Deja de sofocarme - Goodreads

simplemente era una camisa de tirantes y unos shorts cortos de color lila con un ...... Dirigí la mirada a mi atuendo, llevaba puestos unos pantalones negros.
4MB Größe 6 Downloads 106 vistas
Deja de sofocarme Elizabeth Michel “Deja de sofocarme” Una historia de amor…donde sólo hay un inconveniente: legalmente no es aceptable una relación entre ellos… pero la atracción es irresistible… y el destino tiene sus propios planes. Ahora no hay marcha atrás… EL AMOR NUNCA HABÍA SIDO TAN TERCO…

Esta es una obra de ficción. Fue hecha sin ánimos de lucro y es de distribución gratuita. No debe tomarse en serio los conceptos utilizados. Cualquier parecido con personas vivas o muertas es mera coincidencia.

Elizabeth Michel, 2013. Todos los derechos reservados. SAFE CREATIVE © 1311129240239

La autora fomenta que se comparta el libro, pero cabe mencionar que se pide respetar el contenido. No alteres el documento. Da crédito a la autora. Di no al plagio.

INDICE Agradecimientos

Capítulo 19

Contacto

Capítulo 20

Sinopsis

Capítulo 21

Prólogo

Capítulo 22

Capítulo 1

Capítulo 23

Capítulo 2

Capítulo 24

Capítulo 3

Capítulo 25

Capítulo 4

Capítulo 26

Capítulo 5

Capítulo 27

Capítulo 6

Capítulo 28

Capítulo 7

Capítulo 29

Capítulo 8

Capítulo 30

Capítulo 9

Capítulo 31

Capítulo 10

Capítulo 32

Capítulo 11

Capítulo 33

Capítulo 12

Capítulo 34

Capítulo 13

Capítulo 35

Capítulo 14

Epílogo

Capítulo 15

Próximo libro

Capítulo 16

Adelanto de Don’t let me fall

Capítulo 17

Sobre de la autora

Capítulo 18

AGRADECIMIENTOS Hola lectores y lectoras, sin tanta palabrería quiero contarles que “Deja de sofocarme” es una historia que comencé a escribir por placer y diversión, Libros del Cielo fueron los primeros en darme la oportunidad de presentarme como escritora. Es mi comienzo como escritora y como he dicho antes, solo quiero hacerlos sonreír como mis autoras favoritas me hacen sonreír a mí cada vez que leo un libro (así que espero hacerlas reír con alguna escena). Quiero hacer una mención especial (lo prometí a mí misma), a las chicas más geniales que he conocido: CarolVanessa, Shari Bo, Jess Rowe♡, Juaniita, ximee!!!, Lina Y, Isabela G, luce_11, mikizz, Ariadna., Marilyn, kamii, Albaricoquex, marimagda81, etc. (son muchas para mencionarlas, discúlpenme pero saben que les agradezco, así como a los lectores que siguieron esta historia pero no comentaron) Sin ustedes y su inmenso apoyo, esto seguiría siendo una historia de cajón, así que sí, de no ser por ustedes no me habría animado a seguir compartiendo esta novela, por lo tanto tienen el crédito de esta historia, GRACIAS por creer en mí y darle una oportunidad a Vincent y Athena, les deseo lo mejor ahora y siempre, las quiero chicas. Y cómo no mencionar al foro Libros del Cielo, es donde encontré un hogar y un refugio, gracias por dejarme compartir mi historia con ustedes. (También, ya sin abusar de este espacio, quiero dedicarles la novela a toda mi familia, los amo: mamá, papá, hermano, hermanita (estrella), y cuñada) Sin más que decir por el momento, les deseo una feliz lectura y disculpen si encuentran alguna falta de ortografía que no haya corregido.

Elizabeth Michel

CONTACTO Si quieres enviarme un mensaje con cualquier comentario o pregunta, no dudes en hacerlo, estas son mis cuentas oficiales: [email protected] [email protected] https://twitter.com/Eliza_Michel https://www.facebook.com/elizabeth.michel95 http://elizabethmichel-author.blogspot.mx/ https://www.goodreads.com/author/show/3362912.Elizabeth_Michel Comparte tu opinión del libro conmigo…espero con ansias escucharte (leerte). XOXO.

SINOPSIS Vincent Coleman es un joven empresario que se encuentra en la cima de su carrera. Con grandes ambiciones y una exitosa empresa, a sus 29 años tiene todo lo que podría soñar. Bueno, todo menos un pequeño e insignificante terreno de tierra. Athena Rousseau es una estudiante de 17 años, a punto de cumplir la mayoría de edad y entrar en la universidad, no es como cualquier otra adolescente, ella carga con la responsabilidad de cuidar a su familia. Su mamá trabaja y casi nunca está en casa, su papá tiene meses que no lo ve, ella cuida de sus dos hermanos menores y de su abuela. Vive en una casa a las afueras de la ciudad, donde casi nadie considera construir una casa, los pocos vecinos que tiene de la noche a la mañana vendieron sus casas. ¿El culpable? Un hombre engreído que se encuentra construyendo un enorme edificio a unos pocos metros de donde ella vive. Solo hay un problema, a diferencia de todos, ella NO vendería la casa que tanto trabajo les costó construir a sus padres. Antes muerta. Él pensaba que podría tenerlo todo con tan solo mover un dedo. Ella era una mujer testaruda. Él tenía poca paciencia. Ella era poco tolerante. Ninguno de los dos creyó que una constante guerra de palabras podría llevarlos a querer firmar otro tipo de contrato, uno que no fuera de compra-venta. Una serie de altercados podría llevar a Athena a considerar vender su casa por el bien de la familia, pero ella jamás había cedido nada con tanta facilidad. Por otra parte, Vincent no se detendría hasta hacer que ella pusiera su firma en el documento que tanto deseaba.

PRÓLOGO Una serie de fuertes ruidos me despertaron. Maldita sea, era demasiado temprano aún. Giré un poco la cabeza para ver que el reloj marcaba las 5:27 am. ¿Quién en su sano juicio causaba un gran revuelo a tan temprana hora? Me levanté sumamente enojada y caminé a grande pasos a una de las dos ventanas de la habitación para ver qué ocurría afuera. Lo que vi me dejó helada. Había un par de persona, hombres para ser exactos, que dirigían tres grandes maquinarias que se encontraban derrumbando una de las casas que estaban a unas cuantas calles de la mía. Me pregunté qué pensaban hacer a estas horas de la mañana, no es como si fueran a comenzar a construir o a lo que fuera que pensaban hacer, con el cielo todavía oscurecido. Recordé que nadie vivía en esa casa desde hace algunos años, el dueño, el señor Flint, había intentado vender la vieja propiedad, pero debido a su alto precio nadie se había animado a hacerlo. Eso, y que además casi nadie querría vivir en las afueras de la ciudad, donde los alrededores eran kilómetros de árboles y de calles enlodadas. Además, no es como si a pesar de ser una zona poco habitada no hubiera índices de delincuencia. Los había. Dios, los había tanto que era desesperante algunas veces y la gente optaba por unirse entre sí contra los asaltantes. En una ocasión, me enteré que la gente lanzó piedras a un joven que intentó asaltar a una adolescente. Yo me había alegrado. La gente que cometía delitos no merecía ser tratada con piedad. Volviendo a la realidad me pregunté quién habría sido el idiota en pagar la cantidad que exigía al cascarrabias del señor Flint. Desconfié de la situación y opté por ir a la habitación de mi mamá para ponerla al tanto de lo ocurrido.

El teléfono sonó y supe que sería algún vecino informando la situación. Escuché la voz de mi mamá mientras hablaba con quién sea que fuera. Estaba vestida con mi pijama, por un momento me sonrojé al pensar que si salía a la calle la gente vería que dormía con un pijama de franela muy revelador, está bien, no es que fuera muy revelador, simplemente era una camisa de tirantes y unos shorts cortos de color lila con un poco de encaje. Era mi pijama de toda la vida y ahora me quedaba más pequeña de lo que lo hacía hace un par de años. Consideré cambiarme pero estaba muy cansada y enojada como para hacerlo, por lo que solo me puse mi bata a juego encima. Esta me llegaba a la mitad de la pantorrilla y era muy bonita. Salí de mi habitación y me encontré de cara con mi mamá. ——— Voy a ver qué ocurre, la güera ya está esperando fuera——me dijo mientras bajaba las escaleras. La era mi vecina de al lado, era una señora de aproximadamente 41 años con tres hijos de diferentes edades, el mayor de 15 años y los otros dos de 6 años, que era los gemelos del demonio. Literalmente. Seguí a mi mamá afuera con paso decidido, había otras 5 vecinos más esperado para ir a hablar con lo que yo suponía eran los nuevos propietarios. Estaba tan enojada que ni siquiera me di cuenta que dos de los tres hombres estaban vestidos con elegantes trajes sastres. El más joven y que lucía más peligroso que los demás, era de cabello negro con ojos verdes que me recordaban al verde más hermoso que podría encontrar jamás. Sus rasgos de la cara eran perfectos, no había ninguna imperfección en esa hermosa cara, era alto, podría apostar que por lo menos medía un buen metro ochenta y cinco. La chaqueta holgada que tenía puesta no podía ocultar que seguramente tenía una complexión musculosa. Me ruboricé. Sus ojos se encontraron con los míos y le mantuve la mirada a pesar de que sentí mis piernas temblar. Muy tarde me di cuenta que había salido con la bata abierta que se ondeaba con el aire matutino. Agarré ambas solapas y las uní, cerré el

cinturón de tela y crucé mis brazos sobre mi pecho para intentar mantener el calor. Siguió sin dejar de verme. Tragué saliva y casi tropiezo con una piedra, dolió horrores cuando fue mi dedo meñique el que recibió el impacto. Gemí tontamente y puse todo mi esfuerzo en no detenerme a tallar mi dedo como un infante. Las pantuflas delgadas que tenía no protegían demasiado contra la dureza del suelo. ——— Buen día——expresó el hombre desviando la mirada al resto. ——— Buen día, señor——respondieron algunos de ellos. ——— ¿Se puede saber qué ocurre? ——exigió alguien. ——— ¿Por qué tanto alboroto? ——agregó otro. ——— Estamos iniciando la construcción de nuestra propiedad, mi nombre es Vincent Coleman y desde ahora seremos vecinos. ¿Vecinos? ¿En verdad acaba de decir vecinos? Miré hacía una casa que se quedó a media construcción y vi que habían varios hombres metiendo muebles, de apariencia cara, debería agregar. Así que el atractivo Vincent viviría a menos de 10 casas de mí. No presté atención al resto de la conversación y decidí regresar a dormir un rato. Nada había que hacer allí. ——— Voy a regresar a dormir——le susurré a mi mamá mientras me daba la vuelta. Antes de girar completamente pude ver a Vincent seguirme con la vista. Esto no estaba bien, era un hombre, por Dios. No era correcto desear a alguien como él. Puse los ojos en blanco ante mis pensamientos, lo irónico de todo era que estuviera haciendo tales perjuicios cuando en realidad mis gustos eran un tanto curiosos. Lo admito, si había hombres que de verdad me encantaban, serían los que son mayores que yo, y solamente si eran maduros podían atraer mi atención. Odiaba perder el tiempo con niños inmaduros.

Vincent solamente era mayor que yo por unos cuantos años, no tantos, y por la apariencia que tenía supuse que sería algún ejecutivo o político. O quizá un delincuente. Uno nunca sabe. Me fui a la cama pensando que dentro de unas semanas que terminaran de construir todo volvería a la normalidad. Jamás supuse que no sería así.

CAPÍTULO 1 Intenté concentrarme en mi tarea, lo que era imposible cuando había el fuerte ruido de la maquinaria que me distraía. Llevaba semanas sin poder estar en paz y eso me ponía cada vez de peor humor. El maldito de Vincent Coleman no había sido completamente honesto la primera vez que lo conocimos. Habían pasado 7 meses desde aquel día y lo que creímos que sería su casa se había convertido en algo así como su oficina mientras supervisaba la construcción de un maldito edificio de 17 pisos a unas cuadras de allí. ¿Cómo era posible? Fácil, cuando tienes millones de dólares en tu cuenta bancaria podías permitirte el lujo de comprar miles de metros cuadrados de terreno en una colonia humilde y construir lo que se te diera la gana. Sí, había resultado que el desgraciado era un importante empresario dueño de industrias Coleman, la cual estaba adentrada en las telecomunicaciones, la construcción, la distribución y otras cosas más. Tenía prácticamente una sede en cada país del mundo. Lo único que le reconozco es haber tenido la ambición y la capacidad de conseguir su sueño de tener su propio imperio. El mismo era mi sueño, aunque el mío lo conseguiría en un plazo mucho mayor. Pero estaba segura que conseguiría poner mi propio negocio algún día con el que podría cubrir las necesidades y caprichos de mi familia. Y ese negocio crecería y podría conseguir que mi mamá dejara de trabajar tan duramente y mi papá podría regresar a la casa a descansar junto a mi madre y ya no trabajar excepto para preparar las maletas e ir a donde se les antojara la gana. Mis hermanitos podrían tener lo que quisieran y podría conseguir que estudiaran en alguna escuela excelente. El timbre sonó y supe quién sería sin asomarme por la ventana. Vincent.

Desde hace 6 meses que insistía en comprar nuestra casa, justo como estaba consiguiendo hacer con mis vecinos. La gran mayoría de ellos habían cedido. Y la colonia cada vez estaba menos habitada. Pero no vendería el lugar en el que crecí, el que a mis padres les costó demasiado construir. Al carajo con el empresario, no cedería a sus propuestas. Como fuera convencería a mi mamá de no aceptar su propuesta de compra. Escuché voces en la planta baja, donde estaba segura que mi abuela conversaba y tomaba el té y comía galletas con el señor Coleman como se había hecho habitual en ellos. Si, podría odiar a Vincent por no desistir en su oferta pero tenía que admitir que él y mi abuelita pasaban un buen rato platicando y conviviendo. Y no sería yo quien le quitara a la anciana su única distracción. Hacía tiempo que no la había visto sonreír tan seguido. Aunque tenía que admitir que era raro ver al empresario y a la anciana conviviendo cada día. Aun peor que se consideraran amigos. Miré el reloj y vi que eran las 11:45 am, se me hacía tarde para ir a la escuela y aún me faltaban muchas cosas que hacer. Decidí continuar con mi rutina e ignorar por completo al atractivo hombre que se encontraba sentado plácidamente en mi sala. ——— Vamos Athena…sólo ignóralo——me dije a mi misma en voz baja. Terminé por cargar mi mochila y mi laptop para dirigirme a la planta baja, ni una sola vez me detuve a ver a Vincent y entré en el estudio que se encontraba junto a la sala, puse a imprimir mi proyecto de economía y dejé todo para dirigirme a la cocina. La puerta de entrada se abrió y mis dos hermanos entraron haciendo mucho ruido, corrieron directo a mí y se colgaron como si fueran unos monos. Los abracé fuertemente y les hice cosquillas hasta que se alejaron de mí con la alegría característica de sus edades. Peter era el mayor de ellos dos, tenía 10 años y Louis era el menor, con tan solo 7 años; ambos eran de piel clara y con cabello rizado completamente negro.

——— Tenemos hambre…hoy salimos temprano debido a una junta de maestros——me dijo Louis mientras sacaba de su mochila una barra de chocolate. ——— Ahora que lo mencionas también tengo hambre——contesté mientras le arrebataba su chocolate y salía corriendo al patio con un Louis gritón tras de mí. Cuando logró alcanzarme peleamos por el chocolate, ambos reíamos fuertemente y de algún modo terminé tirada en el suelo con Louis sentado sobre mí. Mordió mi mano haciéndome soltar la barra de chocolate y luego me besó en la mejilla antes de pararse felizmente y caminar de regreso a la casa. ——— Son infantiles——se quejó Peter obviamente celoso de no recibir atención. ——— Claro que no——debatí indignada sacando mi labio inferior en un puchero y cruzando mis brazos. Ambos reímos y le di un fuerte abrazo de oso, con el cual él fingió ahogarse. Lo solté y sentí lágrimas acumularse en mis ojos. Tragué ruidosamente y desvié la vista, no había nada en el mundo que quisiera más que a esos renacuajos que eran mis hermanos. ——— Vayan a hacer su tarea, en seguida sale la comida——les dije ahuyentándolos con las manos. Siendo honesta, todo el tiempo pude sentir los ojos de Vincent sobre mí pero me obligué a no mostrar reacción alguna. En la cocina empecé a hacer ensalada, algo de puré de papas, un espagueti rojo, que era el favorito de mis hermanos y algunos bistecs de pollo asados. Tardé aproximadamente una hora en terminar de cocinar y para ese entonces estaba casi segura que llegaría tarde a la escuela. ——— ¿Se queda a comer con nosotros, señor Coleman? —— pregunté por cortesía aunque en realidad ya había empezado a poner la mesa con un plato para él, por lo que no tenía opción alguna. ——— Sería un honor, señorita Rousseau ——contestó Vincent encaminándose hacia mí——déjeme ayudarle a poner la mesa. ——— Gracias——fue lo único que conseguí decir.

Tenerlo a él tan cerca de mí en la cocina mientras tomábamos la comida y los platos fue una agonía, en especial cuando nuestra piel se rozaba y podía sentir los escalofríos recorrer mi cuerpo. La comida se llevó a cabo en silencio, únicamente con Louis y Peter discutiendo sobre algunos personajes de la lucha libre. Vincent estaba sentado justo frente a mí y cada vez que se llevaba la comida a la boca no podía conseguir evitar mirar hipnotizada la manera en que sus labios se cerraban sobre el tenedor. Juro que nunca nadie había hecho que comer fuera tan…sensual. Varias veces tuve que aclararme la garganta tomando un sorbo de agua, no podía ayudarme a mí misma, viendo sus ojos verdes era como si el resto del mundo se desvaneciera a mi alrededor. El teléfono sonó y me sacó de mi ensoñación, me levanté agradecida de tener una distracción. ——— ¿Diga? ——contesté con voz entrecortada. ——— ¿Athena? Habla Tracy, acaba de haber un problema con la exposición de economía. Gemí en voz alta mientras me tensaba a la espera de escuchar qué había sucedido. ——— ¿Qué ocurrió? ——pregunté recelosa. ——— Un miembro del equipo no hiso su parte del trabajo, por lo tanto el proyecto no estará completo. ——— ¿Qué parte falta? ——— El tríptico y las dos encuestas de impacto socioeconómico. ——— Ok, tranquila Athena, no es para tanto, faltan…30 minutos para entrar a clases——dije para mí misma ignorando lo que sea que fuera que me decía Tracy. Recargué el teléfono entre mi hombreo y mi oído, y con mis manos comencé a tallar círculos en mis sienes, tenía un dolor de cabeza horrible. Lo peor sería que estaba segura que en cualquier momento me daría una migraña que se había vuelto común en mí, mi vista se volvería borrosa y el estrés me controlaría. Entonces después de todo,

sufriría del horrible síndrome de colon irritable y muy probablemente sentiría que me saldría una úlcera en mi estómago. No era tanto, ¿Verdad? ——— Dame el número de Troy——la interrumpí y en cuanto me lo dio le dije que resolvería el problema. ——— ¿Qué sucedió, cariño? ——me preguntó mi abuela en cuanto colgué. ——— Problemas con una tarea…no te preocupes, no es nada—— intenté tranquilizarla. Marcando el número de Troy, recé por que no pudiera verlo hoy en la escuela o corría el riesgo de intentar romperle su nariz. ——— Trooooy al habla——dijo una voz áspera que arrastraba las palabras. ——— No puedo creer que estés borracho——dije con voz calmada y mortal. Vincent seguía viéndome atentamente, podía sentirlo. ——— Athena…bebé…no estoy tan boorashoo. ——— Nada de bebé…si pensabas irte a tomar como el inepto que eres me hubieras avisado que no harías tu parte del trabajo. ——— Escushaame…no es cómo crees que esh… ——— No, escúchame tú——lo interrumpí——espera a que te vea, juro que te arrepentirás. Antes de colgar pude escuchar que Troy gemía audiblemente, obviamente recordaba que yo era muy conocida por poner en su lugar a los hombres con patadas que los dejarían con riesgo de no poder tener hijos. ——— Hija, ¿Qué te he dicho? ——dijo mi abuela viéndome acusadoramente. ——— Que no es bueno ir pateando a los hombres en sus partes bajas solo por el hecho de que sean unos puercos o unos completos imbéciles——respondió Peter por mí.

Vincent enarcó una ceja en mi dirección, sentí que me sonrojaba. Demonios. ——— Abuela, a los hombres solo hay que darles poder en la cama, ¿Fuera de ella? Unos buenos golpes no les caen mal, aunque dentro de ella tampoco son tan malos——dije meneando provocativamente las cejas solo para molestarla. Ella tuvo el buen gusto de atragantarse con el agua mientras Louis y Peter reían tontamente, Vincent tenía una rara mirada en sus ojos y estuve a punto de gemir si no me hubiera retirado al estudio a hacer el tríptico y la encuesta. Quince minutos después tenía el trabajo terminado y estaba a punto de sufrir una aneurisma, si es que eso fuera posible. ——— Yo podría llevarte en mi automóvil a la escuela… así no llegarás tarde——comentó Vincent mientras arrojaba mi mochila al hombro. Estaba a punto de rechazar su oferta cuando mi abuela me interrumpió. ——— Eso sería muy considerable de tu parte, querido. Claro, que ambos deberán ir con cuidado, hoy en día el tráfico ocasiona accidentes viales. ——— No se preocupe, soy un buen conductor——la tranquilizó él. Después de despedirnos, caminamos juntos el corto tramo hacia su casa, en donde estaba estacionada en el garaje su hermosa e impecable camioneta Hummer de color negro. Increíble. Lo único que podía pensar era en cómo me vería llegar en la escuela en semejante auto… y en cómo demonios haría para subirme en ella. Yo era una chica de baja estatura, apenas y rebasaba el metro cincuenta y era de peso normal, con unas curvas decentes. Era un misterio para mí cómo conseguiría subirme a la camioneta sin parecer una idiota o caerme de bruces frente a Vincent. El hombre debía tener algún súper poder lector de mentes porque se acercó a mí, abriendo la puerta en un gesto muy caballeroso.

Entonces…puso caballerosidad.

sus

manos

en

mi

cintura

y

allí

murió

la

CAPÍTULO 2 Ninguno de los dos se movió ni dijo nada por lo que pareció un tiempo eterno, con mi suerte, seguramente solo habrían sido unos pocos segundos. Sus manos se sentían firmes contra mi delgada cintura, estaba segura que con sus largos dedos casi la envolverían por completo. Tragué audiblemente, lo que pareció ser la señal para terminar lo que sea que hubiéramos iniciado. Con un empujón me subió al asiento de pasajero, giré la cabeza para encontrarlo muy cerca, demasiado cerca, de mí. Si me inclinaba un poco conseguiría rozar sus labios con los míos. Apostaba que sus gruesos labios serían suaves y firmes, no podía apartar la mirada de ellos. Seguro él pensaba que era una loca. Nunca esperé lo que sucedió después. Se inclinó sobre mí para asegurar el cinturón de seguridad, sus manos rosaban sobre mí, y estaba segura que era al propósito. ——— La seguridad primero——dijo y sus labios rosaron ligeramente los míos con cada movimiento, jadeé ante el inesperado temblor que recorrió mi cuerpo. Tenía que inclinarme un poco más, seguir sintiendo sus labios en mí, sólo un poco más y los sentiría nuevamente. Antes de saber lo que hacía mis labios presionaron los suyos suavemente al principio. Un simple roce tentativo que lo dejó congelado en su lugar, sin responderme pero tampoco sin rechazarme. Sacando valor de haber tenido el atrevimiento de besarlo, seguí haciéndolo. Simples roces tentativos a sus labios hasta que reaccionó y sus labios respondieron a los míos. Una simple presión por su parte y nos encontrábamos besando tiernamente. Casi inocentemente. Sí, jamás pensé que me encontraría en esa situación.

Rápidamente recobramos la compostura y nos separamos respirando rápidamente. ——— Tenemos que apurarnos o llegaremos tarde——dijo mientras se alejaba de mí y se dirigía al asiento de conductor. Mi escuela no estaba tan lejos de donde vivía y en 5 minutos llegamos a pesar de que no le dije la dirección de donde me llevaría. Sí, seguramente él sabía la dirección de mi escuela después de meses viviendo en la ciudad. Él lo sabía todo. Llegando estacionó en la entrada y se bajó de la camioneta caminando hacia mi puerta, la abrió y me ayudó a bajar. Miré hacia la entrada donde compañeros de mi semestre miraban con curiosidad la escena. Puse los ojos en blanco y miré nuevamente a Vincent, quien no había apartado la vista de mí. Tragué saliva audiblemente. Tratando de aclarar mi voz. ¿Eran mis piernas lo que temblaban o era mi imaginación? ——— Gracias por traerme, me has hecho un gran favor. ——— No hay nada que agradecer, ha sido un placer——respondió con ojos conocedores. Sabía lo que estaba pensando. También pensé en ello y sentí mis mejillas ruborizarse. Había sido un completo atrevimiento de mi parte lanzarme a él y besarlo, demonios, ni siquiera sabía si tenía novia… o aún peor: Esposa. Bien podría estar este sexy hombre comprometido con alguien, nadie pensaría que pasaba sus días solo. ¿Sexy, millonario, atractivo, educado? Él era todo eso y más. Era seguro que no estaba solo. Y si lo estaba, la última persona en que él se fijaría para compartir su tiempo sería con una adolescente de baja estatura y un poco de sobrepeso.

——— Bien…yo…tengo que entrar…gracias por todo——balbuceé mientras me daba la vuelta para entrar a la escuela. Una mano rodeó mi muñeca y me detuvo. Giré para ver a Vincent acercarse a mí y plantar un beso en mi frente. Bien al carajo todo, sólo quería rodear su cuello con mis brazos y besarlo hasta saciarme, pero no se vería bien si lo hiciera. Bien la escuela podría expulsarme o aun peor, demandarlo a él por acercarse a una menor de edad. Porque Dios sabía el escándalo que provocaría que el importante empresario Vincent Coleman cometiera estupro con una estudiante de preparatoria menor de edad. Me aclaré la voz y di un paso atrás, intentando poner distancia entre el sexy hombre y yo para recuperar la cordura que perdí en algún lugar mientras contemplaba sus ojos y sus fuertes brazos. ——— Debo entrar, nos… vemos…pronto——balbuceé y prácticamente corrí a la entrada de la escuela, antes de que pudiera avergonzarme más. Me estaba comportando como una niñata. Yo nunca actuaba así. Ignoré las voces que me llamaban y a las personas que me saludaban les respondí con un sutil asentimiento. Era todo lo que mi cerebro hecho papilla, después de aquel beso, podía soportar. Durante todo el trayecto pude sentir la mirada de Vincent sobre mí; cuando estuve segura de que no podía verme más, me metí rápidamente a los baños de mujeres y me paré frente al espejo. Mis manos temblaban. Yo nunca había estado tan descontrolada como lo estaba en esos momentos. Nunca nadie había logrado afectarme de la manera en que Vincent lo hacía. Sí, él sería mi ruina, de eso estaba 100% segura. Conté hasta 10 lentamente. Seguí la cuenta a 20. Para el momento en que estaba por el número 33 me di una bofetada mental. ¿Qué demonios estaba haciendo?

Yo no era esa clase de chica a la que le temblaban las piernas por el simple pensamiento de un hombre. ¡Diablos! Si jamás había sido el tipo de chica que se dejaba afectar por alguien, menos lo comenzaría a ser ahora. Aclarado el punto cuadré mis hombros y salí con la frente en alto del baño. Al llegar al salón Bianca, Tracy y Allison, mis mejores amigas, aguardaban sentadas tranquilamente y viéndome expectantes. Sabía que solo era una fachada. Tan pronto como tiré mi bolso a un lado de mi asiento comenzaron a bombardearme con preguntas. Juró que no había mejores detectives que ellas, de alguna u otra forma podían conseguir sacarte toda la información de una historia. Por eso eran mis mejores amigas. ——— ¿Puedes explicar quién era el hombre de la entrada? —— preguntó Tracy. ——— ¿Cómo se llama? ——intervino Allison. ——— Cuenta todo de una buena vez, la intriga nos carcome—— finalizó Bianca. Tomé un respiro y les conté la historia, ellas estaban al tanto desde hace meses de ese hombre exasperante que había robado la paz y el sueño de mi vida con sus locas ambiciones monetarias. Sabían desde el inicio de la historia hasta lo reciente que les conté de hace algunos momentos. Los ojos conocedores de las tres me aseguraban que se daban una idea de los sentimientos que estaba comenzando a tener muy a mi pesar. No es como si fuera a admitirlo frente a nadie, incluso a mí misma. El día en que los cerdos volaran y mi abuela fuera una vieja normal, entonces sí, prácticamente las puertas del infierno se abrirían y yo gritaría a los cuatro vientos que estaba enamorada.

Pero como nada de eso estaba pronosticado a suceder en un futuro cercano, abrí mi carpeta y me preparé junto con mis amigas para exponer nuestro proyecto. ***** Los minutos pasaban muy lentamente, eso es algo que nunca lograría entender. Fuera de la escuela no había tiempo de nada, la vida no alcanzaba para hacer lo que deseabas. Pero, ¿Entrando a la escuela? La vida era infinita. Enserio, podías pasar una eternidad viendo al maestro mover los labios y escupiendo cientos de palabras que no entendías y que al fin y al cabo, te daban conocimientos que nunca en la vida pondrías en práctica en la realidad. ¿Para qué mierda utilizarías el cálculo o las diferenciales en la vida cotidiana? Como sea, la cuestión es que veías el tiempo pasar lentamente, entonces, pensabas que terminaría cierta clase, y es cuando mirabas el reloj y verías que sólo habían transcurrido unos miserables 5 minutos. La exposición había salido bien, a pesar de que el último miembro del equipo, Troy, no había participado. Habíamos obtenido una buena nota. ¿Lo malo? El maldito Coleman no se apartaba de mi mente. ¿Alguna vez han escuchado ese dicho ? Bien, eso exactamente me ocurría. Lo malo no era tener a Coleman en mi mente, lo incorrecto era intentar imaginar cómo serían sus músculos debajo de toda esa fina ropa. Cómo se sentiría su bronceada piel si pudiera pasar mis dedos sobre ella. Lo peor de todo eran sus labios. Sus gruesos labios eran perfectos, firmes y suaves a la vez, y que me mate un unicornio si negaba que el hombre sabía muy bien cómo usarlos. ¡Y al carajo, sí sabía usarlos!

Si sabría yo cómo besaba. Dios me perdone. Él permaneció en mi mente en toda su gloriosa visión. Sin dignarse a ponerse una camisa. Así era él exactamente en la vida real, engreído y testarudo. ¿Por qué habría de ser diferente en mi mente? ***** Todo el día fue lentamente trascurriendo, afortunadamente fui capaz de seguir con mi vida sin mostrar una reacción alguna ante el hecho de haber soportado a Coleman incluso cuando él no estaba presente físicamente. Así de insoportable era a veces. El cielo oscureció por completo y el reloj marcaban las 7:43 pm, odiaba cuando las clases eran a tiempo completo. Seguí platicando con Tracy, Allison y Bianca, intentando convencerlas de quedarse conmigo hasta que mi autobús pasara. ¿Lo bueno? Era que el camión que tomaba me dejaba a un par de calles de mi casa y solo tenía que caminar unos cuantos metros. Estaba tan distraída que al principio no sentí mi celular sonar, y eso que lo estaba sosteniendo con mi mano. Puse los ojos en blanco y contesté sin antes ver el número en la pantalla. ——— ¿Diga? ——dije con un tono indiferente. ——— Estoy justo detrás de ti, tu abuela me pidió venir a recogerte— —contestó una voz ronca que me había estado atormentando en los últimos meses: Vincent. Él había venido a verme, o mejor dicho a recogerme, obviamente por petición de mi entrometida abuela, pero eso no le restaba importancia al hecho de que él estaba, efectivamente, estacionado a unos metros detrás de mí. Me quedé sin palabras sosteniendo el celular a un lado de mi oreja como una idiota. Pensé en qué contestarle, pero él ya me había colgado. Suspiré en rendición y me despedí de mis amigas. ——— ¿Vino por ti? ——preguntó Bianca muy emocionada.

¡Quería gritarle que esto no era una telenovela! Era mi vida y él no era el príncipe azul de los cuentos de hadas, solo que más varonil y con más dinero. ——— A petición de mi abuela——aclaré aunque no servía de nada. ——— Bien, no lo hagas esperar——dijo Tracy y me espantó como si fuera una molesta mosca merodeando sobre su almuerzo. Arrugué la nariz y puse los ojos en blanco. ——— ¡Nos vemos mañana, chicas! ——les grité mientras giraba y comenzaba a caminar con un paso tranquilo, muy lento, en dirección a Coleman. Podía ver por la forma en que miraba mis pies, como si quisiera tener un control remoto para controlar su velocidad, que le exasperaba no conseguir las cosas a la velocidad deseada. Bien. Sonreí diabólicamente y disminuí el paso. Obviamente al propósito. Para el momento en que llegué a su lado ya había abierto la puerta de copiloto y aguardaba en una postura rígida a que entrara. Mi sonrisa murió en el instante en que miré sus ojos de cerca. Verdes. Los amaba tanto que de no tener precaución podría perderme en ellos. Y lo peligroso no era en sí el hecho, si no que me encantaría, enserio mucho, demasiado, perderme en sus profundidades y estar sólo rodeada de Coleman y más Coleman. Una existencia cubierta por su esencia sería el paraíso mismo. “O el infierno” susurró mi conciencia.

CAPÍTULO 3 ——— Así que…gracias por venir por mí——dije en voz baja manteniendo la mirada en el suelo mientras nuevamente me ayudaba a subir a la camioneta. El mismo proceso se repitió para mi completo deleite y horror, sus manos en mi cintura, su piel rosando la mía mientras aseguraba el cinturón de seguridad y su aliento a unos centímetros de mí. En silencio cerró mi puerta y rodeó la camioneta hacia el asiento del conductor. Condujo lentamente hacia mi casa. ——— ¿No puedes ir más rápido? ——pregunté exasperada. Dirigió sus ojos a mí y levantó una ceja. Sí, sabía lo que significaba. “Ya sentiste, nena, lo que es esperar una velocidad mayor”. Bien, sí, el karma, correcto. Puse los ojos en blanco y solté el aliento resignada a seguir su juego. ——— ¿Cómo te fue con tu trabajo? ——me preguntó con su sedosa voz. En serio, estaba tan extasiada por cómo se escuchaba que ni siquiera escuché lo que me había dicho. “¡Recuerda, Athena, demonios…quedarás como una tonta!”. “¡Una pregunta!”. Sí, era eso, pero… ¿Qué me había preguntado? ¡Cómo me fue con mi trabajo! ——— Bien, mis amigas y yo obtuvimos una buena calificación—— dije orgullosamente. ——— Te felicito——dijo y volvimos a quedar en silencio.

Estábamos a punto de llegar a mi casa cuando regresé la vista a su perfil, su nariz era completamente recta y su barbilla sobresalía obstinadamente. Era perfecto. Sus nudillos estaban blancos de apretar con fuerza el volante. Debió de haber sentido mi mirada sobre él, porque enfrentó mi mirada. Aguanté un suspiro, todavía no me acostumbraba al impacto que tenían sus ojos sobre mí. ——— Athena——dijo con reverencia y frenó la camioneta de golpe, juró un poco en voz baja y se pasó las manos por su cabello, dejándolo completamente desordenado de una forma atractiva. Escuché que soltaba el aliento lentamente y volvió a enfrentar mi mirada. Me congelé bajo su intensidad. Antes de siquiera saberlo él estaba sosteniendo mi cara con suavidad y sus labios rozaban los míos con ligeros toques tentativos. Perdí el control y envolví mis brazos en su cuello de la manera en que había querido hacerlo en la tarde. Respondí a su beso con emoción. Por mi mente pasaban miles de razones por las cuales no debería de estar besando a mi engreído vecino millonario. Sí, probablemente eran 1003 razones por las que lo que hacía era incorrecto. Pero solo había una razón válida a mí favor en esos momentos: porque quería. Lo estaba besando porque era lo que quería, y nada importaba más que saciar ese deseo que tenía por ese exasperante hombre. Nos separamos jadeando por aire, yo más descontrolada que él. Pero no me importaba. No apartó sus manos de mis mejillas. ——— ¿Qué me estás haciendo? ——me preguntó en un susurro, sus ojos mostraban la confusión que había en su interior. ——— No lo sé——respondí—— ¿Qué me estás haciendo tú a mí? ——— No lo sé——contestó y volvió a unir sus labios con los míos.

El tiempo se detuvo para nosotros, no tenía idea de cuánto tiempo habíamos estado besándonos hasta que me llevó a mí casa. Me volvió a ayudar a bajar y me acompañó hasta la puerta. Entré y antes de cerrar le di una sonrisa tímida. Me recargué contra la puerta cerrada y escuché a Vincent irse hacia su casa. ***** Esa noche en la cena le reclamé a mi abuela el decidir por mí antes de siquiera consultarme si estaba de acuerdo. Como lo esperaba, la querida vieja me ignoró justo de la manera en que lo haría con esas telenovelas tontas que tanto odiaba y que yo a veces ponía sólo para molestarla. Así éramos ella y yo, a pesar de que la edad que tenía, su efusividad era admirable. Tenía la energía que podía competir contra la de Louis, mi hermano menor. Por eso la amaba. Vivía los años al máximo. ——— Aquí entre nos, solo para que te calles de una vez, él se ofreció——dijo como si estuviera compartiendo el mayor conocimiento jamás conocido en la existencia——la seguridad hoy en día está fallando y considero mejor si estuviera él para acompañarte en el trayecto de regreso a casa cuando sales tarde. Y la manera en que lo dijo fue como si esa no fuera a ser la primera vez que él iría por mí a la escuela. Una parte de mí sonrió ilusionada. ¿La otra parte? La otra parte maldijo como un orgulloso marinero. ——— ¿No está el Sr. Coleman muy ocupado como para ofrecerse a ir por mí? ——pregunté. ——— El pobre hombre no tiene nada interesante que hacer en un país donde se encuentra solo y sin familia——respondió mi abuela con tristeza. Admito que me contagió algo de su lastima, podía entender por qué venía a mi casa con mi abuela cada vez que podía. No tenía alguien con quien compartir su tiempo. Y el trabajo era solo frivolidad cuando tomabas en cuenta lo que en verdad contaba en la vida.

