folleto orquideas


5MB Größe 9 Downloads 79 vistas
del Escritorio al Campo Orquídeas de la Argentina

Distribución geográfica en Argentina: N

= Norte

NE

= Nordeste

S

= Sur

C

= Centro

NOA

= Noroeste

res Código de conducta para cultivado y colectores de orquídeas há­bi­tat, mu­chos afi­

ción de su fren­tan las or­quí­deas es la des­truc­ en lo que a la co­lec­ta de Aun­que la ma­yor ame­na­za que en­ a t uc­ d ­ con de las g re­ ob­ser­var al­gu­nas cio­na­dos, co­lec­to­res y bo­tá­ni­cos al du­cir las pre­sio­nes so­bre sus po­bla­cio­nes sil­ves­tres. De ahí es­ a re­ plan­tas se re­fie­re, pue­den ayu­dar co­la­bo­rar con su con­ser­va­ción. ta y cul­ti­vo. Adop­tán­do­las, po­drán tas su­ge­ren­cias acer­ca de su co­lec­

en el cam­po Al co­lec­tor de or­quí­deas sil­ves­tres

An­tes de Co­lec­tar: o qué es­pe­cies es­tán pro­te­gi­das. cio­na­les y pro­vin­cia­les, ave­ri­guan­d na­ es n io­ c i­ s o­ p dis­ las re b so­ e s e­ m In­fór­ in­for­ma­ción. o en­ti­da­des que ten­gan es­te ti­po de Pón­ga­se en con­tac­to con per­so­nas por­ta­ció­n/im­por­ta­ción. ex­ de o tan­to de co­lec­ta y trán­si­to co­m Ob­ten­ga los per­mi­sos re­que­ri­dos, si­tos, y res­pe­te sus con­se­jos. ó­ p pro­ sus de a c ­ acer as es­pe­cia­li­za­d Con­sul­te con or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les a­tar ejem­pla­res. c res­ a d men­te per­tur­ba­dos, don­de pue­ Tra­te de des­cu­brir lu­ga­res re­cien­te­ En­ton­ces: cuán­tos es­pe­cí­me­nes, qué cla­se de ric­cio­nes pa­ra co­lec­tar (qué es­pe­cies, t res­ en­ las con e t en­ m a­ t ric­ t es­ la p ­ Cum i­vas (pseu­do­bul­bos) y no la plan­ta co­lec­te se­mi­llas, di­vi­sio­nes ve­ge­ta­t ma­te­rial, etc.). Cuan­do sea po­si­ble, te­ra. ra per­pe­tuar la po­bla­ción sil­ves­tre. ción de se­mi­llas: son ne­ce­sa­rias pa­ ti­ De­je plan­tas gran­des pa­ra la pro­duc­ nen­cia de la tie­rra y plan­tas, no es­ te­ la re te las cos­tum­bres lo­ca­les so­b e­ p Res­ a. t re­ c dis­ a r e­ n ma­ de er. d e t ec­ ven­ l Co­ azar pa­ra te evi­te la co­lec­ta de ejem­pla­res al cha, y mu­le la so­bre­co­lec­ta. Es­pe­cial­men­ lo­ca­li­dad exac­ta, al­ti­tud, há­bi­tat, fe­ la o d en­ y lu­ c in­ a, t ec­ l co­ la e t an­ r du­ o p ­ cam de as t no­ as s o­ d a­ d cui­ a Ha­g su pro­pio nú­me­ro de co­lec­ta. ca­bo ta­la de bos­que. en zo­nas don­de se es­té lle­van­do a de Co­lec­te plant­as de ár­bo­les caí­dos, mi­ta es­te ma­te­rial, con una co­pia Re­ o. v i­ t a­ t en­ s re­ p re­ io rial de her­ba­r To­me fo­to­gra­fías y/o pre­pa­re ma­te­ . ca (co­mo el Ins­ti­tu­to Dar­wi­nion) con­tri­bu­ción útil pa­ sus no­tas, a una ins­ti­tu­ción bo­tá­ni­ ­ o: he­chas con cui­da­do se­rán una er­va­cio­nes de camp s ob­ sus de or l va­ No me­nos­pre­cie el ra la cienc­ ia y la con­ser­va­ción. que us­ted les pue­da pro­por­cio­nar. ­ e­ren en las con­di­cio­nes de cul­ti­vo ­ e son co­mu­nes. No co­lec­te plant­as que no prosp lu­ga­res dond g t­as de ca­da es­pe­cie y só­lo há­ a­lo en plan as t ­ cuan unas de más te en su ca­sa. e en­ m m to­ No pos­te­rior­ da cui­dar, ya sea du­ran­te el via­je o os. t No co­lec­te más ma­te­rial del que pue­ gas­ sus rir b cu­ con fi­nes co­mer­cia­les o pa­ra ri­ No co­lec­te plan­tas pa­ra ven­der­las fe­ren­cia, la co­la­bo­ra­ción de la au­to­ ga­ción, ob­ten­ga el acuer­do y, de pre­ i­ t es­ v in­ a r pa­ e t ec­ l En ca­so de que co­ dad cien­tí­fi­ca co­rres­pon­dien­te.

