el Mundo

la fiesta de la Epifanía, que recuerda la manifestación de Dios en .... tra la pobreza” declarada por el pre- ... cisco al capitalismo y las “teorías del derrame” con ...
727KB Größe 7 Downloads 140 vistas
2

|

el mundo

uN PaPa EN busca dEl rEbaño PErdIdo Desde el inicio de su pontificado, Francisco les tendió la mano a varios grupos de creyentes que habían tomado distancia de la Iglesia

| Martes 7 de enero de 2014

DISTANCIADOS



Quisiera decirles a todos aquellos que se sientan lejos de Dios y de la Iglesia, y lo digo con respeto hacia quienes tengan temor o indiferencia: el Señor los convoca, quiere que sean parte de su pueblo

ABORTO

GAYS



Dios, cuando mira a una persona homosexual, ¿aprueba su existencia con afecto o la rechaza y la condena? Hay que tener siempre en cuenta a la persona







Garantizar protección jurídica al embrión tutelando a todo ser humano desde el primer momento de su existencia

MADRES SOLTERAS





El año pasado en la Argentina denuncié la actitud de algunos sacerdotes que no bautizaban a los hijos de madres solteras. Es una mentalidad enferma



ATEOS



El Señor nos ha redimido a todos con la sangre de Cristo: ¡a todos, no sólo a los católicos, sino a todos! «¿Padre, y a los ateos?» También a ellos. ¡Y esta sangre nos hace hijos de Dios de primera categoría!



el Mundo Edición de hoy a cargo de Juan Landaburu | www.lanacion.com/mundo

@MundoLN

Facebook.com/lanacion

[email protected]

el vaticano | la fiesta de la epifanía

Nuevo gesto del Papa a los católicos alejados de la Iglesia

Insistió en su mensaje a quienes se sienten marginados; también compartió un pesebre viviente con varios chicos Silvina Premat ENVIADA ESPECIAL

ROMA.– Durante la celebración de la fiesta de la Epifanía, que recuerda la manifestación de Dios en un niño recién nacido, el Papa hizo ayer un nuevo gesto a los católicos que se sienten alejados de la Iglesia, a quienes les repitió que los respeta y que Dios los está esperando. “Quisiera decirles a todos los que se sienten lejos de Dios y de la Iglesia, a los que son temerosos o indiferentes: «¡El Señor también te llama a ser parte de su pueblo y lo hace con gran respeto y amor!»”, dijo Francisco desde la ventana del Palacio Apostólico a los miles de fieles que llenaban la Plaza San Pedro. Ya había usado esas mismas palabras en su exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” (“La alegría del Evangelio”), y ayer volvió a ratificar que los ateos y los católicos que se sienten marginados de la Iglesia, como los gays o divorciados vueltos a casar, son una prioridad de su tarea pastoral. “El Señor no hace proselitismo, da amor, y este amor te busca, te espera a vos que en este momento no creés o estás alejado. Y esto es el amor de Dios”, insistió el Papa, que desde el primer día les pidió a los obispos que prediquen entre los marginados. Al mediodía de una jornada de sol espléndida –la primera de las últimas dos semanas–, el Papa destacó que “Jesús vino [al mundo] para todos” y explicó que la fiesta de la Epifanía hace ver un doble movimiento producido por una atracción recíproca de Dios hacia el hombre y del hombre hacia el bien, la belleza, la felicidad, la justicia. Y agregó: “Jesús es el punto de encuentro de esta atracción recíproca”. Una hora antes, en la homilía de la misa de la Epifanía, el Papa había sugerido cultivar una “santa viveza” (o “santa astucia”), como la de los Reyes Magos en su búsqueda del Niño al que debían adorar. “Se trata de esa sagacidad espiritual que nos permite reconocer los peligros y evitarlos. Los Magos supieron usar esta luz de viveza cuando, de regreso a su tierra, decidieron no pasar por el palacio tenebroso de Herodes, sino marchar por otro camino. Estos sabios venidos de Oriente nos enseñan a no caer en las asechanzas de las tinieblas y a defendernos de la oscuridad que pretende cubrir nuestra vida. Ellos, con esta santa viveza, han protegido la fe. Y también nosotros debemos proteger la fe. Protegerla de esa oscuridad. Esa oscuridad que a menudo se disfraza incluso de luz. Porque