Me despedí de mi abuela y de mis hermanos y mi madre y me fui a mi recámara. Adelanté la tarea que tenía para el día siguiente y prendí mi computadora. Revisé mi Facebook y leí un capítulo del libro que estaba leyendo desde hace una semana: Vampire Academy de Richelle Mead. Amaba tanto ese libro que era la segunda vez que lo leía. Mi celular vibró desde el buró en donde lo había dejado. Era un mensaje. “Buenas noches, Athena. Vincent.” ¿Vincent me había enviado un mensaje? ¡Oh por Dios, Vincent me había enviado un mensaje! “¿En verdad te ofreciste TU a ir por mí el día de hoy?” Le contesté a cambio, necesitaba saber, o mejor dicho confirmar, porque mi abuela nunca mentía. Quería que Vincent aceptara que había sido idea suya. “¿Algún problema con ello?” Respondió a cambio. ¡Exasperante hombre testarudo! “Ninguno. Sólo quería oírlo de ti. ” “Bien, no deberías de regresar sola a casa tan tarde.” “Estoy acostumbrada a hacerlo. No tengo problema con ello.” “No es razón suficiente. Yo iré por ti de ahora en adelante.” “¿Es pregunta o afirmación, señor exigente?” “AFIRMACIÓN” respondió y sonreí como tonta a pesar de que no podía verme. “¿No tienes nada que hacer? Te imaginaba un hombre ocupado.” “Puedo hacerte tiempo en mi agenda, señorita Rousseau.” “Estoy segura de que puedes, gracias por tu ofrecimiento.” “¿Pero? Estoy seguro que hay un pero, contigo siempre lo hay.” “Pero… no estoy segura de sí sería correcto.”

“¿Miedo de que me rinda ante tus besos? Podrías tenerme de rodillas si quieres” “Nunca te imaginé como un hombre coqueto. NO. ¿Sabes cómo se vería tú y yo compartiendo tiempo? ¿No te preocupa?” “Absolutamente no.” “Bien, aclarado el punto, es tu riesgo. Seré feliz de tenerte como mi chofer, gracias.” “Deberíamos discutir las condiciones de mi empleo. Los días vacacionales. Mi salario. ” “¿Una galleta sería suficiente? ¿Dos galletas?” “¿Piensas pagarme con galletas?” “¡Hey! Hago las mejores galletas que podrías jamás comer.” “Bien, seré feliz de tener el honor de que cocines para mí.” “Lo haces sonar tan… sucio.” “Tú eres la que interpreta las cosas así. ;)” “Jaja eres un bromista. Voy a dormir. Que pase buena noche, Sr. Coleman.” “Igualmente señorita Rousseau. Te veo mañana a la 1:15 en punto.” “¿Por qué?” “¿Entras 1:30, no? Tenemos tiempo para llegar antes de la hora límite.” “¿También piensas llevarme? Eso es demasiado.” “No para mí. Adiós.” Guardé mi celular y me metí a la cama preparada para dormir, ¿Por qué Vincent se preocupaba por mi seguridad? ¿Por qué le interesaba si quiera? El pobre hombre debía de estar sumamente aburrido de este país si aceptaba hacer el papel de mi chofer.

Me quedé dormida con una sonrisa a pesar de que sabía que no duraría para siempre. Por lo que disfrutaría de cada minuto que pudiera tener cerca de él. Sería un error, pero no podía apartarme de él. No quería hacerlo, por lo que no lo haría. Había tomado mi decisión.

CAPÍTULO 4 El día siguiente desperté antes de que la alarma de mi celular sonara, los martes formaban parte de mis días de trabajo. Podría considerarse así, a pesar de que era algo informal. Eran las 6:30 de la mañana, tenía tiempo para tomar una ducha y desayunar, me levanté a regañadientes de la cama y salí refunfuñando de mi habitación para preparar el baño. No había nada con un baño de agua caliente para animar el inicio del día. Con todo el esfuerzo del mundo había logrado arreglarme y mantenerme despierta durante el proceso. Estaban a punto de dar las 7 en punto cuando bajé las escaleras y encontré a mi mamá vestida para el trabajo y preparando el desayuno. Podía escuchar cómo Louis y Peter corrían de sus habitaciones al baño y así sucesivamente. Eran las desventajas de que ellos compartieran habitación en el segundo piso. Sus pasos eran muy ruidosos. La habitación de mis padres y la mía también estaban arriba, la única persona que tenía su habitación en la planta baja era mi abuela. Quien por cierto estaba sentada en la sala discutiendo con mi madre sobre quién cocinaba el desayuno. Mi mamá insistía en hacerlo siempre que podía, a pesar de que no era muy buena cocinando, no tanto como lo era mi abuela, pero nunca jamás lo admitiría en voz alta. Pero argumentaba que la abuela suficiente tenía con cuidar a mis hermanos siempre que se necesitaba. Mi mamá trabajaba en la biblioteca de la ciudad en el turno vespertino y por las mañanas trabajaba siendo maestra de preescolar. Era duro para ella tener que trabajar el día completo pero las cuentas así lo requerían. Se estaba haciendo tarde.

Besé a mi mamá y a mi abuela en las mejillas e insistí en que podría pasar dejando en la escuela primaria a mis hermanos. ——— ¿Podrías hacerlo? ——preguntó mi mamá mientras ponía los tazones de cereal de Louis y Peter en la mesa. ——— Claro que sí, mamá, no es ninguna molestia——la tranquilicé ayudándola poniendo su almuerzo en la lonchera que siempre llevaba con ella——además si no sales de una vez se te hará tarde. Me abrazó fuertemente y le devolví el abrazo besándola ruidosamente en su mejilla. ——— Gracias, cariño, eres un sol. No entiendo qué hice para merecer una hija tan buena. ——— Ambas lo sabemos——le dijo arrugando la nariz y poniendo los ojos en blanco. Ella se soltó a reír ruidosamente y me guiñó un ojo antes de tomar su portafolio y la lonchera de almuerzo y salir al patio. La vi poner sus cosas en la camioneta y entrar en el asiento de conductor. ——— Me despides de los niños——me dijo mientras salía a toda prisa y con precaución en dirección a su trabajo. Regresé dentro y terminé de poner mis cosas en orden. Siempre que iba a trabajar llevaba mis libros de los que tenía tarea pendiente. ——— ¡Athena! ——gritó Louis mientras bajaba corriendo las escaleras y corriendo aún más rápido en mi dirección. Cuando llegó lo bastante cerca de mí brincó y se colgó de mí cuello, lo rodeé con los brazos y le di vuelta hasta hacerlo gritar que se mareaba. Louis era el menor de la familia, por lo tanto era el consentido de la familia, y era el más apegado a mí, además de Peter, aunque más bien creía que ellos eran como unas sanguijuelas conmigo, siempre queriendo estar pegados a mí. Tenía suerte de tener ese tipo de relación con mis hermanos menores, esa donde éramos familia, amigos y confidentes. Peter también bajó las escaleras y se acercó a darme un beso en la mejilla, a su corta edad estaba a punto de llegar a la misma estatura

que yo. Claro, que no es que yo midiera mucho, pero aun así era como: “Hey, mi hermanito ya está igual de alto que yo y más…”. ——— Hola, hermanita——me saludó y se sentó a comer su cereal apresuradamente. Él siempre insistía en llamarme “hermanita” en diminutivo, como si yo no fuera 7 años mayor que él. Después del desayuno me despedí de mi abuela y salí a la calle con mis hermanos, cargué la enorme mochila de Louis que pesaba como si dos elefantes estuvieran guardados allí. Me detuve por un momento mientras ponía todos los seguros en su lugar para que nadie pudiera entrar a la casa. Sí, definitivamente era algo difícil de hacer teniendo en cuenta que teníamos rejado el patio delantero, y que un ladrón tardaría más de 15 minutos en conseguir romper todos los candados y cerrojos que había para entrar en la casa. Mi hiperactiva mente trajo el recuerdo de Vincent, tendríamos que pasar frente a su casa en el camino a la escuela de mis hermanos que estaba a no más de 10 cuadras caminando. Dirigí la mirada a mi atuendo, llevaba puestos unos pantalones negros de vestir, zapatos planos negros y una camisa blanca de botones. Sí, no era algo atractivo de ver a tan temprana hora del día. Pero era lo que había. ¡Y demonios, si no es que saliera para dar un espectáculo visual a Vincent! Me di una sacudida mental y caminé a lado de mis hermanos. Mi corazón latía fuertemente. Por alguna maldita extraña razón tenía nervios de pasar frente a la casa del Sr. Coleman. “Bien, Athena, ahora sí vuelve a ser el Sr. Coleman, ya no Vincent”. Puse los ojos en blanco, no es como si después de haber compartido un par de simples besos casuales él y yo fuéramos amigos o algo más.

Louis y Peter discutían sobre alguna tonta serie, pero no los estaba escuchando en absoluto, para el momento en que estaba a dos casas de la de él, era como si el tiempo se alentara y se convirtiera en infinito. No podía caminar lo suficientemente rápido para mi gusto. Por alguna maldita extraña razón tenía la sensación de que él estaría viendo. Estaba loca. Obsesionada. Ilusionada. Como una estúpida niña de 11 años. Sin siquiera ser consciente estaba mirando a la ventana del segundo piso de su casa. La ventana estaba abierta y música de piano se filtraba por ella. Una silueta pasó caminando y se detuvo frente a ella. Vincent. Sus verdes ojos me devolvieron la mirada y una sonrisa jugó con sus labios, sonreí tontamente y le guiñé un ojo, devolví bruscamente la mirada al frente y caminé sin mirar atrás. Pude sentir esos fieros ojos seguirme tan fijamente que tenía miedo de tropezar con una piedra del camino. Para mi suerte no sucedió, aunque sí vibró mi celular desde mi bolso y pegué un pequeño grito que hiso reír a mis hermanos. “Esta sí fue una hermosa mañana, vi pasar un ángel frente a mi casa.” Era un mensaje de Vincent, desde que había recibido sus primeros mensajes había guardado su número en la memoria del celular. Sonreí. Se acercaba otra larga plática que me haría sonreír como tonta el resto del día. “¿En serio? Suena algo loco y descabellado.” “Bueno, entonces de alguna forma morí y fui directo al cielo.” “Estás loco.” “Me temo que no, simplemente cautivado.” “¿Cautivado?”

“Sí, ya te lo dije, de un ángel.” “¿El “ángel” tiene nombre?” “Sí, ¿Quieres saberlo?” “No, me pondría celosa” Cinco segundos después me di cuenta de lo que había dicho y la profundidad que había detrás de mis palabras. Definitivamente estaba jugando con fuego. Ambos, él y yo, estábamos adentrándonos en terreno desconocido. “Me gustas celosa.” Respondió para mi total sorpresa, a pesar de que su mensaje había tardado 5 minutos en llegar a mí. No supe qué decir por lo que no dije nada, necesitaba pensar mis palabras con claridad. Llegando a la escuela primaria de mis hermanos, le devolví la mochila a Louis y me despedí de ellos. Seguí caminando hasta la parada de autobuses. Tenía 10 minutos para llegar al trabajo. Trabajaba en un restaurante italiano que estaba a solo 5 minutos de distancia. Era un local más bien pequeño, en lo que cabe, el dueño insistía en contratar únicamente a las personas necesaria, no era nada pretencioso aunque definitivamente el mobiliario era decente y elegante. Desde hace unos meses me había ofrecido a trabajar en algunos tiempos que concordaran con mi horario escolar, me llevaba muy bien con el señor Sangabriel, dueño del restaurante. Por lo que él encantado me contrató. Con el tiempo lo comencé a ayudar en el almacén y el inventario de mercancías, también con la organización de las mesas y los meseros, también como auxiliar en el área de contaduría, pero nunca se me había permitido ayudar como mesera. Condiciones del Sr. Sangabriel.

Así que actualmente tenía un trabajo informal pero digno y con buena paga. Además, me gustaba encargarme del inventario de las mercancías y de las cuentas del restaurante. Se me daba bien hacerlo, y el dueño confiaba en mí lo suficiente como para que llevara siempre una cuenta del capital entrante y saliente del local. El día de hoy tendría que hacer un inventario perpetuo y encargarme de abastecer suministros. Llegando al restaurante saludé al dueño que siempre se encontraba encerrado en su oficina jugando Angry Birds en su tableta y viendo películas y series. Él era como un niño, tenía la energía suficiente para compararse con uno. Comencé a hacer los inventarios cuando un mensaje de texto llegó a mi celular. “¿Estás bien? Estoy preocupado, perdona mi atrevimiento.” Decía el mensaje de Vincent. Tragué saliva ruidosamente e intenté aclararme la garganta, se me había formado un nudo que me impedía poder pronunciar si quiera un lamento. “Solo me tomaste por sorpresa, ¿Qué tanta verdad había en tus palabras?” “Por sorprendente que sea, tanta como para preocuparnos.” “Pensé que era la única preocupada aquí.” Sonreí al imaginarme que Vincent se encontraba en la misma situación que yo, por un momento dentro de mí había dudado de todo y estaba segura que lo que sea que estuviera sucediendo era algo unidireccional y que solo me afectaba a mí. Pero había encontrado consuelo en saber que tanto él como yo sabíamos que algo pasaba y que nos afectaba a ambos por igual. “Puede que no tenga sentido, pero dudo siquiera que haya una forma de parar, o quizá es mi obsesión hablando sobre la razón, pero lo que sea que hayamos iniciado no se puede detener.”

“Eso me suena a una orden, Sr. Coleman, y está hablando en plural como si hubiera un NOSOTROS en esto.” “LO HAY, de eso no dude, señorita Rousseau.” Mordí mi labio con nerviosismo, intentando ocultar la sonrisa que quería escaparse de mi fiero control. “Bien, tiene suerte Sr. Coleman, me siento bondadosa el día de hoy, por lo que no discutiré con usted el término NOSOTROS, como si fuésemos pareja.” “Mmm, como siempre, es un placer hablar con usted, es la alegría de mis solitarios días, gracias por sus ocurrencias. Cambiando de tema, ¿Dónde está en estos momentos?” “¿Por qué quieres saberlo?” “Llámalo instinto protector, pero sí, exactamente eso…por algún motivo me haces querer protegerte.” “Prefiero no preguntar de dónde viene ese sentimiento, ya estamos lo suficientemente jodidos con lo que sea que hay entre los dos. Estoy trabajando y me está distrayendo.” “Sí, no profundicemos ese tema, ¿Trabajando dónde? ¿Haciendo qué? ¿Cuánto tiempo trabajas y qué días?” “Pensé que me había dicho que despertaba su instinto protector…no el ACOSADOR. Tengo que trabajar, luego hablamos. Besos.” “¿Esos besos son promesas próximas a cumplir? Ni siquiera me dijiste dónde trabajabas. ” “No seas enojón.” Respondí. “Lo soy, aprende a vivir con ello.” “Eres un terco.” “Tú eres testaruda.” “¡ARRRGHH! Eres IMPOSIBLE.” Escribí frunciendo el ceño y prácticamente machacando las pobres teclas de mi celular. “Y tú eres HERMOSA” Respondió Vincent.

“¿Es enserio? ¡Dios me ayude a tolerarte!” Intenté transmitir que estaba exasperada pero sabía que no lo lograría, me encontraba sonriendo y sintiendo una calidez dentro de mí ante nuestra pequeña discusión. “Gracias, eso significa que estarás conmigo más tiempo como para exasperarte con mi actitud. Por lo tanto, te tengo para mí.” “Sólo si yo lo tengo para mí, Sr. Coleman. Le advierto que es una locura todo esto.” “Pero una locura buena estoy seguro.” “Sí, una locura buena, ahora deje de molestarme y haga algo productivo.” Fue el último mensaje que le envié y a pesar de que no me contesto sabía que había sonreído frente a la pantalla de su celular.

CAPÍTULO 5 Terminé el trabajo antes de lo previsto y el Sr. Sangabriel me dejó retirarme poco antes de las 11 de la mañana. Había hecho el inventario y los pedidos de mercancía por teléfono de manera rápida, por lo que había tenido tiempo de organizar el almacén y hacer mi tarea. Durante el regreso a casa me encontré pensando en Vincent, a pesar de que era mayor que yo y que era un hombre hecho y derecho, no podía encontrar razones válidas para mí que me llevaran a mantenerme alejada de él y detener ese acercamiento que se estaba llevando a cabo entre los dos. Él era prácticamente 11 años mayor que yo, pero eso no importaba nada, en lo personal la edad solo era un número, lo que cuentan son los hechos, la madurez, el nivel de responsabilidad, etc. Lo demás no tenía importancia en una relación. Sí, sonaba muy romántico y soñador: en el amor la edad no importa. No lo pondría tal cual, pero sí, podía contar como una manera de expresar mis pensamientos. Para el momento en que llegué a casa estaba sonriendo sin motivo aparente, o quizá ese motivo si tuviera nombre: Vincent Coleman. ——— Estás muy contenta el día de hoy——comentó mi abuela mientras me acercaba a ella para darle un beso en la frente. ——— Ha sido un buen día hasta ahora——expliqué dejando mi bolso en el sillón de la sala. Cuando giré la vista hacia la cocina allí se encontraba el responsable de mi sonrisa, el Sr. Coleman. Con un mandil cubierto de harina. Sonreí abiertamente y no pude aguantar las ganas de reír como loca ruidosamente.

Tuve que poner las manos en mi estómago e inclinarme, de tanto reír sentía que me faltaba el aire y el estómago me dolía. No podía evitarlo. Vincent con un mandil de cocina era toda una visión. ——— No seas grosera, hija——me regañó mi abuela pero también se encontraba sonriendo. ——— Estaba ayudando a tu abuela a cocinar un pastel——explicó Vincent alzando una ceja y retándome abiertamente a seguir burlándome de él. Tragué saliva y lo miré a los ojos, dejé de reírme pero seguí sonriendo. ——— Voy a comprar más huevos a la tienda, Vincent, cuida que no se queme el pan——dijo mi abuela y salió por la puerta, dejándonos a él y a mí solos. Cruzó sus brazos e hizo una pose digna de un modelo, logrando parecer imposiblemente atractivo e indignado a la vez. La sonrisa se borró de mi rostro, recorrí con la mirada el atuendo de Vincent. Llevaba puestos sus típicos pantalones de vestir negros y una camisa azul pálido de botones, las mangas estaban arremangadas, dejando a la vista sus increíblemente bien torneados brazos. Nunca había visto unos brazos tan atractivos como los de él. Me gustaban. Me volvían loca. Me hacían perder la cordura. Tenía puesto un mandil floreado para evitar ensuciar su ropa y de alguna maldita manera había conseguido que incluso eso pareciera atractivo en él. El hombre debía de tener un pacto con el diablo. Nadie podía ser tan malditamente caliente como lo era él, se pusiera lo que se pusiera. ——— ¿Ahora no te ríes de mí, verdad? ——Dijo con una sonrisa maliciosa mientras se acercaba a mí, rodeándome con sus fuertes brazos y manteniéndome cautiva de él, se inclinó sobre mí dejando su rostro a una corta distancia del mío—— ¿Encuentra algo divertido, señorita Rousseau? ——— Absolutamente nada divertido——respondí rodeando su cuello con mis brazos.

Gruñó audiblemente causándome una espontánea risa, a lo que respondió acercándome aún más a él, si es que eso fuera posible. Sus labios asaltaron mi boca y perdí todo el sentido del humor. Demasiado pronto se apartó de mí. ——— Estuve preocupado, Srta. Rousseau, después de todo no me dijo dónde trabaja y en qué——se quejó haciendo un chistoso y sexy mohín. Quería morder sus labios. Dios me ayude y se apiade de esta humilde pecadora que era yo, mordería esos labios más pronto que tarde y nadie me lo impediría. ——— No seas gruñón, luego te cuento todo. Ahora tengo cosas más importantes que hacer en este momento——expliqué. ——— ¿Ah, sí? ¿Cuáles cosas? ——— Estas——dije y lo acerqué a mí con decisión. Sus labios daban lo mismo o más de lo que recibía. Era perfecto. Mordisqueé su labio inferior, ganándome un gemido de él. Diablos. Su labio era más adictivo de lo que había esperado. Lamí su labio inferior provocándole un estremecimiento y me alejé respirando aceleradamente, como si hubiera corrido un maratón. El único problema era que yo odiaba el ejercicio, por lo que nadie me creería que había estado corriendo por lo que estaba con falta de aire. A menos claro, que dijera que un perro me había perseguido, entonces sí, nadie dudaría de mí. Vincent me miraba con intensidad. Demasiada, diría yo. De no ser porque me encantaba el hombre, me habría espantado. ——— Me gusta el mandil——comenté con la voz ronca y me ruboricé. ——— Ni siquiera tengo palabras——se excusó poniendo cada mano alrededor de mi rostro y acariciando con sus pulgares mis mejillas sonrojadas.

Ni siquiera sabía si había pasado un minuto o quizá diez y si mi abuela estaba a punto de regresar. Demonios. ——— Mi abuela debe estar por llegar——dije dándole un beso en la barbilla y alejándome de él. Era un peligro andante para las mujeres. ¿Quién no dejaría lo que fuera que estuviera haciendo para contemplarlo? ¡Maldición, para lanzarse sobre él! ——— Voy a arreglarme, tengo que ir a la escuela——le dije mientras comenzaba a subir las escaleras. ——— ¿Puedo llevarte? ——preguntó mientras encendía la luz del horno para ver el pan que se estaba horneando. Sonreí. No había podido concebir una imagen de él siendo hogareño. Ahora la tenía guardada en mi memoria hasta el día de mi muerte. ——— Creí que era seguro que ibas hacerlo, Señor controlador—— respondí alzando una ceja y me alejé de él. Para el momento en que volví a bajar las escaleras ya eran las 12:00, estaba vestida con el horrendo uniforme escolar pero mi buen humor con absolutamente nada se me podría arruinar. La abuela y Vincent estaban adornando el pastel con merengue. Odiaba admitirlo pero lucía delicioso, especialmente porque, para sorpresa de todo, Vincent lo había ayudado a hacer. Y sólo por eso, seguro que sería el mejor pastel que comería en mi vida. Me senté en una silla alta en la barra de desayuno y observé como cubrían el pastel de merengue, no es como si les quedara perfecto, pero estaba decente la presentación. Y era perfecto para mí. ——— Dime, abue, ¿Cómo lograste que el Sr. Coleman se pusiera un mandil floreado y te ayudara a cocinar un pastel? ——me burlé maravillada con la imagen de Vincent. ——— No he perdido el toque de manipulación——respondió ella guiñándome un ojo. Sonreí. Esa era mi abuela con el sentido del humor de una adolescente.

Además de que la relación entre él y ella era como si incluso él mismo fuera su nieto, lo que significaba una relación profunda. Síp, podía adivinar que para ella él era de la familia. Era como un nieto adoptivo. Lo que no sabía es si eso era bueno o era malo. Suponía que ya lo adivinaría en algún momento. Los tres comimos en silencio. Un silencio cómodo. El tiempo se pasó volando demasiado rápido. A la 1:10 en punto colgué mi bolso en el hombro y salí de la casa. Nuevamente iría a la escuela en la camioneta de Vincent. Mi abuela volvió a repetirnos que tuviéramos cuidado y sonrió todo el rato que nos vio salir juntos de la casa. Es como si ella supiera algo que nosotros no. La mujer podía ser vieja, pero era tremendamente sabia y observadora. Lo que era muy malo para mí si seguía con el afán de seguir viendo a Vincent y querer mantenerlo en secreto. ——— Tenemos que hablar——dijo Vincent mientras me ayudaba a subir a la camioneta y me ponía el cinturón de seguridad. Por su tono de voz una sensación de malestar y preocupación se acumuló dentro de mí. Él hablaría de algo serio. Quizá se había arrepentido. No es que fuéramos algo. Pero quizá había encontrado a alguien más. Quizá no era suficiente para él. Quizá sólo jugaba conmigo. ¡Demonios! Si ya me estaba imaginando las posibles razones por las que tendría que dejar de verlo. Justo cuando me sentía más encaprichada a él que nunca. Bien, encaprichamiento era solo una palabra que justifica y oculta la verdad.

¡Pero no pensaba admitir que me había enamorado de él cuando estaba a punto de mandarme al carajo! ¡No, señor, antes muerta! ——— Bien, hablemos——dije con un tono de voz indiferente. Sí, era buena actuando y ocultando que mi interior se estaba derrumbando ante la idea de perderlo. ——— Estuve pensando esta mañana——explicó mirándome a los ojos, un nudo se formó en mi garganta——la verdad es que creo que no podemos seguir así. Síp. El. Fin. De. Mi. Mundo. Comenzó. Pero no lloraría. ¡Demonios! Yo no lloraba y no lo haría frente a él. No. No. No. No. No. No. >Me gritó mi subconsciente. Mantuve la cabeza en alto tratando de no expresar mis emociones. ——— Bien. Estoy de acuerdo——incluso a mis oídos mi voz sonó fría. ——— No me malinterpretes——me reprendió con severidad——me refiero que no podemos seguir así como estamos…y pensé… No terminó de decir la oración y el nerviosismo me estaba carcomiendo. Necesitaba saber su “solución”. ——— Al carajo todo—gruñó exasperado——sé mi novia. Sé mía. Me atraganté y comencé a toser. Demonios. Era vergonzoso. ¿El hombre me pedía ser su novia y qué hacía yo? Me atragantaba. Me dio unos golpecitos en la espalda hasta que pude respirar con normalidad. ——— ¿Estás bien? ——preguntó divertido. Sí, el desgraciado atractivo se estaba divirtiendo. ¿Su novia? ¿En serio me pedía ser su novia?

Lo miré a los ojos y no supe qué decir, me besó tiernamente, y en su beso pude distinguir la desesperación. “Por favor.” Susurró contra mis labios y toda la tensión abandonó mi cuerpo. No lo dejaría huir de mi lado. No mientras los dos quisiéramos estar en donde estábamos. Le devolví el beso y sonreí contra sus labios. “Sí, quiero ser tuya, pero sólo si tú eres mío.” Susurré y lo besé con fervor.

CAPÍTULO 6 Para el momento en que Vincent puso en marcha la camioneta no era capaz de dejar de sonreír, verdaderamente tenía una estúpida sonrisa permanentemente plantada en mi cara. Por milésima vez traté de ser discreta en verlo de reojo. Y por milésima vez fallé. Me atrapó mirándolo y tomó mi mano entre la suya y se la llevó a los labios. Plantó un suave beso en ella y me dio una hermosa sonrisa torcida. ¡Oh, sí, el hombre tenía la mejor sonrisa que nunca haya visto! Era tan injusto cómo alguien podía ser tan malditamente perfecto. Tendría que proponer alguna ley que impida que se creen hombres tan seductoramente adictivos. Es decir, ¿Dónde queda la igualdad entre los hombres? Si pudiera acertar, apostaría a que Vincent estaba en lo más alto en la escala de LOS MEJORES PARTIDOS. Nadie tenía oportunidad, ni la más mínima, a su lado. Allí estaba la cuestión, el factor primordial de esta historia: ÉL ME ARRUINÓ COMPLETA E IRREMEDIABLEMENTE PARA OTROS HOMBRES. Sí, ¿Cómo podría haber alguien después de él? ——— No sabes lo que me hace sentir el saber que eres mía—— susurró con una penetrante mirada en mi dirección. Sí, ni yo me daba una idea de lo que él podría sentir. Pero la intensidad de su mirada me hacía darme una idea. ——— Yo sé lo que me hace sentir que tú seas mío——le respondí de regreso.

Me dio un guiño y regresó su atención a la carretera. Ese día había mucho tráfico. Para mi suerte. ——— ¿Sabes qué mejoraría este día? ——me preguntó casualmente mientras estábamos detenidos en medio del tráfico. ——— ¿Qué cosa? ——respondí un tanto cautelosa. Con Vincent Coleman nunca sabía qué idea tendría de un momento a otro. Y era esa espontaneidad que tenía lo que tanto me encantaba. Diablos. Eran tantas cosas las que me encantaban de él que tardaría horas en hacer una lista con ellas. ——— Vayamos a pasear…no entres a la escuela——su tono de voz era tan malditamente seductor que me encontré considerando su proposición. ¡Vamos! Un día entero con Vincent como compañía. Sus besos. Sus abrazos. Sentir su mano tomando la mía mientras caminamos. Oír su voz. Sentir el calor de su cuerpo. > Prácticamente me gritó mi conciencia. Bien. Sí. Concéntrate. No lo mires a los ojos. Ignora al hombre. IGNORA. AL. HOMBRE. NO. LO. MIRES. A. LOS. OJOS. Sí, era fácil decirlo… Lo miré de reojo. PRIMER ERROR. Sus ojos suplicaban que cediera. ——— Por favor, ¿Por mí? ——insistió mientras seguía poniendo esos ojos de borrego. Maldita sea, era el hombre más atractivo que existía. ¿Quién podría negarle algo?

NO. TE. RINDAS. Bien, no me rindo. Claro. ——— Di que sí——siguió insistiendo. Estuve a punto de negarme. Estaba tan cerca de decirle que tenía que asistir a la escuela, no podía faltar. Eso no era correcto. ¿Verdad? Lo cierto es que ya no lo sabía. No mientras el coche estaba rodeado por su sexy olor a hombre y ese perfume que olía tan delicioso. ¿O era sólo su olor natural? DIABLOS. Lo vi acercarse a mí. No lo impedí. SEGUNDO ERROR. ——— Sabes que quieres hacerlo——susurró cerca de mí, su aliento chocando contra mis mejillas. ¿Cuáles eran los motivos que tenía para decirle que no? ——— Cede a tus deseos——susurró mientras mordía mi labio inferior con sus dientes. Se lo permití. Sus manos rodearon mi cuello y comenzó a masajear mi nuca. Era tan relajante que cedí a sus besos. TERCER ERROR: permitir su contacto con mi piel. Sí. En menos 10 segundos había perdido toda mi fuerza de voluntad. Yo era papilla en sus manos. ——— Bien——cedí con un susurro. Me dio un último beso en mis labios y regresó su atención al tráfico, los carros estaban empezando a avanzar esta vez. Mantuvo una sonrisa satisfecha en su rostro. MALDITO MANIPULADOR CALIENTE COMO EL INFIERNO. ¿Cómo no iba a llegar a ser un gran empresario sabiendo tan bien cómo conseguir lo que se proponía?

No es que estuviera enojada, la simple idea de pasar todo un día con él hacía que mi corazón se acelerara, pero no me comenzaba a gustar que pudiera ceder tan fácil a él. Yo no era del tipo que cedía ante los demás. DIABLOS. Pero es que el hombre era tan sexy… ——— Con esa sonrisa que tienes pareces más joven——comenté fascinada viendo su perfil. La verdad era que con esa sonrisa y la alegría que emitía, parecía más joven, con una despreocupación casi infantil. Me encantaba. No me cansaría de decirlo. ——— ¿Te parezco viejo sin ella? ——preguntó alzando una ceja. CALIENTE. ——— No es eso, sólo que son raras las veces que te veo sonreír…— —dije mordiendo mi labio y recordando las miles de veces que lo vi de lejos pareciendo frío y controlador——la primera vez que te vi pensé que eras un amargado. Negó con la cabeza pareciendo divertido. Eso era bueno, por un momento temí que se molestara por mi honestidad. ——— Son pocos los motivos para sonreír, la vida que llevo tiende a ser muy solitaria——comentó y sentí mi corazón encogerse al imaginarlo solo y molesto con sus negocios——para mi suerte, un día apareció un hermoso ángel en pijama mientras estaba a punto de sufrir un infarto por estrés. Sentí mis mejillas enrojecer. Desde aquella ocasión no había vuelto a cometer el error de salir a la calle en pijama así se esté llevando a cabo el apocalipsis. Bien. Estaba exagerando. Pero la verdad es que me había vuelto más cuidadosa a la hora de vestir. ——— No me lo recuerdes——me quejé cubriendo mi cara entre mis manos. El coche se detuvo bruscamente.

Vincent había estacionado perfectamente entre dos autos. Cómo lo hiso tan rápidamente, era un misterio. ——— ¿Por qué…?——comencé a decir pero me detuvo. Apartó mis manos de mi cara y me hiso verlo a la cara. ¿Alguna vez había sentido tantos nervios? Yo creo que no. ——— Me encanta cuando te sonrojas——explicó un tanto tímido. Eso era algo nuevo de ver. Me gustaba el Vincent tímido. Era aún más caliente. ¿Cómo lo lograba? Se acercó lentamente a mí, sus labios cubrieron los míos. Si, había encontrado mi paraíso personal. No tenía la menor idea del tiempo que habíamos pasado besándonos, de alguna manera parecía que habíamos estado eternamente allí juntos, besándonos. Y por otra parte parecía que no había sido si quiera suficiente para saciarme de él. Declarado: era adicta a él. ——— Soy adicta a ti——susurré apartándome de él para recuperar el aliento. No era la única que estaba jadeando. Bien. Por lo menos él no era inmune. ——— Yo también soy adicto a ti——dijo Vincent mientras daba un suspiro y encendía la camioneta. ——— Aún no puedo creer que me hayas convencido para no entrar a la escuela——me quejé. ——— No es un secuestro, no estás obligada a quedarte—— respondió indignado. Genial. Lo que me faltaba. Que el hombre estuviera sentido.

——— Hey——llamé su atención y puse mi mano en su barbilla obligándolo a mirarme——no es eso…simplemente me desconcierta que me lleves a hacer cosas que jamás creí que haría, y las hago porque quiero pero el incentivo eres tú. ——— Me alegra tímidamente.

escuchar

que soy

tu

incentivo——admitió

——— Es sólo que todo esto es nuevo para mí——admití en voz baja. ——— ¿Qué es nuevo para ti? ——preguntó curioso. ——— Esto…nosotros…——respondí incómoda y me removí en el asiento——nunca había tenido una relación. Absolutamente su cara era un momento Kodak. Por una parte mostraba sorpresa. Por otra incredulidad. Alegría. Júbilo. Éxtasis. ¿Éxtasis, enserio? ——— Me alegra que te guste ser el primero——dije secamente. ——— No me puedes culpar——se defendió. ——— Mejor no pregunto qué numero soy yo——mi inseguridad me hacía ni siquiera querer darme una idea. Vamos. Vincent es joven, guapo, atractivo, con un cuerpo caliente, trabajador, rico y muchas cosas más. Él era lo que toda mujer quiere. ¿Quién se podría resistir a él? Desde luego, yo no. ——— No vayamos por allí——me reprendió——sí, tengo un pasado, como todos…pero este es el presente y es lo que importa. Tú eres lo que importa. Aun así mi inseguridad dejó un eco de su voz en mi interior. Dejaría el tema por ahora. ——— ¿Dónde vamos a ir? ——pregunté cambiando de tema. ——— Pensaba enseñarte un lugar——dijo sonriendo radiantemente.

——— Bien——accedí y me concentré en ver por la ventanilla de la camioneta. Tardamos 20 minutos en llegar. Tomamos la carretera de las afueras de la ciudad, casi llegando a la caseta de entrada. Vincent se dirigió por un camino empedrado que terminó en la entrada de una hacienda. El portón eléctrico se abrió y entró hasta estacionar la camioneta dentro. Bien. No sabía qué hacíamos allí. Pero definitivamente todo era muy del estilo de Vincent. Elegante. ——— ¿Qué hacemos aquí? ——pregunté mientras Vincent se bajaba de la camioneta y se dirigía hacia mi puerta para ayudarme a salir. ——— Quería mostrarte mi casa——respondió con las mejillas coloreadas de un ligero rubor. Espera. ¿Su casa? Si, definitivamente podría imaginarme a esa hermosa hacienda siendo su casa. ——— Si esta es tu casa, ¿Qué demonios haces viviendo en una pequeña casa cerca de la mía? Me miró como si yo no pudiera comprender lo obvio de algo tan sencillo. Genial, ahora yo era la tonta aquí. ——— ¿No es obvio? ——preguntó como si una parte de él creyera que estaba bromeando. Negué con la cabeza. Puso los ojos en blanco. ——— No puedo vivir aquí porque significaría dejar de verte tan seguido.

Oh. Mi. Dios. Creo que ni aunque un extraterrestre se hubiera parado frente a mí y le hubiera disparado a Justin Bieber podría haber sido tan feliz como lo era al escuchar a Vincent admitiendo su debilidad por mí. ——— Bien——dije. ——— ¿Bien? ¿Eso es todo? ——Preguntó con una mirada incrédula—— ¿Te digo que no puedo alejarme de ti y solo me dices “bien”? ——— ¿Qué más quieres que te diga? ——Respondí——Soy la mujer más feliz por tenerte comiendo de la palma de mi mano. ¿Crees que existen palabras para describir algo que ni si quiera yo puedo entender por su intensidad? ——— Me gusta cuando estas por desesperarte——dijo de repente mientras plantaba un beso en mi frente y rodeaba mis hombros con su brazo. Comenzamos a caminar hacia la entrada de la hermosa casa. Mmm algo no estaba bien. Moví mi mano lentamente desde su cintura a su espalda. No, tampoco estaba bien. Metí mi mano en su bolsillo trasero del pantalón de vestir que tenía puesto. Sí, mucho mejor. Me acomodé más cerca de él, estaba a punto de ronronear como un gatito. Sí, a eso me reducía Vincent, pero no podía evitarlo. DIABLOS. El hombre tenía el mejor trasero del mundo. Tenía una sonrisa satisfecha en su cara. Sabía que me gustaba mi mano donde estaba. ¿A quién no lo gustaría?

