La historia de Dios

Creemos que la Biblia tiene a Dios como su autor; la salvación como su finalidad; y la verdad, sin .... 4.3-20), Jesús usó una imagen verbal para explicar.
6MB Größe 6 Downloads 9 vistas
MANUAL PARA EL LÍDER

Estudios Bíblicos LifeWay® PARA ADULTOS

La historia de Dios

MANUAL PARA EL LÍDER VERANO DE 2014

N

El camino que lleva al cielo

o lo encontrará en un mapa, pero el camino que lleva al cielo existe. Se conoce como “El camino de Romanos” porque se explica en la epístola a los Romanos y aparece en la Biblia. Allí su autor, el Apóstol Pablo nos dice cómo podemos llegar al cielo. El camino comienza en Romanos 1.16: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego”. Dios es el origen de nuestro viaje al cielo. Él da poder para salvar a todo aquel que cree. Necesitamos el poder de Dios porque tenemos un problema con el pecado. “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3.23). “Pecado” significa errar al blanco, es decir, no llegar al destino que Dios nos ha fijado. Ninguno de nosotros puede llegar a ese destino por sí mismo, porque todos somos pecadores. Cuando trabajamos, ganamos dinero. El pecado también recibe su paga: una paga de muerte. Dado que Dios ama a todos los pecadores, nos ha proporcionado otro camino: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6.23). El camino al cielo se encuentra en Romanos 10.9 donde dice: “Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. Debemos confesar nuestros pecados y pedirle perdón a Dios. Recibir a Jesús como Señor implica reconocer nuestros pecados y la necesidad que tenemos de recibir la salvación. Debemos arrepentirnos de nuestros pecados y apartarnos de la dirección que hemos venido siguiendo en nuestra vida. “Creer en el corazón” significa depositar nuestra fe en Jesús, confiando en que Él murió en la cruz para pagar por nuestros pecados. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5.8). Si usted quiere recibir la salvación por medio de Jesucristo, que es el único camino que existe, ore a Dios. Esto es simplemente abrirle su corazón a Dios. Reconozca ante Él que usted ha pecado y desea recibir la salvación que Él ofrece. Haga el compromiso con Dios de apartarse de sus pecados y ponga su fe en Jesús como su Salvador y hágalo el Señor de su vida, decidiendo que va a obedecerlo y darle el lugar que Él debe tener en su vida. Hable de la decisión que ha tomado con un pastor. Recibir a Jesús es el primer paso en una vida de crecimiento espiritual y servicio que Dios ha planeado para usted. Siga el ejemplo de Cristo, solicite ser bautizado por inmersión y únase a una iglesia cristiana.

índice

Ve r a n o d e 2 0 1 4

ARTÍCULOS

LA HISTORIA DE DIOS

2 El plan de la salvación 4 Editorial 5 Estudios Bíblicos para la Vida 6 Cómo leer y estudiar la Biblia 62 Inicio de nuevos grupos 154 En el próximo trimestre

12 1 DE JUNIO: DIOS COMIENZA LA HISTORIA

ESTUDIOS BÍBLICOS LIFEWAY® PARA ADULTOS

Génesis 1.1, 26-27, 2.15-17; 3.6-7, 14-19, 23-24

22 8 DE JUNIO: DIOS ELIGE UN PUEBLO Génesis 12.1-7; 15.5-8, 13-17

32 15 DE JUNIO: DIOS LIBERA A SU PUEBLO

Éxodo 3.7-10; 12.12-13, 29-31; 14.5-6, 13-14, 21, 26

Manual para el Líder Volumen 13, Número 4 Junio, julio y agosto de 2014

42 22 DE JUNIO: DIOS INSTRUYE A SU PUEBLO

Equipo de Produción Ángel Ortiz

52 29 DE JUNIO: DIOS HABITA EN MEDIO DE SU PUEBLO

Michelle Swafford

Éxodo 20.1-4, 7-8, 12-17; 24.4-8

Éxodo 26.30-33; 29.43-46; 40.34-38

64 6 DE JULIO: DIOS ESTABLECE UN REINO PARA SU PUEBLO

2 Samuel 7.8-17, 22-24

74 13 DE JULIO: DIOS DISCIPLINA A SU PUEBLO 2 Reyes 17.7-15, 18-20

84 20 DE JULIO: DIOS RESTAURA A SU PUEBLO

Esdras 1.1-5; Nehemías 8.1-6; Jeremías 29.10-14

94 27 DE JULIO: DIOS PROMETE AL MESÍAS Isaías 53.2-12

Hemos creado un blog para ofrecerle ayudas adicionales gratuitas que le facilitarán la preparación y presentacion del estudio bíblico en: http://blog.lifeway.com/ eblifewayadultos.

104

3 DE AGOSTO: DIOS ENVÍA A SU HIJO †

114

10 DE AGOSTO: JESÚS, CRUCIFICADO Y RESUCITADO

124

17 DE AGOSTO: JESÚS COMISIONA A SU IGLESIA

También tenemos una página en Facebook para facilitar la interacción con los maestros de la Escuela Dominical y los líderes de grupos de estudio bíblico. Visítenos y marque “LIKE” en: https://www.facebook.com/ estudiosbiblicoslifeway

134

24 DE AGOSTO: DIOS COMPLETA LA HISTORIA

144

31 DE AGOSTO: LA CLAVE ES EL AMOR

Mateo 4.17-24; Juan 1.1-2, 11-14, 18-29 Marcos 15.33-39; 16.1-7; 1 Corintios 15.17-19

Multi-Language Publishing Manager Digital Content Specialist

Elizabeth Díaz-Works Production Editor

Envíe sus preguntas y comentarios a:

Estudios Bíblicos LifeWay® para Adultos Multi-Language Publishing Team One LifeWay Plaza Nashville, TN 37234-0135 O un mensaje electrónico a: [email protected] lifeway.com

Administración Dr. Bill Craig

CRD Publishing Director Printed in the United States of America

Lucas 24.44-49, Hechos 1.6-8; 2.41-47

Juan 14.1-3; Apocalipsis 21.1-4; 22.1-5, 12-14 Juan 3.16; 1 Juan 3.16-20, 4.15-18

† – Lección de evangelización

Colaboradores Edición de contenido por Dr. Óscar J. Fernández Tradución por Virginia LópezGrandjean Corrección de estilo por Elizabeth Morris Lectura de pruebas por Rev. Rafael Fraguela