tres en el cam­po Al co­lec­tor de or­quí­deas sil­vti­es­ vo pri­mor­dial de su afi­ción.

Ha­ga del cul­ti­vo exi­to­so el ob­je­ í­ci­les o ra­ras le pon­drán a prue­ gar des­de se­mi­lla. Las es­pe­cies di­f a­ p pro­ de ión c ac­ f is­ t sa­ la de e t ru­ f Dis­ re­com­pen­sa­dos. pro­vee­dor ma­yor in­for­ma­ción ba, y su éxi­to y pa­cien­cia se ve­rán plan­tas o se­mi­llas, so­li­ci­tán­do­le a su a­do se­rio, tan­to co­mo el sus o v u­ t ob­ e d ­ dón y o d ­ cuán re t is­ Re­g cio­n ha, etc.). To­do ello es vi­tal pa­ra el afi­ (nom­bre del co­lec­tor, lo­ca­li­dad, fe­c nom­bre de la es­pe­cie. e eti­que­ta­das. Man­ten­ga sus plan­tas de­bi­da­men­t ri­bu­ya di­vi­sio­nes de la plan­ta ma­dre a otros afi­cio­na­dos. Re­cuer­de t Dis­ o. r ra­ ial r e­ t ma­ ar g a­ p pro­ de e t Tra­ plan­ta, re­gá­le­la". una er n e­ t ­ man a r "Pa­ que so­bre­vi­vi­rán cuan­do el vie­jo pro­ver­bio: o de va­lor cien­tí­fi­co y ase­gú­re­se de as r ra­ as t ­ plan sus as d a­ c i­ f i­ t ­ iden a g en­ t ­ Man cui­dar de ellas. us­ted ya no es­té en con­di­cio­nes de

Al vi­ve­ris­ta o co­mer­cian­te pa­ga­do en vi­ve­ros y anún­cie­lo co­mo tal en sus ca­tá­lo­gos. Ven­da ma­te­rial cul­ti­va­do o pro­ e por po­li­ni­za­ción cru­za­da. a o de­sea­ble, pre­fe­ren­te­men­t Tra­te de pro­pa­gar to­da es­pe­cie ra­r pe­cies ra­ras, aun­que la po­li­ni­za­ción es­ Man­ten­ga más de un clon de las pa­ga­ción. cru­za­da no sea ne­ce­sa­ria pa­ra su pro­ te­rial, es­pe­cial­men­te con el nú­me­ ma­ su de en g ori­ del ros t is­ g re­ a g en­ t ­ Man de co­lec­ta, y en ca­so de ven­ta de la ro y nom­bre de co­lec­tor o lo­ca­li­dad or in­te­re­sa­do y res­pon­sa­ble. d ra­ p ­ plan­ta, dé la in­for­ma­ción al com

­sa­ter ser­va­ción de Or­quí­deas", de Eric Hág Ba­sa­do en la "Es­tra­te­gia pa­ra la con­ . 227) 2131: Nº X (Vol. la Rev. Or­quí­dea y Joy­ce Ste­wart (1986), pu­bli­ca­do en

del

Escritorio al Campo

Es una guía de colección, pensada como herramienta de identificación para salidas de campo. Sugerimos desprenderla (o tomar una fotocopia color de la doble página central), doblarla al medio y plastificarla. Así, quedará lista para usar. Producción Revista Vida Silvestre, 2004 Textos y fotografías Andrés Johnson Diseño Liebre de Marzo

