libros 112

con un estudio algo más detallado en un par de páginas e ilustrado con fotografías que muestran cómo se ha aplicado el símbolo en la realidad. Superhéroe.
111KB Größe 8 Downloads 123 vistas
libros 153 buenos_libros 112 07/11/11 22:47 Página 74

Libros Símbolos

Superhéroes

Xecs!

Angus Hyland, Steven Bateman Gustavo Gili 336 páginas Castellano

Del cómic al cine Tonio L. Alarcón Calamar ediciones 280 páginas Castellano

Els dadàs de Reus Coord. Albert y Jordi Romero Pragma edicions 235 páginas Catalán / Castellano

El símbolo es uno de los elementos esenciales de una marca. Además de transmitir información concisa sobre la compañía o su sector empresarial, permiten que sea reconocida de un simple golpe de vista. Crear buenos símbolos es no solo una necesidad sino todo un reto para cualquier diseñador. Por ello, no es mala idea tener a mano un volumen como el editado por Gustavo Gili en el que sus autores han recopilado más de mil ejemplos procedentes de todo el mundo y pertenecientes a empresas con perfiles muy diferentes. El criterio de organización, basado en la división en dos epígrafes principales –“Figurativos” y “Abstractos”–, se divide posteriormente en otros muchos temas –“Figuras humanas”, “Objetos de uso cotidiano”, “Aves”, “Plantas y hojas”, etc.–, lo que permite ver en una misma página símbolos de aspecto semejante y estudiar las soluciones que los diferentes autores han dado a un problema parecido. Todos los ejemplos cuentan con una ficha en la que se detallan los particulares de cada proyecto, como el nombre de la compañía que lo encargó, el nombre del estudio o diseñador que lo creó y una breve descripción del mismo. Además, aquellos trabajos que por relevancia lo merecen, cuentan con un estudio algo más detallado en un par de páginas e ilustrado con fotografías que muestran cómo se ha aplicado el símbolo en la realidad.

Calamar ediciones se ha erigido en la editorial de referencia en lo que a libros de cine se refiere gracias a, entre otras cosas, un cuidado diseño, obra de Miguel San José Romano, una buena selección de las fotografías (y un mejor empleo de las mismas que las dota de un enorme protagonismo) y una magnífica impresión que, en este caso que nos ocupa, corre a cargo de Brizzolis, arte en gráficas. Tras sus monografías sobre Ray Harryhausen o James Whale, ahora le ha tocado el turno a un interesante libro sobre los dioses de la nueva mitología, los superhéroes, que recorre desde los personajes clásicos como Flash Gordon, Capitán Marvel, Superman o Batman, hasta creaciones recientes como Watchmen, Los Increíbles y otras, más al márgen del ideal de superhéroe al que estamos acostumbrados, como Kik-Ass o Dr. Horrible. “Superhéroes” es un libro muy ameno que no precisa de ser leído de una sentada y al cual se puede volver repetidas veces para disfrutar de alguna anécdota, contemplar sus fotografías o sencillamente para consultar algún dato pues, uno de los aciertos de este volumen es incluir una ficha técnica de todas las cintas mencionadas y una bibliografía.

visual 74

Los bares son lugares propicios para aquellos que están ávidos de aventuras, que necesitan conocer gente nueva, o sencillamente charlar y pasar el rato. La riqueza y variedad de personajes y anécdotas hace que del estudio atento de lo que sucede entre sus paredes pueden surgir infinidad de novelas y películas. Ese es justamente el caso de “Xecs!” un grueso libro que desgrana los recuerdos de aquellos que, de una u otra manera, estuvieron relacionados con el bar Dadà de Reus, local que abrió sus puertas en 1980 y que sobreviviría casi dos décadas, hasta su cierre definitivo en 1998. Además de su contenido autobiográfico –ilustrado con infinidad de fotografías, carteles y dibujos que permiten ver la evolución gráfica y estética del local y de la sociedad de la época–, el libro repasa a modo de introducción cómo fue la escena de bares y locales con música en directo en las ciudades de Reus y Salou durante las décadas de los 60 y 70. Como afirman sus coordinadores, los hermanos Albert y Jordi Romero, “Xecs!” es un libro de familia que tal vez diga poco a aquellos que no frecuentaron nunca Dadà ni conocieron a sus clientes habituales. Sin embargo, las historias que en él se contienen resultan lo suficientemente divertidas y amenas como para pasar un buen rato recordando cómo éramos todos allá por las décadas de los ochenta