3

Editorial por Ángel Ortiz

Hace mucho años atrás tuve la oportunidad de conocer a Felipe Birriel, conocido en todo Puerto Rico como el Gigante de Carolina. Medía 7 pies, 11 pulgadas de estatura (2.41 metros). Su figura era inconfundible. Su presencia física infundía respeto. Sus manos eran enormes. Aunque grande de estatura, era un hombre de carácter noble y amigable. Nunca tuvo necesidad de demandar respeto de nadie. Era dado automáticamente por todos aquellos con los tenía contacto diario. Los gigantes intimidan. Nos quitan el deseo de confrontación, de argumentar, de ganar la discusión. Solamente tienen que fijar su vista sobre el oponente para causar miedo y turbación. Saben que han ganado la batalla antes de comenzar a pelear. Son victoriosos por su imponente presencia física. Esto es precisamente lo que le ocurre al pueblo de Israel poco antes de entrar a la Tierra Prometida. Dios le ordena a Moisés que envíe espías a que reconozcan la tierra de Canaán. Dios ya le había prometido a su pueblo que esta tierra sería de ellos. Después de cuarenta días de reconocer la tierra, los doce espías regresan a Moisés con un informe un poco desalentador. Aunque es cierto que de esa tierra “fluye leche y miel”, también descubren que está habitada por un pueblo muy fuerte; las ciudades son muy grandes y están fortificadas. Lo peor de todo es que vieron gigantes tan enormes que los espías se comparan a langostas que se arrastran por el suelo. Tristes y desanimados regresan al campamento. Sus palabras reflejan la frustración y el miedo que están sintiendo. Habían aceptado la derrota antes de comenzar la conquista. ¡Cuán rápido olvidaron la promesa de Dios! Aunque una y otra vez habían viso el poder de Jehová, su memoria era muy corta y limitada. ¿Cómo es posible? Aunque somos prestos a pasar juicio sobre estos diez espías, la realidad es que todos nosotros somos iguales a ellos. Todos luchamos contra “gigantes espirituales” en nuestro diario vivir que nos impiden ver la gloria de Dios manifestarse de una manera poderosa. Olvidamos sus promesas y nos dejamos intimidar por las circunstancias de la vida. La duda, la incredulidad, la rebeldía, la falta de sometimiento a Dios y el orgullo son ejemplos de tales gigantes. Cuando quitamos la vista de Jesús y confiamos en nuestras fuerzas y habilidades es cuando le damos poder a estos gigantes para que tengan dominio sobre nosotros. Solos no podemos vencerlos. Sin la presencia de Dios en nuestras vidas no hay manera de derrotarlos. Como resultado, decaemos y nos damos por vencidos. Afortunadamente, el relato bíblico termina en victoria. Caleb, uno de los doce espías, no se había olvidado de la promesa de Dios. Él sabía en quién había creído. Había visto la gloria de Dios manifestarse una y otra vez en el pueblo de Israel. Había oído de los milagros que Jehová hizo durante más de 40 años de dirigir al pueblo a la Tierra Prometida. Su reacción difiere totalmente de los diez espías. “Subamos luego y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos.” Sus palabras son claras y precisas. Palabras que reflejan confianza total en Dios. Su confianza en Él es absoluta. Usted y yo debemos ser como Caleb. Tenemos que caminar por fe y no por vista, confiando en las promesas que Dios nos ha hecho en su Palabra. Si le obedecemos y marchamos adelante, Dios nos dará la fe y las fuerzas para derrotar a cualquier gigante que se nos aparezca en el camino. La victoria es de Jehová de los Ejércitos. Amén. Estudios Bíblicos LifeWay® para Adultos, Manual para el Líder (ISSN 0740-0063; Ítem 005075126) is published quarterly by LifeWay Christian Resources, One LifeWay Plaza, Nashville, TN 37234, Thom S. Rainer, President. © Copyright 2014 LifeWay Christian Resources. ¿Tiene algún problema con el pedido de la literatura? Visite www.lifeway.com/espanol o escriba a LifeWay Church Resources Customer Service, One LifeWay Plaza, Nashville, TN 37234-0113. Para subcripciones envíe un FAX al (615) 251-5818 ó un mensaje a la dirección de correo electrónico [email protected], Para múltiples copias que se envían a una misma dirección cada trimestre, envíe un FAX (615) 251-5933 ó un mensaje a la dirección de correo electrónico [email protected] También puede hacer su pedido mediante nuestra página Web: www.lifeway.com y en los Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá puede llamar gratis al teléfono 1-800-257-7744 de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. Hora del Centro. Creemos que la Biblia tiene a Dios como su autor; la salvación como su finalidad; y la verdad, sin ninguna mezcla de error, como su tema. Para ver los principios doctrinales que sustentamos, visite www.lifeway.com/doctrinalguideline. A menos que se indique lo contrario, todas las citas bíblicas se han tomado de la Santa Biblia, Versión Reina-Valera 1960, © Copyright Sociedades Bíblicas en América Latina, publicada por Brodman & Holman Publishers, Nashville, TN. Usada con permiso

4

A partir de septiembre de 2014, Estudios Bíblicos LifeWay se convierte en Estudios Bíblicos para la Vida: Adultos. ¡Estamos seguros de que le encantarán los cambios que hicimos para ayudarle a enseñar su clase! Usted encontrará muchos cambios que ayudaran a los integrantes de su clase a acercarse más a la Palabra de Dios. Además estas nuevas lecciones permitirán que nuevas personas se puedan unir a la clase más fácilmente. Como siempre usted podrá confiar en que cada estudio bíblico estable la Palabra de Dios como base de la vida. ¡No se pierda el nuevo diseño en septiembre de 2014!

OTOÑO 2014 | MANUAL PARA EL LÍDER

LA PRESIÓN DE LAS PRUEBAS

5

Cómo leer y estudiar la Biblia Por George H. Guthrie

La Biblia es única entre los libros del mundo. Su “fecha de lanzamiento” fue hace siglos; pero aún domina en las listas de los libros más vendidos, confrontando hoy a las personas modernas con mensajes tan vivos como los titulares de las noticias. Algunas veces la Biblia es tan llana que hasta un niño puede entenderla, pero sus dificultades motivan a los más eruditos a contemplarla con humildad. De diversos temas y géneros literarios, transmite una historia unificada, un mensaje que llega a su clímax en la Persona y obra de Jesucristo. Se ha dado por medio de escritores humanos, pero realmente es la Palabra de Dios. La Biblia puede parecer tan familiar como una visita a nuestro vecino inmediato, o tan extraña como un país distante. Este artículo tiene como fin ayudarle a escuchar a Dios por medio de una interacción diaria con la Biblia. Escuchar a Dios en las páginas de la Biblia requiere tiempo y esfuerzo; la capacidad de escuchar espiritualmente es una habilidad que desarrollaremos durante toda nuestra vida. Escuchar bien a alguien puede ser difícil cuando debemos atravesar líneas culturales, y de hecho, leer la Biblia es en muchos sentidos una conversación transcultural, dado que Dios dio Su Palabra en lugares, tiempos y circunstancias muy diferentes a las que tenemos en la actualidad.

6

¿Por qué pasar tiempo con la Biblia? Es posible que en el pasado usted haya comenzado y haya dejado de leer la Biblia varias veces, y ahora se pregunta si realmente tiene la disciplina necesaria para leerla con constancia. Bien ¡bienvenido al club! A la mayoría de nosotros nos ha costado trabajo dominar la disciplina de la lectura y el estudio bíblico. Entonces, ¿vale la pena intentar nuevamente leer y estudiar la Biblia, o intentarlo por primera vez? La mayoría de los creyentes sabe intuitivamente que sí. Se trata de la Palabra de Dios. El Dios que con Su palabra creó el mundo ha hablado Su verdad acerca de la vida a través de la Biblia para que podamos saber lo que Él desea para este mundo y cómo podemos vivir para darle gloria. Él nos llama a ser “gente de la Palabra”; personas que, en muchos aspectos, irán en contra de la sociedad en su forma de ver la vida. Así que, la Biblia sirve como fundamento para entender quienes somos y qué debemos hacer en este mundo. He aquí algunas sugerencias que usted puede comenzar a aplicar cada día en menos tiempo de lo que le lleva ver una comedia en TV.