Podría acostumbrarme a ello. Ahora bien, había descubierto algo que ni siquiera había creído posible: ME GUSTABAN LOS TRASEROS. Pero no cualquiera. Sólo el de Vincent. ¿Alguna vez podría dejar de sentirme atraída hacia él? Honestamente creía que no. Lo que significaba que estaba malditamente jodida.

CAPÍTULO 7 Cuando entramos a la sala de la casa tuve que apartarme de él para que pudiera caminar libremente. Una lástima. ——— ¿Quieres algo de beber? ——me preguntó Vincent mientras se quitaba el saco. TODO. UN. ESPECTÁCULO. Tomando en cuenta que la ajustada camisa azul cielo de botones que tenía puesta hacía notable la excelente musculatura de su abdomen y brazos me hacía querer babear. Literalmente. Otra sonrisa satisfecha. Si el hombre pudiera medir el nivel de ego que tenía, seguramente superaría los límites establecidos como “aceptables para que su salud mental permanezca intacta”. No es que me quejara. Me gustaba tal y como era. Sí, y eso incluía su jodida actitud junto con su perfecto trasero, abdomen y brazos. Uuff a veces uno podía llegar a ser tan sacrificada. Alzó una ceja y me miró expectante. ¿Qué me había dicho? Alguna pregunta. Estaba segura de eso. Pero qué me había preguntado no tenía ni una maldita idea. Genial. Quedaría como tonta. Sentí mis mejillas sonrojarse. Lo que me faltaba. ——— Perdón, ¿Qué me habías dicho? ——pregunté avergonzada. Soltó una fuerte risa y se acercó a mí.

Puso una mano en mi mejilla y con su dedo gordo acarició mi labio inferior. EL. PARAÍSO. ——— Te había dicho que si quieres algo de beber, ¿Agua de sabor, limonada o quizá refresco? ——preguntó mientras ponía su otra mano a un lado de mi cadera. ¡SI DEFINITIVAMENTE EL PARAÍSO! Me acercó más a él, estábamos prácticamente separados por solo la tela de nuestras ropas. Podía sentir el calor y la dureza de su cuerpo. INCREIBLE. Mi mente hiperactiva se imaginó cientos de ideas de lo que podríamos hacer para mejorar la situación. ——— ¿Y bien? ——preguntó divertido. ——— ¿Bien qué? ——pregunté distraída mientras ponía mis manos en su pecho. Y en ese momento estaba totalmente segura de que él hacía ejercicio. Sus marcados músculos eran la prueba exacta de ello. Me acercó más. No había creído que eso fuera posible. Pero lo era. Podía sentir todo su cuerpo contra él mío. Sus labios rozaron tentativamente los míos y habló contra ellos. ——— Tienes que aprender a prestar más atención. Te distraes con facilidad——me reprendió dándome un casto beso en los labios y dirigiéndose a la cocina. ¿Eso es todo? ¿El bastardo me provocaba y simplemente decidía que había tenido suficiente? Oh, no, señor. No me iba a dejar con las ganas. Fui tras de él a la cocina.

Se encontraba agachado mirando algo en el refrigerador. Me acerqué más, estaba poniendo hielo en dos vasos. Y verlo en esa posición me daba una excelente vista de su firme trasero. DIOS. PODRIA MORIR ALLÍ MISMO DE COMBUSTIÓN ESPONTÁNEA. Estaba segura nunca en mi vida me había sentido tan atrevida en toda mi corta vida de 17 años y medio. ¿Y qué hacia el Sr. Coleman? Se aparecía y echaba toda mi concentración y razonamiento a la mierda. ¿Y qué hacía yo? Estaba totalmente de acuerdo con ello. Ambos estábamos igualmente jodidos. Lo miré servir limonada en los vasos y acercarse a mí. Me tendió uno sonriendo como un endemoniado lobo a punto de atacar a su presa. NO. DEFINITIVAMENTE LAS COSAS NO PASARÏAN ASÏ. ¿Por qué demonios ser la oveja cuando puedes ser el lobo? Sonreí malvadamente y acepté el vaso. Tomé un largo tragó de limonada y solté un silencioso gemido cuando sentí mi garganta refrescarse. Era la mejor limonada que había probado. Vincent se quedó con el vaso detenido a medio camino entre su mano y su boca. Me miraba acusadoramente. ¿Ves lo que se siente? Con mi lengua lamí los residuos de limonada de mis labios. M-U-Y L-E-N-T-A-M-E-N-T-E. Vincent soltó un gruñido. ¿Un gruñido, enserio? ¿Qué es esto, la era de las cavernas?

TU. MIO. YO. TUYA. JUNTOS. AHORA. No, señor. Se tendría que aguantar. Este era un juego de dos. ——— ¿Estás bien? ——le pregunté inocentemente. Dejó de golpe el vaso en la encimera y el agua se regó. Mordí mi labio inferior. Se avecinaba una guerra. EXCELENTE. Se acercó rápidamente a mí. Con su dedo gordo me hiso liberar mi labio de mis dientes. ——— No. Te. Muerdas. El. Labio——dijo lentamente con la mandíbula apretada firmemente. OH. SI. LE. HABÍA. DADO. JUSTO. EN. SU. PUNTO. DÉBIL. ——— ¿Por qué no? ——pregunté haciendo un puchero al propósito. Otro gruñido. Se acercó rápidamente a mí y me besó rudamente. Le devolví el beso. Me acercó más a él. Caminamos un poco, choqué contra el refrigerador. Me acorraló contra él. Otra vez su mano en mi cadera y la otra en mi cuello. Sentí un dolor ligero en mi labio. ¡Vincent mordió mi labio! Pasó su lengua sobre él y un cosquilleó sustituyó el dolor. PERFECTO. Rodeé su cuello con mis brazos y lo acerqué más a mí. Le regresé el favor mordiendo su labio. Obtuve un gemido de respuesta.

No sé cuánto tiempo seguimos con el juego, hasta que mis labios se sentían irritados y sabrosamente usados. Nos separamos para tomar aire. ——— Tenemos que parar——dijo con una ronquera exquisita. ——— Estoy totalmente de acuerdo——cedí sosteniendo mi peso de él. Aún no podía liberar su cuello de mis brazos, las piernas me temblaban y estaba segura que de soltarme caería directamente al suelo como gelatina derretida. ——— Vayamos a dar un paseo, quiero enseñarte algo que es por lo que te traje——dijo dándome un beso en la frente. ——— No estoy segura de poder caminar en estos momentos——le dije sonriendo tontamente. ——— Bien, no podemos dejar que corras el riesgo de caerte—— respondió alegremente. ¿Ahora qué idea había entrado en esa dura cabeza? Dios me ayude, me encontré aguardando felizmente sus locuras. Me ayudó a sentarme en la silla alta que estaba a un lado de la barra de desayuno. Un brillo malvado cubría sus ojos. Por el amor de todo lo que es sagrado, que no permita que sus ideas sean tan descabelladas. Comenzó a besarme lentamente. Me derretí. Amaba tremendamente esos traviesos labios. Sus manos comenzaron a acariciar suavemente mis rodillas, un escalofrío recorrió mi cuerpo. ¿Alguna vez dejaría de tener tal reacción a su cercanía? Separó mis piernas con firmeza. Fruncí el ceño ¿Qué demonios?

Sentí mis mejillas ruborizarse. Con la falda del uniforme que tenía puesta y que él hiciera tal atrevimiento, dejaba al descubierto más piel de lo que me gustaría. Lo sentí sonreír contra mis labios. ——— No seas tan malpensada——me dijo reprobatoriamente. Genial. Ahora yo era la malpensada. Giró de espaldas a mí y se acomodó entre mis piernas y acomodó sus manos en ambos lados mis piernas. ——— Rodea mi cuello con tus brazos y sostente bien——me dijo sonriendo. Así que era para eso. Pensaba llevarme cargando. ¿Entonces para qué tanto juego? ——— Eres un maldito provocador——lo acusé e hice lo que me pidió. Me levantó con él y me sostuve para no caer aunque no fuera necesario, él era demasiado fuerte y yo demasiado delgada. No es como si el hombre estuviera cargando demasiados kilos como para desestabilizarse. ——— Y tú demasiado malpensada——respondió y comenzó a caminar conmigo teniendo mis piernas alrededor de su cintura. Seguimos caminando por el terreno que rodeaba la enorme casa. Estaba cubierto por árboles. Era hermoso. Miré hacia abajo y me ruboricé. ¿Qué te carguen mientras usabas falda? NO ERA BUENA IDEA. A pesar de que tenía un short licra debajo, no me gustaba. Otra vez aparecía su poder lector de mentes. ——— No hay nadie cerca así que no te preocupes——me tranquilizó. ——— ¿En algún momento no consideraste que de quien quería cubrir mi cuerpo era de ti? ——pregunté en un susurró a un lado de su oído.

——— ¿Honestamente? No——ese fue su ego hablando. Puse los ojos en blanco. ——— A veces puedes ser tan egocéntrico que me sorprende que siga aquí aguantándote. ——— ¿Pero serías capaz de irte? Porque no te retengo, te quedas porque quieres, al igual que yo. Somos perfectos el uno para el otro. ——— Lo somos——estuve de acuerdo y mordisqueé su oreja. Soltó un gruñido. ——— ¿Ahora quién es la provocadora? ——me preguntó con esa voz ronca que me hacía temblar de gusto. ——— Aprendo del maestro. ——— Y aprenderás más si no te calmas——aseguró malvadamente. ——— Estoy aguardando——susurré y dejé de distraerlo. La vida a veces podía ser tan maravillosa que te sentía como si todo lo que había tenido que vivir para llegar a donde estaba, con Vincent, había valido la pena. Porque lo había valido. Sea lo que sea que nos hubiera llevado a encontrarnos, estaba agradecida de que nos haya juntado. Por primera vez me sentía completa, como si hubiera encontrado algo perdido que ni siquiera estaba buscando. Pero no se lo admitiría a Vincent, su ego ya era lo suficientemente grande sin saber que estaba loca por él.

CAPÍTULO 8 El sendero por el que Vincent caminó nos llevó a encontrarnos con un pequeño arroyo de agua cristalina. Era hermoso. El sonido del agua corriendo tranquilamente por su camino me hiso cerrar los ojos y disfrutar del relajamiento que me causaba. Estar rodeada de naturaleza era exquisito. Y más aún si ibas pegada a un sexy hombre. Dios, me estaba convirtiendo en alguien que iba directo a ciudad ninfomaníaca. No tardando podría autoproclamarme ninfómana. se burló mi conciencia. Fruncí el ceño intentando pasar por alto el tema. ¿Pensar en eso mientras estaba tan cerca de Vincent? NO, GRACIAS. Ese era un tema prohibido. Por ahora. ——— Esto es tan hermoso y perfecto——comenté besando un lado del cuello de Vincent. ——— Lo sé, el lugar es maravilloso, es por eso que te traje, sabía que te gustaría——explicó sonriendo infantilmente. Esa nueva faceta de mi Coleman era tan malditamente caliente que me estaba enamorando cada vez más por minuto. ——— No hablaba del paisaje, aunque también es maravilloso——le susurré contra su cuello. Dios, Vincent era una droga. Un peligro. Una amenaza. Un fuego que me consumía rápidamente. Él era todo eso y más, y a pesar de ello me sentía tan apegada que me era imposible apartarme. Sería mi ruina y no me importaba porque a su lado me sentía completa. Por primera vez sentía el verdadero placer de vivir.

Él había abierto mis ojos y a cambio le entregué mi corazón. Y en ese momento lo confirmé: amaba al hombre con locura. ¿Cuándo había ocurrido? No lo sabía. Podría haberlo empezado a amar desde el primer momento en que lo vi, o cuando escuché por primera vez su voz, o desde que vi cómo trataba a mi abuela como un ser amado, o quizá desde el primer beso, también podría haber empezado a amarlo cuando insistió tercamente en comprar mi casa, o cuando insistió en ser mi chofer. La verdad es que lo importante es que lo amaba sin importar desde cuándo, y una teoría es que bien pude amarlo cada vez más con cada pequeña cosa que hiso. ¿Si era bueno o malo amarlo? No lo sabía. Tenía miedo de alejarlo con mis sentimientos. Dios sabe que los hombres huyen de este tipo de cosas. decidí obstinadamente. me dijo mi conciencia. La honestidad era la clave de cualquier relación. ¡Pero demonios! No tenía una maldita idea de que hacer. Bien, así estaba la cosa: había aceptado que lo amaba, a pesar de que me había jurado que no llegaría a hacerlo, lo hecho estaba hecho y no se podía remediar, dejaría que viviéramos el momento y si se daba la ocasión le confesaría mis sentimientos. ¿Pero si él no me ama? ¿Si no me quería aunque sea un poco? ¿Si huía en el momento que se enterara de mi amor? ¿Si se molestaba? ¿Si lo perdía? ¿Si no lo volvía a ver? ——— ¿Qué piensas? ——me preguntó suavemente Vincent. ——— Nada importante——le respondí alerta. Diablos. Qué pésima mentirosa era.

Se detuvo y giró su cabeza para verme de manera inquisidora. Oh, genial, ahora el hombre se había obsesionado con descubrir qué pasaba por mi mente. ¿Siempre tenía que ser tan curioso? ——— No te pienso decir lo que pensaba——le advertí exasperada. ——— Nunca me dices nada——se quejó y comenzó a caminar otra vez, sí, el niño estaba enfurruñando——tampoco me dijiste acerca de tu trabajo. Amaba al Vincent infantil. Sonreí felizmente. ——— No seas infantil——le dije y le conté todo sobre mi trabajo, lo que hacía, los días que trabajaba, las horas que trabajaba, le conté absolutamente todo. Menos decirle que lo amaba. Porque eso era una locura. ——— Cierra los ojos——me dijo un momento después. Lo hice. Se detuvo y me bajó con cuidado de su espalda lo sentí caminar y posicionarse detrás de mí para rodearme con sus brazos. Casi ronroneé. ——— Ahora abre los ojos——susurró en mi oído. Abrí los ojos un tanto cautelosa…y me quedé sin palabras. El pequeño arroyo de agua desembocaba en una hermosa pequeña laguna de agua cristalina, estaba rodeado por árboles lo que daba una hermosa sensación de paz y aislamiento. Se sentía tan perfecto allí. Vincent, con todo y su pretensioso traje, de alguna manera pertenecía a ese lugar lleno de naturaleza. No tenía palabras. La emoción me abrumó. ——— Vincent, es tan perfecto…no tengo palabras——logré decir.

Vincent me apretó más contra él. Me acurruqué en sus brazos y sonreí. Ese era mi nuevo lugar favorito en el mundo. ——— Moría por compartir este lugar contigo, sabía que te gustaría— —dijo inclinándose hacia mí y besando tiernamente mi mejilla. ——— Gracias——respondí en un susurro y me giré entre sus brazos para rodear su cuello con mis brazos y besarlo. Menuda pareja hacíamos. Él tremendamente alto y musculoso y yo bajita y delgada y frágil en comparación con él. Pero de alguna manera éramos perfectos el uno para el otro. Lo besé hasta que estaba jadeando por aire, siempre era lo mismo cada vez que él me besaba. ——— Vamos, aún hay más——me dijo tomando mi mano y caminando más cerca a la orilla. ——— ¿Más? ——pregunté extasiada. Asintió como un niño pequeño presumiendo su más nuevo juguete. ——— A veces eres como un niño——comenté con una gran sonrisa. Dirigí la vista hacia la canasta y la manta que estaban en el césped a unos metros de la orilla de la laguna. ——— ¿Un picnic? ——le pregunté viéndolo regodearse en su idea. Si, amaba a ese hombre infantil. No podía negarlo más. ——— ¿No es genial? ——preguntó orgulloso. Dirigí la vista una vez más a la canasta y a la manta. Oh, no. Vincent y sus locas ideas una vez más. ——— Lo tenías todo planeado——le acusé obligándome a mantener una expresión seria y enojada. Tuvo la decencia de sonrojarse. Por lo menos. Me miró con ojos abiertos. Su vista me recordó a mi hermano Louis cuando era pequeño y lo atrapaba robando galletas en la cocina antes de la cena.

Por un momento no supo qué decir y sentí remordimiento de ponerlo en esa situación, aunque bien merecido se lo tenía. Al final optó por defenderse con todo el engreimiento que tenía en su sexy cuerpo. ——— Si, lo planeé todo calculadamente, ¿Algún problema? ——dijo con el ego hasta su máxima expresión. Ese era mi Vincent. Engreído hasta los huesos. Reí en voz alta y lo abracé poniéndome de puntillas para darle un beso en la barbilla. ——— Claro que importa, es tan digno de ti, mi hombre controlador de las cavernas——respondí dulcemente. Gruñó y me acercó posesivamente a él. Si, ese era mi Vincent. ——— Me gusta jodidamente tanto escucharte llamarme “tu hombre”——gruñó con voz ronca y me besó salvajemente. ¿Ya dije que él era mi hombre de las cavernas? Su mano se posó con decisión en mi trasero. No me importaba. No sé cuánto tiempo estuvimos besándonos hasta que él se separó. Hice pucheros. Me afectaba tanto su lejanía. razoné mentalmente. ——— Vamos o juro que terminaré dejando de ser un caballero—— gruñó y me dio una palmada en el trasero para que caminara. Solté un grito más por la impresión que por el dolor. Aunque no es que sus palmadas no fueran tan suaves, porque no lo eran. Pero me gustaban. Sí, ahora que las había descubierto no me olvidaría de ellas. Dios sabía las ganas que tenía de darle una palmada a su trasero. Pero eso provocaría al cavernícola en su interior. Lo cual no era tan malo, sino caliente.

Vincent extendió la manta y se sentó sobre ella, hice lo mismo. Suspiré felizmente. ——— ¿Qué hice para tener al mejor novio del mundo? ——pregunté mirándolo con adoración. Diablos, no era común en mí eso, pero a él lo adoraba con pasión. Y lo admitía a mí misma con orgullo. ——— Lo sé…tienes al mejor novio del mundo——dijo con orgullo. ——— Y al más egocéntrico también——agregué en voz baja poniendo los ojos en blanco. ——— ¡Hey, escuché eso! ——gritó indignado. ——— Lo sé, ese era el punto——aclaré divertida. Me sacó la lengua de manera infantil e inmadura, lo que obviamente hiso que mi corazón se acelerara. Puso la canasta a un lado de él. ——— Ven acá, mujer——dijo todavía con voz indignada y me jaló suavemente hasta que estuve sentada entre sus piernas. Suspiré y me recargué contra su pecho. Me rodeó con los brazos y me besó en la mejilla. ——— A veces eres tan exasperante, pequeña——me dijo con voz suave. ——— ¿Y eso te molesta? ——le pregunté con voz baja. Se quedó en silencio. Esperé su respuesta. ——— Eso y el hecho de que me sacas de quicio, me llamas viejo, abusas de mí cuerpo, te burlas de mí, no me tienes miedo, incluso a veces no me tienes respeto——dijo irónicamente y escuché sus palabras atentamente——también que me mires con tus ojitos tiernos y a veces me des miradas asesinas…todo eso y más, no me molesta,

al contrario, son cosas que haces que amo. Que vivo para ver, mi pequeña y terca mujer. Para el momento en que terminó de decir las palabras yo ya me encontraba derramando lágrimas e intentando con todas mis fuerzas no hacer ningún ruido que me delatara. Fallé miserablemente. ——— ¿Por qué lloras? ——me preguntó Vincent preocupado y girándome en un ángulo en que todavía estaba sentada entra sus piernas y podía verme a la cara. Su pregunta fue el detonante para que los sollozos comenzaran. Era tan patético. Pero siempre había tenido una parte sensible en mí que de vez en cuando se asomaba al exterior. Ese era un momento. Sus brazos me acunaron tan protectoramente que una calidez me envolvió y me tranquilizó. ——— Dime, por favor, ¿Por qué lloras? ¿Dije algo malo? —— preguntó por segunda vez. Y tomé la decisión de decirle, para bien o para mal le contaría mis sentimientos. Si se iba o se quedaba, era decisión de él, yo estaría en paz conmigo misma por haber sido honesta. Tomé un suspiro. ——— No quiero perderte——dije entre sollozos. ——— No lo harás, siempre me puedes decir lo que sea——intentó tranquilizarme. Cerré los ojos y conté hasta 10, me tranquilicé lo suficiente como para hablar con claridad. Me limpié las lágrimas. Las palabras de Vincent me habían abrumado. Pero lo correcto era la honestidad. No era fácil decirlo pero lo intenté lo mejor que pude.

——— Hay algo que no sé si decirte, es que tengo miedo——me quejé en voz baja. Me puso una mano bajo mi barbilla y lo miré a los ojos. Verde. Nunca me cansaría de ese color. Amaba esos ojos tan pícaros. ——— Te prometo que sea lo que sea que me digas, me quedaré aquí, contigo, a tu lado——dijo con tranquilidad. ——— Bien, pero tú lo pediste——comencé a decir——la cuestión es que yo no soy esa clase de chica que le da una oportunidad al amor, hasta que llegaste tú nunca me había interesado en alguien, eres el primero en muchas cosas…la primera vez que te vi pensé que eras la cosa más caliente que nunca había visto, y entonces hablaste y comenzaste la construcción de tu estúpido edificio y pensé que eras un odioso. >>Luego cuando seguiste insistiendo en comprar mi casa… estuve segura que eras un idiota. Pero con el tiempo cuando vi la manera en que tratabas a mi abuela, comencé a darme cuenta del tipo de hombre que eras y no podía evitar sentirme atraída a ti aunque fuera incorrecto. No soy la clase de chica en la que te fijarías. Pero desde que nos besamos por primera vez no podía dejar de pensar en ti. >>Llegó un momento en el que no podía negar más lo que sentí. Me mentía a mí misma. Pero ahora no puedo seguirlo haciendo, no con algo tan hermoso. Te amo, Vincent. Te amo por el hombre que eres, por la mujer que me haces ser. Te amo por tus locuras, tu actitud infantil y machista, por tu forma posesiva de actuar, por tus valores. Te amo más allá de la razón y la lógica, y no me importa si esto que siento te hace huir, aun así te amaré. Te amaré lo quieras o no, me correspondas o no, te seguiré amando. Para el momento en cayendo de mis ojos.

que terminé de hablar las lágrimas seguían

Esperaba alguna reacción de su parte. No sabía qué esperar, pero que me besara apasionadamente no era mi primera opción. Me apretó contra él y de alguna manera terminé acostada sobre él con sus manos en mi trasero y en mi espalda.

En pocas palabras había terminado en el paraíso más delicioso.

CAPÍTULO 9 Pude sentir la mano de Vincent contra la piel de mi espalda, era cálida y firme contra mi piel, acarició con un ritmo regular y un delicioso escalofrío recorrió mi cuerpo. Si así se sentía únicamente tener la mano de Vincent contra la piel de mi espalda, no podía imaginar el éxtasis que sentiría al tener su cuerpo contra él mío. Un gemido salió de mi boca y me separé de él. Me abrumaban todas las emociones que me hacía sentir. ——— No sé qué esperaba, pero definitivamente no era que me abordaras tan descaradamente como ahorita——le dije con una sonrisa en mis labios. No es que me quejara, porque no era así. ¿Quién diablos se quejaría de ser el objetivo de la pasión de Vincent? Quiero decir, es el hombre más caliente del mundo. ——— Te amo también, mi pequeña——dijo Vincent interrumpiendo mis divagaciones. Me quedé congelada mirándolo con los ojos abiertos. ——— No te sorprendas, este viejo enojón tiene la capacidad de amar——comentó irónico. ——— Este viejo enojón que tiene la capacidad de amar, resulta ser mi hombre así que no hables así——le dije volviéndolo a besar. Con mis manos abrí botón por botón de su camisa hasta llegar a la mitad que fue cuando unas manos me sostuvieron por las muñecas deteniéndome de continuar con mi objetivo. ——— ¿Ves lo que quería decir? Uno queriendo ser un caballero y llegan a abusar de él——se quejó vagamente. ¿Abusar de él?

El hombre aprendería lo que era abusar. Sí, señor, así de buena persona era, queriendo corregir los errores de comprensión de alguien. Le enseñaría a Vincent el término “abusar”. ——— Veo exactamente lo que quieres decir, cariño——lo tranquilice quedándome quieta con una mirada inocente. Dejó ir mis manos después de una larga mirada. Sonreí malvadamente. Me senté a horcajas sobre su abdomen y terminé de desabotonar su camisa abriéndola de golpe, y casi mandando a volar los pequeños botones. Pude ver por su expresión que lo había tomado por sorpresa. Agarré sus manos y las estiré por encima de su cabeza. Me quedé a unos centímetros de su rostro. Rocé mis labios con los suyos tentativamente. ——— ¿Ahora sí sabes claramente lo que significa abusar? —— pregunté con inocencia, como si yo no estuviera sentada sobre él. Provocándolo. ——— Creo que lo tengo claro, pero no del todo——respondió malvadamente intentando liberar sus manos de mi débil control y él siempre tan caballeroso, no usó la fuerza contra mí. ——— Oh, no, señor, tú no te moverás——lo amenacé y me siguió el juego. Bien. Mantuvo sus manos fuera de mi camino mientras exploraba su cuerpo. Dejé al descubierto su pecho. Diablos. Nada era más sexy que él. Tenía un ligero rastro de bello en su pecho. Cada músculo estaba duramente trabajado hasta la perfección. Todo su abdomen tenía un six-pack orgullosamente notable. Lamí mis labios. Lo que hiso gemir a Vincent. Podía sentir mis mejillas ruborizadas, pero mi placer estaba más allá de mis reservas e inhibiciones.

¿Qué si la vergüenza que siempre sentía me impediría disfrutar de mi hombre? ¡Infiernos que no! Al carajo todo, moría por saborear a Vincent y nada me lo impediría. Dejé pequeños besos en su cuello. Los ruidos de Vincent eran cada vez más notables. Me encantaban. Me incitaban. Bajé hasta su clavícula y besé tiernamente cada centímetro de piel. Con mis manos acariciaba su pecho. Las manos de Vincent se habían dirigido a mis piernas, las que acariciaba perezosamente, subiendo cada vez más la falda hasta dejar al descubierto el short que usaba debajo de ella. Gruñó cuando se dio cuenta. Reí burlonamente y decidí dejar un gran mordisco en su cuello. Ahora bien, ¿El gemido que obtuve por respuesta? Ese sí era un gemido. Para el día siguiente, cuando se viera al espejo, vería el pequeño regalo que le había dejado. Sus manos se habían rendido con la falda y acariciaba mi trasero, apretándome contra él. ——— Diablos, pequeña, enserio trato de ser un maldito caballero contigo y no me lo estás poniendo fácil——se quejó mientras besaba su pecho. ——— No quiero que seas un caballero——me quejé en vano. Aun así logró hacer que me detuviera sentándose y rodeándome apretadamente con sus brazos. ——— Cariño, en verdad no podemos seguir. ——— ¿Es que no me deseas? ——le pregunté insegura. Mis piernas seguían envueltas en sus caderas, por lo que sabía, o más bien sentía, que el deseo no era el problema. Maldita sea, Vincent sacaba el lado más sucio y atrevido de mí.

Ese caliente hombre me mandaría directo al infierno, estaba segurísima. ——— Esa no es la cuestión——respondió. Sonreí diabólicamente. ——— Bien, eso explica el bulto en tus pantalones——respondí moviéndome al propósito para remarcar mi punto. . Otro gruñido. ——— Eres una provocadora, señorita Rousseau——su voz ronca me enloquecía. Movió sus caderas haciendo que esta vez yo soltara un gemido audible. Se rio de mí. Vincent y su faceta de provocador. Sexy, pero exasperante. Aunque encantador. ——— Pero hablo enserio, quiero que nuestra primera vez juntos, tu primera experiencia, si es que tengo la fortuna de ser el indicado para ti, sea especial——explicó con voz ronca. ——— ¿Qué idea se te ocurre de especial para nuestra primera vez? ——le pregunté curiosa. ——— No lo sé, una cena romántica, tú y yo juntos, pasando una tranquila noche en un hermoso lugar, de vacaciones de preferencia. ——— Vincent, todo eso suena muy romántico, pero no se trata del lugar especial, si no de la persona y contigo cada momento es el indicado mientras seas tú quien me haga suya——le dije con voz seria. Y era la verdad. No me importaba el lugar ni el lujo, mientras estuviera con Vincent, mi hombre gruñón y controlador, todo era perfecto.

——— Lo sé, pero por favor, compláceme en esto, déjame organizar todo para que sea inolvidable——rogó con esos grandes ojos hermosos. ¿Cómo podía negarme? ——— Bien, lo haremos a tu manera——respondí——al final serás tú quien acabe con un grave caso de pelotas azules. Me burlé de él. Cayó en mis provocaciones como siempre. Gruñó una vez más. ¿Enserio qué era esto, un nuevo idioma o porque tanto gruñir? O eso o en verdad Vincent tenía una bestia interna. ——— En serio eres una provocadora——dijo apartando el cuello de mi blusa y besando la piel de mi hombro. Diablos. Su venganza. ¿Por qué me encantaba tanto provocarlo? Oh sí, por sus revanchas. Genial, ¿Mi premio? UN MORDISCO. Vincent había hecho un chupetón en mi piel. dijo burlonamente mi conciencia. Para el momento en que pudimos dejar de torturarnos con provocaciones nos sentamos en la manta, comiendo lo que había traído en la canasta. Chocolate y fruta. Sándwiches. Refresco de cola (mi favorito). Dulces. Sí, estaba enamorada de él. Me conocía a la perfección. ——— Nuestra primera cita——susurró dándome un beso con sabor a chocolate. DELICIOSO. ——— Mmm sabes a chocolate——susurré en su lugar——nada mejor se me podría haber ocurrido para una primera cita. A excepción que hubiera preferido dejar fuera el hecho de que me incentivaran a no entrar a clases.

——— Pero valió la pena, ¿Cierto? ——preguntó guiñándome un ojo. ——— Absolutamente. Seguimos comiendo hasta saciarnos. Miramos hacia la laguna por algunos momentos, abrazados y de vez en cuando robando caricias ilícitas. Sonreía cada vez que la mano de Vincent se deslizaba discretamente por mi pierna. Un escalofrío recorrió mi cuerpo cuando su mano se metió dentro de mi camisa y acarició la piel de mi espalda. ——— Dios mío, a veces eres un dolor en el trasero——me quejé cuando sentí mis mejillas enrojecer y mi cuerpo arder. ¿Por qué hacía tanto calor? ——— Me gusta verte así——ronroneó besando mi cuello por milésima vez. Estaba segura que cuando pudiera ver mi piel del cuello y hombros encontraría más de un chupetón. Maldito hombre calenturiento. Bien pude morderme la lengua con ese comentario. Yo rivalizaba con su nivel de deseo. Avergonzada de lo caliente que me sentía, literalmente, me dejé caer sobre mi espalda en la manta y cubrí con un brazo mis ojos. ——— ¿Qué me estás haciendo? ——pregunté a la nada, completamente desconcertada. ——— Querida, a veces eres tan inocente——comentó dejándose caer a un lado de mí recargando su peso sobre un brazo. Inclinándose hacia mí siguió con su maldito asalto de besos, su mano volvió a adentrarse en mi camisa, no creía posible sonrojarme más pero así fue, sentía mis malditas mejillas arder, así como el resto de mi cuerpo. Su mano acarició mi vientre y viajó más allá rozando juguetonamente con la tela de mi sostén. ¡MALDITA SEA, ESTE HOMBRE ME IBA A MATAR!

Oh sí, ya podía imaginar el encabezado en los periódicos: “Adolescente muere de combustión espontánea por provocaciones lujuriosas de su novio mayor de edad”. Pero que deliciosa muerte. Su mano cubrió un pecho mío y solté un grito de asombro. Esto estaba llegando demasiado lejos, y estaba tan malditamente deseosa de superar los límites, ¡Pero NO! Vincent tenía su maldito encaprichamiento con esperar el momento adecuado. .

en

asaltar

mi

cuerpo

Arqueé mi cuerpo, rogando que parara y que continuara al mismo maldito tiempo. DIABLOS. No sabía lo que quería. No sabía lo que me pasaba. Simplemente estaba en mi límite. ——— ¿Sabes cómo se llama? ——Inquirió metiendo su mano dentro de una copa del brasier——estás excitada, mi pequeña delicia. Ahogué un gemido. Sentirlo contra mi piel, jugueteando con mi pecho: eso era demasiado. Mi razón y lógica se perdió en algún lugar entre mi éxtasis y la lujuria. Paraíso e infierno nunca habían estado tan cerca como lo estaban ahora, dentro de mí. Ahogué cualquier pensamiento y me concentré en sus caricias. MALDITA SEA. Este hombre me mataría. ——— Me estás matando——confesé en voz baja, con apenas un susurro. ——— Y tú a mí——reconoció alejándose unos centímetros de mí, pero manteniendo sus benditas manos en mi piel——Dios, podría morir ahora. ——— O paramos de una maldita vez o seguimos——exigí respirando rápidamente.

Pasaron dos segundos sin que respondiera. Y otros más. Y otros más. Y otros más. ¿En serio tardaría tanto en decidir? Diablos, me estaba matando. Se alejó de mí componiendo mi ropa en su lugar, como si nada hubiera pasado y me dio un último beso en mis labios. ——— Tú y tu maldito complejo de caballero——refunfuñé viéndolo cerrar su camisa. Lástima. Me gustaba mucho verlo sin ella cubriendo su pecaminoso cuerpo. ——— Tú y tu exquisita boca irrespetuosa——respondió divertido. ——— ¿Y ahora qué hacemos? ——dije aún enfurruñada por no tenerlo cerca de mí. ——— Regresemos a la casa y veamos películas——propuso ayudándome a pararme. Muy caballerosamente sacudió mi falda de cualquier basurita pegada a ella. Y su caballerosidad murió cuando aprovechó para pasar su mano por mi trasero. ——— Verdaderamente creo que mi falda está limpia——me quejé como una niña pequeña. Pero maldita sea, el hombre me descolocaba y se apartaba, me prendía y luego se detenía. Sí, le encantaba jugar conmigo. Así como me gustaba jugar con él. ——— A veces puedes ser tan infantil, pequeña, que olvido tu edad— —respondió poniendo sus ojos en blanco. ——— ¿Pero así me amas? ——pregunté sonriendo nuevamente. ——— Pero así te amo——aseguró orgulloso. ——— Bien, porque yo te amo con todo y tus años pesando sobre ti— —añadí acercándome a él y rodeando su cuello con mis brazos—— ahora llévame cargando de regreso, señor.

Rio en voz alta, y me ayudó a rodear su cintura con mis piernas mientras caminaba de regreso a la casa. Recosté mi cabeza en el espacio entre su hombro y su cuello y suspiré feliz. Vincent, con todo y su actitud pomposa y a veces odiosa, me hacía la mujer más feliz del mundo entero.

CAPÍTULO 10 Después de llegar a la casa de Vincent, nos sentamos en el sofá de la sala de televisión viendo varios capítulos de CSI: Miami, él amaba la serie con locura. Cosa que nunca podría haber imaginado. Las horas pasaban y sin saberlo el reloj había marcado las 6:00 pm. Teníamos 50 minutos más antes de tener que regresar a mi casa. ——— Desearía que este día nunca terminara——expresó jalándome hacia él y rodeando sus brazos a mi alrededor. ——— Yo tampoco——respondí uniendo su mano con la mía. Siempre que estaba rodeada por su calidez sentía tanta tranquilidad que podría quedarme dormida de un momento a otro como un bebé. ——— Eres mía——susurró empezando a besar nuevamente mi cuello. Tendría suerte si no había demasiados chupetones en él, o tendría una tarde muy divertida tratando de explicar a mi mamá cómo habían llegado allí. ——— Soy tuya——accedí inclinando mi cabeza para darle libre acceso a mi cuello. Más mordisco. Más grititos míos. ——— Me estás matando——advertí en voz baja. ——— Pero de placer, ¿A qué no? ——preguntó divertido. Alcé una ceja en su dirección. No sabía mentir así que para ahorrar tiempo opté por decir la verdad. ——— Sí, me matas de placer——confesé a la defensiva——pero eso no cambia el hecho de que eres tan engreído como el infierno.

——— ¿Pero así me amas, a qué no? ——preguntó con una gran sonrisa lobuna. Si, ese es mi Vincent y su gran sentido del humor. ——— Sí, te amo——me regodeé a mí misma en el placer de decir las palabras en voz alta. ——— ¿Has pensado en la idea de darles a conocer a tus padres nuestra relación? ¿A tú abuela? ¿Tus hermanos? ——inquirió de repente. Otra vez yo y mi inoportuna necesidad de ahogarme. Nuevamente me dio suaves golpecitos en la espalda mientras recobraba el aliento. ——— ¿En serio vas a ahogarte cada vez que te pregunté sobre algo importante? ——preguntó sumamente divertido. Maldito. Se divertía a mis costas. ——— Es un mal hábito que tengo——confesé indignada. Desde que tenía aproximadamente 7 años inicié el mal hábito de tener que ahogarme por cualquier cosa. Lo cual era malo y molesto. Con el tiempo no había logrado dejar de hacer que me ocurra. Aunque era algo inconsciente. Quería que dejara de ocurrirme. También estaba el vicio de morderme las uñas cuando estaba nerviosa. Dios, tenía tantos malos hábitos que seguramente no me alcanzaría la vida para deshacerme de ellos. Comer demasiado. Gritar cuando tenía algún animal cerca. Pánico a las mariposas. Tripofobia extrema. Sí, la lista era demasiado grande. Su boca y lengua rozando mi piel me distrajo de mis pensamientos. Me concentré en los besos de ese hombre tan malditamente adictivo.