el demonio, dice San Pablo, muchas veces se viste de ángel de luz”, dijo. Luego afirmó que el ejemplo de los Magos “nos anima a levantar los ojos a la estrella y a seguir los grandes deseos de nuestro corazón. Nos enseñan a no contentarnos con una vida mediocre, de poco calado, sino a dejarnos fascinar siempre por la bondad, la verdad, la belleza… por Dios, que es todo eso en modo siempre mayor”. Durante el Angelus, Francisco también afirmó que “la Epifanía es la jornada misionera de los niños, propuesta por la Obra Pontificia de la Santa Infancia” y agradeció el trabajo de tantos jóvenes que llevan adelante gestos solidarios en las parroquias. El Papa visitó más tarde la periferia romana para conocer un original pesebre viviente realizado por chicos y adultos. Desde su elección como papa, Jorge Bergoglio hizo visitas pastorales a dos parroquias. La de ayer, en cambio, fue una visita privada a la parroquia San Alfonso de Liguori, en Prima Porta, por lo que no celebró misa, sino que durante casi una hora saludó a los sacerdotes y parroquianos dentro del pesebre, una recreación de la vida en el siglo I. El párroco, Darío Pompeo Criscuoli, había invitado por carta al Pontífice para que conociera esa iniciativa. Y Francisco aceptó. La sonrisa permanente del padre Pompeo Criscuoli evidenciaba ayer su alegría por la actitud del Papa. “Hemos ido varias veces a la Plaza San Pedro y lo hemos visto de lejos, pero verlo ahora acá, en el lugar donde crecimos y donde damos catequesis o somos animadores, es algo muy fuerte que te toca el corazón”, dijo a la nacion Emmanuele Minnucci, de 16 años, mientras ayudaba a los gendarmes del Vaticano a mantener al público en orden. Los feligreses de la parroquia llenaban un gran patio que el Papa recorrió saludando a todos los que podía luego de detenerse ante cada uno de la veintena de enfermos que lo esperaban en sillas de ruedas. Luego el Papa se subió a una pequeña tarima y dialogó con los chicos que estaban agrupados frente a él. “Jesús permanece con nosotros. ¿Creen esto?” Un “sí” estridente fue la respuesta. “¿También el diablo permanece con nosotros?”, continuó el Papa. Y esta vez todos gritaron al unísono: “nooo”. Bergoglio siguió: “¿Jesús vence al diablo?”; y los chicos respondieron afirmativamente. “¿El diablo nos vence a todos nosotros?”, quiso saber el Papa. “Noooo”, le gritaron los chicos. Y él los felicitó a ellos y a sus catequistas y cerró el encuentro, como solía hacer en la Argentina, vivando a Jesús, María y José.ß

El Papa visitó ayer un pesebre viviente en una parroquia de Roma

efe

Francisco, una inesperada y poderosa voz en el debate político en Washington Demócratas y republicanos citan sus palabras para impulsar sus proyectos Sheryl Gay Stolberg THE NEW YORk TIMES

WASHINGTON.– Poco antes del receso de Navidad, los senadores demócratas se reunieron a puerta cerrada en el Congreso para planificar su agenda política de 2014. Cuando Harry Reid, líder de la bancada mayoritaria, exhortó a sus colegas a “ocuparse del problema de la desigualdad de ingresos”, la charla tomó un cariz espiritual. “Como saben”, declaró Bernard Sanders, senador independiente por Vermont, “en este tema contamos con un fuerte aliado que está de nuestro lado: el Papa”. QueSanders,quees judío,invocara el nombre del Papa frente a Reid, un mormón, hizo las delicias de los católicos presentes. (“¡Bernie!, estás citando a mi Papa, ¡qué bueno!”, recuerda haber pensado en ese momento el senador Richard Durbin, de Illinois.) Más allá de la animada charla interreligiosa, el comentario dejó al descubierto una verdad más amplia: desde el Vaticano, a más de 8000 kilómetros de distancia, el papa Francisco, que ha cautivado al mundo con su mensaje de justicia económica y tolerancia, se ha transformado en una figura presente en el debate político de Washington. Esta semana, en la que los legisladores vuelven a sus bancas y se cumplen 50 años de la “guerra contra la pobreza” declarada por el presidente Lyndon Johnson, los demócratas –incluidos los católicos enfrentados con la jerarquía católica