Comience por el corazón En la parábola de las semillas y el terreno (Marcos 4.3-20), Jesús usó una imagen verbal para explicar los diferentes niveles de receptividad que tenemos

las personas hacia la Palabra de Dios. Él contó que un agricultor esparció semillas por los límites de un campo. Algunas semillas cayeron sobre la tierra compacta del camino; otras cayeron entre rocas con tierra de poca profundidad; algunas cayeron entre espinos y otras en un suelo fértil que ofrecía buenas perspectivas de crecimiento. Los diferentes lugares donde cayeron las semillas son imágenes de las posibilidades del corazón humano al confrontarse con la Palabra de Dios. Algunas personas tienen corazones cerrados y compactos como un camino muy transitado. La Palabra de Dios no penetra esos corazones. Otros tienen corazones superficiales que parecen abiertos a la Palabra de Dios. La Palabra llega, y ellos responden, pero cuando las cosas se ponen difíciles, las presiones de la vida son más fuertes que los principios de la Palabra de Dios y la vida espiritual se marchita. Una tercera clase de persona adopta la Palabra de Dios con mayor profundidad, pero las preocupaciones y el deseo de las cosas del mundo opacan la Palabra y la ahogan en la vida de esa persona. Finalmente, algunos reciben la Palabra con un corazón como un campo bien arado. Esta es la imagen de la persona que recibe con plenitud la Palabra de Dios y en la cual esta produce un crecimiento exponencial en su vida espiritual. ¿Qué tipo de respuesta se identifica más estrechamente con la situación de su corazón hoy? Quizá usted nunca se haya comprometido a seguir a Cristo como Señor de su vida. Lo animo a hablar con un cristiano o un ministro en quien confíe y preguntarle acerca de seguir a Cristo como Señor. El pasaje de 1 Corintios 2.14 nos dice que una persona que no es seguidora de Cristo no puede adoptar la Palabra de Dios de manera tal que cambie su vida, así que este sería el punto de partida para usted. Acuda a Cristo, pídale que le dé vida a la Buena Nueva en usted. O tal vez ya ha comprometido su vida para seguir a Cristo, pero su corazón no está muy abierto a la Palabra de Dios en este tiempo. Quizá esté agobiado por las preocupaciones o el deseo de las cosas materiales. El pecado y el egocentrismo pueden distraerlo del estudio bíblico. Comience a tomar el camino de regreso a una relación sana con Dios clamando a Él ahora mismo, pidiéndole que le perdone por la dureza de su corazón y expresando su deseo de escuchar y vivir Su Palabra.

Motivaciones Cuando nuestro corazón es receptivo a la Palabra, podemos escuchar las motivaciones que nos ofrece la Biblia. Entre otros motivos, leemos la Biblia para: • Tener constante gozo (Salmos 119.111). • Discernir nuestros pensamientos y nuestras intenciones (Hebreos 4.12). • Guardarnos del pecado y el error (Efesios 6.1117; 1 Pedro 2.1-2). • Conocer a Dios en una relación personal (1 Corintios 1.21; Gálatas 4.8-9; 1 Timoteo 4.16). • Conocer la verdad y pensar claramente en lo que Dios dice que es valioso (2 Pedro 1.21). • Ser edificados colectivamente con otros creyentes (Hechos 20.32; Efesios 4.14-16). • Rechazar la conformidad con el mundo a medida que renovamos nuestra mente (Romanos 12.1-2; 1 Pedro 2.1-2). • Experimentar la libertad, gracia, paz y esperanza de Dios (Juan 8.32; Romanos 15.4; 2 Pedro 1.2). • Vivir bien para Dios, expresando nuestro amor por Él (Juan 14.23-24; Romanos 12.2; 1 Tesalonicenses 4.1-8). • Ministrar a los seguidores de Cristo y a quienes aún no han respondido al evangelio para recibir la aprobación de Dios por un trabajo bien hecho (Josué 1.8; 2 Timoteo 2.15; 3.16-17).

7

Doce sugerencias prácticas para leer bien Debemos abordar la lectura de la Biblia de una forma que produzca una vida plena, fiel, fructífera. A continuación damos una docena de sugerencias para que nuestra lectura bíblica sea más efectiva y satisfactoria.

1. Lea la Biblia en oración Interactuar con la Biblia de una manera regular es un ejercicio espiritual, y se necesita poder y discernimiento espiritual para hacerlo bien. Cuando comience a leer la Biblia, pida a Dios que su corazón sea receptivo y disciplinado; pídale que le hable a través de la Palabra y que use los pasajes que lea para plantar en usted pensamientos y palabras que pueda usar al orar a Dios.

2. Lea con expectativa y gozo Después de orar por la lectura bíblica, lea con la expectativa de escuchar a Dios, con gozo y gratitud por lo que encuentre en las Escrituras. Permita que la “música” de la Palabra le dé gozo en su andar con Dios.

3. Medite en lo que lee Meditar significa “masticar” mentalmente lo que está leyendo; pensar qué significa el pasaje y cuáles son sus implicaciones en cuanto a la fe y la práctica. Así como la comida que se mastica y se traga muy

8

rápido nos indigesta, tampoco podremos digerir nuestras lecturas bíblicas si no nos tomamos el tiempo para hacerlo lentamente y asimilar la “carne” que encontramos en ellas.

4. Lea en espera de una transformación La Biblia no tiene como fin solo informarnos, sino más bien transformarnos según la verdad de Dios (Romanos 12.1-2). Por tanto, lea con la expectativa de escuchar a Dios. Mientras lee, piense en distintas formas de aplicar la verdad de Dios a su vida.

5. Lea con perseverancia Comprométase a ser constante en la lectura durante las próximas 10 ó 12 semanas, que es el tiempo que por lo general lleva formar un hábito a largo plazo. Si es fiel en la lectura bíblica, comenzará a ver la influencia que esta ejerce en su vida, comenzará a desear ese tiempo que pasa con la Palabra.

6. Fíjese metas realistas y tenga un buen plan Usted puede leer la Biblia en un año si le dedica de 20 a 30 minutos al día. Si dedica de 10 a 15 minutos, podrá leerla entera en dos años. La clave no es la cantidad, sino la constancia, y tener un plan claro.

7. Dedique un tiempo y un lugar específicos para leer y estudiar la Biblia

11. Haga que su lectura y estudio bíblico sea parte de un grupo

Dedique un tiempo y un lugar que lo ayuden a estar libre de distracciones y le permitan ser constante y no perder más que unas pocas lecturas al mes. Si algún día no puede cumplir con la lectura, reanúdela al día siguiente.

Es útil tener amigos o parientes que también estén leyendo la Biblia porque ellos pueden alentarlo y comentar con usted lo que leen. Sea parte de un colectivo de cristianos, una iglesia, para poder tener un lugar donde celebrar lo que está leyendo, plantear preguntas que le surjan en el estudio y usar sus dones espirituales para ministrar a otros.

8. Tenga algunas herramientas útiles a mano Junto con su Biblia de estudio, tenga un buen diccionario bíblico a mano. Estos generalmente brindan bosquejos y resúmenes de cada libro de la Biblia, además de información de fácil acceso sobre aspectos teológicos, históricos y culturales.

9. Lea con un bolígrafo a mano Subraye los pasajes clave y tome notas en los márgenes mientras lee. Como dice el dicho, la tinta más clara es más fuerte que la memoria más aguzada. Si prefiere el teclado al bolígrafo, tome notas en su computadora.

10. Lea considerando el contexto inmediato No solo necesitamos “el cuadro general” de toda la historia de la Biblia, sino también el “cuadro específico” del contexto inmediato. Lea teniendo conciencia de dónde se encuentra en el desarrollo de ese libro en particular.

