El sufismo en la Argentina

5 feb. 2011 - Tandil, Buenos Aires, Córdoba y. Mendoza, pero muy poca comu- nicación con otras comunidades musulmanas en el país. No hay estimación ...
1MB Größe 22 Downloads 98 vistas
20

CULTURA

I

Sábado 5 de febrero de 2011

VISITA DE UNA AUTORIDAD RELIGIOSA s DIALOGO EN BUENOS AIRES

Murió Cécile Beauchamp de Drago Mitre

“La voz del islam fue secuestrada por grupos terroristas” El sheij Hisham Kabbani dijo que los musulmanes moderados tienen la obligación de pronunciarse SILVINA PREMAT LA NACION La necesidad de que los musulmanes moderados “se levanten y hablen” para recuperar ante la sociedad “el micrófono de la voz del islam que fue secuestrado por los grupos terroristas” fue planteada por sheij Hisham Kabbani durante su visita a Buenos Aires, que finalizó ayer. Kabbani, considerado una autoridad espiritual del islam, realizó una intensa actividad en esta ciudad, que incluyó una conferencia en el auditorio de la Cancillería, ante una concurrencia de argentinos conversos al sufismo, una corriente mística que tiene como objetivo principal emprender un “camino de purificación del corazón del practicante, para así posibilitarle la fusión con Alá”. Durante su visita, la primera a la Argentina, Kabbani fue recibido por el secretario de Culto de Cancillería, Guillermo Olivieri, presentó dos de sus libros en la mezquita Al Ahmad de la calle Alberti al 1500 y mantuvo un encuentro interreligioso con el rabino Daniel Goldman. De origen libanés y residente en los Estados Unidos, Kabbani preside el Consejo Islámico Supremo de ese país, es fundador del Consejo Sufí Musulmán en Gran Bretaña y autor de varias obras sobre temas del islam. Dentro de la mezquita más antigua de la ciudad habló con LA NACION. –¿La comunidad sufí en la Argentina tiene vínculos con los demás sectores del islamismo? –Tratamos de encontrarnos con otras organizaciones y comunidades islámicas, pero tenemos mucho diálogo con otras organizaciones musulmanes en todo el mundo. Nuestra organización es una de las más grandes en el mundo. Tenemos centros en la mayor parte de Europa, en el Lejano Oeste, Singapur, Chipre, Turquía, Estados Unidos, Canadá, Inglaterra. Tenemos buena relación con los que aceptan nuestra moderación.

–Usted dijo hace pocos días que grupos terroristas musulmanes secuestraron la voz del islamismo. ¿Qué significa esto? –Quise decir que ellos secuestraron el micrófono y consideran que hablan en nombre de la comunidad islámica entera, porque tienen poder. Provocaron muchos problemas en el mundo, golpearon a los Estados Unidos con lo del 11 de Septiembre. Por eso decimos que ellos secuestraron la voz de los musulmanes. –También llamó a levantarse en contra de esto... –Sí. Los musulmanes moderados, especialmente los escolásticos, tienen que levantarse como lo hacemos nosotros y decir fuerte que eso está mal, no seguir en silencio. Ellos hablan y el musulmán moderado y humilde no habla. Por eso la gente en muchos países piensa que el islam es malo, pero originalmente no lo es. La obligación de los escolásticos moderados es levantarse y no dejarles el micrófono secuestrado a aquellos extremistas islámicos. –¿A qué grupos se refiere? –A la gente que está lejos de la realidad del islam, a los que son terroristas; no tiene que ver con un gobierno o un país, estoy hablando de aquellos individuos como Osama ben Laden, su grupo y otros grupos en el mundo que usan el nombre del islam para asustar a la gente.

Referentes de la religión en el país En la Dirección de Culto no católico consideran que el principal referente de la colectividad musulmana en el país es el Centro Islámico de la República Argentina (CIRA), inscripto desde 1980, pero fundado en 1931. Hay otros 16 centros inscriptos, la mayoría lo hizo luego de 2000.