e a

04

Andrés Johnson

del Escritorio al Campo Orquídeas de la Argentina

L

as or­quí­deas con­for­man una de las fa­mi­lias bo­tá­ni­cas más nu­me­ro­sas y di­ver­sas, a la que per­te­ne­cen en­tre el 8 y el 10 % de to­das las plan­tas con flo­res. Se des­co­no­ce el nú­me­ro to­tal que ha­bi­tan en el mun­do, pe­ro se es­ti­ma en­tre 19.000 y 35.000 es­pe­cies, de las cua­les un 75 % son epí­fi­tas. Geo­grá­fi­ca­men­te, se ex­tien­den por to­dos los con­ti­ nen­tes, sal­vo la An­tár­ti­da, y pre­sen­tan su ma­yor di­ ver­si­dad y epi­fi­tis­mo en los tró­pi­cos y sub­tró­pi­cos. Ve­ge­ta­ti­va­men­te y fi­sio­ló­gi­ca­men­te son al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­das y se en­cuen­tran en un es­ta­do evo­lu­ti­ vo ac­ti­vo. Las flo­res –cé­le­bres y fa­mo­sas por su be­ lle­za- se pre­sen­tan solitarias o en ra­ci­mos (in­flo­res­ cen­cias), que sue­len abrir­se des­de la ba­se de la va­ra (ra­quis) ha­cia su ápi­ce. Po­seen una es­truc­tu­ra re­la­ti­ va­men­te uni­for­me en el nú­me­ro y dis­po­si­ción de sus pie­zas, pe­ro hay una ini­gua­la­ble di­ver­si­dad de ta­ ma­ños, for­mas, co­lo­res y de­ta­lles es­truc­tu­ra­les, co­ mo pre­sen­ta­mos en es­ta guía. To­das sus raí­ces son se­cun­da­rias y na­cen di­rec­ta­men­te des­de el ta­llo, que pue­de ser imperceptible, del­ga­do y fle­xi­ble a ro­bus­to y rí­gi­do, con una con­sis­ten­cia en­du­re­ci­da, car­no­sa a su­cu­len­ta. Las ho­jas na­cen des­de las axi­las del ta­llo, al­ter­nán­do­se a uno y otro la­do del mis­mo, por más que, a veces, no sea evidente. En cuan­to a su re­pro­duc­ción, pro­du­cen se­mi­llas di­mi­nu­tas (en­tre 0,15 y 6 mm), ro­dea­das por "pe­los re­sor­te" que fa­ci­li­tan su dis­per­sión. Exis­te un as­pec­

to cu­rio­so y po­co co­no­ci­do: an­te la fal­ta de re­ser­vo­ rios de nu­trien­tes, las se­mi­llas no ger­mi­na­rán efec­ti­ va­men­te si no se aso­cian con un hon­go. En es­ta sim­ bio­sis, el hon­go pro­vee­rá nu­trien­tes a la or­quí­dea en de­sa­rro­llo y es­ta le ofre­ce­rá un me­dio apro­pia­do pa­ ra so­bre­vi­vir. Es­ta de­pen­den­cia de­cae­rá a medida que la or­quí­dea se de­sa­rro­lla. La ma­yo­ría de las or­quí­deas pre­sen­tan se­rias ame­ na­zas de con­ser­va­ción, de­bi­do, prin­ci­pal­men­te, a dos pre­sio­nes di­rec­tas o in­di­rec­tas oca­sio­na­das por el hom­bre: la des­truc­ción de sus me­dios na­tu­ra­les y, la ex­trac­ción o co­lec­ción ma­si­va de sus am­bien­tes na­tu­ra­les. Es­ta úl­ti­ma es el me­nor de sus ma­les, ya que afec­ta úni­ca­men­te a po­cas es­pe­cies de fá­cil cul­ ti­vo, que po­seen flo­res atrac­ti­vas, o que pro­veen pro­ duc­tos co­mes­ti­bles. Por otro la­do, se re­co­no­ce que el ace­le­ra­do rit­mo con que se es­tán des­tru­yen­do, al­te­ ran­do y frag­men­tan­do los am­bien­tes na­tu­ra­les del mun­do es la ma­yor ame­na­za pa­ra la bio­di­ver­si­dad que los in­te­gra. Co­mo es ló­gi­co su­po­ner, el gra­do con que ca­da ame­na­za afec­ta a ca­da es­pe­cie va­ría de acuer­do a su dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca, es­pe­ci­fi­ci­dad ha­cia su am­bien­te y ta­ma­ño de sus po­bla­cio­nes. Con es­ta guía an­he­la­mos no só­lo pre­sen­tar un mues­tra­ rio de la sor­pren­den­te be­lle­za de las or­quí­deas ar­ gen­ti­nas, si­no es­ti­mu­lar res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra con­ ser­var­las en sus ambientes. En par­ti­cu­lar, por par­te de los or­qui­dió­fi­los.