12. Lea tomando en cuenta la historia general de la Biblia La lectura de la Biblia adquiere mucho más sentido si se lee enmarcándola dentro de la historia que la recorre de punta a punta. Mientras lee, tome nota de los temas que se entrelazan, por ejemplo: cómo la creación en Génesis 1 y 2 se relaciona con los temas de la creación en Salmo 8, Isaías 65.17-25, Juan 1, Romanos 8.19-22 y Apocalipsis 21. Lea las introducciones a los libros en su Biblia de estudio, teniendo en cuenta el lugar que ocupa cada uno en el desarrollo general de la historia de Dios. Esa historia puede bosquejarse en tres grandes actos: • Primer acto: El plan de Dios para todas las personas (Génesis 1 – 11). • Segundo acto: El pueblo del pacto de Dios (Génesis 12 – Malaquías 4.6) (2081 – 420? a.C.). • Tercer acto: El pueblo del nuevo pacto de Dios (Mateo – Apocalipsis) (5 a.C. - ?). Lea el artículo completo (en inglés) en MyStudyBible.com. Haga click en “featured article” a la izquierda del panel del texto bíblico. Publicado en www.lifeway.com Este artículo es un extracto cortesía de B&H Publishing Group. El Dr. George Guthrie es Profesor de Biblia en la cátedra Benjamin W. Perry en Union University, Jackson, Tennessee. Ha participado en proyectos de traducción como la revisión de The New Living Translation de la Biblia y ha sido consultor para Holman Christian Standard Bible, New Century Version, English Standard Version. El Dr. Guthrie tiene un doctorado y una maestría del Southwestern Baptist Theological Seminary y una maestría de Trinity Evangelical Divinity School.

9

LA HISTORIA DE DIOS L

a Biblia está compuesta de muchas historias, pero todas se unen para contar una sola historia: la Historia de Dios. Este estudio de trece semanas ayudará a los participantes a comprender la historia de la Biblia, el lugar que ellos ocupan en esa historia y las implicaciones para sus vidas. La mayoría de las personas conocen, al menos, algunas historias bíblicas. Sin embargo, quizá no vean cómo las partes aparentemente inconexas de la Biblia encajan entre sí. George Guthrie comenta por qué esto es importante: “Cuando una persona no entiende la historia, todos los pequeños relatos, los salmos, las parábolas, no tienen punto de referencia para comprenderlas. Por eso debemos enseñarle a la gente la historia para poder revertir la tendencia actual hacia el analfabetismo bíblico” (Read the Bible for Life, B&H Publishing Group, Nashville, 2011, p. 12). Este estudio es importante porque puede llevar a los adultos no solo a comprender el mensaje general de la historia bíblica, sino también a conocer personalmente a su Autor.

10 

FECHA

TÍTULO

PASAJE BÍBLICO

  1 de junio

Dios comienza la Historia

 énesis 1.1, 26-27, 2.15-17; 3.6-7, G 14-19, 23-24

  8 de junio

Dios elige un pueblo

Génesis 12.1-7; 15.5-8, 13-17

15 de junio

Dios libera a Su pueblo

É xodo 3.7-10; 12.12-13, 29-31; 14.5-6, 13-14, 21, 26

22 de junio

Dios instruye a Su pueblo

Éxodo 20.1-4, 7-8, 12-17; 24.4-8

29 de junio

Dios habita en medio de Su pueblo

Éxodo 26.30-33; 29.43-46; 40.34-38

  6 de julio

Dios establece un reino para Su pueblo

2 Samuel 7.8-17, 22-24

13 de julio

Dios disciplina a Su pueblo

2 Reyes 17.7-15, 18-20

20 de julio

Dios restaura a Su pueblo

E sdras 1.1-5; Nehemías 8.1-6; Jeremías 29.10-14

27 de julio

Dios promete al Mesías

Isaías 53.2-12

  3 de agosto

Dios envía a Su Hijo

 ateo 4.17-24; Juan 1.1-2, 11-14, M 18, 29

10 de agosto

Jesús, crucificado y resucitado

 arcos 15.33-39; 16.1-7; M 1 Corintios 15.17-19

17 de agosto

Jesús comisiona a Su iglesia

L ucas 22.44-49, Hechos 1.6-8; 2.41-47

24 de agosto

Dios completa la historia

J uan 14.1-3; Apocalipsis 21.1-4; 22.1-5, 12-14

31 de agosto

La clave es el amor

Juan 3.16; 1 Juan 3.16-20, 4.15-18

11

DIOS COMIENZA LA HISTORIA

Junio1 2014

PARA ENSEÑAR LA LECCIÓN NECESITARÁ ▶▶Ejemplares de la Guía para el Estudio Personal (GEP) y lápices o bolígrafos para todos los presentes.

▶▶Paso 1: Un libro para niños;

Ítems 1 y 2: Línea de tiempo (base I y base II); Ítem 3: Semana 1: Agregado para la línea de tiempo

▶▶Paso 2: Pizarra u hoja grande

Pasaje bíblico

▶▶Paso 5: Ítem 4: Diario: La

De qué trata esta lección

de papel, marcador

Historia de Dios (una copia para cada participante)

Génesis 1.1, 26-27, 2.15-17; 3.6-7, 14-19, 23-24 La historia bíblica comienza con el Dios eterno creando el mundo y los primeros seres humanos. Dios creó a las personas con la capacidad de tener comunión con Él, pero ellas eligieron rebelarse contra Él y sufrieron las consecuencias.

¿Por qué es importante esta lección?

Esta lección presenta el marco para el resto de la historia bíblica. Muestra el designio original de Dios para la creación y la causa básica de todo lo que anda mal en el mundo: la rebelión contra Dios y por qué es necesaria la salvación.

Efecto para su vida Busque artículos gratuitos y ayudas adicionales en blog.lifeway.com/ eblifewayadultos. Una página dedicada a los maestros de la E.D. Ahora usted puede adquirir este Manual para el Líder en inglés con otros planes de enseñanza y una hoja de estudio para los participantes en www.lifewaylessons.com.

Esta lección puede ayudarnos a entender que fuimos creados para tener una relación con Dios y cómo el pecado cortó esa relación.

Bosquejo de la lección

Dios crea (Génesis 1.1, 26-27) Los seres humanos se rebelan (Génesis 2.15-17; 3.6-7) El pecado tiene consecuencias (Génesis 3.14-19, 23-24)

Pregunta práctica

¿Cómo influye el pecado en nuestra relación con Dios?

12

Junio   1, 2014

PREPARE LA LECCIÓN ¿Alguna vez se preguntó cómo encajan entre sí todas las partes de la Biblia? ¿No está seguro de cuán relevante es todo lo que incluye el Antiguo Testamento para los cristianos? Durante las próximas catorce semanas vamos a embarcarnos en un recorrido, un peregrinaje por la Biblia, para descubrir la Gran Historia de Dios. La lección de hoy es la primera de esta serie, pero cada lección está estrechamente relacionada con el tema de la Historia de Dios. Piense en cada una de estas lecciones como una pieza de un rompecabezas. Examinaremos cada pieza con cuidado, prestando atención a sus colores y contornos, pero el significado final de cada pieza solo se descubrirá al vincularse con las demás piezas para así darnos un cuadro de Dios. ¡La Biblia es la Historia de Dios! A veces, cuando escuchamos la palabra “historia”, pensamos en ficción. Le aseguro que la Historia de Dios, desde el principio hasta el fin, no es ficción. Los relatos bíblicos que componen Su Historia son para nosotros relatos precisos y confiables de acontecimientos históricos reales. Presento esta lección y las que siguen con plena confianza en la veracidad de la Palabra de Dios. La Biblia relata la Historia de Dios desde la primera escena de la creación de Dios en Génesis hasta el telón final en Apocalipsis. Un desconocido lo ve a usted con su Biblia y le pregunta: ¿Qué es la Biblia? ¿Qué le respondería?

PLAN DE ENSEÑANZA

¿Cómo pudiera resumir la Gran Historia de Dios en pocas palabras?

1

¿Cómo le explicaría la importancia y veracidad de la Biblia?

Introducción

▶▶Muestre un libro para niños.

