JM Coetzee. Los libros preferidos de un gran autor

22 nov. 2013 - Quienes tenemos la fortuna de ser lectores sabemos que es así, puesto que la lectura es una de las formas más alegres, más generosas,.
3MB Größe 15 Downloads 44 vistas
4 | ADN CULTURA | Viernes 22 de noviembre de 2013

L

P.MATSAS / OPALE / DACHARY

J. M. Coetzee. Los libros preferidos de un gran autor Biblioteca Personal. El Premio Nobel sudafricano empieza a publicar en la editorial argentina El Hilo de Ariadna una colección en que selecciona y prologa las obras que lo marcaron como lector. En una entrevista exclusiva, cuenta las razones del proyecto. Además, un anticipo de La infancia de Jesús, su nueva novela Anna Kazumi Stahl | para la nacion

eer es una actividad íntima. También resulta una actividad poderosamente transformadora que guarda, en el fondo, un misterio: el del arte y sus efectos mágicos sobre el ser humano. Palabras ajenas se adentran en el lector y lo despiertan, le posibilitan nuevas formas de ver el mundo, nuevas maneras de entender, de hacer y de ser. En “Elogio de la lectura”, Alberto Manguel describe lo que produce (y promete) la acción de abrir un libro y entrar en él: “Existimos como pequeños signos de interrogación en el vasto texto del mundo. Quienes tenemos la fortuna de ser lectores sabemos que es así, puesto que la lectura es una de las formas más alegres, más generosas, más eficaces de ser conscientes”. John Maxwell Coetzee (1940), indiscutiblemente, lo sabe. Sudafricano de origen afrikáner, escribe en inglés. Novelista, lingüista, filólogo, matemático, Premio Nobel de Literatura 2003 y dos veces ganador del Premio Booker (en 1983 por Vida y época de Michael K y en 1999 por Desgracia), Coetzee lleva desde hace décadas una vida transnacional. Ha residido en distintas partes del mundo y en 2006 se naturalizó ciudadano de Australia, país donde vive actualmente. Escribió doce novelas (entre las que deben destacarse, además de las ya nombradas, Esperando a los bárbaros y El maestro de Petersburgo), cuatro libros de autobiografía novelada (Infancia, Juventud y Verano, además de Diario de un mal año), ocho libros de crítica y uno de cartas (el reciente diálogo epistolar que mantuvo con el novelista norteamericano Paul Auster). Produce con constancia, rigor y energía, y nunca ha dejado de sorprender. Ni desde el punto de vista estilístico ni por los temas que decide abordar y ahondar. Su característica: una tajante ética (que no es lo mismo que la evocación de una moral). Coetzee llega a las librerías argentinas por partida doble. Por un lado, acaba de publicar en inglés su nueva novela, La infancia de Jesús (cuya traducción Mondadori distribuirá en español a comienzos de diciembre). Por otro, se apresta a lanzar un proyecto infrecuente: una biblioteca personal, que verá la luz exclusivamente en una editorial argentina. En La infancia de Jesús, un hombre, Simón, y un niño, el huérfano David, llegan a un país sin nombre en el que se habla español. Buscan a la madre del niño, pero en esa búsqueda tienen que empezar a lidiar con los habitantes de esa tierra ajena. Coetzee vuelve así al clima de algunas de sus obras previas, en los que el aparente aire alegórico le permite ahondar diversos temas. Lo que en la novela es un augurio parece encontrar su destino en la Biblioteca Personal, que publicará la editorial El Hilo de Ariadna. Coetzee compartirá en ella doce libros cuya lectura considera crucial. Son los textos que tuvieron mayor impacto en él, los que le abrieron caminos, los que, con sus visiones y sus Anna Kazumi Stahl es escritora. Ha publicado un libro de relatos, Catástrofes naturales, y la novela Flores de un solo día.