Nuevamente volvía a provocarme sin piedad. Su boca se unió a la mía. Simples roces inocentes. Tentativos. Besos previos a la verdadera acción. Nunca en mi vida había besado de la manera en que lo hacía con Vincent, pero la maldita y sensual práctica me había enseñado tan perfectamente que podía vivir besando sus deliciosos labios por el resto de la existencia. La lengua de él acarició mi labio inferior y se abrió paso con total confianza y seguridad en mi boca, los dos batallamos en un sensual tango que verdaderamente logró subir la temperatura del lugar. ¿O eran nuestros cuerpos? Diablos, me seducía de tal manera que podía hacer lo que sea que el hombre le pidiera. Así de fuera de control me tenía. Las caderas de él se movieron en un ángulo de tal manera que chocaran contra las de mía. Gemí fuertemente. Él respondió a ello separando mis piernas y haciéndome rodear sus caderas con ellas. CA-L-I-E-N-T-E. Sentada a horcajadas sobre él podía sentir el bulto en sus pantalones cada vez que él movía sus caderas con sensuales y controlados movimientos. Respondí a ello moviendo mis caderas, provocando que ambos jadeáramos fuertemente. ¿Cuánto tiempo pasamos así? Él se separó y pasó sus manos por su cabello, dejándolo artísticamente desordenado. Tenía los labios hinchados y las mejillas coloreadas de un sonrojo. Era tierno. Alcanzó su celular de la mesa de centro y miró la hora. Maldijo en voz baja. Sonreí por verlo fuera de control. Eran esos los únicos momentos en que lo había visto así. Me gustaba saber que era la única que podía sacarlo de su zona de confort

——— Tenemos que salir si no queremos llegar tarde——advirtió separándose de mí. Genial. Ahora yo era el peligro andante. Para el momento en que volvimos a la camioneta y estábamos en la carretera encendí mi celular. MALDITA SEA. 3 mensajes. 1 llamada perdida. La hora: 7:00 pm. Se suponía que salía de la escuela a las 6:50 pm y contando el tiempo que platicaba y esperaba el autobús, o en ese caso a Vincent, probablemente tendría que llegar a las 7:30 como máximo. ——— ¿Todo bien? ——preguntó Vincent mientras tenía la vista fija en la carretera y me daba una rápida mirada. ——— Sí, solo que ya es tarde. ——— No te preocupes, llegaremos en 25 minutos como máximo. ——— Está bien, no hay prisa——lo tranquilicé y abrí mis mensajes. El primero era de mi mamá: . Respondí a ello tranquilizándola y pidiendo que llegara con cuidado. Le dije que no había podido contestar porque estaba en clase. Respondió mi madre con un: . El segundo mensaje era de Tracy: >. Moría por responderle así que lo hice: . >. . >. . .

. ——— ¿Quién es? ——preguntó Vincent curioso. Puse los ojos en blanco. Señor controlador estaba al acecho. ——— Tracy, una amiga de la escuela, quería saber si estaba bien. ——— Mmm sí, estás más que bien——dijo con esa maldita voz seductora. Lo miré por un momento sin saber que decir. Sus sucios comentarios me tomaban siempre por sorpresa y no podía hacer nada por evitarlo. Cinco segundos después puse los ojos en blanco. ——— No puedo creer que hayas dicho eso——me quejé exasperada. Respondió con un coqueto guiño en mi dirección que me derritió por completo. Oh sí, mi novio era un maldito coqueto. Regresé la atención a mi tercer mensaje. DIABLOS. ¿El remitente? Valentino Clark. . Bien, sí. Valentino es algo así como el mejor amigo de toda la existencia pero el hombre con el que nunca serías capaz de llevar una relación normal. ¿Por qué? Porque él tenía una forma coqueta de tratar a sus amigas, especialmente a mí, se tomaba muchas libertades en lo que a la forma de tratar respecta, era muy detallista, cariñoso y protector y al mismo tiempo era intimidante. Su actitud era acaparadora, por así decirlo. Éramos amigos desde hace 11 años aproximadamente, cuando él llego a ser mi vecino por dos años. Cuando se mudó seguimos manteniendo el contacto y saliendo cada fin de semana. Hubo un tiempo en el que había creído que estaba enamorada de él, pero sólo era esa etapa que cualquier amigo pasaba. Creías amar a tu amigo pero sólo era el amor de amigo lo que sentías y nada más.

Por desgracia para nosotros, yo superé ese amor infantil, pero él no, él siguió insistiendo hasta la fecha que me amaba y éramos el uno para el otro. Yo lo ignoraba o le seguía la corriente. Incluso a veces bromeábamos, pero él siempre había tenido claro su lugar y respetado mi decisión. Era un gran hombre, y seguro la chica que ganara su corazón sería muy afortunada, era una desgracia que yo no fuera quien le entregara su amor y lo hiciera feliz en el día a día, pero el amor no se podía controlar. Lo sentías o no. Nunca había un lugar intermedio, aunque pensáramos que sí. A veces eso ocurría, creías amar a alguien pero algo te impedía estar con esa persona, estabas confusa y hacías mil excusas más. Así no eran las cosas. Con Vincent lo había confirmado, desde el primer momento en que lo vi lo supe: él era el indicado. A pesar de que no sabía cuánto duraría nuestra relación, estaba segura que lo amaría siempre. ——— ¿Y ahora quién es? ——preguntó Vincent con unos celos asomándose en el tono de su voz. ¡Y demonios si no me gustó! El Vincent celoso era algo digno de ver. S-E-X-Y. ——— Un amigo de la infancia, pregunta cómo estoy y cuándo nos veremos——expliqué con tranquilidad. El que nada debe, nada teme. ——— ¿Un amigo? ——el monstruo verde de los celos derrumbó la puerta por completo y se asomó. Oh sí, Hola Vincent celoso. Sonreí. ——— Sí un amigo, hace años fue mi vecino y desde entonces siempre hablamos y salimos cada fin de semana, es como una tradición.

——— ¿Te gusta? ——preguntó directamente. Abrí los ojos sorprendida. Reí en voz alta. ——— ¿Te causo gracia, Athena? ——preguntó indignado con cara seria. Oh, no, su orgullo herido hacía acto de presencia. ¿Alguna vez dejaría de tener un momento entretenido a su lado? ——— No, cariño, es sólo que, ¿Tú de todas las personas se pone celosa? ¿Es enserio? ——Pregunté divertida——el gran Vincent Coleman es celoso, ¿Quién lo diría? Me dio una corta, pero larga, mirada. Siguió conduciendo en silencio. ——— Sr. Coleman, pensé que ya lo había averiguado, sólo tengo ojos para usted——aseguré con voz tierna. Quién me viera, tenía un lado sentimental. ¡YO! Yo: la chica que ignoraba a todos los chicos de la escuela. Quien no gustaba de ningún hombre hasta el momento. Pero como dicen: el amor todo lo puede, así que por primera vez había descubierto que podía sentir emociones descontrolada. No sabía si besar a Vincent por sacar esa parte de mí o golpearlo por hacerlo. ——— ¿Sólo para mí? ——— Sí——aseguré. ——— ¿Entonces sólo me amas a mí? ——— Otra vez, que sí. ——— Bien, porque eres sólo mía y nadie toca lo que es mío——se quejó como un maldito niño pequeño. “Bien, Vincent, muy digno de tu edad” pensé burlonamente.

——— Enserio a veces puedes llegar a ser tan malditamente infantil. Sacó su lengua en mi dirección y me guiñó un ojo y dejé pasar su anticuada actitud por el momento. respondí a Valentino. Llegamos a su casa y estacionó la camioneta, cargó sobre su hombro mi bolso y caminamos hacia mi casa. Esperaba con todo mi corazón que Vincent no enloqueciera cuando supiera que saldría con Valentino. Es decir, diablos, era mi amigo, no dejaría de verlo sólo por un maldito capricho del hombre. Maliciosamente pensé que diría Vincent al ver el delicioso aspecto de “chico malo” de Valentino. Él tendría que aprender a vivir con ello. Pero eso estaba en manos del destino y esperaba con todo el corazón que no enloqueciera el sábado. Antes de entrar a la casa donde mi abuela estaba en la sala con mis hermanos le hice una seña a Vincent de que mantuviera su bendita boca cerrada. Me guiñó el ojo. ¿Eso era un “sí, voy a mantener en secreto nuestra relación”? No lo sabía, pero esperaba que lo fuera. Por el bien de ambos.

CAPÍTULO 11 Al día siguiente Vincent y yo seguimos con la rutina diaria, él pasaba por mí, en su garaje nos besábamos antes de subir a su camioneta y él coqueteaba conmigo antes de que me dejara en la entrada de la escuela. Es ahí donde éramos distantes y formales. No podía permitir que la escuela se enterara de mi relación con Vincent, Dios sabe lo que podrían hacer con tal de molestar mi vida. Demandarlo. Expulsarme. Llamar a mis padres. Castigarme. IMPEDIRNOS ESTAR JUNTOS. Las posibilidades eran infinitas y ni siquiera me importaban, no es que buscara abiertamente un castigo o reprimenda por amarlo, pero no me arrepentía en absoluto de lo nuestro. Enfrentaría lo que fuera por nosotros. No es que tuviéramos un futuro, porque no me hacía las ilusiones de tenerlo por el resto de mis días, las cosas eran demasiado buenas para ser reales. Pero aprovecharía el tiempo que nos diera la vida nos permitiera estar juntos. Sabía que en algún momento lo perdería. Él no era del tipo de comprometerse, y menos lo imaginaba haciéndolo conmigo, pero tampoco es que yo fuera de las que se comprometen, Dios sabe que amaba mí libertad.

Ya pasaría el tiempo y él encontraría a una mujer mayor que yo, más madura, que lo enloqueciera y le hiciera desear plantar cabeza e iniciar una vida familiar. Diablos. ¿Pensar en Vincent casado con alguien más en un futuro? No era algo divertido. Así que deje el tema porque no era tan masoquista como para obsesionarme lastimándome con el hecho de que tarde o temprano él se iría de mi vida. Cuando llegué a la escuela, faltaban 5 minutos para que las clases iniciaran. Mis tres mejores amigas estaban juntas esperando con una sonrisa diabólica. Bien, me enfrentaría a todo un arsenal de amenazas para confesar todo. Suspiré. ——— Comienza determinada.

a

hablar——exigió

Tracy

con

una

mirada

Bianca y Allison asintieron en señal de acuerdo. Miré hacia el resto del salón, todos estaban distraídos en sus propias cosas. Genial. ——— Nos besamos——susurré sonriendo. Un grito ahogado se escuchó en el salón y todos voltearon a mirarnos molestos por el ruido. Los ignoré y me concentré en las miradas incrédulas de mis amigas. ——— Y me pidió ser su novia——agregué omitiendo el hecho de que su propuesta fue más una de cavernícola posesivo: . Gruñendo la petición había sonado tremendamente sexy y atractivo. ——— ¡OMG! ¿Y qué le dijiste? ——exigió Bianca con una mirada que decía: Comienza a hablar o te golpeo. Y sabía que lo haría. ——— ¡Que sí!——chillé en voz baja totalmente emocionada.

——— ¡Oh por Dios! ¿Te das cuenta de lo mayor que es? —— preguntó Allison con los ojos abiertos pero aun así no ocultando la emoción que sentía. ——— ¡Diablos, sí! ——Respondí con las mejillas sonrojadas——y eso no es todo. ——— Bueno, qué demonios esperas, habla de una vez——exigió Tracy. Ninguna era muy buena cuando les hacía las declaraciones con retrasos para darle drama a la historia. Puse los ojos en blanco. ——— Bueno, ayer mientras él me traía hacia la escuela logró convencerme para no entrar y me llevó a su hacienda que está a 25 minutos de distancia, la cual es malditamente hermosa y me dijo que me amaba. Logré decirlo de manera indiferente como si todos los días aparecieran calientes hombres millonarios declarando su amor por mí. Sí, las deje sin palabras. Un punto para mí. Los gritos y todas las preguntas que vinieron después me hicieron que no pudiera entender ninguna maldita cosa. Cada una habló por separado, haciendo una pregunta diferente hasta que llegó la maestra y tuvimos que dejar de hablar. En el segundo módulo no se presentó la maestra de geografía, por lo que fuimos a comer a la cafetería de la escuela. Comimos pizza mientras platicábamos. En el momento en que terminé de contarles lo que había pasado en el día anterior con Vincent, nos pusimos a hablar sobre hombres en general. ——— Yo quiero un Vincent para mí——suspiró Allison con una mirada soñadora.

El único novio que ella había tenido en la preparatoria era un completo idiota que no la merecía en absoluto. Afortunadamente ella lo dejó, él no era bueno para ella. Su familia, como cualquiera, solo quería lo mejor para ella. Es decir, ¿Quién quería un mal partido para su hija? Por eso me alegraba que ella esperara a esa persona indicada que fuera adecuada para ella. Su alma gemela. Yo había tenido suerte de encontrar a Vincent. No sabía cómo había llegado a donde estaba. Era afortunada. Estaba segura que el hecho de que Vincent y yo nos encontráramos ya estaba designado desde antes. Secretamente creía que éramos almas gemelas. No es que se lo fuera a admitir a él en voz alta porque seguramente me creería una infante soñadora e ilusa. ——— Estoy segura que Vincent debe tener un hermano o algún primo para ti——comenté guiñándole un ojo. Se rio en voz alta y seguimos el juego. ——— De ser así me lo presentarás——me amenazó. ——— Lo prometo, serás la primera a quien se lo presenté, pero deberás prometer no salir huyendo intimidada por el sexy hombre que te conseguiré. ——— Jajaja está bien lo prometo por la garrita——dijo uniendo su meñique con el mío y se rio en voz alta——diablos, somos unas locas. ——— Hablen por ustedes mismas——respondió Tracy mientras nos daba una palmada en la frente y alejándose antes de que pudiéramos regresarle el golpe. Siempre jugábamos lo mismo. ——— ¿Qué hay de ti, Bianca, no quieres un Vincent para ti? —— pregunté sonriendo mientras tomaba refresco. Amaba tanto la Coca-Cola.

——— Demonios, claro que sí——dijo con una sonrisa malvada. Seguimos hablando hasta que se nos hiso tarde y tuvimos que llegar corriendo al salón donde el maestro de administración ya se encontraba dando clases. Durante el receso seguimos hablando de Vincent y sus posibles hermanos o primos. Mi celular comenzó a sonar. Valentino Clark. Decía la pantalla. Sonreí feliz. ——— Hey, extraño——respondí a modo de saludo. ——— Preciosa duende——contestó con su ronca voz de siempre. la llamaría él. Pero después de haber escuchado la voz seductora de Vincent, ninguna tenía comparación. es como siempre me había llamado Valentino desde que éramos pequeños. ——— ¿Qué milagro que llamas? Tengo meses sin saber de ti, qué ha sido de tu vida, Valentino——dije su nombre completo poniendo los ojos en blanco. Yo había tratado de resumirlo a para ahorrar saliva pero cada vez que lo había llamado así él había cobrado venganza acercándome alguna lombriz o un asqueroso bicho. Desde entonces gastaba saliva y tiempo diciendo V-A-L-E-N-T-I-N-O. El hombre era un desastre de caballero cuando se trataba de su nombre. ——— Regreso a la ciudad, había estado tomando un año viajando de mochilero, pero mi madre amenazó con desheredarme si no regresaba——explicó. ——— Y Dios no quiera que el gran Valentino no heredera la casa de la familia——terminé por él.

——— Exactamente. ——— Bueno, tu ego sigue intacto——comenté. ——— Inevitablemente para ti, sí, mi pequeño duende, ¿Salimos el sábado como era costumbre? ——preguntó y pude escuchar ruido de fondo, seguro estaba en la calle y casi lo atropellaban. Lo que no me sorprendía. Valentino siempre había sido el niño “carita” de la escuela, pero cuando hablábamos de cruzar la calle él era un completo asno. Por el rabillo de ojo vi a Bianca sonreír. Una maquiavélica idea cruzó por mi cabeza pero la sacudí temporalmente. Tendría que planear cuidadosamente mi jugada maestra del siglo. Valentino y Bianca. No sonaban tan mal. Quizá en algún momento podría organizarles una cita a ciegas y muy violenta los obligaría a VOLUNTARIAMENTE asistir a ella. Sonreí. Amaba tanto mi ingenio. ——— Claro, el sábado estoy libre——respondí distraída sin saber lo que estaba aceptando. Pensé en Vincent y dejé divagar mis pensamientos. Valentino hablaba sobre algunas de sus locas aventuras. En algún momento de mis constantes y se dio cuenta que no le prestaba la menor atención. ——— ¿Dónde está tu mente, duendecillo? ——exigió indignado por ser ignorado. ——— Oh, lo siento——me disculpé avergonzada.

——— Nada de disculpa, ¿En quién piensas que te trae volando bajo, duende? Le conté a cerca de Vincent, omitiendo el hecho de que tenía 29 años, que era millonario y sí, que muy probablemente era un amor que me destrozaría cuando lo perdiera. ——— ¿Así que este Vincent es tu novio? ——preguntó como un padre que exige el expediente entero del pretendiente de su hija. Gruñí. HOMBRES TONTOS YMACHISTAS. ¿Es que acaso lloverían hombres así a montones en mi vida? ——— Sí, es mi novio, y te agradecería que no comentaras nada, es un secreto temporal. ——— No te preocupes, no diré nada, pero quiero conocerlo—— estaba completamente decidido en hacer mi vida imposible. A través del teléfono escuché unos pocos de celos escaparse de su control pero lo ignoré. Valentino siempre había estado encaprichado conmigo a pesar de las miles de cosas que dije para convencerlo de lo contrario. ——— Está bien——respondí y escuché el timbre que anunciaba el fin del receso——escucha, tengo que irme, las clases van a comenzar. ——— Adiós, duende——se despidió——recuerda, el sábado paso por ti. Y colgó sin darme oportunidad de réplica. El resto del día me concentré en intentar aprender algo de lo que decían los maestros. Me fue imposible. Pero ´por lo menos traté de hacerlo. ¿La atención es lo que cuenta, no? El tiempo se fue volando y me encontré a mí misma horas después platicando con Vincent en su camioneta acerca de mi día escolar. Cuando le comenté de la llamada de Valentino no sabía el efecto que había tenido en él que yo le hablara de alguien más.

Es decir, Dios, fue una maldita y simple llamada. No es que le hubiera puesto los cuernos al hombre. CAVERNÍCOLA. Discutimos por un momento a cerca de él. Lo convencía de presentarle a mi amigo de toda la vida. También acepto que hablara con mis amigas y aseguró que en algún momento podríamos salir todos juntos para que pudiera conocerlas. Era tan lindo. Pero su ternura y lindura se acabó cuando detuvo la camioneta en un lugar discreto y se acercó a mí besándome con posesión. Un tal nivel de posesión que no me había imaginado en él y que dejó mis piernas temblado. No había visto esta faceta posesiva de Vincent. También me encantaba. ——— Tú eres mía——gruñe Vincent con voz ronca. ——— Claro que sí, amo——me burlé de él medio en broma. Sus ojos tenían un brillo de lujuria al escucharme hablarle así. Me siguió besando con esa deliciosa posesividad, como si muriera por marcarme como suya. Oh, sí. Ese testarudo, celoso y controlador hombre era el amor de mi vida. ORGULLOSAMENTE LO TOMABA COMO MÍO. Y ME OFRECÍA COMO SUYA, por supuesto. .

CAPÍTULO 12 El día del sábado inició como cualquier otro fin de semana normal en su casa, con los gritos felices de Louis mientras despertaba a Peter para empezar a ver la tele. Amaban empezar los sábados viendo tele o jugando la consola Xbox 360. La puerta de mi cuarto se abrió y entró Louis corriendo hacia mí y tomando vuelo para aventarse sobre mí. Sí, eso también era rutinario. Me besó en la mejilla y lo abracé haciéndole cosquillas. Se rio con júbilo. ——— ¡Hermana, vamos a jugar! ——exigió parándose de la cama y tirando mi cobertor al suelo. Tomó mi pie y me comenzó a jalar. Lo amaba, pero el niño era un dolor en el trasero los días en que no había clases. ——— Bien, bien, ya me paro, pero suelta mi pie——le dije tallando mis ojos y sentándome en la cama. Salí de la habitación con Louis tomando mi mano y dirigiéndome a la sala de televisión donde Peter en su pijama de franela estaba encendiendo la consola. ——— Hola, hermanita——saludó mientras se sentaba en un sillón naranja. Sí, mi papá y sus extravagantes gustos. Yo había insistido en comprar un hermoso sillón negro, pero él se había obsesionado con ese empalagoso sillón naranja. Me senté a su lado y por una hora jugamos Halo 2. Habíamos jugado el mismo juego por casi 2 años y seguíamos haciéndolo.

Costumbre, supongo. Rato después escuché la puerta abrirse, supe quién sería. Mi Vincent. Desde que los meses pasaban era costumbre que él viniera a desayunar y a comer. Pocas semanas después de hacerlo por insistencia de mi abuela, él había empezado a comprar despensa. Mi mamá y abuela se habían negado a aceptar. Nosotros te aceptamos en la casa, eres invitado, decía mi mamá. Él compraba despensa de corazón, respondía él, venía demasiados días a comer para que no aportara nada, concluía. Un largo debate después mi mamá dejó de refunfuñar a cerca de las compras semanales que hacía Vincent y mis hermanos en el supermercado los domingos. Enserio, el hombre era un maldito despilfarrador. Cada vez que llegaban a la casa del supermercado, Louis y Peter tenían un nuevo videojuego o suficientes provisiones de botana para un apocalipsis zombi. Bueno, estaba exagerando. Pero él era un maldito consentidor. Para Louis y Peter, él era algo así como un hermano mayor, era la figura paterna que de vez en cuando necesitaban, alguien que no fuera su padre, sino simplemente un amigo del que pudieran depender cuando lo necesitaban. Vincent se había metido dentro del corazón de cada miembro de mí familia, solo esperaba que cuando se enteraran de nuestra relación no enloquecieran como una parte de mí sospechaba que harían. ——— ¡Llegó Vincent! ——gritó con júbilo Louis y bajó las escaleras corriendo para saludarlo. ——— ¡No corras en las escaleras! ——le grité a sus espaldas pero no me hiso caso.

——— Ya sabes cómo es——respondió Peter poniendo los ojos en blanco y apagando la consola para bajar también. Caminé detrás de él. Todos estábamos en pijama. Era costumbre para nosotros desayunar los fines de semana en pijama. Bueno, solo para mis hermanos y yo. Mi mamá y la abuela siempre estaban arregladas. Encontré a Vincent sentado en la sala con Louis platicando del videojuego en el que me había ganado jugando. Cuando alzó la vista y se encontró con la mía sonrió. ——— Buenos días, Athena——saludó dándome una lujuriosa mirada secreta. Tenía puesto un short de franela y una camisa enorme. Regularmente con el calor que hacía me pondría una camiseta de tirantes, pero gracias a los chupetones de él no podía hacerlo. No es que me quejara. Cada vez que los veía sonreía. Muchos pensarían que sería algo muy territorial, pero demonios, lo amaba. Y amaba más el saber que él también tenía varios que le había hecho yo. ——— Buenos días, Vincent——respondí sentándome en la barra de desayuno. ——— ¿Quién quiere hot cakes? ——preguntó mi mamá mientras preparaba la mezcla para hacerlos. ——— ¡Yo! ——gritaron Louis y Peter al mismo tiempo. ——— Bien, mientras tanto siéntense en la mesa, en seguida salen— —respondió mi mamá concentrándose en la comida. Nos sentamos de tal manera que Vincent estaba frente a mí.

Dios, tenía tantas ganas de besarlo. Pero me tenía que contener, no podías andar por allí haciéndole arrumacos frente a todo el mundo. Así que me contuve. Bueno, casi. Cuando me senté saqué un pie de mi pantufla y lo estiré por debajo de la mesa, miré hacia donde mi mamá y la abuela estaban concentradas cocinando. Mis hermanos platicaban entre sí. Con mi pie recorrí la pantorrilla de él. Arriba y abajo. Y así sucesivamente. Pude ver por su mirada sorprendida que lo tomé desprevenido. Excelente, apenas era el inicio. Me lanzó una mirada de advertencia, la cual fingí no ver. Continué con mis maldades mientras me servía un vaso de malteada de chocolate. Él me imitó y se sirvió su propio vaso. Bebió un poco de ella y cuando regresó el vaso a la mesa él tenía un bigote de espuma, el cual lamió con su lengua, muy lentamente. Jadeé. Yo quería ser quien lamiera esos deliciosos labios. Con mi pie recorrí su pierna entera. Llegó un momento en que se removía en su asiento, un poco incómodo, pero eso sólo yo lo notaba. Había tenido el efecto que yo quería. Cuando imité su acción de lamer mis labios limpiando los residuos de maltada sus ojos siguieron cada movimiento. Pude ver el deseo brillar en sus ojos. Dirigí mi pie al bulto entre sus pantalones, lo que hiso que se atragantara de la sorpresa. ¡Bien, Athena! Me felicité.

Mie abuela volteó la vista para ver qué pasaba, estaba preocupada. ——— ¿Están bien, cielo? ——preguntó a Vincent. Él se aclaró la voz. ——— Sí, estoy bien, simplemente tragué mal——la tranquilizó dedicándole una sonrisa. Cuando cada quien regresó a lo que estaba haciendo me dio una larga mirada que prometía una dulce y cruel venganza. No apartó mi pie de donde estaba. No. Sino que tomó mi tobillo y presionó contra él más fuerte. Casi suelto un gemido. Casi. Logré contenerme. Diablos. Ese hombre era un maldito demonio deliciosamente pecaminoso. ¿Por qué tenía que tener el deseo de esperar por nuestra primera vez juntos? Ni siquiera yo, que era la virgen, podía esperar. Él debía de sufrir. Eso era seguro. Con su mano debajo de la mesa acarició mi pie en un delicioso mansaje, subiendo por la pantorrilla y enviando escalofríos por mi cuerpo. Ni siquiera duró lo suficiente nuestro juego. Todos nos sentamos a desayunar y tuve que regresar mi pie a mi lugar, no sin antes recibir un apretón de su mano que prometía acción. Hablamos sobre la escuela. Dejé de prestar atención a las anécdotas de Louis. Mamá se aclaró la voz llamando mi atención. La miré avergonzada. ——— Perdón, ¿Qué me decías? ——dije cautelosa. Me dio una mirada de reprimenda. ——— Dije que si Valentino vendrá este fin de semana, tiene meses que no lo veo, pensé que era tradición de ustedes salir cada sábado. Por el rabillo de ojo pude ver a Vincent mirarme atentamente.

. ——— Oh, sí, hablé con él en la semana, hoy vendrá a verme——le dije como si le estuviera hablando de matemáticas. INDIFERENTEMENTE. Esperaba que eso apaciguara el humor de Vincent. ——— Bien, tú sabes que siempre me gustó ese chico——dijo mi mamá guiñándome un ojo. Me sonrojé y evité la fija mirada que tenía Vincent sobre mí. Mis hermanos comenzaron a hacerme burla, mi abuela sólo miraba de mí a Vincent repetidamente, como si supiera lo que estábamos haciendo y esperara un anuncio formal de ello. DIABLOS. Estaba en problemas. ——— Mamá, hemos hablado de esto——me quejé sintiéndome incómoda——Valentino es sólo un amigo y nada más. No podría verlo como otra cosa. Para mi completa desgracia, y la de Vincent, mi madre siguió insistiendo. ——— Pero todo sabemos que él siempre tuvo ese eterno enamoramiento por ti. ——— Ese chico es un desastre cuando se trata de ti——confesó mi abuela sonriendo malvadamente. Oh, genial. Lo que me faltaba. ——— Valentino no me gusta para cuñado——se quejó Louis mientras comía. ——— Estoy de acuerdo con él y los niños como los borrachos nunca mienten——aseguré inquieta——ahora, ¿Podemos cambiar de tema? Si la vida fuera más sencilla…

——— Cariño, sólo queremos lo mejor para ti——comenzó el discurso de siempre——tú sabes que tienes que dejar de preocuparte tanto por el trabajo y la economía, eso déjanoslo a tu padre y a mí, tienes que vivir tu vida como cualquier adolescente. Bien, mi límite aparecía a la vista. ——— Mamá, abuela…ustedes saben que las quiero pero a veces son tan desesperantes, esto lo diré una sola vez a pesar de que quería esperar más tiempo: estoy enamorada. Listo, lo dije. Toda la mesa se quedó en silencio. Continué hablando, tomando valor del brillo en los ojos de Vincent. ——— Es sólo que, él es mayor que yo, y vino de la nada a entrometerse en mi vida como un maldito dolor de muelas…y les juro que traté de resistirme a él, pero le dio luz a mis días y se convirtió en mi todo. ¿Alguien podría decirme algo? ¿Una pregunta? ¿Un regaño? ¿Algo? Mi abuela sonrió. Mis hermanos se rieron. Mi mamá me dio una dura mirada. Ups. ——— ¿Qué edad tiene? conoceremos? ¿Cómo es?

¿Cómo

se

llama?

¿Cuándo

lo

Bien, esas eran demasiadas preguntas que no tenía ni maldita idea de cómo responder. ——— Mamá——me quejé gimoteando miserablemente—— ¿Podemos hablar de esto en otro momento? Confía en mí, es un hombre excelente con valores, educado, responsable y muy inteligente. Juro que no se trata de algún emo o algo así. Arrugó la nariz en señal de protesta pero asintió con la cabeza. Me esperaba una larga charla con mi mami.

Vincent tenía una sonrisa secreta. Diablos. Se estaba divirtiendo. BASTARDO ADORABLE. Le di una patada por debajo de la mesa. Lo que, como era de esperarse, lo hiso sonreír más. Ese era mi hombre, tan malditamente desesperante pero tan adictivo. Diablos, lo amaba con locura. ——— Quiero conocerlo cuanto antes——finalizó mi mamá con autoridad. ESTABA JODIDA. Miré interrogante a Vincent quien simplemente asintió con seguridad. ¿En serio? ¿Eso es todo? ¿El hombre no tenía nervios, miedo, algo? Bueno, hablamos de Vincent Coleman, el Sr. Seguridad. ¿Qué demonios pensaba al creer que él sentiría nervios? Sacudí la cabeza y continué comiendo con la esperanza de que las cosas no se jodieran demasiado. Pero claro, era de mí de quién hablábamos. La vida me daría sorpresas que no siempre encontraba agradables. Así era mi vida.

CAPÍTULO 13 Cuando terminamos de desayunar Vincent insistió en ayudar a recoger los platos y lavarlos. Mamá tuvo que ceder, él era un terco sin remedio. Un motor se escuchó. Genial. La hora del juicio final se acercaba. Y entonces el timbre sonó. ——— ¡Yo abro! ——gritó Louis corriendo hacia la puerta de la casa y saliendo al patio delantero para abrir la puerta de entrada rejada. Estaba empezando a subir las escaleras para vestirme, cuando un alboroto me hiso detenerme. Un hombre alto, musculoso, con cabello café y grandes ojos grises estaba parado en medio de la sala repartiendo abrazos a mi familia. Y claro, el cavernícola que era mi novio me miraba enfurecido. ¿Ahora qué hice? Fruncí el ceño. ——— ¡Pequeño duende! ——gritó valentino con su exquisita voz de barítono. Se acercó a mí y me abrazó alzándome del piso. Lo rodeé con mis brazos para evitar caerme y sonreí. ——— ¡Vale! ——grité de vuelta felizmente sabiendo que eso le molestaría. Gruñó con molestia y diversión. Sabía que él me había extrañado. ——— Señora Rousseau, una disculpa por anticipado——dijo Valentino y no entendimos por qué hasta que me bajó al suelo y me

tomó por las piernas hasta tenerme colgada sobre su hombro como un saco de patatas. Comencé a gritar histérica. Odiaba cuando me cargaban. Caminó hacia el mueble de la sala y me dejó caer pesadamente sobre él. Para ese momento ya había perdido una pantufla en el camino mientras pataleaba por mi libertad. Sonrió conforme consigo mismo y fue cuando vio la cara de un Vincent enojado. DIABLOS. Pero tenía que admitir que me excitaba como el infierno verlo tan posesivo y machista. ¿Cuándo esas cosas se habían vuelto tan atractivas? ——— Oh cariño——intervino mi mamá sin darse cuenta de la escena que se llevaba a cabo y presentándole a Vincent——él es el señor Vincent Coleman, es un amigo de la familia. Vincent, el joven apuesto que ves aquí es Valentino Clark, un amigo de la infancia de Athena. Valentino dirigió la vista hacia mí y alzó una ceja con una pregunta implícita en su mirada. >. Sonreí y asentí con orgullo. > Quería gritar orgullosa. Pero me callé por el momento. ——— Un gusto conocerlo, Sr. Clark——Vincent exclamó divertido con una ligera nota de burla en su voz mientras le tendía la mano a Valentino. Valentino respondió al saludo y sacudieron sus manos tensamente. ——— El placer es mío, Sr. Coleman——respondió. ——— Bien, yo me voy a vestir——dije huyendo hacia mi habitación y dejando a mi familia, mi novio y mi mejor amigo solos en la sala.

Para el momento en que llegué a mi habitación mi celular sonaba en el tono de mensaje. . Decía el mensaje de Vincent. . Respondí de regreso. . . . >. Casi me rio descaradamente. Mi hombre celoso era tan entretenido. No respondió. Comencé a quitarme el pijama cuando la puerta se abrió y Vincent entró a través de ella en silencio. Sonrió malvadamente. Sí, mi hombre y sus travesuras. ——— ¿Qué haces aquí? ——pregunté ignorando el hecho de que estaba sin camisa y en sostén. Me dio una larga mirada recorriendo todo mi cuerpo. Me sentí arder bajo sus verdes ojos. PROVOCADOR. ——— ¿Te gusta lo que ves? ——pregunté viéndolo acercarse a mí. Fue entonces cuando entendí lo que sentía la gacela al ver llegar al cazador con su rifle. Con una rapidez sorprendente me llevó a la cama y se inclinó sobre mí, sus manos recorrían mi vientre desnudo. Su ávida mirada recorría cada centímetro de piel. ——— No me gusta——logró decir con su voz ronca——me encanta, me fascina.

Y entonces unió su boca a la mía, sacando su lengua a provocar la mía. Retirándose cuando le exigía más y enloqueciéndome cuando pedía tregua. Arqueé mi espalda hacia él. Me dio un último beso y acarició cada chupetón que dejó en mí el día anterior. Maldito cavernícola sexy. Amaba sus chupetones. ——— Por mucho que me guste tenerte sobre mí, tienes que irte o nos van a descubrir——le advertí intentando alejarme de la tentación. ——— Pronto sabrán de lo nuestro. ——— Todavía no——lo amenacé. Me miró frunciendo el ceño. ——— ¿Te avergüenzas de mí? ——preguntó indignado mientras se apartaba de mí. ——— Claro que no——respondí divertida. Dios, el hombre podía ser millonario y lleno de ego, pero algunas veces salía a la vista su lado vulnerable. Y eso me encantaba de él. A pesar de que parecía inalcanzable, tenía sus momentos donde parecía humanizado por las emociones que a cualquier persona invaden. Celos. Amor. Adicción. Tristeza. Posesión. La lista era larga. ——— Vincent, te amo, pero tenemos que esperar. Soy menor de edad y parece que no logras ver lo mucho que eso te afecta a ti, que eres mayor. Intenté que comprendiera.

Negarme a dar a conocer nuestra relación era mi intento de protegerlo de las críticas que recibiría por haberse metido conmigo. No quería que tuviera problemas. ——— Sólo intento protegerte——susurré mirándolo. Sonrió y acunó mis mejillas con sus manos mientras me daba un beso. ——— Yo soy quien debe protegerte——murmuró sonriendo. ——— Pero yo también quiero protegerte a ti. ——— Entonces nos protegeremos y perteneceremos el uno al otro— —dijo feliz con su idea. ——— Que así sea pero sal de aquí de una vez o te sacaré—— aseguré con una mirada amenazante. ——— Mmm ya salió mi gatita fiera——prácticamente ronroneó dándome un último beso y dirigiéndose a la puerta. Miré el espectáculo que era su trasero. ——— Y no lo dejes acercarte a ti, no me gusta que toquen lo que es mío——me gruñó guiñándome un ojo medio en broma. ——— Entendido, mi capitán——le dije haciéndole un saludo estilo marinero. Me miró por largo rato. ——— Dios, qué infantil puedes ser a veces. ——— ¿Te mordiste la lengua? ——le pregunté dulcemente de regreso. Después de que salió de mi habitación terminé de vestirme con jeans y una blusa estampada de cuello redondo. Cubría todas las muestras de afecto de Vincent y era muy bonita. Me puse unos botines negros de tacón. Sí, a mi novio le daría un pequeño infarto. Terminé de arreglarme poniendo una gran cantidad de mousse a mis rebeldes rizos, y bajé a la sala.

La abuela y Vincent estaban platicando como siempre. Ella tenía una mirada de adoración en su rostro. Por lo menos sabía que habría una persona feliz de la relación entre él y yo. Cuando me vio supe que había logrado mi objetivo. Cómo amaba molestar a mi hombre. Claro, que Valentino también tuvo esa mirada en sus ojos y no me gustó pero lo ignoré. ——— ¿Lista? ——preguntó poniéndose de pie. ——— Claro——dije. Me despedí de mi mamá y mis hermanos. A mi abuela le di un beso en la mejilla. Me acerqué para hacer lo mismo con Vincent. ——— Provocadora——susurró discretamente en mi oído. Sonreí maliciosamente. Salí de la casa detrás de Valentino, quien se encontraba esperando por mí con un casco en la mano y una maldita motocicleta a un lado de él. Estaba jodida.

CAPÍTULO 14 ——— ¿Es enserio, Vale? ——pregunté exasperada. Odiaba las motos. En realidad me gustaban, pero una cosa era verlas y admirarlas y otra muy diferente montarse en una. Valentino me empujó en broma y puso los ojos en blanco. Estuvo a punto de decir algo cuando el sexy-caliente-mayor cavernícola que podrías alguna vez encontrar, hiso su aparición. ——— ¡Jodidamente, no! Ni de puta broma te subes en esa cosa—— ordenó Vincent dándome una mirada de piedra, quería poner los ojos en blanco, pero lo apoyaba——esa cosa no es segura. Lo último lo dijo más como un insulto que como una observación. Valentino lo miró divertido. Bastardo. Sabía lo que venía y se lo haría pagar más tarde. ——— ¿Perdón, burlonamente.

y



quién

eres

para

opinar?