Dios crea

(Génesis 1.1, 26-27) En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 1

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 26

La Historia de Dios comienza con una declaración que es un resumen. Génesis 1.1 resume la relación entre Dios y todo lo demás. Si este primer versículo se redujera a su forma más breve, diría: creó Dios. El verbo “bārā” que se traduce como “creó” significa hacer existir, y en la Biblia hebrea solo tiene como sujeto a Dios. Nadie más crea, solo Dios. Desde la frase inicial de la Biblia vemos que Dios está ubicado de manera única por encima de todo lo demás: personas, plantas, animales y cosas. Además, vemos a Dios como el primer sujeto del primer versículo del primer

13

Ábralo por la mitad, lea una página, pase algunas páginas más, lea otra y luego diga: “¿No les parece una hermosa historia?” Explique que este tipo de lectura es como lo que muchos hacen con la Biblia; conocen un poco aquí y otro poco allá, pero no tienen “el cuadro completo”.

▶▶Diga: “Al igual que este libro

para niños no se hizo para leerse en segmentos, tampoco se planeó que la Biblia se dividiera en muchas historias individuales. Básicamente, la Biblia es una sola historia continuada: no una ficción, sino la verdad absoluta, de la Palabra de Dios para nosotros”.

▶▶Explique que en este trimestre

van a explorar diversos pasajes de la Biblia con la meta de llegar a verla como una sola historia continua.

▶▶Pegue a la pared las líneas

de tiempo (base I y base II), ítems 1 y 2, y agregue el Ítem 3 (Semana 1: Agregado para la línea de tiempo) por sobre las palabras “El principio” en la base.

▶▶Explique que cada semana

continuará agregando carteles a la línea de tiempo básica para crear el cuadro continuo de las Escrituras.

2

Dios crea

(Génesis 1.1, 26-27)

▶▶Pida a un participante que lea en voz alta Génesis 1.1, 26-27.

▶▶Invite a un participante a

leer en voz alta el recuadro titulado “Cómo encajan estos acontecimientos en la Gran Historia de Dios” en la guía de estudio.

▶▶Pregunte: “¿En qué debemos concentrarnos al estudiar la historia de la creación: en la creación misma, o en su Creador?”

▶▶Lea el párrafo que comienza: “La Historia de Dios comienza…” En la página 13 de este Manual.

▶▶Haga una línea vertical en una pizarra o en una hoja grande de papel para dividirla a la mitad. En un lado, escriba como título: “Dios” y en el otro, “Nosotros”.

▶▶Pregunte: “Basándonos

solo en los versículos que estudiamos en esta sección, ¿qué vemos acerca de Dios que lo diferencia por completo de nosotros?” Escriba las respuestas de los participantes bajo el título “Dios”.

▶▶Invite a los participantes a

pensar en algo que suelen hacer.

▶▶Pregunte: “¿Cuál es la

diferencia entre nosotros hacer algo y que Dios cree algo?” (Nosotros hacemos cosas a partir de lo que ya está creado).

▶▶Pregunte: “¿A quién se refiere Dios cuando usa la primera

Cómo encajan estos acontecimientos en la Gran Historia de Dios

La lección de hoy trata sobre Dios como Creador y los seres humanos como Su principal creación. Al comenzar este vistazo a la “gran historia” del amor redentor de Dios, debemos comenzar por establecer la relación correcta entre Creador y creado. Dado que solo Dios crea, solo Él se encuentra en posición muy superior a cualquiera de Sus creaciones, incluidos los seres humanos. Pero Dios busca una relación personal con cada individuo. El advenimiento del pecado deja a las personas aisladas de Dios. Dios interviene, en Su gracia, para restaurar la relación. Al hacerlo, comienza Su gran historia del amor redentor. capítulo del primer libro de la Biblia. Esta verdad prepara el escenario para comprender la totalidad de la Biblia en todas sus partes: Dios es el sujeto principal de toda la Biblia. La frase los cielos y la tierra abarca a todos y todo lo que no es Dios. Así como el cielo y la tierra son los objetos del verbo “creó”, nosotros también podemos comenzar a vernos como objetos de la actividad creadora de Dios. Salmos 24.1 nos recuerda: “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan”. Al mismo tiempo, debemos recordar que Dios está por encima de la creación, es eterno y maravilloso. La creación está subordinada a su Creador. Como tal, la creación es finita, limitada y el objeto de las intenciones de Dios. ¿Dónde encajan las personas en el plan creativo de Dios? Dios guardó la mejor creación para el final. Después de crear todo lo demás, dedicó toda Su atención a la creación del ser humano. Desde el principio los seres humanos iban a ser el máximo logro de la creación de Dios. Solo los seres humanos fueron creados a imagen y semejanza de Dios, palabras

14

que expresan su capacidad para relacionarse con Él de manera personal. Además, solo a los seres humanos se les dio la gran responsabilidad y privilegio de gobernar en toda la tierra (Génesis 1.26, 28). Específicamente, el hombre iba a tener dominio en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Las palabras “mar”, “cielos” y “tierra” abarcan todo el ámbito creado que conocen los seres humanos. El mar representaba todo lo que estaba por debajo de las personas; los cielos, todo lo que estaba por encima, y la tierra, todo lo que estaba delante de estas. Al asignarle a la humanidad esta impresionante responsabilidad, Dios declaró el status privilegiado de los seres humanos delante de Él, un status de superioridad sobre el resto de la creación, pero de inferioridad en cuanto a Dios. Para comprender la Historia de Dios, debemos comprender este status de privilegio que tiene la humanidad. Génesis 1.27 contiene una frase importante para la teología sistemática: a imagen de Dios, Junio   1, 2014

que en latín es imago Dei. El concepto de la imagen de Dios ha atraído la atención de los eruditos en todo el mundo. Recuerdo las discusiones alrededor de la mesa de la clase doctoral en el seminario cuando se comentaba si la imagen de Dios se refería a la sabiduría, a la inteligencia o a la lógica humanas, o aun, al hecho de que las personas tuvieran alma. El concepto es rico y quizá todas estas opciones tengan su mérito; no obstante, en la Historia de Dios, el aspecto más pronunciado de la imagen de Dios es la capacidad singular que tienen las personas de relacionarse con Él de forma especial. Hombres y mujeres pueden entrar en una relación especial con Dios que no está al alcance de los peces del mar, las aves de los cielos, las bestias de la tierra ni ningún animal que se arrastra sobre la tierra. El v. 27 contiene tres veces el verbo “bārā” que se traduce “creó” en referencia al ser humano. El uso de este verbo que solo tiene como sujeto a Dios y el hecho de que se use tres veces, llaman especialmente la atención a las personas por encima del resto de la creación. La Historia de Dios trata acerca de Su amor por las personas y Su deseo de tener una relación especial con ellas. La línea final de Génesis 1.27 nos recuerda que desde el principio creó Dios al ser humano como varón y hembra. La Historia de Dios incluye a todas las personas. Mírese en el “espejo” de su mente y observe su imagen; esa imagen que no aparece en el espejo del baño.

persona en plural en el v. 26?” Invite a un participante a leer Génesis 1.2 y Juan 1.1 para mostrar que Dios estaba hablando con el Espíritu Santo y el Hijo.

Mientras reflexiona en esa imagen, piense: ¿cuál de las siguientes descripciones se acerca más a la imagen de Dios en usted?

▶▶Pida a los participantes que

Una imagen idéntica Un pariente cercano Un pariente lejano Ninguna relación ¿Cómo saber que usted fue creado a la imagen de Dios le hace pensar en la manera de honrar y actuar según esa imagen?

busquen Juan 14.15-17 y 17.20-23 y lean esos pasajes en silencio. Pregunte: “¿Cómo estas palabras de Jesús reflejan el deseo del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, de relacionarse con nosotros desde el principio?”

▶▶Pida a un participante que lea en voz alta Génesis 1.26-27. Señale las palabras “imagen” y “semejanza”. Utilice el comentario para explicar este texto.