SOLEDAD AZNAREZ

Kabbani, durante el encuentro en la Cancillería con la comunidad sufí

El sufismo en la Argentina El sufismo tiene seguidores entre los sunnitas y los chiitas (las dos ramas mayores del islam) y posee en el país dos comunidades: la Orden Yerrahí al Halveti, y la comunidad Naqshbandi. Esta última tiene quince centros en las ciudades de Mar del Plata, Rosario, El Bolsón, Glew, Tandil, Buenos Aires, Córdoba y Mendoza, pero muy poca comunicación con otras comunidades musulmanas en el país. No hay estimación cuantitativa del total de seguidores sufis que hay en ambos grupos en el país. En la comunidad Naqshbandi calculan que, desde el primer encuentro en Chipre entre un marplatense y uno de los maestros del sufismo, sheij Nazim Al-Haqqani, hace 23 años, “tomaron iniciación” en el país (especie de bautismo) unos 1500 argentinos, que sumaron a su nombre otro de origen musulmán. A partir de ese momento cada uno elige formar una comunidad o practicar el islam según las indicaciones de un maestro. “Es un menú a la carta”, dijo a LA NACION Claudia, de 50 años. “Uno llega al islam por diferentes caminos, pero siempre estás en contacto con el

maestro”, agregó. Ella conoció el sufismo a los 38 a través de un curso de meditación de Osho. “Me tomé un tiempo para pensarlo porque era un compromiso muy serio, rezar cinco veces por día, dejar el alcohol y seguir a un maestro. Y ahora estoy muy contenta”, explicó, y pidió no difundir su apellido porque cambió de trabajo hace poco. “No saben que soy musulmana”, dijo. Otros no tienen problemas en dar sus apellidos. Amina Masoli, de 28 años, conoció el sufismo hace seis por sus amigos artesanos en Buenos Aires. Con su novio, que ahora es su esposo –Mahmud Cevasco– se iniciaron en Mendoza, viajaron a Chipre y luego se instalaron en San Esteban junto a otra familia para vivir “al servicio de lo que se necesite”. Ahora son quince familias estables en la comunidad que conduce Cevasco, que también tiene 28 años y trabaja en un comercio. “El crecimiento en estos seis años fue exponencial, a medida que el mundo se vuelve más avasallante el hombre necesita encontrar un sostén”, dijo. Marcelo Casagrande concurrió a la charla del sheij en Cancillería con un bastón que le regaló su maestro

(“porque todos necesitamos apoyo”). Porteño, Casagrande vive desde hace ocho años en Mendoza con su esposa e hijos; viste una “yuba” (una suerte de sobretodo suelto sobre las ropas) y turbante. Contó a LA NACION que conoció el sufismo en la escuela de psicología transpersonal Cuarto Camino, y que los miembros de sus comunidades provienen en su mayoría de familias católicas. “No somos una orden intelectual, tenemos una apertura de corazón al amor divino”, dijo Hanida, de Mar del Plata, y una de las primeras argentinas en adherir al sufismo, en 1987. Su actividad principal es dar cursos sobre el pensamiento sufí en España, Italia, Gran Bretaña y la Argentina y es editora de los libros de esa espiritualidad. En seis años lleva vendidos unos diez mil ejemplares de once títulos en español y tres en inglés. Para la charla del sheij Kabbani, Hanida fue a la mezquita del barrio Balvanera, lugar que no frecuenta. “Tenemos poco diálogo con otras comunidades islámicas en el país, porque algunos incluso niegan el sufismo que es, en realidad, la esencia del islam”, explicó.

EN LA FACULTAD DE MEDICINA

La UBA denunció un “gravísimo atentado” La Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires emitió un comunicado en el que denuncia un “gravísimo atentado sufrido el 27 de enero”, cuando personas no identificadas ingresaron en la universidad, sustrajeron muebles, equipos y documentación y luego iniciaron un incendio que fue rápidamente sofocado por los bomberos, según pudo saber LA NACION de fuentes policiales. De acuerdo con el comunicado de la facultad, un grupo de por lo menos seis personas ingresó en la noche del 26 de enero al edificio de Paraguay 2155, aprovechando el receso estival. “Permanecieron varias horas en la Dirección General de Posgrado y en la Secretaría de Educación Médica, de donde sustrajeron computadoras, impresoras, fotocopiadoras y abundante documentación. También destruyeron otros papeles, rociaron con combustible [querosén] muebles, papeles y demás bienes,

provocaron un incendio y huyeron.” El 27 de enero, la Policía Federal informó a LA NACION que un llamado a la central de bomberos dio aviso sobre el incendio, que fue sofocado. Las autoridades de la casa de estudios afirman que fue un atentado político: “Al salir de la facultad, uno de los integrantes del grupo comando sorprendió al sereno, amenazándolo con un arma de fuego, atándole las manos y dejándole un mensaje mafioso”, dice el comunicado firmado por el decano, Alfredo Buzzi; el vicedecano, Marcelo Torino; el secretario general, Roberto Pittaluga, y el secretario de asuntos académicos, Guillermo Roccatagliata. En el caso actúan la Comisaría N° 19 y la Secretaría N° 14 del Juzgado Federal N° 7. El juez Jorge García Davini dijo a LA NACION que no tiene más novedades que las denuncias recibidas el 27 de enero.