——exigió

Vincent se acercó amenazadoramente a él. Lo que me faltaba. Una pelea entre cavernícolas. “Genial, chicos, muy maduro de su parte” pensé amargamente. ——— Soy el novio de Athena, y si quieres verla para hablar del tiempo que no se han visto entonces no me cabrees y mucho menos pretendas que deje que ella se suba en esa cosa——dijo con una voz tan atronadora y autoritaria que jamás lo había escuchado usar. Miré detrás de él esperando y rezando que nadie más que Valentino lo haya escuchado.

Justo la manera de rematar. Dios. ——— Chicos——comencé a decir pero la mirada que ambos me dirigieron me hiso callar. Bien, eso me ocurría por tener hombres tan machistas y controladores en mi vida. ——— ¿Cuál es tu propuesta? ——escupió Valentino. La mano de Vincent se movió y por un momento pensé que lanzaría un puñetazo a la hermosa cara de Vale, pero solo sacó las llaves de su camioneta de su bolsillo trasero. Se las lanzó a Valentino. ——— Hazle un solo rasguño y te sacaré la mierda a golpes——le advirtió con esa sexi voz autoritaria——y más te vale cuidar de mi chica y te mataré. “Sí, ese era mi hombre” pensé orgullosamente. ——— Camina——le ordenó a Valentino. Vincent tomó mi mano mientras caminábamos a su garaje. Oh mierda, ¿En serio pensaba prestarle su Hummer a Valentino, el loco de las carreras y la velocidad? Lo miré interrogante. Me besó tiernamente en los labios. ——— Ni de loco dejaré que te subas a una moto, ¿Sabes lo peligrosas que son? Ahora sí que puse los ojos en blanco. ——— Sí, papi, burlonamente.



lo

peligrosas

que

son——le

respondí

Me fulminó con la mirada un momento antes de tomarme desprevenida con un beso. Un salvaje y posesivo beso, debería añadir.

Rodeé su cuello con mis brazos y lo acerqué más a mí. ¿Quién podría no obsesionarse con los besos de este hombre? Valentino tosió ruidosamente. Vincent lo maldijo con la mirada. ¿Yo? Yo seguía en el quinto cielo después del beso de Vincent. ¿Cómo me llamaba? ¿Qué día era? No me crea capaz de contestar ni una pregunta así de sencilla. ——— Vamos, cielo——dijo Valentino rodeando mi cintura y apartándome de Vincent. Maldito provocador. Seguramente quería recibir una paliza por parte de mi posesivo novio mayor. Y bien merecido lo tenía. Por mi parte, si Vincent quería darle un golpe, o dos, o tres… yo no me opondría. ——— Cuida de mi chica——gruñó Vincent. Dios, ya extrañaba sus gruñidos. Me despedí de él con un beso antes de subir a su camioneta. ¿En serio le prestó su camioneta a mi mejor amigo? En serio, de veras, amaba mucho a mi hombre. MIO. Qué bien se sentía decirlo. “Tuyo hasta que se vaya de la ciudad” dijo maliciosamente mi conciencia. Y desde ese pensamiento el resto del día lo pasé pensando en el futuro, cosa que yo nunca hacía.

En mis 17 años, casi 18, de vida, nunca antes me había permitido amar de esta manera a un hombre. Con Valentino había sido diferente, era un amor inocente, de amigos. Pero con Vincent, el amor que sentía me abrumaba de tal manera que había ocasiones en que me sentía asustada. Porque él se había vuelto una parte de mí. Pero las circunstancias no estaban a nuestro favor. Yo era menor de edad y él no. Él había entrado en mi vida exigiendo querer comprar mi casa. Él no viviría por siempre cerca de mí, él tenía una casa a la que regresar. Esperaba poder ganar más tiempo antes de perderlo. Porque no sé qué haría cuando eso sucediera, y hasta entonces quería tener algo a lo que aferrarme. Por el resto de la tarde Valentino y yo comimos como hambrientos y vimos una horrible película de acción. No pude librar el exhaustivo interrogatorio que me hiso, y obligadamente tuve que responder a sus 189 preguntas. ¿Qué si Vincent era un mafioso? ¿Qué edad tenía? ¿Cuándo jodidamente había iniciado una relación con él? ¿Cuáles eran nuestros planes a futuro? ¿Pensaba decírselo a mí familia? Para cuando regresé a casa no pude evitar el segundo interrogatorio: de Vincent. ¿Qué si Valentino era gay? De dónde sacó esa pregunta, no lo sé, pero cuando le dije que no lo era, me “prohibió” acercarme a no menos de 2 metros de él. Desde esa pregunta ignoré el resto de sus mensajes. En mi mente solo estaba todo lo malo de tener una relación con él.

Sip, mis inseguridades hacían acto de presencia y se negaban a alejarse de mi mente. No dormí mucho esa noche. El miedo del fututo me robaba el sueño.

CAPÍTULO 15 Al día siguiente desperté como cada domingo: con los gritos emocionados de Louis por salir a las compras semanales con Peter y Vincent. El maldito hombre era un consentidor irremediable con mis hermanos. Los estaba malcriando. Enserio. Bueno. Aunque no podía reclamar nada. También me tenía muy malcriada. De eso estaba segura. Después de tomarme mi tiempo tomando una larga ducha y arreglándome con un precioso vestido estampado y zapatos planos, bajé a la sala. Y sí, mis hermanos tenían una mirada recriminatoria por mi tardanza. ¡Dios no quiera que ellos retrasaran la hora de las compras con Vincent! Puse los ojos en blanco. ——— Ni una sola palabras, renacuajos——los amenacé mientras tomaba mi bolso y los hacía salir a la calle. Iríamos a la casa de Vincent. ——— Consigue que compre esa nueva caja de galletas que tan deliciosas se ven——gritó mi abuela mientras cerraba la puerta. ——— No hay problema, lo haré——respondí sonriendo. La vieja mujer podía tener sus añitos encima, pero su alma seguía siendo la misma que la de un niño pequeño. Ella amaba los postres.

Desde que habían anunciado unas galletas cubiertas de chocolate con relleno suave, no había quien parara sus quejidos de las ganas que tenía de probarlas. No había tardado casi nada en salir cuando mis hermanos ya estaban hablando con Vincent fuera de su casa. El alzó la vista y me vio. Me dio una sonrisa malévola. Mi hombre tramaba algo. Temblé levemente de miedo…y expectación. Amaba sus locuras. Eso no lo negaba. Algo les dijo a mis hermanos. Ellos entraron corriendo a su casa. Cuando llegué a su lado no dijo nada. Con un cabeceó tenso me indicó, más bien en su propio idioma ordenó, que entrara. Tragué saliva y obedecí gustosamente por esa ocasión. Por las voces de mis hermanos supe que ellos estarían en el segundo piso en el cuarto de Vincent. ¿Con qué los había sobornado para alejarlos por un rato? No lo sabía ni lo quería saber. Esas eran cosas de hombres. Entre ellos y nadie más. Por mi propia tranquilidad me negué a preguntar y me senté en el sillón de su sala. Durante todo el tiempo pude sentir sus ojos sobre mí. No hiso nada. No se acercó. No me habló. No me besó. NADA. Esperé pacientemente. Me negaba a ser quien diera el primer paso. Un segundo de distracción.

Sólo me tomé un maldito segundo viendo una foto de él en una pared y el hombre estaba sobre mí. Prácticamente. Me tenía presionada en el sofá y comenzó a apasionadamente. Lo permití y respondí a ello con fervor.

besarme

Ambos lo necesitábamos. ——— Dime, ¿El usurpador se acercó a ti? ——gruñó separándose de mí. En cualquier momento podrían aparecer mis hermanos. ——— Se llama Valentino, y no, no hiso nada. ¿Cuántas veces te tengo que decir que sólo somos amigos? ——— ¿Cuántas veces tengo que decirte que es notable que él no te ve solo como amiga? ——gruñó. Puse los ojos en blanco. ——— ¿Cuántas veces te tengo que decir que solo me interesas tú, maldito hombre neandertal? No pude más y sonreí. Vincent era todo un caso. Sus cambios de humor eran entretenidos. Diablos, casi sonaba como una masoquista. ——— Simplemente me aseguraba de no tener que descuartizar al innombrable——respondió amenazadoramente. ——— ¿Innombrable, enserio? Es mi amigo de quien hablamos, Vincent——me quejé en vano. Sabía que ni muerto él le llamaría por su nombre. ——— Es un hombre y no me gusta cómo te ve——gruñó mientras tomaba mi mano y me jalaba hacia su abrazo. ¿De qué discutíamos? Perdí toda la lógica en cuanto su mano se posó en la parte baja de mi espalda y sus labios recorrieron mi cuello.

¿Por qué el hombre tenía que ser tan acaparador conmigo? No es que me quejara, pero siempre, cada día, todo el tiempo él se daba su festín conmigo, y yo no tenía tiempo de disfrutar a mi hombre. De saborearlo. > Me gritó mi conciencia. Cierto, mis hermanos seguían a pocos metros de nosotros. Forzadamente logré alejarme de él. Y como era de esperarse intentó volver a acercarme a él. ——— Mi hermanos están allí arriba——le advertí intentando sonar seria. Estuve a punto de pensar que él haría pucheros. Pero era Vincent de quien hablábamos, por lo que solo lo vi gruñir y refunfuñar mientras subía a su recamara para traer a mis hermanos. Sonreí. Todo lo que tenga que ver con Vincent me hacía sonreír. Tres segundos después, los tres hombres de los cuatro de mi vida bajaron emocionados. El cuarto era mi amado padre. En el trascurso hacia el supermercado más cercano ellos no dejaron de hablar de algún nuevo videojuego que acababa de salir a la venta. De haber sido alguien más que mis hermanos me habría puesto celosa por la falta de atención de Vincent hacia mí. Sacudí la cabeza ante el pensamiento, jamás, ni en mis locos sueños, me podría haber imaginado sintiendo celos. Pero claro, Vincent me llevaba a sentir cosas inesperadas. Y de eso es trataba el amor, ¿No es así? Te llevaba a sentir cosas que jamás esperarías. Vincent estacionó la camioneta y mis hermanos salieron emocionados. Yo esperé a que él me ayudara a bajar. Y como era de esperarse, “accidentalmente” me tocó más de lo aceptable. Me guiñó el ojo ante mi mirada recriminatoria.

No me podía enojar con él. Era irresistible. Él se encargó de conseguir un carrito de compras que sostuvimos entre los dos. Demasiado cerca. Podía sentir el calor de su cuerpo. El cual estaba vestido con una ajustada camisa polo que realzaba sus músculos y unos pantalones de mezclilla. Sencillo. Y tan malditamente caliente. La mayor parte del tiempo lo pasé intentando impedir que ellos, mis hermanos y Vincent, agregaran cosas sin sentido al carrito. ¿Era enserio? Vincent era el hombre, él debería de ser quien se asegurara de comprar las cosas adecuadas. Pero no. Él consentía a mis hermanos con cualquier gusto. Y también agarraba lo que se le daba la gana. Sin hacer caso de mis regaños y advertencias. ——— ¡Helado! ——gritó Louis mirando a Vincent. Él asintió conforme. Mis hermanos salieron corriendo a la sección de congelados. ——— ¿Es enserio? ——Pregunté incrédula——Son unos niños, y parece que tú también. Me miró divertido. ——— Me gusta darles un gusto——se defendió dándome un golpecito en mi nariz. Me alejé. Me daba nervios que tocasen mi nariz. Pero solo a él le permitía hacerlo. A veces. ——— Los consientes demasiado——seguí insistiendo mientras tomaba la caja de galletas que quería mi abuela. ——— Es solo que me gusta hacerlo——admitió con un ligero rubor cubriendo sus mejillas——esta vida familiar, es algo nuevo para mí,

me gusta sentir lo que siento cuando estoy con tu familia y contigo. Por favor no me niegues darles lo que quieran. Ni a ti. Puse los ojos en blanco y me estiré para darle un beso en la barbilla. Fue incorrecto, lo sé, pero no me pude resistir. ——— ¿Cómo podría negarte algo? ——respondí resignada. Su rostro se iluminó. ——— ¿Entonces no me negarías el querer salir contigo a hacer las compras cada vez que se necesite por el resto de nuestras vidas? — —preguntó feliz. Estaba de más decir que me gustaba verlo feliz. Eso me hacía feliz. ——— Esa es una exageración, pero no, no te lo negaría. ——— ¿Y si te dijera que quiero toda una vida a tu lado? —— preguntó de repente. Me quedé sin palabras. ——— Una vida, tu y yo juntos, con tus hermanos, tus padres y abuela, mi familia——agregó en medio de mi silencio, sus ojos tenían ese brillo que me impedía negarle algo——solo piénsalo, hasta podrían haber nuevos renacuajos con tu cabello y mis ojos. Bien, eso definitivamente me dejó sin palabras. La felicidad me envolvió cada célula de mi cuerpo. Y una pizca de inseguridad se formó en mí. ——— ¿Hablas en serio? ——pregunté finalmente. Detuvo el carrito de compras en medio del pasillo de cereales y acunó mi rostro en sus manos. Me dio esa mirada exigente de: . ——— Athena, no sé por qué te empeñas en restarle valor a lo que hay entre nosotros, ¿Piensas que me iré después de la inauguración de las oficinas de la empresa? ¿Crees que de la noche a la mañana diré: ya terminé aquí ahora voy allá? ¡Por un carajo, te amo! Es la primera vez que siento esto en la vida y no pienso perderlo. No te

perderé. Así que ni pienses en dejarme, porque sabes lo terco que soy y si hace falta, cada santo día te enamoraré, porque eres lo mejor que me ha pasado, no el éxito ni la fortuna, es tu amor lo mejor de esta vida. >>Es el brillo de tus ojos cuando me vez, es la sonrisa en tu rostro siempre que estás conmigo, es la entrega total que me das, es lo que me haces sentir desde que te conocía, son todas esas cosas y más por las que te amo y te quiero en mi vida por siempre. Llámame egoísta si quieres, pero no te puedo perder, no lo aceptaré. Acostúmbrate a la idea. Escuché llegar a mis hermanos y seguimos haciendo las compras, Vincent me daba miradas intensas en cada oportunidad que se le presentaba. Louis y Peter no tardaron en volver a salir corriendo hacia algo que querían. Esta vez la sección de videojuegos fue el objetivo. Nuevamente me quedé a solas con Vincent. Muy dentro de su mirada encontré ese temor en él, no le había respondido a sus palabras y él se había sincerado conmigo. No podía hacer más que corresponderle de la misma forma. ——— Sí——dije simplemente. ——— ¿Si qué? ——preguntó. Esperanza. Había esperanza en sus ojos. Me enamoré más de él. Ese terco, controlador, consentidor, atractivo hombre era el amor de mi vida. ——— Sí, me gustaría pasar cada día del resto de mi vida a tu lado, mi familia te adora, y con motivos, eres el mejor hombre del que pude haberme enamorado, no por tu dinero, sino por la persona que eres. Me haces amarte con tal intensidad que me da miedo perderme en todo ese amor. Pero no me importa, porque no puedo imaginar la vida sin ti a mi lado. Solo han pasado pocos días desde que tenemos esta

relación, pero yo te amo desde esa primera vez que te vi hace meses, mi testarudo hombre. Te amo. Y quiero hacerte feliz siempre. ——— Me haces feliz con el simple hecho de ser quien eres y de estar a mi lado, amor——respondió con esa voz ronca y sin importarle que estuviéramos en un lugar público, me besó. Y yo le respondí al beso porque cuando había amor, lo demás no importaba.

CAPÍTULO 16 Una semana pasó y fueron los mejores días de mi vida, no podía sacar de mi pensamiento a Vincent. Mi coqueto y molesto novio. Vincent insistía en mandarme mensajes mientras estaba en clase. En más de tres ocasiones los maestros me quitaron el celular y en todas esas ocasiones mi tonto hombre se había reído insoportablemente a mis costas. Le divertía mi incomodidad, de eso no cabía duda. Cada vez mis mejores amigas se encontraban más intrigadas por conocerlo, y yo también moría por presentarlos. Nada sería mejor que saber que ellas aprobaban al hombre de mi vida. Y que él se llevara bien con ellas. Fue una ocasión por la noche mientras estábamos en su camioneta que le comenté la posibilidad de que saliéramos todos juntos. Su respuesta era de esperarse. ——— Por supuesto, suena genial. ¿El sábado está bien? Tú dime a dónde quieres que vayamos, yo invito a todas las damas. Me guiñó un ojo. Puse los ojos en blanco. Su respuesta iba tan bien y tenía que salirle el genio del mal. El invitaría a todas las damas. Menos a Valentino. Haría lo que fuera para hacer sentir incómodo a Valentino por el simple hecho de que se estaba comportando como un adolescente celoso. ——— ¿Por qué insistes en comportarte así? ——pregunté finalmente después de verlo por un largo momento. ——— ¿Así cómo? ——fingió inocencia.

Genial. Lo bueno es que era todo un hombre en sus 29 años de vida. ¡Infantil, eso es lo que era a veces! ——— Sabes muy bien de lo que hablo——le expliqué——sabes que Valentino estará allí, lo quiero allí sin tus tonterías de hombre macho. Gruñó. Se le estaba haciendo una maldita costumbre que me encantaba. Estuvo a punto de empezar a hablar, o discutir, pero lo detuve. ——— Y no es por lo que tu neandertal mente piensa, sino porque tengo planes para él y Bianca. Ahora, eso sí que consiguió una gran sonrisa estilo Vincent. ——— ¿Por qué no lo habías dicho antes? ——preguntó contento. ¿Es enserio? ——— Cariño, a veces eres un idiota——comenté. ——— Pero así me amas, pequeña——respondió dándome una hermosa y coqueta sonrisa. Literalmente me volví papilla en el asiento de su camioneta. ¿Podría alguna vez dejar de enamorarme cada vez más de él? ***** El sábado llegó muy rápido, sentía el tiempo pasar volando y sin darme cuenta me encontraba en un restaurante con mis amigas, Valentino y Vincent. Seguramente pensarías que sería una comida divertid, donde alguien hace preguntas y otra persona contesta. ¿Así es como la gente se supone que se conoce mejor, no? Bien, eso es en la gente normal. Pero hablábamos de mi vida. Y Vincent y Valentino se peleaban infantilmente para turnarse y hablar sobre sí mismos.

Parecía una maldita competencia. Qué si Vincent tenía su propia empresa familiar. Qué si Valentino amaba competir en carreras de auto callejeras. Qué si Vincent amaba comer chocolate. Qué si Valentino odiaba el chocolate. ¡Eran unos malditos niños! No podía decir por quién mis amigas estaban más embobadas, si por Vincent o Valentino. Creo que las tres, Tracy, Allison y Bianca, se estaban enamorando un poco de cada uno. Para mi deleite notaba las miradas que se lanzaban entre Bianca y Valentino. ¡Lo sabía! Esos dos eran el uno para el otro. Pero una cosa eran unas simples miradas y otra muy diferente era la acción. Con lo terca y tímida que era Bianca, me costaría hacer que saliera con Valentino. Pero no perdía las esperanzas. Si los 6 podíamos estar sentados en una misa sin que haya gritos o sangre corriendo, entonces todo era posible. O eso quería creer.

CAPÍTULO 17 Las semanas pasan y aunque pensaba que no podía enamorarme más de mi controlador y testarudo hombre, estaba equivocada. Desde aquella primera salida de compras que hicimos él, mis hermanos y yo, se había comportado insoportablemente atento y dulce. Enserio, cada vez que teníamos un momento a solas insistía en besarme y provocarme lo mayor posible, antes de que él mismo cayera en su propia trampa y tuviera que desistir de sus maldades. En más de una ocasión lo había visto mandar todo al carajo e irse a tomar una ducha de agua fría. En todas y cada una de esas veces me había reído hasta que el dolor de estómago me lo impedía. Y era entonces donde tomaba reprimendas por mis atrevimientos. Había descubierto una faceta de Vincent que jamás habría esperado, aunque su vena controladora debió de haberme dado una idea. Mi hombre era un dominante. Pero no de esos que te describen los libros, él era un dominante coqueto y juguetón. Era la mejor manera en que podía describirlo. Cuando las cosas le convenían. Y había tomado la costumbre de darme palmadas en el trasero cada vez que me reía de él o hacía algo que no le gustaba. Y yo había tomado la costumbre de agarrarle el gusto a ese salvajismo que a veces se mostraba en él. Estábamos a una semana de la celebración de día de muertos y de Halloween. Yo al ser de raíces mexicanas, celebraba con mi familia el día de muertos, era la tradición del país. Visitábamos el panteón donde estaban enterrados nuestros seres queridos que partieron de este

mundo. Por lo general nosotros llevábamos flores a la tumba de mi abuelo, era el único difunto que teníamos. También nos quedábamos un rato hablándole, esperando que nos oyera y tomábamos atole de guayaba, el que era su favorito. En la casa poníamos un altar en su honor. Adoraba cuando la casa estaba llena del olor del cempaxúchitl. También amaba las calaveritas de chocolate. Había tantas cosas que amaba de mi México querido a pesar de haber nacido, al igual que mis hermanos, en Arizona. Mis papás habían vivido allí hace años, hasta que decidieron regresar a su país natal. Pero en la actualidad, con la globalización, Halloween se hacía más presente entre nuestra gente. Cosa que no me gustaba en exceso, para empezar estaba nuestra identidad nacional, y después las influencias extranjeras. No es que no me gustara Halloween, porque lo hacía. Me gustaba el concepto de la celebración, y yo junto con mis hermanos disfrutábamos de ella. Se llevaría a cabo una fiesta en un bar de la ciudad en la que se asistiría con disfraces. Y estaba empeñada en asistir. Amaba disfrazarme. Y ahora que tenía novio tenía el encaprichamiento de que nos disfrazáramos ambos. Ya me imaginaba haciendo a Vincent ponerse un disfraz de espartano. DIABLOS. Esa era una dulce escena que no debería de tener en mi mente. No si no lo tenía a él cerca para deleitarme con sus labios y su cuerpo. ¿Estando sola? Solo era una solitaria cachonda.

Intentaba pensar cómo de persuasiva tendría que ser para meter a Vincent en un traje pequeño, que dejara mucha de su piel expuesta. DEMONIOS. Me daría todo un festín al verlo así. Mis amigas también asistirían. Tracy iría con su novio, Jackson. Ellos eran novios desde que inició la preparatoria. Bianca y Allison asistirían juntas, lo que no significaba que estarían solas. Encontrarían compañía en el bar. Aunque para mi desgracia Valentino y Bianca habían resultado ser como perros y gatos, no perdía la esperanza de que algo surgiera entre ellos. Mi instinto casamentero me lo decía, ellos eran el uno para el otro. Y sus constantes peleas solo me lo confirmaban. La historia de ellos, cuando surgiera, sería muy entretenida de presenciar. Lo juro, cada vez que se veían, era como si quisiesen sacarse los ojos el uno al otro, y a pesar de ello, peleaban a corta distancia cada vez que podían. ¿Quién hacía eso, que no fuera masoquista? La única explicación que encontraba era que entre ellos había algo, aunque ellos lo quisieran negar. Vincent se encontraba en mi sala viendo la televisión cuando bajé de mi cuarto un viernes por la tarde. La escuela había suspendido labores por una junta sindical. Genial para mí. ——— ¿Y mi abuela? ——pregunté acercándome a sentarme cerca de él. Me rodeó con el brazo y me acercó a él. ——— Salió a casa de Paty, algo sobre su hijo con dolor de estómago——explicó mientras comenzaba morder provocadoramente mi cuello. Él tenía un trauma con el contacto, no podía pasar un cuarto de hora con él sin que de alguna manera tocara mi piel o se acercara a mí.

Mis hermanos estaban en casa de unos vecinos jugando. Aproveché para hacerle ojitos de borrego. Me miró expectante. ——— Ya sé por dónde va esto——dijo divertido a mis costas—— ¿Qué me vas a pedir? Crucé mis brazos indignada. ——— Nada——me defendí tercamente. Me dio una larga mirada. Me rendí. ——— Esta bien, vayamos juntos en la noche de Halloween a un bar que organizará un evento donde hay que ir con disfraces. ——— Claro——respondió mientras se paraba y me tendía la mano. La acepté y comenzó a guiarme a la salida. ——— ¿Dónde vamos? ——curioseé colgando mi bolso en el hombro. ——— A comprar los disfraces——dijo sencillamente mientras caminábamos hacia su camioneta. ——— ¿Así de sencillo? ——pregunté incrédula. Me miró alzando una ceja. ——— ¿Qué esperabas? ——— No lo sé, convencerte…sobornarte…persuadirte——respondí negando con la cabeza. Soltó una fuerte risa mientras me ayudaba a entrar en su camioneta. Y sí, no se le había quitado la maña de tocarme de más. No es que me quejara, no lo haría nunca. ——— No es que me niegue a que me persuadas——movió las cejas seguidamente, insinuante. Me reí.

Mi hombre era todo un amor de payaso. ——— Además——agregó dándome una intensa mirada——no sabes lo que me encantará verte en un pequeño disfraz de conejita. Me guiñó un ojo cuando me sonrojé. Y entonces una maravillosa idea acudió a mi cachonda mente. ——— Hagamos un trato——ofrecí mientras él ponía en marche la camioneta. ——— ¿Qué clase de trato? ——curioseó con un brillo travieso en sus ojos. Bien, lo tenía donde lo quería. ——— Tú escogerás el disfraz que quieras que use. Y ese brillo travieso se volvió intenso. LUJURIA EN ESTADO PURO. Exactamente así era su mirada. ——— ¿A cambio de qué? ——investigó, todo Vincent en su “faceta profesional”. Siempre viendo los pros y contras. ——— Tú escoges mi disfraz y yo escojo el tuyo. Es un trato justo. ——— ¿Qué reglas hay en juego? ——— Absolutamente ninguna. ——— ¿Ninguna? ——cuestionó divertido. ——— Exactamente. Estoy dispuesta a complacerte en tus gustos, pero tú respetaras el disfraz que yo quiera que uses. Y ese mirada que me dio hiso que la temperatura subiera un grado. ——— ¿Sin límites? ——siguió preguntando. Asentí. Mientras se detenía en una señal roja del semáforo se acercó a mí y me beso.

Mordisqueó juguetonamente mi labio inferior y se apartó cuando logró ponerme aún más entusiasmada. ——— Tú, mi pequeña provocadora y amada mujer, no sabes en lo que te acabas de meter. Me guiñó un ojo y siguió conduciendo. Miré por la ventanilla hasta que llegamos a una tienda de disfraces. Lo que él no sabía es que yo estaba más que consiente de lo que estaba por enfrentarme al proponerle el trato. Al final, ambos obteníamos satisfacción sin importar en qué terminara el asunto. ——— Vamos, mi bella dama, un sexy traje aguarda por ti—— sínicamente ofreció su brazo en gesto caballeroso y cortés. En ese momento, en que él me llevaba para ser modelo de los disfraces que escogiera, no había nada de cortés. Mucho menos de caballeroso tomando en cuenta el brillo lujurioso en sus ojos. Puse los ojos en blanco. En la tienda mientras cada uno buscaba el disfraz del otro, el personal femenino, una cajera y una atendedora, se lo comían con la mirada. No tenían vergüenza ni descaro. Ni siquiera trataban de disimular. Lo peor de todo es que yo, la novia del sexy hombre, estaba allí presente. Oh no, señor, Vincent era mi hombre, sólo mío. Y así de repente, descubrí lo celosa y posesiva que me hacía ser ese amor de hombre. Tomé un provocador disfraz de camarero estríper y caminé contoneando las caderas. Él me miró fijamente. Siguiendo cada movimiento. Oh sí, cuando me lo proponía podía tenerlo comiendo de mi mano. ¡Tomen esa, zorras! Quise gritar a las empleadas.

Le mostré la imagen que aparecía en el empaque del disfraz. Un musculoso hombre con un bóxer negro ajustado y un moño de lazo alrededor de su cuello. ——— No sabes lo que me encantaría verte así, para mí——le dije mirándolo a los ojos. ——— Podemos llevarlo como un extra——respondió posando sus manos descaradamente en mi trasero y acercándome a él. En otro momento pude haber protestado. ¿Estando allí con unas mujeres que lo veían con hambre? NO. NO ME MOLESTABA QUE SE MOSTRARA AFECTUOSO CONMIGO. ——— También puedes escoger un extra——le susurré dándole un tierno beso y alejándome de él para seguir buscando otros disfraces. En ningún momento pude dejar de sentir su mirada sobre mi cuerpo. Las empleadas me miraban molestas e incrédulas. Sí, eran unas zorras y él era mi hombre, sólo mío. Vincent me mostró varios disfraces coquetos que decidió comprar para nosotros, Me había amenazado lujuriosamente. Acepté. De igual manera escogí disfraces para él. Ambos disfrutaríamos mucho en algún momento. ——— Los encontré——me dijo abrazándome desde mi espalda. Por el tono de su voz, no pude decidir si estar feliz o temerosa de los disfraces que él había visto como los indicados. Seguí su mirada hacia los que él veía como los elegidos. OH. POR. DIOS. Me quedé sin palabras.

CAPÍTULO 18 ——— No puedo creer que me convencieras de esto——me quejé mientras me veía frente al espejo de mi recámara. Estaba hablando por teléfono con Vincent. Después de que él había comprado los disfraces hace unos días habíamos estado hablando de esta noche. Antes de ir al bar cenaríamos en su casa. El cocinaría. O eso me había dicho. Todavía no podía creer la suerte que tenía de tener un novio como él. Era un maldito consentidor conmigo. Era detallista. Atento. Tierno. Protector. Amoroso. Controlador. Risueño. Travieso. DIABLOS. ÉL ERA EL HOMBRE PERFECTO. Y era mío. No había día en que no tuviera un detalle conmigo. Me estaba malacostumbrando mi hermoso hombre. El día en que fuimos a la tienda de disfraces, él había visto los disfraces perfectos. O más bien el disfraz perfecto. Sólo el de él. El mío lo había comprado en otro lugar. ¿De qué era su disfraz? El hombre había comprado unos malditos lentes de aviador. En serio. Tanto buscar disfraces y él había comprado sólo unos lentes que al final le había regalado a mi hermano Peter.

Sólo se había inspirado en los trajes de motero y un vestido de diosa griega que había en la tienda. Él se había acercado ilusionado a ellos. Entonces pasó sus manos por la tela de los disfraces y los había ignorado por completo. ——— ¿Qué tienen de malo? ——había preguntado desconcertada. Los disfraces eran perfectos. ——— La tela es corriente——él había respondido indignado. Vaya pecado que sería ponerlo en ropa que no fuera de diseñador. Cierto, mi hombre era un delicado. Pero se había ganado a pulso el serlo. No por nada tenía millones para gastar en lo que le viniera en gana. ——— Estás exagerando——había comentado poniendo los ojos en blanco. ——— Claro que no, tú deja todo en mis manos, yo lo solucionaré. Después de esa plática, él había pagado los disfraces que le habían gustado al maldito hombre. Una parte de mí se revelaba a la idea de ponerme un maldito disfraz de caperucita roja. ¡Pero vamos, me gustaba darle el gusto a mi hombre! Por lo que me había resignado a que él guardara todos esos provocadores vestuarios en su casa. Él era al único hombre en toda mi vida al que le permitiría hacer eso. Me declaro culpable. Nada me gustaba más que consentir sus locuras. También había conseguido que comprara el traje de sirviente que me había gustado. DELICIOSO.

Al día siguiente Vincent me había dado una bolsa que contenía mi disfraz. Le había jurado, después de mucha insistencia, que sólo lo vería cuando estuviera en mi casa sola. Lo había cumplido. Y hoy que era el día de Halloween él me había permitido que lo abriera. Solo hasta hoy. ¿La sorpresa? ¡Un maldito hermoso y caro vestido! No sé por qué había confiado en él, teniendo en cuenta su tendencia a exagerar en todo. No podía negar que era lo más hermoso que había visto en mi vida. El vestido era estilo griego, dejaba un hombro al descubierto, era rojo y tenía un lazo dorado que se ajustaba a mi cintura. Era largo. Era perfecto. Y quizá podría haber perdonado al hombre por sus extravagancias si únicamente hubiera comprado el vestido. Pero no. Era mucho esperar que él se contuviera a la hora de hacer compras. También había comprado unas hermosas zapatillas doradas de tacón alto que eran lo suficientemente cómodas para estar sobre ellas por horas. Pero eran lo suficientemente hermosas para saber que eran caras. Y demonios si no le hubiera perdonado también eso. ¡Pero no! El testarudo hombre me había dejado unas cajas en la bolsa. Con miedo abrí la primera.

——— Vincent, te voy a matar——gruñí viendo la hermosa pulsera dorada en forma de serpiente que tenía dos piedras verdes como ojos. Maldita sea. ¿Era necesario comprar oro? Por favor, esperaba que no fuera de oro y que las piedras no tuvieran ningún valor. Pero eso era soñar. ——— ¿Por qué? ——preguntó divertido. Sí, ahora entendía por qué me había hecho jurar ver el disfraz hasta hoy, cuando no tenía ninguna posibilidad de conseguir otro disfraz. O de lastimarlo seriamente por haber gastado tanto dinero en insignificantes cosas. ——— ¿Tienes el descaro de preguntar por qué? ——seguí gruñendo. Culpa suya. Me había contagiado el hábito de gruñir. Según él, era algo sexy, ¿Según yo? Bueno, era algo salvaje. ——— ¿Abriste la caja? ——preguntó, aumentaba con mis quejidos.

su

maldita

diversión

¿Alguna vez dejaría de divertirse a mis costas? ——— Oh sí, y ahora tengo miedo de abrir otra. ——— ¿Cuál abriste? ——— Los zapatos y la pulsera——dije entre dientes. Su risa lejana no me pasó desapercibida, debió de haber alejado su celular y comenzar a reírse con todo gusto sin importarle que lo escuchara. ——— Cariño, es que los vi y supe que eran perfectos para ti—— explicó después de haber acabado con su risa. ——— Pero sabes que no me gusta que gastes dinero——me quejé resignada.

Ya nada había por hacer. Él siempre ganaba. Pero no perdía la esperanza de que algún día el marcador se pusiera a mi favor. Me dijo mi conciencia con voz burlesca. ——— Pequeña, si quiero gastar dinero en ti, lo haré, sabes que eso no es algo que yo no pueda darme el lujo de hacerlo, y amo hacerlo, con locura. ¿Puedes, por favor, disfrutar de mi regalo hecho de corazón y otra parte anatómica más dura de mí cuerpo? Me atraganté y comencé a toser. ¡Ni quiera cuando él no estaba cerca de mí dejaba de hacerme atragantarme con sus palabras! Ahora bien, tendría una acalorada tarde pensando en esa parte anatómica a la que él se refería. > Me grité a mí misma. No podía darme el lujo de andar por allí cachonda. DIABLOS. Mi maldito sexy y sucio hombre me pervertía. No es que me quejara, porque no lo hacía. ——— ¿Estás bien, bebé? ——inquirió divertido. Me aclaré la voz. ——— Sí, estoy bien——incluso a mis oídos mi voz sonó ronca. No dejaba de sorprenderme la intensidad con la que Vincent me afectaba. ——— Tu voz——recalcó con su propia voz ronca. ——— Oh no, no empezaremos——le advertí cuando ya sentía mi cuerpo responder a sus cachondas travesuras.

——— ¿Empezar qué? ——fingió inocencia mientras escuchaba la tela sonar mientras seguramente se removía. Oh no. No. No. No. No. No. ——— ¿Estás en tu cama? ——no pude resistir iniciar yo misma el juego. Débil. Soy de carne débil cuando se trataba de mi hombre. ——— Sí, lo estoy, ¿Por qué? ¿Alguna sugerencia que quieras hacer? ——respondió con la voz aún más ronca y distorsionada por la excitación. ¿Esta batalla? La tenía completamente perdida. ——— Sí, la tengo. ——— ¿Y cuál es? ——— Acuéstate——ordené mientras ponía el seguro a la puerta de mi cuarto. Aventé a un lado las bolsas de ropa y me acosté en mi propia cama. Se acercaba nuestro juego. El hombre seguía sin querer que avanzáramos un paso más físicamente en nuestra relación. Se negaba a llevar nuestro contacto a otro nivel. Bien. Lo aceptaba. Por el momento. Pero eso no quería decir que estaba contra el sexo telefónico. SI, DEFINITIVAMENTE MI HOMBRE ME HABÍA PERVERTIDO POR COMPLETO. ——— Ya lo hice——respondió después de unos segundos.

——— ¿Sabes qué me gustaría que hicieras? ——pregunté en un susurro. ——— ¿Qué? ——— Tócate——ordené con voz baja. ¿Esa plática sucia que se avecinada? No era algo que quería que mi familia escuchara. ——— ¿Cómo quieres que lo haga? ——— Tú sabes cómo——respondí sintiendo mis mejillas sonrojarse. ——— Oh no, pequeña, ya me provocaste ahora no te acobardes—— me advirtió divertido. Y entonces le dije exactamente lo que tenía que hacer. Era la primera vez que habíamos llegado tan lejos en nuestros juegos, y había sido terriblemente divertido. Hasta que lo escuché soltar un gruñido final supe que había logrado mi objetivo y el hombre había alcanzado su orgasmo. ¿Por qué hacía tanto calor? En contra de sus palabras, colgué y tomé una ducha de agua fría. Hasta que casi eran las 6 de la tarde me atreví a volver a hablarle a su celular. Para mi suerte dejó pasar el tema de nuestras travesuras. Me puse el vestido mientras lo ponía en altavoz. Según él, ya estaba vestido con su disfraz. El vestido me quedaba a la perfección, lo que me dejaba con la curiosidad de cómo es que él sabía mis medidas exactas. Los zapatos coordinaban perfectos. Me veía hermosa. Casi lloro. Vincent siguió platicándome acerca de unos problemas que tenía en su empresa, me gustaba qué él acudiera a mí para desahogar sus preocupaciones.