Los seres humanos se rebelan (Génesis 2.15-17; 3.6-7)

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. 15

Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. 6

15

Interactuando con el grupo ••¿En qué sentidos Dios nos creó a Su imagen? ••¿Qué aspectos de su vida muestran que usted tiene una relación con Dios? ¿Cuáles no? ••¿De qué manera este pasaje explica tanto nuestra responsabilidad como nuestra autoridad? ••¿Qué acciones y actitudes podemos adoptar y realizar para cumplir como corresponde el propósito de gobernar la creación?

3

Los seres humanos se rebelan (Génesis 2.15-17; 3.6-7)

▶▶Utilice el comentario para

explicar Génesis 2.1-14. Pida a un participante que lea Génesis 2.15-17 para todos. Resuma los acontecimientos relatados en Génesis 3.1-5.

Pida a otro participante que lea en voz alta Génesis 3.6-7.

▶▶Pregunte: “¿Qué sucede

cuando las personas tratan de cambiar el plan de Dios?”

▶▶Pida a un participante que lea

Génesis 2.15. Comenten las implicaciones de que la obra haya sido buena (el trabajo era parte de este mundo desde antes del pecado; el trabajo nos da sentido; etc.)

▶▶Diga: “Al estudiar este

versículo, vemos con claridad la definición de pecado. ¿Cuál es?”

▶▶A medida que los

participantes dan sus respuestas, anótelas en la pizarra. Ayúdelos a comprender que, básicamente, pecado es elegir hacer nuestra voluntad antes que la de Dios.

▶▶Pregunte: “¿Cómo la sociedad se rebela hoy contra Dios? ¿Cómo se rebelan hoy contra Dios los cristianos?”

▶▶Diga: “Dios les ordenó a

los seres humanos que se mantuvieran lejos de un árbol en particular; todo lo demás estaba a su disposición”.

▶▶Guíe a la clase a intercambiar

ideas acerca de algunas libertades y restricciones. (Ejemplos: tenemos libertad en Cristo, pero se nos ordena obedecer al gobierno. Somos libres para comer, pero tenemos problemas cuando comemos en exceso.)

▶▶Pregunte: “¿Por qué los

cristianos tienden a rebelarse tanto si se les ha dado mucha libertad?”

▶▶Diga: “Todas las personas

tienden a elegir vivir para sí

A partir de Génesis 2.4, encontramos un segundo relato de la creación. El primero, en Génesis 1.1 – 2.3, trata sobre la creación del mundo como un todo; el segundo, en Génesis 2.4-25, se concentra en el detalle de la creación del primer hombre y la primera mujer. Génesis 2.4-14 habla del cuidado especial que Dios puso cuando “formó al hombre del polvo de la tierra” (v. 7). Nos trae a la mente la imagen de un hábil artesano dándole forma a una vasija muy valiosa. Luego, Dios “sopló en su nariz aliento de vida” (v. 7). Aparte de Dios, las personas no tienen vida. Dios también tuvo mucho cuidado de brindarle al primer hombre un hogar adecuado, el huerto de Edén, y una vocación adecuada, que lo labrara y lo guardase. Lo único que le faltaba al hombre inicialmente era una “ayuda idónea para él” (v. 18). Dios remedió la situación creando a la mujer. Así fue que realmente comenzó la raza humana. Dios le dio a Adán un permiso general para comer de todo árbol del huerto. Esta libertad de disfrutar de la creación se caracterizó por su amplitud. El ancho, el largo y la profundidad de todo el huerto estaban a disposición del hombre. La relación que Dios estaba formando con él era de bendición y abundancia. La riqueza de la creación divina hacía prever la riqueza de la relación que Él deseaba tener con la humanidad. Sin embargo, Jehová Dios le dio una sola prohibición al hombre: no debía comer del árbol de la ciencia del bien y del mal. Comer de este

16

árbol permitiría que los seres humanos pudieran distinguir lo bueno de lo malo, una frase que lo abarca todo, de la A a la Z. Dios le advirtió las devastadoras consecuencias de comer del árbol prohibido: ciertamente morirás. La frase en hebreo dice literalmente: “muriendo morirás”. Así pues, la primera pareja iba a vivir y a trabajar en el huerto, a disfrutar sus frutos y su abundancia, y a obedecer a Dios en cuanto a no comer del árbol del conocimiento. En este ambiente, más perfecto que en ningún otro, las personas podían relacionarse con Dios de una manera especial. Hace poco un estudiante me preguntó por qué Dios les había prohibido a los seres humanos comer del árbol de la ciencia del bien y del mal. Le respondí dos cosas. Primero, porque deseaba evitarles la amargura de conocer el mal, todavía podrían aprender acerca de lo bueno por medio de su relación con Dios. Los padres que aman a sus hijos quieren protegerlos de las cosas malas de la vida. Segundo, sin opción, no podemos expresar amor. Cada vez que Adán y Eva pasaban junto al árbol de la ciencia del bien y del mal, tenían que tomar la decisión consciente de obedecer a Dios y no comer o desobedecer a Dios y comer. La tentación de comer era la promesa de tener un conocimiento divino. La ventaja de no comer era mantener una estrecha relación con Dios. Al enfrentar a los seres humanos con esta prohibición, Dios, en su gracia, les daba la libertad de elegir y la capacidad de expresar verdadero amor por Él. Podían expresar su amor y respeto por Dios decidiendo libremente Junio   1, 2014

obedecer Su mandato. Jesús expresó una conexión similar entre amor y obediencia en Juan 14.15: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”. También encontramos en 1 Juan 5.3: “Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos”. ¿Qué hicieron los seres humanos con el permiso de Dios y la única prohibición que les había planteado? ¿Aprovecharon la riqueza de la creación de Dios para vivir una relación profunda con Él? ¿Decidieron voluntariamente obedecer Su única prohibición en un esfuerzo por demostrarle que lo amaban? Tristemente, la respuesta es “No”. Aunque rodeados por Su abundancia, primero la mujer y luego el hombre, voluntariamente decidieron desobedecer a Dios y comer del árbol de la ciencia del bien y del mal (3.6). La serpiente que engañó a Eva luego se identificó como el diablo, Satanás, en Apocalipsis 12.9 y 20.2. La tentación tenía tres características: el fruto era bueno para comer (apelaba al apetito), agradable a los ojos (apelaba a los ojos), y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría (apelaba al intelecto). La estrecha afinidad de estas tres características con la tentación de Jesús por parte del diablo (Lucas 4.1-13) y la observación de Juan, en el sentido de que estas tres cosas pertenecen al mundo (1 Juan 2.16) muestran la unidad esencial de la Historia de Dios. Entonces, la mujer […] tomó de su fruto, y comió;

y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Con estas sencillas palabras se relata el momento en que Adán y Eva se rebelaron contra Dios. Dios aún no había creado a la mujer cuando le dio el primer mandato de prohibición a Adán. Es un misterio por qué Adán no intervino en el diálogo entre la mujer y la serpiente. El hecho de que no hablara y su complicidad en comer causaron la condenación para toda la raza humana. La serpiente había prometido que comer del árbol haría que sus ojos se abrieran y ellos llegaran a ser “como Dios” (Génesis 3.5). Sus palabras eran medias verdades y medias mentiras. Realmente, fueron abiertos los ojos de ambos, pero lo primero que conocieron fue que estaban desnudos. ¡Cuán irónico es que lo primero que su pecado les reveló, fuera lo primero que buscaron ocultar! Las hojas de higuera podían cubrir su desnudez física, pero su desnudez espiritual ante Dios continuaba expuesta. De inmediato la primera pareja comenzó a experimentar la muerte con todos sus tristes accesorios. La serpiente engañó a Eva (vv. 1-5). Cuando Adán y Eva comieron del árbol de la ciencia del bien y del mal, se rebelaron contra Dios. De hecho, cada pecado cometido desde entonces ha sido una rebelión contra Dios. Hoy en día las personas se rebelan, estableciendo formas de vida alternativas y diferentes a las que Dios establece en Su Palabra. Al fijar sus propias normas, ser selectivos en su moralidad y elegir desobedecer

17

mismas y servirse a sí mismas en lugar de hacerlo para Dios; pero, al igual que el pecado de Adán y Eva no mostró de inmediato sus efectos mortales con ellos, tampoco el nuestro lo hará con nosotros”.

