HOMBRE DE FE EN

Los ayuda a crecer en su fe y los empodera para que cuiden de su propia comunidad. HOMBRE DE FE EN. Por Giovana Soria • Fotos de Nile Sprague.
8MB Größe 9 Downloads 196 vistas
HOMBRE DE FE EN

MABATINI Por Giovana Soria • Fotos de Nile Sprague

Joven sacerdote Maryknoll continúa misión de misericordia en una parroquia fundada por misioneros Maryknoll en Tanzania

E

l Padre Lam Minh Hua, el sacerdote más joven de la Sociedad Maryknoll, ha iniciado su primera aventura misionera sirviendo a personas que luchan con las dificultades de la vida en el asentamiento Mabatini en Mwanza, Tanzania. Los ayuda a crecer en su fe y los empodera para que cuiden de su propia comunidad.

El Padre Maryknoll Lam Hua guía en procesión a feligreses de la parroquia de La Transfiguración en el asentamiento Mabatini en Mwanza, Tanzania.

18

ENERO/FEBRERO 2016 U REVISTA MARYKNOLL



www.revistamaryknoll.org

19

1

3 1. El Padre Hua bendice a feligresa de la parroquia en Mabatini. 2. En su reunión semanal con comunidades cristianas de base. 3. Niños de la parroquia donde la misión del Padre Hua también incluye un programa de salud y educación para la comunidad.

2

Cuando Hua, el misionero de 30 años de edad, fue asignado hace un año a la parroquia de La Transfiguración en Mabatini para apoyar al administrador parroquial, el Padre Pamphilius Madata, regresó a un país que ya conocía. Como seminarista pasó dos años en Tanzania donde recibió formación pastoral, aprendió swahili y apoyó la labor de los misioneros Maryknoll en ese país. Ahora en su ministerio pastoral en Mabatini, el Padre Hua trabaja con una joven comunidad de fe. “Hay muchos jóvenes”, dice. “Aunque pa20

ENERO/FEBRERO 2016 U REVISTA MARYKNOLL

recen tener una gran fe, su fe está todavía en un periodo de infancia”. La parroquia de La Transfiguración, fundada por el Padre Maryknoll James Eble en 2004, sirve alrededor de 400 a 500 familias, divididas en 22 grupos o pequeñas comunidades cristianas de base. Además de asistir a misa los domingos, estas comunidades se reúnen una vez por semana para compartir su fe y sitiuaciones de la vida. “Como personal de la parroquia, me uno a ellos en oración y reflexión sobre el Evangelio”, dice Hua. “Los motivo a que

conversen sobre las dificultades que enfrentan y cómo podemos trabajar juntos con la parroquia para resolverlas. Les doy el apoyo teológico y espiritual que necesitan”. Mabatini, explica el misionero, es una área de rocas sobre rocas, lo que hace difícil que la gente pueda construir viviendas; y es especialmente difícil de transitar para las personas mayores. Una parte del ministerio de Hua es visitar a los enfermos. Godwyn Michael, un catequista en la parroquia desde hace nueve años, acompaña al

Padre Hua en las visitas. “El Padre Hua es muy cooperativo, se preocupa por los demás y sigue el trabajo hasta que se culmine”, dice Michael. El Padre Hua también ayuda con el programa de salud de la parroquia, dirigido por la Misionera Laica Maryknoll Kristle Bulleman. El programa ofrece seminarios en temas de salud, limpieza y protección del medio ambiente; así como exámenes de la vista, de la sangre y de niveles de azúcar. “Algunas veces a las personas no les alcanza para ir al doctor y sus problemas de salud www.revistamaryknoll.org

21

pueden corregirse, si saben cuál es el problema”, dice Hua. Natalie Kadio, quien trabajó por más de 10 años con el Padre Maryknoll James Eble, ahora ayuda al Padre Hua en su misión. “El Padre Hua es amable, inteligente y muy energético”, dice ella. “La gente lo quiere mucho. Ya que muchos lo conocimos como seminarista, rezábamos para que regrese aquí después de su ordenación”. Kadio añade que el Padre Hua está reforzando el espíritu de Maryknoll en Mabatini y ayudando a transformar a la comunidad. “Él escucha y trae ayuda espiritual; esperamos que Maryknoll continúe su misión aquí”, dice ella. El misionero también fomenta programas educativos para niños y adultos debido a la inexistencia de un sistema educativo en esta comunidad donde las personas no saben ni entienden sus derechos. Por eso el Padre Hua siempre busca cualquier tipo de material educativo, en temas generales o de la fe, en swahili—o cualquier tipo de libros que la gente pueda leer. Michael dice que la presencia de Maryknoll ha cambiado Mabatini. “Antes era un lugar de ladrones y personas que sólo se dedicaban a emborracharse”, dice. “Ahora Mabatini está siendo respetada y valorada. Es un nuevo Mabatini”. El amor y cuidado de los misioneros Maryknoll ha transformado a la gente, dice Michael mientras explica que después de ser invitados a unirse a las comunidades cristianas, muchas personas dejaron de tomar alcohol y empezaron a buscar trabajo. Michael recuerda cuando el Padre Eble llegó a Mabatini en 2002: “Comenzó a visitar a la gente casa por casa”, dice. También recuerda que el 22

ENERO/FEBRERO 2016 U REVISTA MARYKNOLL

En Mabatini, un área accidentada y rocosa de Mwanza, Tanzania, el Padre Lam Hua celebra una misa al aire libre para la comunidad. Rodeado de niños y feligreses de la parroquia de La Transfiguración, él proclama la palabra de Dios.

“Sólo el Espíritu Santo puede ayudarme a pasar por las cosas difíciles que veo a veces en la vida de la gente”. Padre Eble dijo que las personas están primero; y cómo él con la comunidad construyeron juntos la parroquia en Mabatini. Hoy en día, dice, el Padre Hua y el Hermano Maryknoll Lauren Beaudry, quien también sirve en la parroquia, continúan trabajando para unir a las personas. “Los cristianos y los musulmanes se sienten como un solo pueblo, gracias a los misioneros Maryknoll”, añade Michael.

El Padre Hua dice que su jornada de fe empezó en Vietnam, donde nació, y continuó en el estado de Washington, a donde él y su familia se mudaron cuando él tenía 7 años de edad. “Yo crecí como católico y siempre he estado involucrado en la Iglesia”, dice. “Siempre tuve una familia que me motivó y apoyó”. Él descubrió su vocación a la misión cuando estaba por terminar la escuela secundaria y leyó la biografía de un misionero jesuita y artículos sobre misioneros en la revista maryknoll. Después de graduarse de la universidad, él ingresó a Maryknoll en el 2007 y fue ordenado sacerdote



Maryknoll en el 2014. A medida que el joven misionero experimenta las alegrías y tristezas de la misión, ha aprendido a leer y cantar en swahili, en especial al Espíritu Santo. “Creo que sólo el Espíritu Santo puede ayudarme a pasar por las cosas difíciles que veo a veces en la vida de la gente”, dice. “Creo que todo es obra del Espíritu Santo, porque realmente no puedo explicar cómo las personas pueden pasar por tantas dificultades y tener la capacidad d e encontrar la alegría en sus vidas”. Nile Sprague, un fotógrafo que vive en

www.revistamaryknoll.org

23