No tardé nada en terminar de arreglarme. Dejé suelto mi cabello con una división en el centro. Me maquillé con un estilo natural. ——— ¿Ya terminaste de vestirte? ——preguntó. ——— Sí, ya lo hice——respondí mientras me cuestionaba si usar la pulsera o no. Su poder lector de mentes hiso acto de presencia. ——— Por favor, una la pulsera——dijo con esa voz melosa que me derretía——fue un regalo hecho de corazón y no sabes lo feliz que me harías al usarlo. ¿Cuándo sería capaz de negarle algo? ——— Bien——accedí poniendo la pulsera en el bolso que llevaría. Ya me la pondría cuando estuviera con él. Aunque a esas horas estaba sola en mi casa, el resto de mi familia había salido a casa de una tía, no quería arriesgarme a que alguien me viera usando cosas tan valiosas. Cosas que pensaba regresarle a Vincent, quisiera o no. ——— ¿Ya abriste las otras dos cajas? ——preguntó cauteloso. ——— No. ——— Bien, tráelas contigo y no te atrevas a curiosear su contenido. ——— Ok, ¿Dónde estás? ——— Fuera de tu casa. Me puse un poco de perfume, con olor a vainilla, y tomé un suéter blanco que me puse antes de tomar mi bolso, las cajas y el celular y bajar las escaleras. Efectivamente, Vincent estaba esperando por mí. Y la cara que puso cuando me vio fue un total espectáculo. ——— Sabía que estarías hermosa——dijo al cabo de un rato—— pero no imaginé que tanto.

Sonreí y caminé a su lado hasta su casa, negando a hablar. Cuando estuvimos dentro de su casa giré sin previo aviso y lo besé entusiasmada. Mi hombre estaba tan malditamente caliente con su disfraz de motero.

CAPÍTULO 19 Las manos de Vincent estaban sobre toda mi espalda, apegándome a él con fuerza, no me lastimaba pero sí me encadenaban a su cercanía. ——— Estás malditamente bueno——comenté cuando me aparté para recuperar el aliento. Gruñó. ——— Normalmente te reprendería por ese vocabulario. ——— ¿Y ahora? ——— Ahora sólo doy gracias a Dios de ser afortunado de tus piropos——otra vez esa voz ronca. Esa voz que me hacía querer despojarlo de todas sus ropas Pero dado que él no me permitiría hacerlo me contuve con todas mis fuerzas. ——— Eres la mujer más hermosa que he visto en toda mi vida—— agregó cuando me quedé sin palabras. Mis mejillas se sonrojaron. Ni con el tiempo conseguía acostumbrarme a sus constantes halagos. Era como una apenada damisela cada vez que él se ponía en plan de caballero. ——— Eres el hombre más maravilloso del mundo, amor——respondí. Esa era una de esas ocasiones en que ambos nos poníamos acaramelados con palabras tiernas y constantes halagos. La cual, se llevaba a cabo muy seguido, para mi deleite. Nada era mejor que un hombre atento que se empeñaba en hacerte sentir la mujer más afortunada del mundo entero. Volvió a besarme otra vez.

Me derretí. Mi voluntad se fue al carajo. Era pura masilla entre sus brazos. ——— Dime que aceptas mis regalos——pidió tiernamente besando castamente mi cuello. Para mi fortuna en esos momentos no tenía ningún chupetón de él. Seguro lo tenía todo planeado. De otra forma no habría desistido de sus constantes mordidas. ——— Mmm——dije sencillamente incapaz de formular palabras coherentes. ——— ¿Eso es un sí? ——preguntó emocionado. ——— Mmm. ——— ¿Es un no? ——— Mmm. ——— Cariño, a veces eres tan entregada a mis caricias que me dan ganas de mandar mi caballerosidad al demonio y hacerte mía—— gruñó tensando su cuerpo. ——— Hazlo, te lo he dicho——logré responder. Se apartó de mí y me miró a los ojos. Vi su control desaparecer y la expectación comenzó a formarse en mi vientre. ¡Por fin! Podría hacerlo mío a mi hombre. Lo besaría. Tocaría cada parte de su cuerpo. Lo probaría con mi lengua. Lo haría perder la cordura y cuando no pudiera más lo aceptaría dentro de mí.

Y entonces de alguna maldita forma su control regresó con revancha. Gruñí. ——— Oh no, sé lo que tratas de hacer, no——dijo indignado como si fuera un delito el querer seducirlo. Puse los ojos en blanco. Ese día no ganaría esa batalla. Pero no me rendiría. El hombre era tan paciente como un maldito monje. Sólo esperaba que el celibato no figurara entre sus aspiraciones. ——— De acuerdo——gruñí pasando a su lado y dándole una palmada juguetona en su trasero. Antes de que pudiera dar un paso más él me jaló de espaldas contra su cuerpo. Su pecho era puro acero. Sentí su erección contra mi espalda baja. ¿Es que el hombre quería matarme de combustión espontánea? ——— Sabes que te deseo desesperadamente——susurró en mi oído——y de no ser porque quiero que tu primera vez sea especial, en este mismo momento te arrancaría esa vestido y me deleitaría con tu cuerpo, me daría un festín contigo y me hundiría dentro de mí hasta que ambos nos volviéramos locos de placer. Mi boca estaba seca. ——— Así que para que evitemos eso vayamos a cenar, amor, te preparé la cena——terminó alejándose de mí y ayudando a quitarme el suéter. Nos sentamos a cenar, él preparó lasaña, mi comida favorita en el mundo. Consiguió helado de chocolate. Mi favorito. Seguramente habría exagerado también en eso comprando el más caro y de mejor calidad

que pudo haber encontrado. Pero ignoré eso y lo comí sin ningún remordimiento. Vincent no apartó la mirada de mí. Me sonrojé. Sólo pensar en nuestra llamada telefónica me hacía sentirme excitada. De allí la vergüenza que se extendía por mi cuerpo traicionero. Al terminar de cenar le agradecí por su detalle, como siempre, él me pidió demostrárselo con besos. Lo hice. Minutos después tomó mi bolso y sacó las dos cajas que tanto miedo me daban, es como si esperara que de un momento a otro me mordieran. Loco, lo sé. ——— Cuando los vi, pude ver perfectamente que habían sido hechos para el amor de mi vida, mi terca y deliciosa mujer que detesta mis detalles——dijo entregándome las cajas. Iba a empezar a protestar cuando habló otra vez. Él no pararía hasta que yo aceptará sus regalos. Lo dejé hablar, el pobre hombre se había esforzado buscando las cosas y yo iba de déspota a aventarle el detalle por la cara. ——— Quiero que sepas que sé que el dinero no es algo que tú busques de mí, pero yo quiero consentirte y comprarte lo que se me dé la gana para hacerte sonreír. Quiero poder comprarte el mundo entero, amor. Quiero compartir todo lo que tengo. ——— Vincent, es que yo solo te necesito a ti para sonreír y ser feliz— —expliqué poniendo mis manos en sus mejillas ya mirándolo a los ojos, quería que viera mi sinceridad——mi mundo eres tú, ni tu estúpido dinero ni lo demás me importa. Eres tú, siempre lo has sido. Por favor, entiéndelo. Me miró y sonrió. Cómo amaba su sonrisa.

——— Lo sé, cielo, pero por favor permíteme comprarte lo que quiera, dale al pobre y solitario hombre ese gusto. ——— No estás solo, me tienes a mí y a mi familia. Me besó. Su ternura me conmovió. No podía negarle nada. Y sé que me arrepentiría de lo que diría pero esperaba ponerle un límite en su momento. ——— De acuerdo, los aceptó pero quiero que te controles con tu despilfarre——respondí besándolo en su mejilla. El bufó y con motivo. Él no tenía control a la hora de comprar cosas para mí o mis hermanos. ——— Abre las cajas——insistió con la emoción infantil característica en él. Una hermosa diadema dorada. Unos aretes preciosos de oro. DEMONIOS. Lo vi contener el aliento. Estaba expectante de mi reacción. El pobre ya había sufrido demasiado. ——— Gracias, amor——le dije lanzándome a sus brazos desprevenidos y besándolo con todo el amor que sentía por él. Su sorpresa solo duró un par de segundos y respondió felizmente a mis cariños. Después de que él me ayudara a ponerme los aretes y la hermosa diadema, definitivamente estaba segura que parecía mejor arreglada para ir a un evento de gala en vez de a un sencillo bar. Vincent tenía unos pantalones negros que le quedaban ajustados y unas botas de punta de acero. Una camisa blanca que se ajustaba a la perfección y para rematar el caliente atuendo, una chaqueta de cuero. Su cabello negro estaba alborotado.

En resumen, él lucia sencillamente perfecto. ——— ¿Ya dije lo delicioso que luces? ——pregunté mientras él me ayudaba a subir a su camioneta. ——— Sí, pero no está de más que me lo repitas cuantas veces quieras——respondió con todo el esplendor de su gran ego. Puse los ojos en blanco. De alguna forma hacíamos la pareja perfecta, él con su salvaje look y yo con mi arreglado atuendo. Llegando al bar había una gran fila de gente. Valentino, Bianca, Tracy y Allison estaban esperando en ella. Nos acercamos a ellos. Nos hicieron señas para que nos formáramos frente a ellos. Lo hice, pero Vincent se quedó con el ceño fruncido fuera de ella. Todos me saludaron y comentaron el atuendo que llevaba. ——— ¿Se supone que eres…?——preguntó Valentino comiéndome con la mirada. UGH. ——— La diosa griega de mi hombre——respondí orgullosa tomando la mano de Vincent. Todas menos Valentino hicieron sonidos de burla. Ellas amaban a Vincent, como amigo, claro está. Y ellas le caían bien a él, por lo que él me dijo. Le habían agradado desde que las vio. Había dicho y no pasé por alto que no se refiriera de igual manera a Valentino. Hombres. Eran unos cavernícolas. Estaba segura que algunas veces podían tener más estupidez que coherencia.

Tracy se había puesto un vestido estilo japonés. El cual remarcaba cada curva de su cuerpo. El cabello lo traía recogido remarcando sus facciones. Lucía tremendamente atractiva. Allison se había puesto un bonito vestido blanco que daba a notar esa belleza inocente que tenía. El vestido y el maquillaje que tenía daban como resultado la típica morenaza que llamaba la atención de todos. Tenía puesto una diadema con algún tipo de orejitas de esas que encentras en una convención de anime. Bianca se había negado a disfrazarse. Aunque sí se había arreglado usando unos jeans ajustados y una camisa plateada. Su cabello estaba suelto y se movía con el viento de la noche. No podía dejar de notar la manera en que Valentino la miraba por momentos. Ella simplemente le miraba de reojo con una seria mirada que advertía que podría ponerlo en su lugar en cualquier momento. Aunque no se podía negar que también en sus ojos se miraba la atracción. Valentino tenía puesto un disfraz de vaquero. Con sombrero y botas. Los jeans desgastados se ajustaban a sus musculosas piernas. La camisa a cuadros que tenía estaba con los primeros tres botones desabrochados, mostrando descaradamente la gran formación de su pecho. No es que lo estuviera viendo. Simplemente el tarado se ponía frente a mí. Sí, le gustaba mucho hacer enojar a mi novio. Era una lástima que solo tuviera ojos para mi hombre. Porque Valentino era un gran espécimen de hombre, digno de mirar y conocer. Vincent rodeó mi cintura con su brazo y me sacó de la fila. ——— Vamos chicas——dijo haciendo caminar a mis amigas y dándole una rápida mirada a Valentino.

¿Tanto trabajo era el decir chicas y Valentino? Es decir, él era mi mejor amigo. Pero era Vincent de quién hablaba. ¡Por supuesto que sería mucho trabajo! Lo seguimos hasta la entrada, estaba por decirle que era de mala educación saltarse la fila y que el guardia que estaba allí nos mandaría al carajo. Para la maldita sorpresa de todos simplemente saludó cortésmente a Vincent y nos dejó entrar. Pude escuchar los sonidos incrédulos de los demás jóvenes que seguían aguardando para entrar. Tracy sonrió burlona por mi cara. Le guiñó un ojo a Vincent y escribió por su celular mientras buscábamos un lugar donde sentarnos. Otra cosa de la que se había encargado Vincent. ¿Es qué siempre tenía que controlar las cosas? Intenté ignorar la mirada que me daba y me concentré en disfrutar de la noche. Allison gritó emocionada cuando comenzó a sonar su canción favorita. Nos tomó de la mano a mí y a Bianca para ir a bailar. Intenté resistirme. Pero cuando Allison se proponía algo lo conseguía, por más pequeña que fuera su meta. Todas bailamos por un momento hasta que sentí unas manos rodeando mis caderas. Me tensé pero me relajé cuando vi que era Vincent. Le sonreí y bailamos hasta que recibió una llamada a su celular y tuvo que salir del bar para tomar la llamada. ——— Vamos por algo de tomar——gritó Bianca en mi oído. Tracy bailaba con su novio, completamente ajena a su alrededor. Todo el que estaba en el bar se encontraba disfrazado. Pedimos un vaso de Coca-Cola.

Seguimos bailando por un largo rato. Unas manos volvieron a ponerse en mis caderas. Sonreí y cerré los ojos sin dejar de bailar. Unos labios se acercaron a mi cuello. Me tensé. La furia recorría mi cuerpo. Ese olor no era el de Vincent. Me alejé y miré algún tipo intentando volver a acercarse a mí, antes de saber lo que hacía mi mano se dirigía a su cara. Una sonora y dolorosa cachetada. Lo sabía. De alguna forma tenía mi mano pesada, como diría mi abuela. Lo vi hacer una mueca. Antes de ser consciente de algo más, Valentino lo tenía agarrado por la camisa y estaba a punto de darle un golpe. Por algún maldito milagro Bianca y yo logramos apartarlo antes de que creara problemas y nos sacaran. Pude ver por su mirada que quería discutir. Lo conocía bien. ¿Simplemente discutir? NO. Él quería golpes. Bianca lo jaló consigo hasta llevarlo a una esquina contraria. Era mejor ignorar al hombre que seguía aturdido tallándose la mejilla. Mientras caminaba vi a Vincent acercarse. Oh no. ¡El hombre estaba que echaba humo por las orejas! Me acerqué corriendo a él antes de que pudiera cometer un error. Sí, podía ser millonario y podría tener los mejores abogados, pero eso no quería decir que nos libraríamos de tener problemas legales si él cometía una agresión contra el hombre que tuvo el mal juicio de acercarse a mí. Aventé mis brazos a su cuello y me colgué de él. Le grité al oído que no cometiera un error. Siguió caminando un par de pasos en dirección del hombre y sin otra opción hice lo primero que vino a mi mente para distraerlo. Lo besé. Lo

besé tremendamente apasionada sin importarme que estuviéramos rodeados por espectadores. Sus manos inconscientemente rodearon mi cintura y respondió a mi beso. Estaba renuente y tenía los ojos abiertos. Sus manos bajaron hasta mi trasero y me apegó a él. Solté un gemido. Sí, esa actitud machista de las cavernas no me gustaba pero funcionaba. Una eternidad después se relajó y me apartó de allí. Pude ver las caras sonrientes de Allison y Tracy. Sí, pensaba lo mismo, eso era de telenovela. Pero no era divertido si eras el blanco de atención. ——— Baila conmigo——le dije sonriendo. Sonrió de regreso y puso sus manos en mis caderas. ¿Por qué hacía tanto calor? Bailamos por largo rato. Solo éramos él y yo. Demasiado pronto me advirtió la hora de llegada a mi casa. Nos despedimos de mis amigas y de Valentino y salimos del lugar. En su camioneta sus hombros estaban tensos. ——— No me gusta ver a ningún hombre cerca de ti y menos tocándote——confesó gruñendo. Mi Vincent. Derretía mi corazón. ——— Me alegro——respondí sonriendo. Puso los ojos en blanco y me besó antes de poner en marcha la camioneta. Durante el trayecto a casa no hablamos y antes de llegar a mi casa se detuvo para besarme. ——— En verdad me gustaría hacer oficial lo nuestro——dijo mirándome con ojos de borrego. Pude ver esa vulnerabilidad que rara vez aparecía en él. Ese hombre posesivo era tan malditamente exasperante algunas veces, y era un agresivo cuando se trataba de otros hombres, pero era mío.

Me rendí. No podía negarle nada. Lo que me molestaba y gustaba por igual. ——— Bien, pronto, lo prometo——respondí. La sonrisa que iluminó su rostro me hiso sentir una calidez en mi pecho y supe que era la decisión correcta.

CAPÍTULO 20 ——— Por favor, amor——seguía insistiendo Vincent mientras hablaban por teléfono un jueves por la tarde. Desde el día de Halloween Vincent había insistido en poner una fecha del día en que hablaríamos con mi familia. Yo obviamente seguía dándole largas, hasta que su paciencia se había agotado y yo había descubierto lo buen negociador y manipulador que era. En algunas ocasiones sus besos me hacían perder la razón y sus manos me llevaban a decir una sarta de cosas incoherentes. Si bien me iba, simplemente murmuraba idioteces sumida en el placer. Lo malo era cuando se aferraba a conseguir que aceptara su proposición de ir instantáneamente a hablar con mi mamá y mi abuela. Afortunadamente en el último momento me quedaba callada y no cedía. ——— Eres tan terco——comenté. ——— Y tú una mujer testaruda——debatió él——pero aun así te quiero. Sonreí con ternura. Quería ceder y cumplirle el deseo de presentarlo como mi novio a mi familia, pero tenía miedo y era tan grande que me superaba. ——— ¿Quieres venir a mi casa a ver una película? ——cambió de tema. ¿Qué si quiero? CLARO QUE SI. Todos en mi casa estaban distraídos por lo que pude salir sin llamar la atención, para mi buena suerte ningún vecino estaba a la vista por lo que rápidamente caminé a su casa. Él estaba esperando con la puerta abierta y en cuanto puse un pie dentro de la casa me encontraba pegada a la puerta por un gran cuerpo musculoso que tanto amaba. Vincent se adueñó de mi boca con su tradicional posesividad.

DIABLOS. El hombre era adicto a mí. Así como yo lo era de él. ——— Bienvenida——susurró dándome esa mirada penetrante de lobo feroz y hambriento. Oh sí, siempre tenía una buena bienvenida a la cueva del lobo. ——— ¿Alguna vez dejarás de acapararme? ——comenté caminando a la sala. Encendí la televisión e intenté ignorar el hecho de que un gran y sexy hombre me estaba rodeando, cazándome… En ocasiones tenía una actitud tan primitiva que mis piernas temblaban solo de la idea de ser el objetivo de su atención. ——— Nunca——respondió sentándose a lado de mí en el sofá y jalándome hasta sentarme en su regazo. Me acomodé y juro que podría haber ronroneado como un gato. Tomé el control y cambié a todos los canales sin ver de qué se trataban. ——— ¿Qué película vamos a ver? ——— No tengo la menor idea——dijo dando pequeños besos en mi cuello y hombro. ——— ¿Entonces por qué me hiciste venir? Se detuvo de su provocación y me dio una mirada asustada, sus mejillas se ruborizaron un poco. ——— Quería tenerte conmigo——respondió después de unos segundos——y sé que te gusta ver películas. Astuto hombre. Ya decía yo que por algo estaba enamorada de él. A regañadientes detuve mis reclamos.

Durante casi quince minutos pasamos de canal en canal sin prestar absoluta atención. Él porque estaba más concentrado en provocarme con sus caricias, y yo en no perder la cordura con ellas. Como era de esperarse fallé terriblemente y el control remoto se encontró tirado en algún lugar del suelo. De un momento a otro Vincent estaba sobre mí, ambos nos encontrábamos tumbados sobre el sillón de la sala de su casa. Habíamos tratado miserablemente de ver la televisión cuando ambos comenzamos a jugar en serio. Amaba jugar con él. Hasta que sus manos se habían metido bajo mi camisa y había tratado de matarme de placer. Incluso con las veces que habíamos jugado de la misma forma, provocándonos, no terminaba de acostumbrarme a esa pasión carnal que provocaba en mí. Seguía siendo primeriza. De alguna forma conseguí quitarle su camisa antes de tenerlo presionado contra mí, amaba tanto su cuerpo, no podía saciarme de él. Cada vez que recorría su piel con mis manos es como si encontrara el mismísimo paraíso mezclado con el calor del infierno. Normalmente él no dejaba que llegáramos tan lejos. ¡Pero demonios, si no lo provocaría hasta el límite! A su paso llegaríamos a ser prácticamente célibes hasta que cumpliera 20 años. Toda la racionalidad de la que presumía desaparecía cuando se trataba de él. ¿Por qué esperar? Besé su hombro, dando pequeños mordiscos a su piel. Gruñó. Puso una pierna entre las mías. Gemí.

Podría morir allí mismo de placer. Con su mano acarició mi pecho sobre la tela de mi camisa. Sería mejor si no hubiera nada que se interpusiera entre nuestras pieles, de eso no me cabía la menor duda. ——— No podemos… Corté sus palabras con un beso. Se entregó a él con total pasión y sensualidad. Amaba tanto su forma de besar, a veces tierna y otra tan primitiva. Así era él, salvaje, primitivo, posesivo y a la vez tierno y cariñoso. Era tan contradictorio que no podía más que amarlo con intensidad. Se sentó llevándome a mí misma a sentarme sobre él a horcajadas. El bulto de su pantalón chocaba contra mí centro cada vez que con sus manos aferradas a mis caderas me movía contra él. Era eso, ese calor que provocaba la fricción, lo que tanto producía el placer del sexo. Diablos, si así era mientras estábamos vestidos, no podía imaginar cómo sería si nos entregáramos al amor y él se estuviera dentro de mí. Gemí en voz alta. No me podía permitir esos pensamientos, no si eran un boleto con viaje directo a “perdilandia”. Seguro yo estaría perdida si continuábamos así. No me importaba. Vincent seguía besándome sin dejar de instar a moverme contra él. No hacía falta que lo repitiera, mi cuerpo respondió por sí mismo por propia voluntad. Sus gruñidos que se formaban roncamente en su pecho me descontrolaban. Amaba oírlo gruñir. Y amaba más ser la causa de ello. Acaricié su pecho con mis manos. Sus manos se deslizaron a mi trasero. Empujándome contra él. Aumentando el placer.

——— Me enloqueces——dijo separándose de mí y dejando un recorrido de besos desde mi cuello al hombro. Dejé caer la cabeza hacia atrás concentrándome en la sensación que me causaba su cercanía. Acuné su cabeza contra mi pecho cuando estaba por apartarse de mí. No quería que su control hiciera acto de presencia. No ahora cuando estaba más enloquecida que nunca. ——— No, señor——susurré mirándolo a los ojos——esta vez no me dejarás… ——— ¿Caliente y frustrada? ——terminó por mí. Asentí. ——— Definitivamente, esta vez presionándome contra su erección.

no

lo

harás——le

advertí

Maldijo en voz alta mientras intentaba controlarse. ——— Déjate llevar——susurré acercando mis labios a los suyos. ¡Y vaya si no me obedeció! Al mismo momento en que me movía sobre él, arremetía con sus movimientos. No hacía falta añadir que no tenía cordura alguna a esas alturas. Nunca estaría saciada de él, era el hombre más caliente del universo, y lo amaba tanto que podía vivir para siempre con ese fuego interno que él provocaba en mí y amenazaba con quemarme de un momento a otro, era sofocante y a la vez adictivo. Se volvió más exigente con sus movimientos. Y yo enloquecí. La costura de sus pantalones, y agregando la dureza de su erección, logró hacerme morir y llegar al cielo. El calor aumentaba a mí alrededor. Era un bochorno insoportable. ¿Qué demonios?

Un remolino de emociones se juntaba en mi vientre. ——— Déjate llevar——exigió con voz ronca mientras me mordía un pecho a través de la ropa. Y fue el detonante de mi perdición. La tensión de mi cuerpo se liberó y un escalofrío recorrió mi cuerpo al tiempo que el mundo perdía importancia para mí. Sólo existía el placer indescriptible que sentía. Estaba segura que había gritado al sentir ese primer orgasmo. En algún momento escuché a Vincent maldecir en voz alta, diciendo mi nombre y palabras amorosas mientras sabía que él mismo había alcanzado su placer. Cuando por fin termino, después de una eternidad de pocos segundos, me derrumbé contra él. La fuerza había abandonado mi cuerpo y Vincent me había acunado contra él. Ambos permanecimos en silencio. El calor por fin disminuía. ——— Te amo——murmuré con los ojos cerrados mientras me recostaba contra él y hundía mi rostro en su cuello. ——— Te amo más, bebé——respondió abrazándome fuertemente. Permanecimos en un silencio cómodo. ——— ¿Cómo estás? ——preguntó tiempo después. Hice un inventario de las emociones y sensaciones que sentía. Sonreí. ——— Tan satisfecha y feliz que podría ronronear——expliqué besando su mandíbula. Me miró a los ojos y me dio esa sonrisa coqueta. ——— Me gusta cuando ronroneas.

——— No lo he hecho——me quejé indignada. ——— Claro que sí, no te das cuenta pero cada vez que te toco lo haces——aseguró besando la punta de mi nariz y moviendo su mano a un pecho mío. Respondí con un sonido que perfectamente él podría interpretar por ronroneo. Demonios. Está bien. Él tenía razón. Pero ni loca se lo admitiría. Su ego ya estaba lo suficientemente grande para yo agregarle motivos de grandeza. ——— ¿Podemos hacer oficial nuestra relación? ——pregunto de repente mientras me daba esa dulce mirada. ¡Me había engatusado! Podría haberme sentido indignada y ofendida si tuviera la más mínima fuerza para hacerlo, pero para mí desgracia después de lo que acabábamos de hacer me encontraba vulnerable. Bueno, al carajo todo. ¿El hombre quería dar a conocer nuestra relación con mi familia? Está bien, que lo hiciera. El que por su propio gusto se arriesga… ——— Está bien——accedí finalmente. Ya eran suficientes evasivas, que de un momento a otro podrían darme el portazo en la cara. ¿Y la sonrisa que me dio? Por ella había valido la pena. La emoción que él tenía era indescriptible. Tan pronto había accedido a su petición me había llevado corriendo a su recámara para que nos volviéramos a poner presentables para ir a mi casa. El miedo crecía en mí pero trataba de ignorarlo. Era imposible. Después de salir de su baño, pareciendo que estaba decente y que recién no había cometido travesuras con mi novio, encontré a Vincent poniéndose unos jeans nuevos.

DEMONIOS. ¿Por qué tenía que tener un gran cuerpo? Me sería difícil de superar o acostumbrarme a ese hombre. Era casi intimidante. Y de no ser porque tenía una seria obsesión por él habría salido corriendo para apartarme del peligro que él representaba. Me atrapó mirando completamente embobada y me guiñó un ojo. Me sonrojé pero no aparté la vista. Se puso una sencilla camisa blanca. Lucía tan relajado. Y ahora que lo notaba había dejado de usar sus pretensioso trajes de vestir desde hace tiempo. Se acercó a mí y me dio un beso en la frente. ——— Todo estará bien, lo prometo——dijo como si hubiera detectado el miedo que se incrementaba en mí. Pero confiaba en él ciegamente. ——— Te creo. Tomó mi mano entre la suya. La mía era muy pequeña en comparación con la de él. Pero me gustaba la combinación que formábamos. Salimos juntos hacia mi casa cuando estaba por atardecer. En mi casa nos mantuvimos en silencio, acordamos que la ocasión ideal sería después de la cena. Mi mamá y mi abuela hablaban animadamente con él mientras preparaban la cena, yo jugaba Monopoly con mis hermanos. Debido a mi desconcentración perdía en manos del codicioso de Peter. La cena fue igual que siempre, todos hablando de cualquier cosa que sacaban sonrisas en los demás.

Cuando ayudé a recoger los platos y sonsaqué a mis hermanos para subir a jugar a la sala de televisión, estaba por decir las palabras que había planeado en mi mente. ¡Pero era imposible! Prácticamente estaba temblando de nervios. Vincent me dio una mirada alentadora. ¡Cómo no, él no tenía que decir nada por ahora! Lo maldije con la mirada por la situación en que estaba. No era algo maduro de hacer pero me ayudaba descargar esa tensión que tenía. ¡Podría darme un ataque allí mismo! Infierno. Si eso que estaba por hacer no era prueba de mi amor por él, no sabía qué lo sería. Me dije mentalmente. Conté a diez. Quince. Veinte. Demonios, era ahora o nunca. Y con esa oleada de valor me acerqué a mi mamá antes de acobardarme. ——— Mami, ¿Podemos hablar? ——le pregunté. Bien, no era lo esperado, pero era un buen comienzo. ¡Sí, Athena! Me animé a mí misma. Y entonces por la mirada que me dio mi mamá, todo mi valor se esfumó cobardemente dejándome sola en primera fila para llevarme a la horca. ——— Bien, hablemos. Sí, a veces mi dulce y cariñosa madre podía ser tan intimidante como un toro. Tragué. Ahora o nunca. Y con ello tomé una última bocanada de aire.

CAPÍTULO 21 El único problema de todo era que mi cobardía ganaba terreno y no sabía qué decir, mi mamá me miraba con desesperación y preocupación. Así que dije lo primero que vino a mi mente tratando de ignorar el hecho de que balbuceaba torpemente por los nervios. ——— Bueno, la cosa está así——tragué saliva y continué—— bueno… ¿Recuerdas que te dije que estaba enamorada? Bueno, resulta que esa persona también me quiere…y enserio no quiero que te enojes, porque de verdad soy feliz… ——— ¿Cariño tienes novio? ——preguntó mi mamá compadeciéndose de mí y tratando de que llegara al punto clave de la conversación. Asentí tímidamente. Mi abuela y ella sonrieron abiertamente. Nos sentamos en la sala para lo que de seguro sería una larga charla. ——— Bueno, no te quedes callada, cuéntanos más——me alentó mi madre. Miré de reojo a Vincent. Y a pesar de los nervios, un poco de esperanza y calidez se expandió dentro de mí, él era el hombre al que amaba, para bien o para mal, mi corazón le pertenecía y me encontraba orgullosa de ello. Orgullosa del amor que había entre ambos. ——— Bueno, como les había dicho, es un gran hombre, me hace sonreír con sus tontería, y es controlador y tan malditamente desesperante algunas veces, pero lo amo y sé que me ama también. Puede ser muy celoso pero me cuida y es muy tierno. Tiene un gran corazón.

Mi mamá sonrió. ——— Hija, quiero conocerlo cuanto antes——me interrumpió guiñándome un ojo. Tragué saliva y me preparé para lo que se avecinaba. ——— Bueno, precisamente para eso quería hablar contigo, mamá…Vincent es el hombre que amo. Una mirada incrédula. Una mandíbula caída. Un silencio espeluznante. La ira apareciendo. Una moderación mínima. Y finalmente la explosión. Mi madre comenzó a gritar histéricamente, primero a Vincent, luego a mí, y así turnándose para regañarnos hasta que al final nos gritó a ambos por igual. Mi abuela trataba de reprimir una sonrisa. A duras penas lo lograba. Me guiñó un ojo y a Vincent también. ——— Y tú no seas una alcahueta——le advirtió mi mamá dándose cuenta del gesto. ——— Cariño——le respondió——tampoco exageres, desde un principio pudimos verlo venir, son tal para cual. Mi mamá siguió gritando mientras daba vueltas como un tigre encerrado alrededor de la sala y del comedor. En algún momento me había acercado a Vincent y le había tomado la mano, él envolvió mi mano entre las suyas y me dio un beso en la frente dándome consuelo. Me relajé. Valía la pena enfrentar a mi mamá por él.

Ella le dio una larga mirada. ——— Vincent, al estudio, ahora——dijo simplemente con voz calmada, la que era peor que una voz furiosa. Mi abuela entró primero al estudio, mi mamá se quedó en la puerta esperando sumamente tensa. ——— ¿Cómo pudiste ser tan irresponsable, Vincent? ——preguntó mi mamá dándole una mirada asesina. ——— Mamá——traté de interrumpir pero él me lo impidió con la mirada. Asentí y dejé que me besara en la frente antes de entrar al estudio donde mi mamá cerró la puerta de un portazo ruidoso. Me quedé en la sala esperando. Los nervios me carcomían. No podía aguantar. ¿De qué hablaban? ¿Mi madre nos obligaría a separarnos? ¿Lo perdería? ¿Él tendría problemas? DIOS MIO. Eran tantas las preocupaciones que tenía. Me senté en el sillón de la sala y esperé resignada el resultado de todo. *****

Vincent ——— Bien, ¿Qué diablos pensabas al meterte con mi hija? —— gruñó la madre de Athena. Antes de entrar al estudio había notado los nervios de Athena, y espera que con el beso que le había dado se hubiera calmado un poco.

Sabía que la situación sería difícil, Athena era menor de edad, aunque no por mucho, pero al fin y al cabo menor. Pero demonios, no me podía mantener alejado de ella. Se había robado mi corazón de golpe. Sin darme oportunidad de resistirme. Y pelearía por ella. Me importaba un carajo el mundo, sabía que ambos éramos tal para cual. Ella era lo que podría asegurar mi alma gemela. Lo había sentido desde el primer momento en que la vi, en que hablé con ella. Cada mirada que me dedicaba me lo confirmaba. Y sería egoísta porque no le dejaría ir. De alguna forma conseguiría tenerla para mí por el resto de mi vida. No era exagerado. Ella era mi vida. Y quería estar con ella hasta el final aunque ella no me lo creyera. ——— Señora Rousseau, amo a Athena——expliqué con toda sinceridad. Me dio una larga mirada. La situación era difícil cuando ella y la abuela de Athena eran como una segunda familia para mí. ——— Puedo verlo en tus ojos, Vincent, pero ella es menor de edad— —razonó ella. ——— ¿Cree que no lo sé? Pasé más de 6 meses apartado de ella, sin querer hablarle, pero no tuve control de la situación. No tengo control de mis sentimientos. ——— Cariño, ¿Hacia dónde irá esto? ——intervino la abuela. Entendí su punto enseguida. ——— Sé qué pensarán, que estoy jugando con su hija, pero como le he dicho a ella, no tengo intención de abandonarla. ¿El proyecto por el

que vine aquí? Cuando se termine no me iré, no la dejaré. Si es necesario tomar medidas extremas, lo haré. Pero seré egoísta y seguiré mi corazón, y mi corazón es ella. Para bien o para mal, la vida nos juntó y no puedo dejarla ir. Toda la intensidad de mi amor estaba en esas palabras. Los largos años de vida me habían enseñado que la soledad es el precio del éxito. Había estado el suficiente tiempo solo como para saber cuándo era el momento de aceptar la compañía. Athena, esa pequeña y dulce mujer, se había metido en mi piel. Y ahora que estábamos juntos me sentía por primera vez como si viviera, como si respirara por primera vez. Si era necesario, la cazaría, haría lo que fuera por mantener el amor que ella sentía por mí. ——— Mira, quiero que entiendas, como madre me preocupo, porque son 11 años de diferencia entre ustedes, y no sabes las ganas que tengo de sacarte de su vida, de protegerla——explicó ella sentándose detrás del escritorio. ——— Lo entiendo——añadí. ——— Pero también sé que ella es más madura que cualquiera de su edad, demonios, si hasta se encarga de sus hermanos y trabaja para ahorrar y pagar su universidad. Ella ya no es una niña, aunque me cueste aceptarlo. Y no puedo intervenir en sus decisiones. Y no sabes lo difícil que es esto, pero prefiero estar informada de la relación entre ustedes, y no me puedo negar, sólo te pido que la cuides, no la lastimes. >>Sé que esto es una locura, pero prefiero tenerlos conviviendo bajo mi techo, que desaparezcan a Dios sabe dónde y les suceda algo. ——— ¿Eso quiere decir que tenemos su permiso? ——pregunté feliz e incrédulo. Ella asintió a regañadientes, pero sonrió un poco.

——— Te he llegado a conocer estos meses, eres maduro, responsable y te prefiero a ti que a algún adolescente drogadicto, aunque trataste groseramente de quitarnos nuestra casa. Bien, tenía el consuelo de ser mejor partido que un adolescente drogadicto. Por otra parte sentí mis mejillas sonrojar, había comprado varios terreros alrededor para la empresa, la casa de la familia Rousseau había estado en la lista de casas por adquirir, pero después de conocerlos, había desistido. No quería la casa, quería a Athena, la quería como mi esposa, maldición. ——— Les juro que no la lastimare, ella es el amor de mi vida, aunque suene cursi, solo busco la felicidad y la seguridad de ella. Prometo que no se arrepentirán de darme el honor de permitirme ser la pareja de ella. ——— Más te vale que la cuides——me advirtió una vez más. ——— Bienvenido a la familia, hijo——intervino la abuela dándome un guiño——yo sabía que terminarían juntos. La mamá de Athena puso los ojos en blanco ante las palabras de su suegra. ——— Aún te falta hablar con su padre——me dijo con una mirada satisfecha. ——— Tenga por seguro que lo haré, también hablaré con Louis y Peter, esos niños tienen que darme el visto bueno. Seguimos hablando por un momento, para la madre de Athena no era fácil aceptar que el novio de su hija fuera mayor que ella, pero con su amor de madre la estaba dejando salir del nido y vivir la vida, sin impedimentos en contra de su felicidad. Reconocía el valor que había que tener para hacerlo. La mayoría de las madres armarían alboroto y de alguna u otra forma apartarían a sus hijas de esos pretendientes que no les gustaban. La madre de Athena no.