▶▶Pregunte: “¿Qué tentaciones usa Satanás hoy, que tienen estas características?”

▶▶Pida a un participante que lea

en voz alta Génesis 3.7. Señale la diferencia entre lo que la tentación prometía y lo que cumplió.

▶▶Pida a los participantes que

piensen cómo Adán y Eva trataron de solucionar las consecuencias de su pecado. Pregunte: “¿Por qué era inadecuada esa respuesta?” Lea la respuesta de Dios en Génesis 3.21.

Interactuando con el grupo ••¿Por qué es tan grave el pecado? ••¿En qué ocasión conscientemente decidió usted no obedecer las leyes, los mandatos o las normas de Dios? ¿Cómo trató de justificar su desobediencia? ••¿En qué difiere la rebelión de un adolescente, un joven, un adulto de edad mediana y un adulto mayor? ¿De qué maneras tratan de solucionar sus pecados las personas de cada grupo? ¿Por qué?

4

El pecado tiene consecuencias

(Génesis 3.14-19, 23-24)

▶▶Pida a un participante que lea en voz alta Génesis 3.14-19, 23-24.

▶▶Pregunte: “¿Quién detesta a

las serpientes?” Guíe al grupo a comentar cómo el castigo de Dios sobre el rol de la serpiente en la tentación se evidencia en la actualidad.

▶▶Pregunte: “¿Por qué el

castigo por el pecado tiene consecuencias a largo plazo?”

▶▶Utilice el comentario de esta sección para ayudar a los participantes a comprender cómo el v. 15 se cumplió cuando Jesús triunfó sobre Satanás en la resurrección.

algunas instrucciones divinas, se distancian cada vez más de Él. La relación cálida que Dios desea queda cada vez más fuera del cuadro. Hoy, al leer esta lección, recuerde que Dios le ha dado la libertad de elegir. Puede elegir obedecerle o rebelarse contra Él. Elija hoy obedecer a Dios. Como Adán y Eva, la mayoría de nosotros ha recibido mucho más de Dios en comparación con los límites que nos ha impuesto. Aunque es lamentable, muchos, como Adán y Eva, también solemos prestar atención a lo que queremos y no tenemos, en lugar de agradecer lo que nos ha sido dado. Examine su vida durante las últimas dos semanas.

▶▶Lea el castigo para Eva en

el v. 16. Pida a las mujeres presentes que levanten la mano si pueden calificar como “doloroso” el proceso del parto.

▶▶Invite a los participantes a

comentar qué significa la segunda parte del castigo para Eva. Comente que aún hoy la sumisión de la mujer a la autoridad de su esposo es fuente de conflicto en los matrimonios, miles de años después que Eva pecó.

▶▶Invite a un participante a leer

el castigo para Adán en los vv. 17-19. Pida que los hombres levanten la mano si alguna vez han trabajado en un empleo que podrían calificar de “doloroso”.

¿Cuánto de su tiempo y esfuerzo cree que ha gastado concentrándose en lo que no tiene, en lugar de concentrarse en lo que Dios le ha dado? Piense con honestidad si acaso está deseando cosas que se pueden comprar y ha olvidado las cosas que tiene que no se pueden comprar. En una escala del 1 al 10 en la que 1 es nada, ¿donde colocaría su satisfacción con lo que Dios le ha dado?

▶▶Pida a un participante que muestre una cicatriz que

18

El pecado tiene consecuencias

(Génesis 3.14-19, 23-24) Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. 16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. 17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18 Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. 19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. 14

Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. 24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, 23

Junio   1, 2014

para guardar el camino del árbol de la vida. Muy pronto se hicieron visibles los resultados inmediatos del pecado. El proceso de muerte que introdujo el pecado incluía la separación de Dios. “El hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto” (Génesis 3.8). Cuando Dios confrontó a Adán, este culpó a Eva, la “ayuda idónea” (2.18) que Él le había dado; cuando confrontó a Eva, ella culpó a la serpiente que Dios había creado (vv. 9-13). Entonces, Jehová Dios comenzó Su juicio del pecado confrontando a la serpiente (v. 14). Conocida por su capacidad de hablar, la serpiente fue maldita y condenada a una existencia de comer polvo. Ya no podría moverse erguida; por el contrario, quedó reducida a arrastrarse sobre su pecho. La palabra “maldita” tiene el significado opuesto a “bendita”. Así como ser bendito es recibir poder, la palabra maldecir significa ser constreñido o atado e incapacitado para tener éxito. Génesis 3.15 ha sido llamado el protoevangelio, es decir, primer evangelio, la primera promesa del Redentor que vendría en la Biblia. El versículo predice el choque entre la simiente de la mujer, Jesús, y la serpiente (diablo). El protoevangelio también promete la derrota final de la serpiente. Aunque esta podría herir a la simiente de la mujer, Jesús iba a herir su cabeza, es decir, le asestaría un golpe fatal. Por tanto, desde el principio de la Historia de Dios, ya Él tenía previsto el

final de la Historia. Jesús iba a vencer a la serpiente, también conocida como Diablo o Satanás (Apocalipsis 20.2, 10). Debemos recordar que el plan de Dios es tener una relación personal con cada ser humano. Cuando sucumbimos ante las tentaciones de la serpiente, nos rebelamos contra Dios. Pero, a pesar de nuestra rebelión, Dios nos extiende Su mano para ofrecernos gracia y restauración. Es significativo que la palabra “maldición” no se encuentra en los comentarios de Dios hacia Eva en Génesis 3.16. Más bien, Dios le explica a la mujer cómo iba a ser su vida. Sufriría dolores profundos en su embarazo, daría a luz sus hijos con dolor, tendría un gran deseo de su marido, y él la iba a dominar. En la sociedad patriarcal de la época de Moisés, donde se dieron por primera vez estas Escrituras, era la norma que el hombre fuera la cabeza de la casa. Se esperaba que ellos orientaran a sus familias hacia Dios. Después de todo, el imperativo del dogma fundamental de Israel, la Shemá (Deuteronomio 6.4-9) es todo masculino. La historia está repleta de ejemplos de esposos que abusaron de la autoridad que Dios les había dado para gobernar el hogar, y se enseñorearon de él, maltratando a sus esposas e hijos. Tal es el impacto negativo del pecado. En lugar que el hombre y la mujer disfrutaran su status como iguales, el esposo de la mujer iba a “enseñorearse” de ella. Dios no prescribió este destino para Eva, sino más bien, se lo describió como resultado cierto de su pecado de desobediencia. Cuando Adán

19

tenga de una herida ocurrida en su trabajo. Ayude a los participantes a comprender que aún hoy el castigo de Adán es parte de las vidas de muchos hombres.

▶▶Diga: “Por perdurables y

difíciles que fueron estos castigos, seguramente el castigo más devastador fue que los sacaran del huerto del Edén y lejos de la presencia de Dios” (vea los vv. 23-24).

▶▶Continúe: “Aún hoy, nuestros

pecados nos separan de Dios”.

▶▶Muestre la línea de tiempo.

Explique que estos hechos no figuran en la línea de tiempo porque no sabemos exactamente cuándo ocurrieron, pero sí sabemos que ocurrieron hace miles de años.