Anteanoche murió en Buenos Aires, en la ciudad que la vio nacer, Cécile de Beauchamp de Drago Mitre. Falleció a casi tres años de la desaparición de su marido, Enrique Luis Drago Mitre. Ambos se conocían desde la juventud por relaciones de familia y por compartir las mismas perspectivas culturales y una devoción común por las letras y las manifestaciones del arte francés. Tanto Cécile como su hermana, Adèle de Beauchamp, habían sido presencias habituales en el salón literario de sus primas Adela y Mariana Grondona, abierto durante una larga época en la residencia de éstas, en las barrancas de Martínez. En ese estimulante ámbito de tertulias y debates, que para los tiempos que entonces corrían configuraban una continuidad hogareña y mundana de la sensibilidad e ideas dominantes en Sur, las hermanas de Beauchamp disfrutaron de un especial privilegio: que el intelecto madurara al lado de Jorge Luis Borges, de Eduardo Mallea, de Manuel Mujica Láinez y de Adolfo Bioy Casares. Hombres de tal modo abiertos a una envidiable y tonificante convergencia de culturas que se los hubiera dicho convencidos, al igual que Dante decía de sí mismo, que para ellos el mundo era la patria. En ese ámbito afín conoció a quien sería su marido. Era éste desde 1950 administrador de LA NACION. En pocos descendientes del fundador del diario resplandecieron con mayor nitidez que en Enrique Drago Mitre la visión y propósitos sobre el papel que cabía a LA NACION cumplir en el periodismo argentino. Los asociaba a la propagación y defensa de los ideales de libertad en todos los órdenes del desenvolvimiento social e individual. Era presidente de la sociedad editora del diario en 1985 cuando contrajo matrimonio con Cécile de Beauchamp. Hallaron ambos, en la adultez tardía, una felicidad de sosiego y compartida en viajes a París, en conciertos y en la frecuentación de otras manifestaciones artísticas en las que se prodiga Buenos Aires. Amantes de la música, continuó ella con la tradicional beca para jóvenes pianistas que su marido había instituido tiempo atrás. Cécile de Beauchamp, junto con su hermana Adèle, había conducido en los años setenta Art, un estudio dedicado al arte contemporáneo. Y, más tarde, habían abierto una casa consagrada al arte y las antigüedades. Cécile de Beauchamp se había educado en los colegios Jesús María y Mallinkrodt. Hija de Jean de Beauchamp y Adela Chávez Gowland, ocupó a la muerte de Enrique Drago Mitre su lugar como accionista de SA LA NACION. Fue al lado de su marido una mujer feliz y ha dejado un vacío no sólo en la familia, sino en el círculo aun más vasto de sus amistades. Entre ellas se encuentran las que forjó en este diario como compañía constante en las actividades culturales, sociales y empresarias de Enrique Drago Mitre, primero, y luego, como accionista cuya voz interesada en cuestiones nacionales se haría oír tanto en asambleas societarias como, en algunas ocasiones, en las páginas del diario. Sus restos fueron inhumados ayer, en el cementerio de la Recoleta.

Aclaración sobre Daisy Krieger Vasena

Culto católico

En la edición de ayer de LA NACION se publicaron dos avisos fúnebres con información falsa que daba cuenta del fallecimiento de la señora Daisy Krieger Vasena. Los textos de los avisos fueron enviados al diario desde una agencia ubicada en la calle Arenales, en la

Santoral. Santa Agueda, virgen y mártir. El gobernador Quinciano se enamoró de ella y la torturó por no poder poseerla. Liturgia. Hoy se lee la Carta a los Hebreos (13,15-17.20-21) y el evangelio de San Marcos (6,30-34).

Capital Federal, y fueron abonados por una persona que usó una identidad apócrifa. LA NACION pide disculpas a la familia, a los amigos y a los lectores y recurrirá a la Justicia para que este episodio sea debidamente aclarado.