Ella depositaba su confianza en su hija, y respetaba las decisiones que tomaría, pero no dudaba que al menor error que cometiera y que lastimara a su hija, entonces sí, ella vendría con la hacha a por mis pelotas. ——— Le juro que por sobre todas las cosas siempre veré por la felicidad y la salud de Athena——comenté mientras ella se levantaba de la silla y caminaba a la puerta. ——— No esperaría menos de usted, Sr. Coleman——respondió quedamente. Salí del estudio y le di una mirada a Athena, podía ver a simple vista lo nerviosa que se encontraba, si pudiera impediría el regaño que recibiría de su madre, pero en eso no tenía el menor derecho de intervenir. La puerta del estudio se cerró con Athena, su mamá y abuela dentro. Me senté en la sala. Ahora sabía de dónde venían los nervios de Athena. No era sencillo esperar allí por un veredicto. Pensé en la primera vez que vi a Athena, ella había estado con una cara soñolienta y molesta cuando se había iniciado la construcción de la sede mexicana de mi empresa. Ese día habíamos tirado una construcción que habíamos comprado. Eran muchas las inversiones para haber logrado el edificio de oficinas en esa ubicación. Desde un principio me había negado en poner la ubicación en la zona central de la ciudad o incluso en las afueras donde se comenzaban a desplazar las oficinas de las grandes instituciones. Por alguna razón sabía que este lugar sería especial. Y ahora sabía por qué. Me sentía tan atraído a Athena que no podía pensar con coherencia, me había convertido en otra persona cuando la conocí. Me ablandó. Aunque solo para ella y su familia. Fuera de ese círculo seguía siendo el empresario serio y feroz que podía despedirte si eras irresponsable o cometías un error. Me tomaba muy enserio los negocios.

Pero cuando se trataba de mi pequeña mujer solo quería colgarla sobre mi hombro y llevarla a mi cama para reclamarla como mía y no dejarla ir. Quería formar una vida con ella y darle todo lo que quisiera. Quería que el mundo supiera que era mía. Demonios, la quería portando mi apellido con orgullo. Que dijera, refiriéndose a mí. Quería su amor. Su cuerpo. Ser la causa de su felicidad. Quería todo de ella. Y era un bastardo egoísta por quererlo y luchar por tenerla, pero no podía si quiera esperar los pocos meses que faltaban para su décimo octavo cumpleaños. No, unos pocos minutos estando separado de ella eran una tortura, de pendejo me arriesgaría a 3 meses de tortura. ¿Quién dijo que si amas algo, déjalo ir? Obviamente no me conocía, ahora que por fin amaba a alguien y que había sentido el verdadero amor, ni muerto la dejaría ir, eso era de cobardes débiles, si se ama algo, se lucha por ello, sin importar nada permanecías al lado de esa persona, sólo ese era el verdadero amor. Y es por eso que había decidido llegar hasta el final de las consecuencias por el amor que había entre ella y yo.

CAPÍTULO 22 Athena La puerta se abrió y Vincent salió, los nervios me habían enloquecido pero él me dio una tierna mirada que llegó muy dentro de mí y me calmé. Mi mamá esperaba en la puerta del estudio, era mi turno y sentía como si estuviera dando un paso más al matadero mientras me acercaba a entrar al cuarto. Mi abuela estaba sentada en una silla intentando reprimir una sonrisa. Mi mamá se sentó detrás del escritorio. Seguí su ejemplo y me senté frente a ella. Me miró por unos segundos. ——— ¿Quieres explicarte? ——dijo por fin. Pensé en los miles de argumentos que podría decir. Opté por el más honesto y resumido. ——— Mamá, lo amo, no puedo evitarlo y lo siento si te fallé, pero ni siquiera yo soy perfecta, cometo errores, pero en el fondo de mi corazón sé que este no es uno. Se ablandó un poco con mis palabras. Un poco era algo, cuando mi mamá se lo proponía podía dar miedo ——— Hija, quiero que entiendas que como madre me cuesta mucho aceptar que te involucres con alguien mayor que tú, ¿Qué clase de madre soy si lo acepto? ¿Pero, en qué clase de madre me convierto si destrozo tu felicidad? Debes saber que me pones en un dilema, quiero apartarte de ese hombre y meterte en un maldito convento, pero te conozco y sé lo responsable que eres y la madurez que tienes, no puedo impedirte vivir tu vida pero sí puedo apoyarte y protegerte, estar

a tu lado, tener tu confianza y la convicción de que ambas tendremos una buena comunicación con respecto a este tema. >>Consideré seguir gritándote, pero haciéndolo no llegaré a nada contigo y te apartaré de mí, es por eso que decidí no interceder por ahora, pero si él de alguna manera te lastima juro por Dios que lo mataré y le sacaré los ojos. Podría haber llorado ahí mismo, tenía la mejor mamá del mundo, sabía que enloquecería pero también sabía que confiaba en mí para tomar mis decisiones. Es algo que siempre había hecho ella, a pesar de que en sus ojos veía que seguía siendo la pequeña niña que siempre la necesitaría. No tenía miedo de equivocarme, porque sabía que si sucediera, ella estaría allí para ayudarme a levantarme. Me levanté y me acerqué a ella. La abracé fuertemente y la besé muchas veces en su mejilla con sonoros besos. Sonrió y me abrazó fuertemente, me sentí protegida y amada. Tenía la mejor mamá del mundo. Comprensiva, protectora, responsable, afectiva, trabajadora, confiada. Ella lo era todo para mí. ——— Gracias, mami——susurré. ——— De nada, cariño, por favor, tenme la confianza de contarme cualquier cosa. ——— Lo haré, mami, lo juro. ——— Bueno, salgamos. Seguramente Vincent estará igual de nervioso que tú. Dijo ella poniendo los ojos en blanco. Sí, la mejor mamá del mundo. Me giré hacia mi abuela. ——— Te quiero, abuelita——le dije abrazándola también.

Me dio un beso en la frente. ——— Siempre supe que serían pareja——comentó orgullosa como si fuera la viva encarnación de cupido en versión femenina——y te quiero, mi niña, por eso sé que estarás en buenas manos con él, créeme. Salimos del estudio y caminé hacia un Vincent nervioso que caminaba de un lado a otro. Mis hermanos estaban sentado viéndolo y por la sonrisa que tenían, supe que él había hablado con ellos. Me acerqué a él. Lo abracé rodeando su cintura. Me devolvió el abrazo y miró a mi mamá. Ella asintió. ——— Confío en que cuidarás de mi niña y te vuelvo a repetir, hazla llorar y te arranco los ojos——dijo con voz engañosamente dulce. ——— No tiene de que preocuparse. Mis hermanos se acercaron a él. ——— ¡Genial! ——simplemente dijeron chocando los puños con él. Puse los ojos en blanco. ——— Son tan molestos——comenté despeinándolos de la manera que sabía que odiaban. Se quejaron de la misma manera que lo hacían cuando tenían menor edad. ——— ¿Entonces es tu novio? ——preguntó Louis con los ojos esperanzados. Sí, ellos lo adoraban. ——— Sí, lo somos——respondí con orgullo. ——— ¡Asombroso, tengo un cuñado! ——gritó emocionado. Dios, esa familia tan maravillosa que tenía me haría llorar de felicidad.

Era tan afortunada. Peter me guiñó un ojo. Después de pasar un tiempo juntos platicando en la sala, Vincent se despidió de todos. Lo acompañé a la salida y cuando estuve segura que no nos veían lo besé. Fue un beso relativamente inocente, teniendo en cuenta que muy probablemente mis hermanos espiaban desde las ventanas. Vincent puso sus manos en mis mejillas y dejó de besarme. Sus ojos tenían tanta intensidad. Él era como el sol, era tan brillante, que podría consumirme si lo miraba demasiado. Su cercanía me hacía arder, literal y metafóricamente hablando. ——— Te amo, pequeña. ——— Te amo también, cavernícola——respondí. Gruñó suavemente por mi comentario. ——— ¿Cavernícola? ——pregunto incrédulo. ——— Exactamente, tienes la actitud de uno——le expliqué. Tomó represalias mordiendo mi labio inferior con sus dientes. Primero suavemente y después pasando su lengua sobre él. Hacía todo lo posible por no gemir en voz alta. Finalmente se alejó de mí y yo di un paso atrás. ——— Buenas noches, Vincent. ——— Buenas noches, pequeña——respondió acariciando mi mejilla y haciéndome entrar en mi casa. Lo hice. Toda mi familia me hiso burla y pude sentir mi cara ponerse roja.

Esa noche dormí con una sonrisa en mi rostro y una paz serena en mí ser. ***** El día siguiente Vincent se encontraba en la cocina con mi abuela haciendo el desayuno, esos dos eran tan unidos que me provocaban un nudo en la garganta que me impedía hablar. Yo estaba en una maldita pijama de felpa. Un pans y camisa sin mangas. Ambos color morado. Cuando se dio la vuelta y me vio sonrió tan felizmente que corrí a abrazarlo. Ni siquiera me importaba que mi abuela estuviera allí, lo besé con ganas y rodeé su cuello con mis brazos. Se inclinó para alcanzar mi cintura y la rodeó, apegándome a él. ——— ¡Ugh! No frente a mí——se quejó Peter en la entrada de la cocina. Nos separamos sonriendo. ——— Déjalos ya, Peter——le regañó mi abuela. No me perdí el hecho de que ella miraba con sus ojos emocionados la escena. ¿Qué había hecho Vincent para ganarse mi familia? Nuevamente se demostraba el hecho de que no había quién se resistiera a él. Desayunamos todos juntos y el día pasó como era de costumbre. Desde que conocía a Vincent lo había visto muy relajado, era casi imperturbable, normalmente lo veía todo el tiempo en mi casa, o incluso había días en los que yo iba a la suya y pasábamos juntos el resto del día. Algunas veces tenía que atender llamadas de su trabajo, y lo veía prácticamente volverse otra persona, era duro, frío, inflexible y exigente. Casi rayando a lo súper intimidatorio.

Esos eran momentos en que me quedaba fascinada observándolo. Parecía tan solitario y amargado. Hasta que me acercaba a él y comenzaba a acariciar mi cabello despreocupadamente. Con eso era cuando su tono de voz se tranquilizaba y sus músculos se relajaban. Casi podía sentir el alivio de la persona con quien hablaba cuando eso sucedía. Y había ocasiones en las que él tenía que trabajar a través de su laptop, no me gustaba verlo sentado frente a ella frunciendo el ceño y concentrándose forzosamente en lo que sea que él hiciera. Y sí, igualmente yo intervenía para intentar relajarlo. Me sentaba a su lado y la daba un masaje a sus hombros o cepillaba su cabello con mis dedos. Él instantáneamente se inclinaba hacia mí. Era tal la confianza que había entre los dos, cada día me era más difícil recordar cómo había sido mi vida antes de él. Y con eso, los días pasaban, con la relación entre los dos fortaleciéndose a tal punto que bien podríamos haber sido una pareja real, casada, y pensar en ello provocaba un miedo en mí. Un miedo que daba paso a la expectación. Amaba tanto a Vincent, que sus locas ideas de un futuro entre nosotros cada vez echaba más raíces dentro de mí. No me pregunten por qué, pero tenía un miedo irracional al matrimonio, eso nunca había entrado en mis planes a futuro. Hijos: sí. Casa y un auto: sí. Empleo: sí. Una mascota: sí. Marido: no.

Quizá me imaginaba teniendo una pareja, alguien a quien amara y con quien viviera, alguien con quien tener hijos y pasar las noches a su lado, pero no podía soportar encontrarme atada por un papel. El matrimonio era un compromiso. Y yo estaba dispuesta a comprometerme con un hombre, quizá con Vincent, pero un papel no significaba nada para mí. En mi corazón y en la vida él sería como mi marido. Pero me negaba a una boda y a firmar los papeles. Independientemente de eso, Vincent me tenía con la cabeza llena de peguntas, y la maldita esperanza e ilusión comenzaba a crecer en mí. No sabía qué futuro esperaba tener, pero no era tan ilusa como para creer que lo que había entre nosotros fuera cosa a largo plazo. No podía imaginarme siendo tan afortunada de tener a Vincent solo para mí el resto de mi vida. Por otra parte, sus constantes comentarios e insinuaciones hacían mella en mi fortaleza de no hacerme ilusiones. Ni siquiera podía creer que después de unos cuantos días de haber anunciado nuestra relación con mi familia, estuviera allí, como si perteneciera desde siempre, acostada en la cama de Vincent mientras él trabajaba en el escritorio de su recámara. Prácticamente él golpeaba el teclado mientras me hablaba tranquilamente, ni siquiera porque se suponía que tenía trabajo podía dejar de coquetear conmigo. ——— Concéntrate, Vincent——lo regañé mientras cambiaba los canales de la enorme televisión de pantalla plana. No había nada que ver. Vincent gruñó. Sonreí con suficiencia. Él se distraía con facilidad. Y en ese momento estaba acostada entre sus muchas almohadas suaves y esponjosas mientras veía la televisión. O fingía hacerlo.

Con su rapidez habitual se acercó a la cama con esa manera tan sexy de caminar. Ni siquiera podía apartar la mirada de sus caderas. ——— ¿Sabes lo difícil que es concentrase cuando tengo a la mujer más bella, la cual es el amor de mi vida, acostada en mi propia cama? ——gruñó sensualmente mientras tomaba mis pies y me jalaba hacia la orilla de la cama, hacia él. Antes de acostarme me había quitado los zapatos, y me arrepentía porque las manos de Vincent e hacían ligeras cosquillas en la planta del pie. Grité y me quejé en voz alta mientras trataba de retorcerme y alejarme de él. ¿Qué podía decir? Me gustaba jugar con mi hombre. Al final, Vincent se acostó sobre mí, cuidando de no depositar todo su peso pero sí el suficiente para que dejara de retorcerme. Paré de reír, la cosa se ponía buena. ——— Te amo tanto——dijo mirándome. Me derretí. Era un amor de hombre. ——— Yo te amo más, mi sexy cavernícola dominante. ——— ¿Dominante, eh? ——comentó coquetamente moviendo sus cejas. No pude evitarlo, me reí. ——— Me encantas cuando eres dominante——respondí abrazándolo con mis brazos. Él besó mi cuello y hombro. Gemí. ——— Jamás podré tener suficiente de ti, eres adicta——gruñó mientras hundía su rostro en mi pecho y tomaba un respiro de la piel entre mi escote——me gusta como hueles. A mí también me gustaba como olía él, era una maravillosa mezcla entre loción cara y masculinidad. Era indescriptible. Lamentablemente, no tenía la capacidad de hablar en esos momentos.

——— No puedo esperar para el momento en que seas mía——siguió diciendo mientras me mordía un seno a través de la camisa. Me arqueé hacia él y cerré los ojos extasiada. ——— Ya soy tuya——logré explicar. Me miró mientras descendía y besaba mi estómago. Sus manos acariciaban mis piernas mientras las abría y lo acunaba entre ellas. Él gimió y se frotó contra mí, amaba cuando lo hacía, a pesar de que aún estábamos completamente vestidos, yo lo preferiría desnudo. ——— Te quiero tanto que muero de miedo de pensar en perderte— —dijo mientras me besaba y seguía moviéndose contra mí. Movía mis caderas como respuesta y perdí todo pensamiento coherente cuando en segundos sentí mi orgasmo iniciarse. Como si pudiera leerme la mente, se movió más fuerte contra mí, consiguiendo la presión y fricción exacta en ese lugar adecuado. Grité mientras alcanzaba el éxtasis y lo sentía moviéndose a sí mismo más fuerte y gimiendo mientras él encontraba su propio placer. Desde que había quedado claro que él no pensaba hacerme perder la virginidad en un futuro próximo, optamos por alcanzar nuestro placer por otras alternativas. Siempre era placentero experimentar juntos nuestros placeres. Se acostó y me jaló contra él para quedar pegada de espaldas contra su pecho, me rodeó con su brazo y hundió su rostro en mi cuello, besándome y lamiendo perezosamente. No tenía ninguna objeción, me encantaba que él me tocara. Su mano bajó con mi vientre y acarició la piel mientras alejaba la tela de mi camisa de su camino. ——— No puedo esperar por el día en que tu vientre se hinche y crezca por nuestro hijo dentro de ti, será tan jodidamente maravilloso——ronroneó acariciando mi vientre. Me quedé congelada, ——— ¿Quieres un hijo? ——pregunté en un susurro.

Supe que estaba frunciendo el ceño mientras me hacía moverme para quedar ambos abrazados de frente a frente. ——— Demonios, ¿Contigo? Por lo menos una docena——respondió mirándome a los ojos y midiendo mi reacción. No tenía palabras. El suspiró. ——— Pequeña, te lo he dicho, te quiero y para siempre, hasta la muerte, quiero que juntos experimentemos el amor, quiero hacer especial tu primera vez, quiero estar a tu lado mientras cumples tus sueños, mientras estudias, quiero que vivamos juntos y discutamos porque dejo abierta la pasta dental, quiero que me regañes porque cada día y a cada minuto quiera tenerte bajo mi cuerpo y estar hundido profundamente en ti, quiero que viajemos y estés conmigo en todos esos eventos sociales tan molestos. >>Quiero que juntos escojamos una casa donde formar nuestro hogar, quiero consentirte y encapricharte como mi reina, quiero tener contigo muchos hijos y quiero envejecer a tu lado. Quiero que peleemos y nos reconciliemos, quiero hacer que te enamores cada día de mí, te quiero para siempre a mi lado. Te quiero para mí. Quiero que quieras tenerme, quiero ser tu hombre, el amor de tu vida, el único hombre de tu vida, además de nuestros futuros hijos. Ya me encontraba llorando desde antes de que acabara, odiaba hacerlo, pero sus palabras me afectaban tanto que no podía quitarle la ilusión de una boda conmigo. Debía ser sincera. ——— Vincent…——comencé a decir pero me interrumpió. ——— Oh, no, no ese tono de voz. Puse mi mano en su boca y lo callé. ——— Vincent, como te decía antes de que me interrumpieras, yo no esperaba que hablaras enserio con eso de ponerte en serio conmigo. Tienes que entender lo difícil que es creerme lo afortunada que soy al tener un hombre tan maravilloso como tú. Te amo, te amo como a nada más, y si el destino lo quiere, quiero complacerte y hacerte feliz

por el resto de nuestras vidas. Estaría dispuesta a complacerte en todo. >>Dios sabe lo mucho que amaría vivir contigo, formar un hogar, despertar cada día a tu lado, cocinar para ti, son cosas que amaría. ¿Hijos? Por supuesto que me encantaría, ese siempre ha sido mi sueño y tenerlos contigo sería mi mayor felicidad. Vincent, estaría dispuesta a todo, menos a casarme. Una boda no tiene un significado para mí, el compromiso está en la persona, no en un pedazo de papel. Así que, quería aclárate eso. Si tú quieres podemos cometer cualquier locura, demonios, vayámonos a la playa un fin de semana y hagamos el amor como conejos calientes, fuguémonos al fin del mundo o a la selva, a tu lado iría al mismísimo infierno, pídeme lo que quieras, pero no una boda, si tú quieres en un futuro iniciemos una familia, vivamos juntos, lo que quieres, pero no puedo darte la ilusión de una boda. ¿No sé si me entiendas? Lo miré, guardó silencio. Me miró y me besó. ——— Paso a paso, soy feliz de que aceptes lo más importantes, los hijos, vivir juntos, todo eso, la boda no será algo que te fuerce a hacerlo pero no dudes que no dejaré de intentar que un día nos casemos. Por ahora, no lo haremos, lo entiendo. Respeto tu decisión. Y hay algo más importante: los hijos. ——— ¿Qué tienen los hijos? ——— ¿Cuántos quieres? ——preguntó curioso. ——— Por lo menos tres. Sonrió complacido y me apretó contra él. ——— Dios, te amo tanto. ——— ¿Tu cuántos hijos quieres? ——le respondí de regreso, tenía curiosidad. Lo pensó un momento. ——— Muchos, pero sería plenamente feliz con los que Dios nos mande.

——— ¿Es enserio? ¿Te das cuenta que llevamos poco meses de novios y me estás hablando de vivir contigo y tener hijos? Diablos, tienes suerte que no huya espantada de ti. Él puso los ojos en blanco. ——— Pequeña, estoy seguro que no te negaras a mis peticiones, me amas tanto o más que yo a ti, ¿Serías capaz de alejarte de mí? ——— No——respondí con sinceridad. Él sonrió. ——— ¿Lo ves? No podemos alejarnos, somos la pareja perfecta, somos almas gemelas, eres jodidamente perfecta para mí y yo lo soy para ti. Le sonreí, cuando quería él podía ser cursi y romántico. Pero demonios, lo amaba tanto que la ilusión se había incrustado plenamente en mí, sabía que si por alguna razón lo nuestro terminaba, estaría destrozada. Por el momento, disfrutaría de cada día con Vincent.

CAPÍTULO 23 El día había llegado. Sabía que llegaría en algún momento, pero aun así estaba muerta de miedo. Mi padre vendría un fin de semana. En dos días él estaría allí en nuestra casa. Y tendría que hablarle sobre mi relación con Vincent. No es que él no supiera que tenía un novio. Lo sabía. Le había hablado sobre eso por teléfono. ¿Su respuesta? Quería conocer al hombre que le había robado el corazón a su princesa, palabras de él, no mías. Era tan jodidamente aterrador pensar en el momento en que le tuviera que decir que el hombre al que amaba era alguien mayor que yo, no es como si pudiera regañarme moralmente, mi mamá y él tenían una diferencia de edad de 9 años, y eran felices. Eso debía de contar. Esperaba que contara. No podía imaginarme si no pudiera ser capaz de estar con Vincent, él se había metido debajo de mi piel, era una parte esencial de mí. Era mi complemento. Maldición, él era mi todo. Y era tan malditamente atemorizante pensar cuán lejos se había incrustado en mi corazón, jamás podría haberme imaginado viviendo esa situación, mucho menos podría haber llegado a imaginar que el hombre al que amaba estaba tan malditamente forrado de dinero y era mayor que yo. Tenía que admitirlo, aunque no quisiera. Las posibilidades estaban en contra nuestra.

Era sábado, y a diferencia de otros días parecidos, no saldría con Valentino, él viajaba por unas semanas para poner todas las cosas familiares en orden. No podía imaginar cuales eran esas cosas y no podía preguntarle, no aún. Él necesitaba silencioso por el momento. ——— Te amo——susurra Vincent mientras me besa tiernamente en el hombro. Sonreí instantáneamente. Él era el mejor novio del mundo. No podía ser alguna vez más feliz de lo que lo era con él. ——— Te amo más——respondo mientras apago la consola Xbox que estaba jugando con mis hermanos, quienes nos miran divertidos y al mismo tiempo asqueados. Todavía eran muy pequeños para entender lo que era amar a alguien. ——— Chicos, ¿Por qué no se arreglan y salimos los cuatro a un lugar especial? ——les preguntó Vincent. ——— ¡Claro! ——gritó Louis mientras jalaba a Peter a su habitación. ——— ¿A dónde quieres ir? ——lo miré mientras me levantaba del sillón. Eran las 9 am y todavía estaba en pijama. Sí, Vincent no tenía un buen horario a la hora de venir a mi casa, las 9 eran tarde para él, al contrario de mí, que consideraba que aún era terriblemente temprano. Pero me levantaba temprano por el placer de tener a Vincent conmigo. ——— La hacienda——responde sencillamente. Bieeeeen. El misterio es algo que siempre está en él. Decido no discutir. Sólo por esta vez.

——— Buen día, mi niña, Vincent——dice mi mamá que sale de su habitación vestida para ir a su trabajo a la biblioteca. ——— Buen día, Amanda——responde Vincent. Desde hace algún tiempo comenzaron a llamarse por el nombre propio. Era raro, pero al mismo tiempo reconfortante. Se sentía como si él fuera parte de la familia. ——— Le preguntaba a Athena si le gustaría que saliéramos con Peter y Louis a una hacienda que tengo a las afuera de la ciudad—— explicó Vincent. El rostro de mi mamá se iluminó. ——— Eso sería fantástico, diviértanse y cuiden a los niños—— responde ella mientras se despide de nosotros para ir a trabajar. La escuché bajar por las escaleras y despedirse de mi abuela. Unos segundos pasan y se escucha el carro alejarse. Estamos solos, mientras mis hermanos están en su cuarto y mi abuela seguramente escucha la misa por la radio. De repente Vincent me tira sobre su hombro, suelto un grito ahogado. Me obligo a callarme. ——— ¿Qué demonios haces? ——susurro. ——— Darte los buenos días——responde él con voz ronca. Comenzó a caminar hacia mi habitación. Sonreí. Verdaderamente amaba sus locuras. Entremos en mi habitación y pateó la puerta con el pie para cerrarla. En un loco y atrevido impulso mordí su trasero. Fue una pequeña mordida juguetona que provocó un gemido de él.

Me aventó suavemente contra el colchón y me di la vuelta intentando apartarme de él. Recostó su peso contra mi espalda para mantenerme inmóvil, reí tontamente. Él mordisqueó mi oreja y cuello. Pasando su lengua suavemente por mi piel. Enviando estremecimientos por todo mi cuerpo. Jadeé. ——— Me mordiste——me acusó con esa sexy voz ronca. ——— Lo hice——lo reté con voz entrecortada——— ¿Qué piensas hacer? ——— Provocadora——respondió antes de dejar tiernos besos por toda mi espalda. Me dio una palmada en el trasero. Grité de sorpresa y me obligué a callarme. ——— ¿Qué demonios? ——exigí sorprendida. Otra palmada. Gemí. El escozor disminuía y daba paso a un confuso placer. ——— Dime, ¿Estuvo bien que me mordieras? ——me preguntó. ——— Te gustó——acusé con los ojos cerrados. Otra palmada, un poco más dolorosa. OH DIOS. ¿Qué demonios ocurría? ——— ¿Estuvo bien o no? ——insistió. ——— Sí——gruñí, no estaba dispuesta a rendirme. Otra palmada. DEMONIOS.

——— Sí, hice mal——dije antes de pensarlo mejor. ——— Mi pequeña atrevida, me haces enloquecer——explicó Vincent mientras acariciaba suavemente mi trasero dolorido. Genial. Lo sentí alejarse de mí. Estaba a punto de pararme cuando sentí una mordida. Sí, exactamente, ¡Me mordió una nalga! Chillé de dolor. Sabía muy bien que no era bueno provocarlo, pero me era irresistible hacerlo y ahora pagaba las consecuencias de mi acto. Me dio un pequeño beso sobre el lugar donde me había mordido y me tendió una mano para ayudarme a levantarme. Tenía una sonrisa traviesa en su rostro. Oh mi…. Juguetón e infantil Vincent. A pesar del dolor que dejó su mordida no pude evitar sonreír tontamente, sí, definitivamente este sexy y atractivo hombre iba a acabar conmigo. ——— A veces te comportas como un maldito cavernícola——gruñí pasando por su lado y yendo al armario para buscar ropa. ——— Pero te encanto, no lo puedes negar——respondió con esa habitual arrogancia. Puse los ojos en blanco. ——— ¿Por qué demonios te amo tanto? ——me pregunté a mi misma intentando molestarlo. Él me abrazó y apretó su pecho contra mi espalda, me beso tiernamente en la mejilla y rodeó mi cintura con sus brazos. ——— Sé que soy desesperante algunas veces pero te amo tanto como para intentar contenerme la mayor parte del tiempo. Bufé ante sus palabras.

——— Sí, bien, no haces un buen trabajo, eh——me burlé girando la cabeza para besarlo en la mejilla. ——— Créeme, bebé, lo hago, de lo contrario en este mismo momento estaría arrancándote la ropa y hundiéndome en ti——el susurró en mi oído. Solté un gemido. ——— Entonces deja de controlarte——exigí tratando de darle la mirada más seria que tenía. Él sonrió. ——— Vístete antes de que siga tus ordenes——dijo alejándose de mí y acostándose plácidamente en mi cama. Con los brazos cruzados sobre su cabeza y sus largas piernas estiradas me miraba expectante. Y sí, tenía esa mirada que decía: ¿Qué esperas? Comienza a desvestirte. Entrecerré los ojos hacia él y me encogí de hombros. Si el hombre quería una cucharada de su propia medicina… ¿Quién era yo para negársela? Di media vuelta y deslicé mi pans de franela por mis caderas hasta dejarlo caer al suelo, dejando expuestas mis bragas. Escuché su jadeo de sorpresa. Sí, él creía que no me atrevería. > Quise gritarle. Frente al espejo pude ver la perfecta mordida que cubría un lado de mi nalga derecha. ¿En serio? Volví a verlo y le enseñe la prueba de su salvajismo. Sus ojos se oscurecieron. ——— De no ser porque ahora mismo estás en tus bragas frente a mí, podría preocuparme por esa sexy mordida en tu piel——ronroneó él. Oh, esto era imposible, el hombre ni siquiera tenía remordimiento de haberme mordido como si fuera un lobo o un perro. ¡Argh!

CAPÍTULO 24 Seguí lloriqueando en susurros silenciosos mientras él me abrazaba por detrás y yo trataba de liberarme de él. Se arrodilló en el suelo y dio un tierno beso sobre el lugar que había mordido y aunque no hiso nada físicamente para aliviar mi dolor, sí me reconfortó aún más. Él se acostó en la cama y me jaló contra él, acomodándome de tal manera que yacíamos allí en posición de cucharas. Sonreí a pesar de mí misma. ——— Eres un salvaje——me quejé mientras él me hacía mimos tranquilizadores. ¿Por qué, oh, por qué este hombre tenía que ser tan… tan perfecto en una retorcida manera? ——— Pero así me amas, todo salvaje y cavernícola contigo—— responde él muy seguro de sí mismo. Si, retorcido. ——— Tarado——susurro mientras me alejo de él y me dirijo al espejo de cuerpo completo que estaba en una esquina de mi habitación. Él se quedó allí, acostado plácidamente en mi cama mientras me veía quejarme a su alrededor. Y sí, tenía esa estúpida sonrisa complacida que tanto me gustaba. Un poco exasperada con él, terminé de quitarme la camisa, quedando solo en ropa interior. ¿La sorpresa no tan sorpresiva? Oh, señor… Giré con una mirada recriminatoria en mi rostro para ver a Vincent mirando fijamente mi trasero y también mi cuerpo entero. ——— ¿Algo que quieras decirme? ——pregunté maliciosamente alzando una ceja. Él me mira y luego regresa su mirada a mi trasero.

Él sonríe. ——— ¿Qué quieres que te diga? Tienes un buen culo allí, irresistible——me guiña un ojo. Pongo los ojos en blanco. ——— No tonto…me refería a una disculpa. Él se encoge de hombros. ——— Tú me mordiste primero. Mi dulce y tonto, tonto Vincent. ¿Por qué no podía enojarme con él? ——— ¿Sabes que me gustaría en este momento? ——le pregunté dulcemente. ——— ¿Qué te gustaría? ——preguntó atento. Siempre queriendo velar por mí y cumplir mis caprichos, mí tonto y despilfarrador Vincent. Dios, con todo y sus defectos de mierda era mi Vincent y solo mío. ——— Me gustaría arrancarte esa estúpida ropa y morderte por todo tu cuerpo——respondí con voz ronca. Demonios, solo de pensar en tenerlo desnudo y a mi merced era suficiente para hacerme estar a punto de tener un orgasmo. Él simplemente gimió y se cubrió los ojos con el brazo, murmurando maldiciones y cosas sin sentido acerca de que se iría al infierno. De repente se sentó y me jaló hasta él, choqué contra su duro pecho y me hizo sentarme a horcajadas sobre él. Sus labios cubrieron los míos y en menos de un par de segundos me tenía completamente extasiada y enloquecida. Se separó y juntó su frente a la mía dándome esa intensa mirada a la que me estaba acostumbrando. ——— Que Dios me ayude, estaré condenado al infierno——dijo antes de frotar sus caderas contra las mías. Gemí.

Incluso a través de sus pantalones podía sentir lo grande que era a pesar de nunca haberlo visto desnudo, lo cual era un alivio, ya que podía llegar a ser muy intimidante lo grande que imaginaba que sería. Me apartó sin previo aviso y comenzó a caminar en círculos en la habitación mientras mascullaba y se tiraba del cabello dejándoselo atractivamente despeinado. Me miró acusadoramente. Abrí los ojos con sorpresa. ——— ¿Qué hice? ——reclamé ofendida. ——— ¿Qué no hiciste? Puse los ojos en blanco. ——— Juro por Dios que a veces eres tan desesperante. Tomó mi cara en sus manos y me hiso verlo a la cara. ——— Tú eres mi pequeña provocadora, aquí estoy intentando con todas mis fuerzas mantener tu virtud intacta y tú me provocas hasta querer echar todo por la borda y colgarte sobre mi hombro hasta el avión más cercano para llevarte conmigo al fin del mundo y tomarte duramente como el hombre primitivo y salvaje que me haces ser. Lo miré seriamente. ——— Tal vez no quiero mi “virtud” intacta——respondí ácidamente. Vincent me besó suavemente en los labios. ——— Athena, tenemos demasiado por vivir, quiero estar contigo siempre y enfrentar todos los obstáculos que se nos enfrenten, eres mi vida y me haces sentir que vuelo, literalmente, estás muy dentro de mí. No hay prisa de nada cuando tenemos una vida entera por delante. Y cuando digo una vida, hablo de decenas de años, más allá de ser viejos y arrugados, hablo de P-A-R-A S-I-E-M-P-R-E. En esta vida y en las que siguen, no te libraras de mí, es una promesa. Limpié las lágrimas que salían incontrolablemente de mis ojos y lo abracé, pegándome a él como si fuera una sanguijuela. Le susurré al oído suavemente.

——— Maldito hombre perfecto, mírame aquí queriendo rogarte porque me folles rudamente y vienes a decir las palabras más tiernas y románticas que cualquier mujer quiere escuchar y después arruinas mis planes de hacerte mío en cuerpo y alma para prácticamente avisarme de una vida entera a tu lado. ¿Cuán ilógico es todo esto, Vincent? Él me miró divertido, con la mirada ardiendo en lujuria. Bien. ——— No me mires así——advertí con voz amenazante——hablo enserio a veces me haces sentir como si fuera una ninfómana cuando se trata de ti y tu me niegas el placer que ello conlleva. Eres mi dulce perdición, Vincent Coleman. ——— Y tu mi ardiente e inocente redención, Athena Rousseau. Te amo, pequeña, más que a nada en este mundo. ***** Cuando por fin salimos de la casa en dirección a la hacienda de Vincent no podía dejar de sonreír como una tonta. Era inevitable. Vincent tenía ese efecto en mí. Me encontraba volando demasiado alto. Sentía que en cualquier momento despertaría agitada con la sensación de haber tenido el mejor sueño de mi vida y tener la convicción de que solo había sido eso: un sueño. Ignoré mis inseguridades y me concentré en la plática entre mis hermanos y mi novio, hablaban sin parar con alegría y felicidad en su voz. Familia. Era la palabra adecuada para describir mí alrededor, sentía como si Vincent siempre hubiera estado destinado a ser parte de mi pequeña y amorosa familia. Se sentía correcto. Demonios, si hasta quería lanzarme en sus brazos y pedirle que se casara conmigo, lo cual era una locura.

Simple y sencillamente una locura, podía estar de acuerdo con pasar el resto de mis días con él, pero no podía imaginarme una boda. No, eso estaba más allá de mis límites. Hijos, por supuesto. Casa, claro que sí. Un perro, por favor, Una vida juntos, ruego que sí. Una boda, no. Podía ceder en todo, hijos, casa, perros, lo que sea, pero no una boda. El compromiso estaba en uno mismo, no en un papel. Además de que las bodas son meros actos superficiales. No me cansaba de decirlo. ——— ¿En qué piensas? ——me susurró Vincent mientras conducía atentamente. Hablé en voz baja mientras mis hermanos hablaban y señalaban cosas por la ventanilla de la camioneta. ——— Nunca habría imaginado que sería tan feliz. Me miró mientras detenía el carro frente a un semáforo en rojo, tomó mi mano en la suya y se la llevó a los labios para besar la parte posterior. Suspiré feliz. ——— Lo mismo me ocurre, cada día agradezco haberte conocido— —él sonrió tímidamente mientras volvía a besar mi mano. ——— ¡Ugh! Frente a nosotros no——se quejó Louis haciendo sonidos de arcadas. Todos reímos y mis hermanos volvieron a acaparar la atención de Vincent, juro por Dios que esos pequeños demonios eran unos ladrones de atención. No, no estaba celosa. Pero no podía negar que Vincent los tenía enloquecidos, para ellos, él era una clase de héroe o de hermano mayor. Era la figura masculina que les hacía falta de vez en cuando.

Yo estaba más que extasiada de verlos llevarse tan bien. Sentía que mi vida estaba completa. Llegamos a la hacienda y en cuanto estacionamos los ojos de Louis y Peter se abrieron con sorpresa e incredulidad. ——— Bienvenidos a nuestra hacienda——comentó Vincent con voz alegre mientras me miraba directamente a los ojos, pero dando las palabras a ellos. Sentí mis mejillas sonrojarse. La mirada de Vincent me hacía eso. Diablos, ¿Qué tenía él en la mente? Sus sorpresas siempre eran motivo de alerta, él no tenía límites en conseguir lo que quería sin importar el precio. ——— ¿Van a casarse? ——preguntó de golpe Louis. Mi mal hábito hiso acto de presencia y me atraganté, tosí ruidosamente mientras Vincent me daba golpecitos en la espalda y sonreía. Sus ojos mostraban una determinación que me asustó. ——— Algún día, sí, nos casaremos——afirmó contundente y supe que no había forma de hacerlo retroceder, era un hombre terco e insistente y sabía que no podría hacerlo retractarse. Aparté la mirada y bajé de la camioneta intentando con todas mis fuerzas no mirarlo. Me hacía sentir cosas extrañas. Me hacía desear, desear más. Estaba asustada, asustada de mí misma y lo abrumador que se sentía tanta intensidad. Ese hombre hacía las cosas a lo grande, no era suficiente enamorarme, no, tenía que hacerme caer a sus pies y arrebatarme la mitad de mi alma, demonios tomó mi alma entera y mi corazón, tomó todo de mí sin previo aviso.