conservadora por cuestiones políticas– están aprovechando las palabras de Francisco como una rara oportunidad para apelar a la fuerza moral del Papa e impulsar así una agenda de temas, como la extensión de los beneficios de desempleo y el aumento del salario mínimo. “A muchos de los que estamos en la arena política, el Papa nos ha dado aliento y nos ha puesto un verdadero desafío: recordar y estar a la altura de muchos de los valores que nos llevaron a trabajar en la vida pública”, dijo Durbin. La denuncia del Papa sobre la “economía de la exclusión” da en el corazón del debate entre los dos partidos sobre el rol que debe desempeñar el gobierno. A los demócratas como Durbin y el presidente Barack Obama –cuya administración mantiene un enfrentamiento con monjas católicas en la Suprema Corte por las previsiones sobre el control de natalidad en su ley de salud– les gusta citar al Papa en sus discursos, para reforzar su punto de vista. Los republicanos se ven forzados a justificar su voto a favor del recorte de los bonos de alimentos y beneficios de desempleo casi como si debieran revertir la percepción de que son indiferentes ante la pobreza. Pero aunque el Papa causó malestar entre los republicanos, que deben reconciliar la crítica de Francisco al capitalismo y las “teorías del derrame” con sus visiones libremercadistas, algunos católicos republicanos ven en las palabras de Francisco una oportunidad. El representante republicano por Wisconsin Paul Ryan, un potencial candidato presidencial para 2016, elogió a Francisco por “insuflar nueva vida al combate contra la pobreza”, y está trabajando en

un plan republicano para enfrentar ese flagelo. Newt Gingrich, ex jefe de la bancada republicana en la Cámara baja y actual conductor del programa Crossfire, de la cadena CNN, dijo que tocaría más el tema de la pobreza. “Creo que todos los republicanos deben adherir al punto central de la crítica del Papa, que nadie quiere vivir en un planeta de multimillonarios y gente que no tiene para comer”, dijo Gingrich. “Creo que el Papa está empezando a discutir este tema en el momento justo en que los republicanos debemos discutirlo.” Legisladores católicos de ambos partidos saben que Francisco no va a cambiar la doctrina de la Iglesia,

Las denuncias del Papa dan en el corazón del debate entre los dos partidos sobre el rol que debe desempeñar el gobierno incluidos el tema del aborto y del matrimonio del mismo sexo. “No he visto que hasta ahora se haya apartado de las enseñanzas del catolicismo”, dijo el senador republicano por Pensilvania, Patrick Toomey, un conservador en materia económica. En noviembre, Francisco dio a conocer una exhortación apostólica titulada “Evangelii Gaudium” (“La alegría del evangelio”), donde se refiere a las “teorías del derrame” y la “dictadura” del libre mercado que perpetúa las desigualdades.

En un discurso sobre la desigualdad, Obama citó la exhortación papal con tono aprobatorio, pero el conductor radial Rush Limbaugh de inmediato acusó a Francisco de parlotear “marxismo puro”, y puso de cabeza a los círculos conservadores de la política en Washington. “Lo que dice Francisco llega al alma del partido”, dijo John Feehery, católico y estratego republicano. “¿En qué cree realmente el partido? ¿Cuál es su propósito? ¿La imposición del capitalismo desbocado y sin ningún sustento moral?” Ryan, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, cuya propuesta de recortes a los programas sociales suscitó la crítica de los obispos católicos en 2012, ha intentado responder esa pregunta. En un discurso titulado “Libre empresa, fe y bien común”, argumentó que la libre empresa y el principio católico de “subsidiaridad” –ocuparse de los problemas a través de una autoridad poco centralizada– pueden lidiar con la pobreza mucho mejor que un estado de grandes dimensiones. En cuanto al comentario de Francisco sobre las “teorías del derrame”, Ryan declaró el mes pasado: “Este tipo viene de la Argentina, y en la Argentina nunca tuvieron capitalismo de verdad”. Para los demócratas, la tendencia progresista del Papa representa una oportunidad para cosechar votos católicos, que suelen ser un buen anticipo del modo en que votará el norteamericano de ingresos medios. En 2012 Obama ganó entre los católicos por un estrecho margen de dos puntos frente al republicano Mitt Romney.ß Traducción de Jaime Arrambide