogada Mercedes Lascano lo soluciona rápidamente y entonces se accede a un núcleo de mayor dimensión. En realidad, dos son los temas de los que se hace cargo el estudio jurídico Beltramino, Evans, Coter y Asociados, cuyos 148 abogados y sus representantes en Europa lo convierten en uno de los más prestigiosos de Buenos Aires. Integra ese staff –como única mujer con cargo directivo– la doctora Lascano, protagonista de otras obras de Abarca, entre ellas, Expediente reservado, que estuvo a punto de ser llevada al cine en Estados Unidos. Mientras el estudio, casi en su totalidad, se ocupa de un complejo litigio entre dos empresas, la abogada atiende exclusivamente el requerimiento de defensa formulado por un extraño personaje que desaparece sin dejar rastros. Hace contacto con otro hombre, quien se presenta vinculado con el primero y le solicita a la jurista que no abandone el caso, en el que también él está comprometido. Al confiarle su dedicación a la falsificación de videos y DVD de música y cine, le explica que una peligrosa banda quiere usar esa actividad para traficar droga y órganos humanos. El relato incluye un atractivo para lectoras: la intimidad de la abogada que, soltera y sin hijos, a los 43 años sabe que el amor es una asignatura pendiente que no compensa el prestigio de una carrera brillante. Hay una originalidad técnica en la novela: la solución del mayor enigma llega en cuatro palabras, en la última línea. ß Willy G. Bouillon

Otra vuelta a la economía Martín Lousteau, sebastián CaMpanario

Sudamericana 320 páginas $ 109

CCPE/ Aecid 304 páginas

E

l proyecto era original y su materialización, lo más parecido a una utopía. Paraná Ra’anga. Un viaje filosófico, deja constancia de que a veces propósitos y deseos cumplidos pueden terminar igualados. La idea de remontar el Paraná siguiendo el trayecto realizado cinco siglos antes por Ulrico Schmidl entre lo que hoy es Buenos Aires y Asunción se debe al poeta rosarino Martín Prieto. La financiación, a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Y la ejecución, además de a la tripulación del crucero Paraguay, factótum del periplo, al grupo de artistas, científicos, investigadores y becarios que conformó la expedición. El objetivo, como explica la coordinadora Graciela Silvestri, era múltiple: el de intercambiar saberes para que, a través de las diversas experiencias in situ, surgiera una “figura del Paraná” (es lo que significa el título del libro en guaraní) y de lo que representa histórica y geográficamente. En ese sentido, Paraná Ra’anga funciona como un precioso libro objeto, una atrayente enciclopedia informal sobre la región. Reúne textos específicos de especialistas que participaron del viaje (que, dicho sea de paso, no careció de contratiempos) y contempla, además, una minuciosa “bitácora”. Montada a partir de los diarios de viaje de los escritores del grupo (Prieto, Silvestri, Daniel García Helder y María Moreno), más ilustraciones y aportes fotográficos de los demás viajeros, actúa como corazón ineludible de esta singular crónica colectiva. ß Gerardo García

Martín Kanenguiser La nacion

O

tra vuelta a la economía, de Martín Lousteau y Sebastián Campanario, tiene un sentido docente pero no aburrido de la economía. Sin embargo, toda obra que intenta provocar a sus lectores transitando por zonas “de las fronteras, cruces e intersecciones” –según declaran sus autores– conlleva riesgos, como el de efectuar afirmaciones tajantes sin dar todas las explicaciones necesarias. Pero esta cuestión se compensa con buena escritura y un enfoque interesante sobre la aplicación de la economía a la vida cotidiana y a los problemas más trascendentes de la vida. Dos virtudes sobresalen en el conjunto. La primera es que Lousteau y Campanario se atreven a poner en duda sus propias ideas y, en algunos casos, hasta se ríen de ellas. La segunda, algo que debería ser normal pero no siempre lo es para los autores de no ficción en la Argentina: que citan fuentes que no necesariamente están de acuerdo con sus postulados, lo que enriquece el libro. El “doble comando”, que genera a veces confusión acerca de cuál de los dos autores está enunciando alguna de las frases, también aporta diversidad por el origen de ambos escribas. Por un lado, Martín Lousteau, economista que ya pasó por la presidencia del Banco Provincia, el Ministerio de la Producción bonaerense y una conflictiva gestión como ministro de Economía de la Nación, en la que dictó la polémica resolución 125 que hizo estallar la recordada “guerra con el campo” en 2008, en un contexto de aguda crisis fiscal. Por otro, Sebastián Campanario, también

economista pero dedicado exitosamente al periodismo, que ha difundido las cuestiones de economía primero desde Clarín y ahora desde La NacioN, en su columna “Alter eco” del suplemento de Economía de los domingos. En el caso de Lousteau, éste es su cuarto libro, que llega después de su muy exitoso Economía 3D, por lo que resulta muy meritorio que, sin quedarse en un pedestal, haya decidido compartir mano a mano con Campanario la vitrina de Otra vuelta a la economía. Ambos explican cuáles han sido los cambios tecnológicos más útiles para la humanidad (animándose a relativizar la importancia del boom de Internet), advierten que a países como la Argentina se les ha terminado el período de crecimiento económico fácil basado en la expansión de la frontera agrícola y hasta aconsejan tomar vacaciones más cortas que largas para poder disfrutarlas en forma plena. También explican que no siempre tener hijos es sinónimo de mayor felicidad, que países como Estados Unidos viven muy por encima de lo que producen (de ahí la brutal crisis financiera que experimenta desde 2008) y que, si un país quiere competir sólo sobre la base de un tipo de cambio devaluado,

“Los autores se atreven a poner en duda sus propias ideas y, en algunos casos, hasta se ríen de ellas” no podrá tener éxito si no corrige antes sus debilidades internas (ejemplo que le cabe sin duda a la Argentina). En cada uno de los diez capítulos, divididos a su vez en subcapítulos que les otorgan mayor agilidad, citan a numerosos expertos no sólo del campo de la economía académica (quienes estén en la búsqueda de un libro con pronósticos de corto plazo, abstenerse) sino también de otras disciplinas. Sobre todo, de la rama de la psicología, de la que provienen casi todos los creadores de la “economía del conocimiento” y, en particular, de la “economía de la felicidad”, esa sinuosa vertiente que ha aportado interesantes conclusiones pero que, como admiten los autores, en muchos casos “se pasó de rosca”. Con timing veraniego, Otra vuelta a la economía es un libro de lectura ligera, pero no light. C