Interactuando con el grupo ••¿En qué aspectos ve usted más claramente las consecuencias del pecado en su vida hoy? ••¿Por qué Adán y Eva fueron expulsados del huerto del Edén y de la presencia de Dios? ¿De qué manera ha experimentado usted una barrera en su relación con Dios después de pecar? ••¿Cómo puede su testimonio ayudar a otros a comprender los peligros del pecado?

5

Conclusión

▶▶Pregunte: “¿Por qué es

importante conocer y creer estos pasajes?” Destaque que estos versículos señalan el conflicto que cada uno de nosotros tiene con Dios.

▶▶Diga: “Vamos a considerar

cómo encajan los pasajes de cada semana de este estudio, no solo con los de la semana siguiente o la anterior, sino con toda la Biblia. Pero no quisiera que dejaran de seguir pensando en esto después del estudio”.

▶▶Copie las páginas del Diario:

La Historia de Dios (ítem 4) según se indica en las instrucciones y engrápelas (ponga una presilla). Entregue un diario a cada participante.

▶▶Anime a los participantes

a completar la sección correspondiente a la semana 1 como parte de sus meditaciones esta semana. Sugiérales que guarden su diario junto con la guía de estudio, ya que usarán ambos materiales todas las semanas. Si no cuenta con este ítem, invite a los participantes a traer a cada estudio un diario de sus respuestas durante este trimestre.

▶▶Invite a seis voluntarios a

leer un punto cada uno de la “Conclusión” que encuentran en sus guías de estudio.

▶▶Pida a un participante que

lea en voz alta el párrafo final de la conclusión en su guía de estudio que habla sobre Charles Colson.

y Eva se rebelaron contra Dios, desobedeciéndole en cuanto a la prohibición de comer del árbol del conocimiento, se aislaron de Dios y se enfrentaron entre sí. En cuanto a Adán, se acabaron sus días de cultivar y velar cómo el huerto del Edén se perpetuaba a sí mismo. El dolor —la misma palabra que se usa en hebreo para hablar de los dolores de las preñeces de Eva en el versículo anterior— también caracterizaría Su vida. En lugar de cosechar sin esfuerzo, Adán tendría que luchar contra Espinos y cardos para conseguir alimento. La buena noticia para Adán y Eva era que continuarían viviendo; la mala noticia era que su rebelión les produciría dificultades en cada cosa que emprendieran. En lugar de disfrutar de un trabajo libre de complicaciones en Edén, Adán tendría que conseguir el pan para comer con el sudor de su rostro, una referencia a las labores esforzadas que debería soportar fuera del fructífero huerto de Edén. Este mismo versículo contiene un grave recordatorio de la mortalidad del ser humano. Adán fue tomado del polvo de la tierra (2.7) y a la tierra iba a regresar. Dado que los seres humanos se rebelaron y desobedecieron los mandatos de Dios, todos, desde entonces, sufrimos la muerte. De hecho, el escritor de Hebreos, en el Nuevo Testamento, declara que “está establecido para los hombres que mueran” (Hebreos 9.27) y Pablo escribió que “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6.23). Adán ejerció por primera vez su dominio sobre Eva tomando

20

la prerrogativa de darle nombre (Génesis 3.20). Dios mostró Su paciencia y su gracia al preparar ropa adecuada para la pareja de pecadores (v. 21) y evaluando la situación en la cual seguía teniendo acceso al árbol de la vida (v. 22). Dado que la Historia de Dios no solo trata de juzgar el pecado, sino también dar gracia, sacó Jehová del huerto del Edén al hombre y a la mujer. Adán tuvo que labrar la tierra de que fue tomado. Esta expulsión divina del huerto es una imagen del juicio y la gracia de Dios en una sola acción. El aspecto del juicio se muestra en que debían dejar atrás un huerto que se multiplicaba, solo para entrar en un ambiente hostil donde lograr cosechas sería un arduo trabajo. El aspecto de la gracia se muestra en el mismo acto de expulsión porque la pareja pecadora quedó separada del árbol de la vida. De haber comido de ese árbol en su estado de corrupción, habrían tenido que vivir siempre de esa forma. En la Historia de Dios, Él brindó la solución perfecta para el problema que los seres humanos habían creado al pecar. Envió a Su Hijo Jesús para vivir una vida sin pecado, morir inmerecidamente en nuestro lugar y resucitar. La cruz de Jesús se convirtió en el nuevo “árbol de la vida” por el cual los pecados de las personas pueden ser expiados y pueden recibir la vida eterna. Para asegurarse de que Adán y Eva no comieran del árbol de la vida y vivieran para siempre en su estado caído, Dios colocó querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, Junio   1, 2014

para guardar el camino de ese árbol. El pecado de Adán y Eva tuvo consecuencias de enorme alcance. Todos los malos efectos de su rebelión, la culpa, el dolor, el temor, la pena, la corrupción moral, el aislamiento de Dios y entre sí, el sufrimiento y la muerte solo pueden encontrar respuesta por el poder de una vida indestructible: la vida de Jesucristo (Hebreos 7.16). Durante mis más de treinta años en el ministerio, he escuchado a muchas personas preguntar: “¿Por qué me sucedió esto?” Algunas veces, en respuesta a un divorcio, a la muerte de un hijo o a la pérdida de un trabajo. Muchas lágrimas amargas se han derramado por las malas noticias que este mundo quebrantado por el pecado ha llevado a las vidas de muchas personas. Solo por medio de la fe personal en Jesucristo podemos tener la seguridad de vencer las consecuencias de nuestros pecados. Tendremos que vivir con esas consecuencias durante un tiempo, pero la victoria está garantizada por Jesús. La Historia de Dios apenas ha comenzado y ya vemos el pecado y sus consecuencias. ¿Qué significado tiene, a su juicio, que ocurran hechos tan graves casi en el comienzo de la Historia de Dios? ¿Pudo Dios haber evitado que el hombre pecara?

Verdades bíblicas de esta lección

▶▶Diga: “Dios creó a Adán y

• El plan de Dios es que todas las personas disfruten de una relación especial con Él. • Pero se requiere que las personas reconozcan Su status único como Creador de todas las personas y de todas las cosas. • Como Creador, Dios desea una relación significativa con todas las personas, ya que las creó a Su imagen. • Las personas decidieron rebelarse contra Dios, arruinando la imagen del Señor en ellas y apartándose de Él. • La relación especial que Dios deseaba sufrió los efectos de la desobediencia humana. • Desde el principio Dios estuvo interesado en restablecer la relación con los hombres. Repase los tres primeros capítulos de Génesis. ¿Qué indica lo que Dios hizo para que usted tuviera una relación con Él? El amor de Dios por nosotros se manifiesta desde el principio, pero el pecado tiene consecuencias. ¿Puede pensar en algún ejemplo de esto? ¿Cómo pudiera ayudar a alguien para que pueda librarse del pecado y de sus consecuencias?

¿Qué significa el libre albedrío?

21

Eva para que se relacionaran con Él, pero el pecado cortó esa relación. Nosotros también fuimos creados para relacionarnos con Él, pero el pecado cortó esa relación. Podemos tener una relación correcta, restaurada con Dios, solo por medio de la fe en Su Hijo Jesucristo”. Señale el interior de la tapa de la guía de estudio de los participantes.

▶▶Repasen las “Verdades bíblicas de esta lección”.

▶▶Ore y pida a Dios que ayude

a los participantes a estar seguros en su relación con Dios o les dé la convicción necesaria para recibir al Señor por fe.

Continuación ▶▶Desafíe a los participantes

a reflexionar cómo esta historia se hace evidente en otros pasajes que estudien o recuerden durante la semana. Anímelos a escribirlos en sus diarios.