Y me gustaba. Me gustaba esa posesividad de él, esa dominación que impartía. Es por eso que estaba asustada…sofocada de mí misma. Vincent pasó la mañana enseñando a mis hermanos a montar a caballo. ¿Quién hubiera dicho que él tenía un establo con caballos? Me negué a montar esos enormes animales. Maldita sea, tendrían que arrastrarme cerca de uno, mucho menos sé qué tendrían que hacer para que yo montara un caballo. NO. Simplemente no me subiría a un caballo, bien podría optar por ponerme delante de un carro en movimiento. Vincent se divirtió corriendo tras de mí cuando salí corriendo de sus intentos de acercarme a un caballo. Cuando me atrapó y me colgó de su hombro lloriqueé como una niña pequeña, ganándome burlas de mis hermanos. No es que me importara, Pero lamentablemente tenía que admitir que tuve que soltar lágrimas para que Vincent me dejara en paz. Él me besó consoladoramente y me abrazó, permitiéndome observar desde lejos. Para el medio día nos estábamos muriendo de hambre pero mis hermanos no querían dejar los caballos. Vincent ordenó a varios trabajadores que cuidaran de ellos mientras estaban alrededor de los caballos, prácticamente gruñó que si alguno de los dos tenían un pequeño rasguño los despediría. Puse los ojos en blancos. Él era igual de protector con mis hermanos que conmigo. ——— Así que, chicos, Athena y yo haremos la comida y regresaremos por ustedes, tengan cuidado y no hagan nada imprudente. Si necesitan algo le avisan a los trabajadores, ellos estarán con ustedes.

Ambos asintieron de acuerdo y volvieron su atención a los caballos. Vincent me jaló hacia él y rodeó mis hombros con su brazo. Caminamos juntos hacia la casa, me sentía amada y protegida bajo su abrazo. Suspiré y me recargué contra él mientras seguíamos caminando. La vida era perfecta con él en ella.

CAPÍTULO 25 ——— ¿Te he dicho lo sexy que te ves mientras cocinas? —— preguntó Vincent mientras ponía a hervir pasta. Lo miré mientras se recargaba en la encimera en esa pose sexy tan típica en él. Estaba segura que por mera suerte no me corté un dedo mientras cortaba verduras. ——— Si no fuera porque eres un maldito santo en ese momento podrías estar haciendo algo más que piropearme como un adolescente——respondí dándole un guiño. Esta situación comenzaba a hartarme. Escuché un jadeo proveniente de Vincent y me negué a alzar la vista para mirarlo. Sus brazos se envolvieron a mí alrededor, cerré los ojos en deleite de sentirlo tan cerca de mí y me recargué contra él. Estaba a punto de ronronear si no es porque de nada me serviría hacerlo. ——— No soy un puto santo ni mucho menos——susurró en mi oído——en este maldito momento solo quiero arrancarte la ropa y llevarte a mi cama y hacerte el amor en ella, luego en la ducha y tal vez en la mesa, no sabes lo mucho que deseo hacerte mía pero aún eres menor de edad, y ya es suficiente con que me sienta mal por corromperte, Athena. Abrí los ojos y lo miré. Hablaba en serio. ——— Vincent, sé que es una mierda la diferencia de edad, pero dentro de unos pocos meses seré mayor de edad y si no superamos el asunto estaremos jodidos porque no llegaremos a ninguna parte con lo nuestro. Sus brazos se apretaron a mí alrededor. ——— No quiero un día despertar y saber que te diste cuenta que alguien más joven podría ser mejor para ti——admitió en voz baja.

Mi Vincent, mi terco, obsesivo e inseguro Vincent. ——— Dios, hablas como si fueras un maldito anciano, eres el hombre que amo y metete en tu jodida cabeza dura que no me arrepiento y nunca lo haré de amarte. ——— Entonces sé mía——pidió en una voz suplicante que me asustaba. Tragué saliva. ——— Ya lo soy, lo sabes. Él negó con la cabeza. ——— Sé que no crees en el matrimonio y lo respeto, por ahora, ¿Pero has pensado hacia dónde vamos? ——preguntó. Dios, ¿Por qué hacía tanto calor? Sentía que me sofocaba. Tomé un sorbo de agua para refrescarme. ——— Sí, lo he pensado y sé que en cuanto termines tu trabajo te irás. Lo cual es una putada, pero si hubiera la oportunidad, te tendría siempre a mi lado, el día de hoy, los siguientes meses, demonios, los próximos años hasta hartarnos el uno del otro y separarnos hasta regresar porque somos unos viejos que se necesitan al final del camino. ——— ¿Entonces por qué no vienes conmigo? ——— ¿Ir a dónde? ——pregunté confundida. ——— Conmigo a Dallas, donde por lo regular tengo mi casa, y si no acompáñame al fin del mundo si es necesario con mi trabajo, pero no me abandones. Bien, sí, definitivamente a este paso terminaría con el garrafón de agua. ——— ¿Qué quieres decir? ——— Quiero decir——explicó——que quiero que consideres la idea de que vivamos juntos, en cuanto termines la preparatoria, viajaremos,

puedes ingresar en la universidad que quieras, podríamos esperar un año para que veamos los papeles y requisitos de la escuela que desees. Pero no me abandones. Seremos una pareja y te juro por mi vida que dedicaré cada segundo a hacerte feliz. Su voz era ronca y los ojos reflejaban tanta necesidad y súplica, ¿Cómo podía negarle algo a mi hombre? Pero, ¿Cómo podía dar un paso tan grande? Lo consideré por unos segundos mientras veía la expectación y el miedo que tenía Vincent, temía que dijera que no, que me negara a estar con él. Maldita sea, si no buscaba mi felicidad ahora, ¿cuándo? Si no me arriesgaba por amor, ¿Qué sería de mí después con el remordimiento de no saber qué hubiera pasado? ¿Y si perdía la oportunidad y dejaba ir al amor de mi vida? INFIERNO. Tenía miedo, eso era claro, ¿Pero dejaría que por ello se me fuera la oportunidad de estar con el hombre que amaba? ——— Bien, demonios——dije mirándolo a los ojos y tomando su rostro entre mis manos——para empezar tengo miedo como no tienes una idea. Miedo de que un día te canses de mí, de mi inexperiencia, miedo de amarte más y no poder hacer nada para que me ames con la misma intensidad. Tengo miedo porque nunca planee que la vida me diera el regalo tan maravilloso que es encontrar a alguien con quien compartir la vida. >>No sé qué haría a partir de hoy si te fueras y me dejaras, probablemente quedaría como la mierda pero aprendería a vivir sin ti y con el vacío que dejarías en mí. Tengo miedo de no hacerte feliz. Pero, maldita sea, si dejo ir la oportunidad de ser felices. Sí, tengo miedo de una y mil cosas, pero vale la pena arriesgarlo todo por ti, así que si me dices vamos, yo te acompaño al mismísimo infierno. Antes de poder terminar de hablar su boca estaba tomando posesión de la mía. Sus manos recorrían mi cuerpo y me hacía sentir extasiada, loca de placer.

Vincent siempre tenía ese efecto en mí, de hacerme sentir que me quemaba y que era la mejor sensación del mundo. Giré en la silla en que estaba sentada y envolví mis piernas alrededor de su cintura, sus manos se posaron en mi trasero y me sostuvo firmemente apretada contra él mientras caminaba y me recargaba contra el refrigerador. ¿Qué teníamos con los refrigeradores que eran tan atrayentes? ——— Te amo——repitió mientras besaba mi cuello una y otra vez. Sus caderas se mecieron contra las mías enviando ondas de placer por todo mi cuerpo. ——— ¿En cuánto termines la preparatoria nos vamos de viaje? —— preguntó mientras seguía con sus movimientos de caderas. Lo miré a los ojos borracha de placer. ——— Si, si es lo que quieres——confirmé. ——— ¿Compraremos la casa que más nos guste? ——— Sí. ——— ¿Serás mía como si en realidad estuviéramos casados? ——— Será un verdadero compromiso, lo juro. ——— ¿Puedo mandar a hacer un anillo para ambos? ——pregunto tímidamente. Mi amor. ——— Me gustan los anillos——sonreí besando su mandíbula. ——— ¿Podemos tener un perro? Siempre he querido uno. ——— Amo los perros. ——— ¿Podemos tener hijos? ——preguntó ilusionado. Sí, ese es mi hombre cuando hace algo lo hace a lo grande, no esperaba menos para nuestra relación.

——— Definitivamente, en algún momento, planearlo——accedí sonriendo como tonta.

tendríamos

que

——— Mi mujer——afirmó posesivamente mientras ejercía más presión contra mí. ——— Tuya——confirmé mientras tenía el mejor orgasmo de mi vida hasta ese día. Pero aun así no era suficiente Abracé a Vincent fuertemente mientras intentaba controlarme y recuperar un poco de cordura. Él me besó tiernamente la frente mientras me dejaba regresar los pies al suelo. ¿Por qué todo se movía? ——— ¿Sabes cuán raro es que me corra en mis pantalones como un mocoso adolescente? ——preguntó Vincent mientras hacía una mueca en dirección a sus pantalones. Que seguían mostrando claramente un bulto. ¿Dios, no se supone que los hombres tardan un momento en recobrarse? Me sonrojé y aparté la vista. Me sentía culpable de estarlo viendo tan descaradamente. ——— Ahora regreso, iré a cambiarme——dijo dándome un beso en los labios y yendo a la recámara principal a cambiarse. Era bueno que él tuviera ropa en la casa que pudiera usar en ocasiones como ésta, mientras esperaba a que Vincent regresara puse la pasta a escurrir y fui al baño a refrescarme un poco, era una cosa buena que no tuviera ropa sofocante ya que el calor aún persistía en mi cuerpo. En el baño mojé una toalla de mano y la puse en mi nuca, se sentía tan bien el agua fría. Le deposité en el cesto de ropa sucia y regresé a la cocina. Esperé a que Vincent regresara. Esto no podía seguir así, si yo aceptaba aventarme a un abismo e irme con él en cuanto terminara la preparatoria, a pesar de mi miedo, bien él podía de ser un maldito monje.

No había otra opción, él ya no podría negarse. Hice una mueca. DEMONIOS. Sonaba como si quisiera violarlo. Bueno… Situaciones extremas… medidas extremas… ¿No es así?

CAPÍTULO 26 Para el momento en que regresamos a la casa, Peter y Louis se encontraban bostezando, después de pasar todo el día corriendo y montando a caballo estaban tan cansados que los pobres no podían ni hablar coherentemente. Sonreí mientras yo misma bostezaba. No podía evitar hacerlo cada vez que alguien más lo hacía. Aún tenía en mi mente una plática, o un posible asalto físico, con Vincent. Pero eso podría esperar. ——— Luces tan hermosa——susurró Vincent mientras estacionaba frente a mi casa. Sonreí tímidamente, no lograba acostumbrarme a los constantes halagos por parte de Vincent. Mi mamá salió por la puerta con mi abuela pisándole los talones. Mis hermanos bajaron de la camioneta corriendo en dirección a ellas, juro que en menos de un minuto les contaron absolutamente todo lo que hicieron a lo largo del día. Puse los ojos en blanco, después de tanta actividad durante el día y aún estaban con la energía suficiente para competir contra la de mi abuela. ——— Todos están sanos y a salvo——dijo Vincent sonriendo y acercándose a saludar con un beso a mi abuela y a mi madre. Mi abuela lo besó más beses de las aceptable, juro que la vieja lo adoraba como si fuera su propio nieto. Lo cual me alegraba. Si las cosas salían de acuerdo a lo planeado en algún momento tendríamos que decirles los planes que teníamos él y yo. Moría de nervios por el momento en que les dijera que viviría con él y que muy probablemente me iría del país.

Siempre supe que llegaría este momento, había planeado mudarme a mi propio lugar cuando entrara en la universidad, solo no pensé que fuera a ser de esta manera, en otro país y con un hombre. No quería ni pensar en la manera en que reaccionarían mis padres. No me preocupaba por mi abuela, si por ella fuera me entregaría con moño y envoltorio con tal de tener a Vincent en la familia. Mi loca abuela, la adoraba con toda el alma. Entramos a la casa y me senté en el sillón, me recosté contra Vincent y dejé que me envolviera entre sus brazos. Me besó en la mejilla y juro que por un momento podría haber olvidado que estábamos rodeados por mi familia de no ser porque Louis volvió a hacer sonidos de arcadas. Sonreí. Me sentí ruborizarme ante las miradas soñadoras de mi madre y abuela. Dios, que incómodo. ***** La puerta de la casa se abrió, mostrando a un hombre alto y robusto con canas en el cabello. Los ojos de él recorrieron a la familia entera. Primero a mi abuela, luego a mi mamá, mis hermanos fueron los siguientes… finalmente sus ojos se posaron en mí…y mi novio, Vincent, a mi lado abrazándome cómodamente. Pude ver su rostro volverse de piedra. La casa era la encarnación del silencio más tenso. ——— ¡Papá! ——gritó Louis antes de salir corriendo a sus brazos. Mi padre me dio una dura mirada antes de cargar a Louis en sus brazos y darle un beso en la mejilla. Como era de esperarse, Louis le contó el día que pasamos en la hacienda de Vincent.

¿Yo? Yo no podía estar más asustada que cuando Vincent me pidió una vida a su lado. Cuando mi papá bajó a Louis y saludó a Peter con un abrazo, se acercó a mi abuela para besarla en la mejilla y después a mi mamá con un beso en la boca. Dejó su maleta en el suelo. Caminó ruidosamente a la puerta del estudio y la abrió, se paró al lado de ella. Cabeceó duramente en dirección al estudio, en un gesto donde nos ordenaba entrar. Tragué saliva. Mi madre y abuela entraron. Peter y Louis nos miraban sentados en el sofá. Tomé la mano de Vincent. Dios, esto era como ir al matadero. Él me dio un apretón con su mano, su mirada me daba a entender que todo saldría bien, pero es que no conocía a mi papá. Entramos al estudio y la puerta se cerró de golpe. Salté espantada. Mierda. Silenciosamente con la mirada me ordenó sentarme en la silla del escritorio. No quería soltar a Vincent, pero él me empujó suavemente para que fuera a sentarme. Lo hice. Y en cuento mi mano se separó de la de él y había distancia entre nosotros, el puño de mi padre salió en dirección a la cara de mi novio. SANTA.PUTA.MIERDA.DE.TODOS.LOS.SANTOS. ¿Qué demonios hacía mí papá?

Mierda, ¿Qué debía hacer yo? ¿Y cómo respondería Vincent? Ahora sí, estaba metida hasta la coronilla en la mierda. ***** ——— ¡Roberto! ——gritó mi abuela conmocionada en cuanto mi papá se preparaba para el segundo golpe. Mi mamá reaccionó más rápido que yo y fue al lado de él, intentando calmarlo para que entrara en razón. Sacudiendo la cabeza me acerqué rápidamente a Vincent. Un lado de su labio estaba roto y sangrando. OH MI POBRE CAVERNÍCOLA ATRACTIVO. Supongo que de todas las cosas que podría haber hecho, no debió de haber sido lo siguiente. Pero, ¡Hey! Yo era conocida por mi cabezonería, ¿No? ——— ¿Qué demonios? ——grité en dirección a mi papá. Me dirigió una dura mirada. ——— ¡Eso mismo quisiera yo saber! ¿Qué demonios haces con él? ¡Por Dios, si eres una niña! ¡Es un puta viejo! ¡Te prohíbo que te acerques a mí niña! ——gritó en dirección a Vincent. Él seguía impasible. Sin responder a sus gritos. Y afortunadamente sin responder a sus golpes. Me miró tomando mi mano y dándome una mirada tranquilizadora. ——— Papá, ya casi soy mayor de edad——comencé a decir. Como era de esperarse, comenzó a gritar nuevamente. ——— ¡Eres una niña! ¡No puedes decidir por ti misma! ¡Ese desgraciado sale de tu vida ahora mismo o lo denuncio!

BIEN. AHORA SÍ QUE ME PONDRÍA TERCA E INPRUDENTE. ——— ¡No me puedes prohibir verlo, es mi vida! ¿Y sabes qué? ¡Nos vamos a casar! Tenemos planeado mudarnos juntos en cuanto termine la preparatoria. ¡Y no me importa lo que piensen! Todos se quedaron callados viéndome boquiabiertos. Oh genial. Ahora sí que me hacían caso. Y yo que pensé que estaba allí pintada. Aunque claro, decirlo así, de sopetón, no era la mejor manera de decirles lo que habíamos decidido Vincent y yo. Espera, ¿En verdad les había dicho eso? JODIDA MIERDA. Santa María madre de Dios. No podía ser cierto. Renuentemente miré a Vincent. Oh sí. Te imaginaste bien, tenía su maldita cara de satisfacción. ¡Jodido cavernícola! Era su culpa que yo dijera la palabra casar… ¡Oh Dios, no podía ni pensar en esa palabra! ¡Era sacramento! ——— ¡Tú, jodido imbécil! ——Gritó mi papá tomándome desprevenida y apartándome suavemente pero contundentemente de Vincent, se abalanzó a él dándole un par de puñetazos a su hermoso rostro—— ¡Embarazaste a mí niña! ¡Pero te vas a arrepentir, juro que te meteré a la cárcel! ¡Espera! ¡¿QUÉ?! Por todos los santos y los que quedan por crear…

¿YO? ¿E-M-B-A-R-A-Z-A-D-A? “A menos que sea por obra del espíritu santo…” pensé amargamente recordando todas esas ocasiones en que Vincent había impedido que llegáramos más allá del límite. ——— ¡Papá, por Dios, suelta a mi novio, no estoy embarazada! ¿Cómo rayos llegaste a esa maldita conclusión? ——exigí frunciendo el ceño. Mi mamá apartó bruscamente a mi papá y yo me interpuse entre él y Vincent. Oh mi Vincent. Tenía un horrendo ojo morado y su labio sangrando. Quería llorar, definitivamente, esto no estaba yendo nada bien. ——— ¿No estás embarazada? ——preguntó mi papá confundido. Por la Santa virgen. ——— ¡No! ——le grité. Él me miró fijamente, así como a Vincent. El silencio volvió a reinar. ——— Athena, sal fuera——ordenó mi padre. Debía ser una broma. ——— No creerás que me saldré así de fácil para que tú lo sigas golpeando, ¿Por qué mierda lo golpeaste? ——— Cuida tu lenguaje. Iba a quejarme pero Vincent me interrumpió. ——— Sal afuera, déjanos hablar. Lo miré incrédula. ¿Estaba hablando enserio?

¿Es que quería terminar muerto? Bueno eso era exagerar, corrijo: ¿Es que quería terminar jodidamente golpeado hasta la mierda? ——— Confía en mí, amor——susurró. Creo que era la decisión más difícil que había hecho hasta el momento. Todo en mí gritaba que me quedara a su lado, que no lo dejara solo. Pero su mirada, Dios, su mirada. ¿Por qué no podía negarle nada? Negué con la cabeza pero accedí. ——— Tú riesgo——respondí mientras le daba una última mirada y salía del estudio. En verdad estaba empezando a odiar ese estudio.

CAPÍTULO 27 Ni siquiera podía creer lo que estaba escuchando, era como un sueño irreal que me costaba creer, era como si me hubieran anunciado que había ganado la jodida lotería. TENÍA EL PERMISO DE SALIR CON Vincent. Dios. No podía ni creerlo. Vincent me rodeó en sus brazos y me besó suavemente. Su cara estaba limpia de cualquier gota de sangre, aunque tenía el ojo izquierdo morado y la mejilla un poco inflamada. Hice una mueca al verlo. ¿Qué demonios había ocurrido allí dentro del estudio que ahora mi papá no gruñía ni gritaba ante Vincent y yo? Ok, seguía medio gruñendo y haciendo una mueca. Pero fuera de ello ya no estaba golpeando a mi novio. ——— ¿No es broma? ——pregunté un tanto insegura. Por alguna extraña razón en mi mente estaba la imagen de ellos gritando de un momento a otro: “te engañamos” y mi papá abalanzándose a Vincent. MI DIOS. No podía creer que verdaderamente mi padre hubiera golpeado a mi novio. ¿Qué clase de padre hace eso? Me sorprendía que Vincent no saliera como alma que lleva el diablo corriendo lejos de mí. Solo había dos explicaciones: o verdaderamente, mi cavernícola sexi, me amaba con locura… o era tremendamente estúpido.

Esperaba que fuera la primera opción. ——— Cariño, es enserio——explicó mi madre con una enorme sonrisa en los labios, ¿Por qué sonreía? Un presentimiento me hiso tener la piel chinita, de gallina, con constantes escalofríos recorriendo mi espalda. Mi padre asintió tristemente, resignado. ¿Por qué estaba resignado? Bendito chocolate de los dioses, tenía miedo de mirar a mi abuela. “Vamos, Athena, sí se puede” me dije a mi misma. “Admítelo, la cara de ella será el detonante de que salgas huyendo como un patito cobarde” rebatió burlonamente mi conciencia. No, señor, yo era fuerte. Podía enfrentarlo que venía. Di una corta mirada a mi abuela. ¡Santas vacas, cerdos y monos voladores! ¿Qué demonios estaba pensando en obligarme a enfrentarla? Quería salir corriendo de allí y encerrarme en mi cuarto, admitámoslo, yo no era fuerte, no con esto, era tan fuerte como un pequeño insecto a punto de ser aplastado. MALDICION. ¡Estúpido, estúpido Vincent! ¿Qué demonios había hecho allí adentro? Oh, pero esto me las pagaría. Lo fulminé con la mirada y sonrió lobunamente. ¡LOBUNAMENTE! BASTARDO HIJO DE SU MADRE Y NIETO DE SU ABUELA.

——— Cariño, ¿Por qué no lo habías dicho en otras circunstancias? ——preguntó mi abuela dulcemente, con la emoción desbordándose de ella como un niño al final de una noche de Dulce o truco en Halloween. Sí, quería llorar. ——— ¿Decirles qué? ——curioseé insegura. ——— ¡Oh mi pequeña bebé se va a casar! ——Lloriqueó mi padre y me arrebató de los brazos de Vincent, aplastándome contra su pecho——cariño, solo di una palabra y ahuyento a este bastardo ladrón de niñas, podemos esperar 5 años para que tengamos que pasar esto, ¡o mejor aún, esperemos 20! ¡Aún es demasiado pronto, eres mi bebita! OH MI BENDITA ADICCION A LA COCA-SANTA-COLA. Mi pecho se comprimió de pánico. Esa palabra. Esa maldita, jodida, horrenda palabra. M-A-T-R-I-M-O-N-I-O. Solo Vincent podía convencer a mi familia de otorgarle mi mano sin habérmela pedido primero. Espera. Intenté hacer memoria. Si bien recuerdo había gritado frente a ellos algo así como: “——— ¡No me puedes prohibir verlo, es mi vida! ¿Y sabes qué? ¡Nos vamos a casar! Tenemos planeado mudarnos juntos en cuanto termine la preparatoria. ¡Y no me importa lo que piensen!” Yo y mi estúpida boca. Vincent y su estúpido complejo de hacerme suya. Mi abuela y su maldita idea de hacerlo su nieto. MIERDA. ¡Yo no podía casarme!

Era una adolescente. Mis papás no podían aceptarlo así de simple, ¿Verdad? Oh, moría por saber qué les había dicho Vincent para convérselos. Sí, ellos lo adoraban, excepto mi papá, pero esto era una locura. ——— ¿Y bien, cariño? ——insistió mi abuela. Me tragué mi miedo. Sí podía hacerlo. Es decir, solo era cuestión de firmar un papel, ¿Qué tan difícil podría ser? Además, ya estaba mentalizando la idea de una vida junto a Vincent, así que esto solo era un simple paso más en el camino, ¿No es cierto? Oh jodida mierda, ¿A quién quería engañar? Nada de lo que me diga me podría tranquilizar. ——— No-no lo sé…sabemos…aún——tartamudeé ahogadamente. ——— Creo que podemos hablarlo entre todos y poner una fecha—— añadió felizmente Vincent. Estúpido traidor con complejos de controlador y cavernícola. Sí, yo misma me estaba sofocando en mi propia tormenta del tamaño de unos mililitros de agua en un vaso. ——— ¡Esto será divertido! ——gritó emocionado Louis, que corrió a abrazar a Vincent. Otro traidor. ——— ¡Bienvenido a la familia! ——añadió Peter. Santa familia de traidores. Quería gruñirles y gritarles, pero eso solo empeoraría las cosas. ——— ¡Ella siempre será mi niña, me oíste tú bastardo ladrón! ——le gritó mi padre sin dejarme ir.

Y allí estaba yo, ahogándome en un abrazo protector de oso de mi padre mientras mi familia discutía mi boda no autorizada por mí, mientras Vincent me miraba complacido y contento. Solo de una cosa estaba segura: Vincent sufriría en cuanto lo tuviera conmigo a solas, solo él y yo y una almohada. Ya me imaginaba poniendo la almohada en su rostro y sentándome sobre ella hasta que él se asfixiara, aún mejor, me imaginaba representando la escena de Chuky, donde él se sentaba sobre la almohada asfixiante de un desnudo hombre lleno de perforaciones atado a la cama esperando un increíble sexo que nunca llegaría. Bien, quizá mi hiperactiva mente estaba haciendo de las suyas y yo estaba exagerando, pero definitivamente esto se lo cobraría muy caro a mi estúpido y terco novio.

CAPÍTULO 28 Una semana había pasado desde que el tonto de Vincent se había aprovechado de mi cabezonería y lo había usado a su favor para “conseguir mi mano”. Tonto. Tonto controlador e impulsivo. No había podido golpearlo…ejem…HABLAR, quiero decir…a solas con él. De alguna jodida manera había estado ocupado día tras día organizando la boda, con mi madre y abuela. Mi papá había sido transferido del trabajo de regreso a la ciudad, por lo que día tras día me tenía asfixiándome con sus abrazos de oso protectores. No había día en que él no llamara a Vincent “ladrón de su bebita”. Él respondía que no me robaba, que siempre estaríamos cerca de ellos, simplemente iniciábamos una vida juntos. Podía haber sido algo dulce de escuchar de no ser porque una bonita sonrisa de cruda satisfacción siempre estaba en su hermoso rostro. Demonios. Por su actitud podrías haberle dicho al hombre que se había ganado el millón de dólares, no una futura novia fugitiva con pavor al matrimonio. Bien, podría detener todo, pero no quería hacerlo. ¿Sueno masoquista, eh? Lo sé. Incluso yo misma lo admito.

Pero aunque toda yo estoy muerta de miedo, sé que el “matrimonio” es la única manera en que mi papá y mi mamá me permitirían salir de la casa con él. Y una parte de mí, una pequeña, se moría de la emoción por esa tonta y estúpida boda. Pero no se lo diría a Vincent, es decir, con el ego que se carga, no tenemos por qué agrandárselo más. Cada vez faltaba más poco para la fecha de mi cumpleaños 18. La escuela había perdido toda su atracción para mí. Solo esperaba con ansias la graduación, no podía aguantarlas ansias de descubrir cómo será enfrentar a la vida con Vincent a mi lado. Admitámoslo, ¿Qué mujer no quisiera ser la esposa de él? ——— ¿En qué piensas, pequeña? ——me preguntó Vincent mientras veíamos la tele en mí sala. Suspiré. ——— No sé si pueda hacerlo…lo de la boda, quiero decir. Me miró largamente. ——— Podremos hacerlo, amor——respondió en un susurro. ——— ¿Me prometes que no permitirás que huya en el último momento? Vincent sonrió con picardía. ——— Cariño, ¿Creías que te daría la más mínima oportunidad de escapar? Si ya hasta compré unas esposas para encadenarte a mí antes de la boda, solo piénsalo, nos veremos sexis, casándonos unidos inseparablemente. Resoplé. Ya extrañaba sus locuras. Me miró como si estuviera loca.

——— ¿No me crees? En cuanto pueda te las mostraré, verás que no miento——advirtió besándome. Casi podría ronronear, ¿Cómo es que había sobrevivido una semana sin besarlo? ——— Vamos a la hacienda——susurró entre besos. Asentí en acuerdo, bien podría pedirme ir de ida y vuelta a la luna y no me opondría siempre y cuando no dejara de besarme. Se separó de mí. Gemí. ——— Eh, te renuentemente.

tengo

una

sorpresa

preparada——admitió

OH.MI.DIOS. “Otra de sus sorpresas, ¡NO, POR FAVOR!” casi quería gritarlo a Dios y a los cuatro vientos. Sus “sorpresas” nos tenían metidos en aquel lío. Me empujó en dirección a la puerta, mi familia había salido, por lo que solo estábamos él y yo de testigos para lo que sea que nos esperara en la hacienda. “Por favor, que no sea una locura…que no sea una locura…que no sea una locura” repetí mentalmente en un esperanzador rezo, no es que creyera que sirviera de algo, ni un milagro podría competir contra la testarudez de Vincent y sus sorpresas. ***** Vincent estacionó la camioneta en la hacienda, su enorme sonrisa me daba mala espina, pero tenía más que motivos de sobra para desconfiar de él. ¿Qué demonios estaba planeando mi sexy y caliente hombre? Se bajó de la camioneta sin decir palabra alguna y caminó hacia mi lado para ayudarme a bajar.

Su mano se dirigió al bolsillo de su pantalón, y mi corazón dio un vuelco. Sacó un trozo de tela y comenzó a atarlo para cubrir mis ojos. Lo detuve. ——— ¿En verdad es necesario? ——pregunté insegura. Dios sabe lo que Vincent había planeado. ——— Absolutamente——afirmó seriamente. Mi lindo y misterioso cavernícola, ¿Alguna vez le negaría algo? ——— Está bien——accedí resignada. En cuanto mis ojos estuvieron cubiertos él me levantó en brazos y comenzó a caminar. Bien, esto ya me estaba gustando. Hundí mi cara en su cuello y tomé una inhalación, oh, amaba cómo olía. ——— ¿Me estás oliendo? ——susurró Vincent con voz ronca. ¡YUMMI! La cosa se ponía buena… ——— Hueles apetecible——respondí con un susurro. Sus músculos se tensaron y pude adivinar que se debatía entre dejarme allí en el suelo y besarme hasta perder la coherencia y seguir caminando a su sorpresa preparada. Casi rogaba a Dios que Vincent escogiera la primera opción, lo extrañaba tanto físicamente que dolía. Siguió caminando y yo gemí en un lloriqueo. ——— Paciencia——pidió Vincent con diversión en su voz. Qué bueno que se divirtiera a mis costas. Pero ya no más, demonios, este día sería el DÍA. ——— Abre los ojos.

Me quité la venda de los ojos y sí, mi corazón se detuvo por un segundo como sucede en esas empalagosas películas románticas. Estábamos en la terraza de la casa y allí, en el extenso patio de la hacienda, estaban plantadas rosas y flores, exigentemente bien organizadas para que se leyera: TE AMO, ATHENA… ¿QUIERES CASARTE CONMIGO? Y comencé a ahogarme como siempre, ¡Nah, es broma! Por primera vez una noticia así no me tomaba tan desprevenida y comenzaba a ahogarme tontamente. Gracias a Dios. Es decir, ¿Te imaginas que te propongan matrimonio y tú respondas ahogándote? Sí, vergonzoso. Pero para mí fortuna, yo no lo hice. No me ahogué pero sí comencé a llorar. ——— Sé que no te lo había pedido de la manera correcta y que esto no fue como esperábamos, pero ahora, con esas flores, que crecerán como muestra de nuestro amor, te pido, te ruego que aceptes ser mi esposa, porque tu miedo irracional no es más grande que lo nuestro, porque sé que juntos podemos vencerlo todo, la ley, la sociedad, nuestros miedos… ¿Qué dices? ¿Nos arriesgamos a lo desconocido y enfrentamos la vida juntos, como esposos ante nuestro compromiso, la sociedad y tus padres? Se arrodilló en el suelo y de su bolsillo sacó un anillo. Con una brillante piedra azul rodeada por pequeños diamantes, parecía uno de esos anillos antiguos con valor incalculable. Era hermoso. Asentí entre lágrimas e hipidos. ——— No sé cómo demonios hiciste para que mis padres aceptaran esta locura y no creo que quiera enterarme, así que al demonio, si tú quieres intentarlo yo también, pero asegúrate de tener a las manos unas esposas antes de que huya en el último momento.

Su mirada se volvió esperanzadora. ——— ¿Es enserio? ——preguntó incrédulo. Supongo que no creía que fuera a aceptar tan rápido. Traté con todas mis fuerzas de mantener una expresión seria. ——— No, era una broma…ni loca me caso contigo——respondí. El color se borró de su rostro. Dios, casi me sentía culpable. Abrió y cerró la boca sin saber qué decir. Creo que ya había tenido una cucharada de su propia medicina. ——— Ahora estamos a mano…ya sabes lo que es no saber cómo actuar en una situación inesperada… pero sí, en verdad acepto casarme contigo——le dije sonriendo. Entrecerró sus ojos y se apresuró en ponerme el anillo, como si eso pudiera evitar que me echara para atrás en mi decisión. ——— Eres una bruja malvada——gruñó y me besó tiernamente—— pero te amo. ——— Yo también te amo, idiota, Reí como una loca mientras me cargó en su hombro como si fuera un cavernícola y caminaba conmigo pataleando y quejándome falsamente.

CAPÍTULO 29 Vincent entró en la habitación y me aventó dramáticamente a la cama. OH MI Vincent JUGUETÓN, Reí en voz alta. Amaba verlo tan feliz. ——— Ven aquí, mi sexy futuro esposo——ronroneé tontamente mientras Vincent se inclinaba sobre mí para besarme. Sí, esto iba por buen camino. Con mis manos acaricié su pecho. Él intentó separarse de mí, mantenía los ojos cerrados fuertemente. ——— Por favor, Vincent, te deseo——susurré tímidamente. Sus ojos se abrieron y nuestras miradas se encontraron, casi podía ver los engranajes de su mente trabajar a mil por hora. Él tenía alguna extraña manera de siempre retirarse en el último momento a pesar de que podía ver que se moría de ganas por continuar. Me senté resignada en el suave cobertor azul marino. Hice una mueca ante la mirada de Vincent, se podía sentir la tensión en el aire. Ignorando la repentina timidez que me invadió tomé mi camisa por los bordes y me la quité lanzándola por algún lugar de la habitación. Casi al instante su ceño se frunció mientras me veía atentamente, me tensé en anticipación, podía ver que estaba teniendo un serio momento de indecisión. Abrió su boca para decir algo. Lo impedí.

Casi sin pensarlo eché mis brazos a su alrededor y lo sostuve apretadamente contra mí, levantándome del colchón en el proceso, lo que provoco que para mantener el equilibrio rodeara sus caderas con mis piernas. Terminé sentada a horcajadas sobre él Después de un momento de duda él puso sus brazos alrededor de mi cintura y comenzamos a reír en voz alta. Era nuestra manera improvisada de liberar la tensión, las cosas definitivamente se habían descontrolado. Unos segundos después el ambiente cambió y una fuerte tensión sexual se instaló alrededor de nosotros. Se apartó para mirarme a los ojos y sin pensarlo acerqué mis labios a los suyos. Esta vez no dudó en corresponderme, sostuve su cara con mis manos y por su parte tensó las suyas por debajo de mi trasero en donde me sostenía para que no cayera de espaldas al suelo gracias a su fiero agarre que tenía en mí. Al principio el beso era un tanto escéptico…renuente, intentando mejorar eso, recorrí con mi lengua su labio inferior, haciendo respuesta de mi petición abrió su boca para darme entrada. Cuando nuestras lenguas se tocaron no pude más que suspirar de éxtasis. Vincent sabía cómo el cielo. Ya no había salvación para mí ni para él, a pesar de sus réplicas anteriores, no podía hacer menos que tomar lo que deseaba, no importaba que lo que deseara fuera comerse a besos a su novia, prometida, menor de edad. Se sentía como una pelea de voluntades, ambos respondiendo al beso con gran fervor, y por un momento pensé que podríamos pasar besándonos el resto de nuestras vidas. Nuestras lenguas pasaron a moverse a un ritmo seductor y casi enloquecedor. Cuando nos separamos un instante para recuperar el aliento mantuvimos nuestras frentes unidas, yo jadeaba como si hubiera corrido un maratón y él tomaba rápidas respiraciones debido a la emoción del momento.

El aliento de ambos se mezcló y la tensión aumento. Sí, tensión... tensión sexual. Definitivamente no había salvación para ambos, yo ya podía sentir su excitación aumentado imposiblemente por debajo de sus pantalones y estaba segura que Vincent amaba completamente el estar presionado contra mí. Bajándome al suelo caminé hacia el centro de la recámara donde estaba mí camisa que se había convertido en mi objetivo. Con mi camisa en mano lo miré alzando una ceja en una pregunta silenciosa. ——— No——susurró caminando hacia mí y volviendo a tirar la camisa al suelo. Me cargó haciendo que rodeara su cintura con las piernas y con cada paso que daba en dirección de regreso a la cama creaba una deliciosa fricción entre su pene y mi entrepierna, haciéndonos jadear audiblemente a ambos. Un hermoso y casi imperceptible sonrojo se expandió por sus mejillas y sus ojos brillaban como muestra de su propia excitación. Me acostó suavemente en el centro de la cama y deslizó sus manos por mis muslos, haciendo un camino directo a mi vientre. No podía negar que estaba maravillado con esta espectacular chica que era yo, aunque no fuera correcto. No por ahora, legalmente, por supuesto. Tomé la parte inferior de su camiseta y la comencé a alzar, alzó las manos para facilitarme sacarla por su cabeza. Quedó expuesto, deliciosamente desnudo del pecho, y así como yo babeaba por él podía sentir su mirada clavaba en mis pechos cubiertos solo por un sostén de encaje negro que alzaba mis pechos adecuadamente. No podía apartar la mirada, no sabía qué esperar, pero seguro como el infierno que no era verlo y compararlo como el ser más perfecto que haya existido, y lo tenía frente a mí, solo para mí. No podía creer mi suerte, aunque eso no cambiara que disfrutara de discutir con él cada vez que fuera posible.

Sin poderlo evitar acerqué mis labios a su cuello, dando deliciosos besos largos y húmedos, dejando algunos chupetones cerca de su clavícula. Vincent inclinó su cuello hacia un lado dándome completo acceso para seguirlo saboreando. Continué saboreándolo hasta que se apartó de mí e hiso un camino de pequeños besos hasta llegar al valle de mis pechos en donde recorrió su lengua lentamente, haciéndome temblar descontroladamente. Se detuvo para asegurarse hasta dónde llegaría esto. ——— En cualquier momento puedes hacerme parar——explicó mirándome a los ojos. ——— Lo sé——fue lo único que respondí antes de reclamar su boca.

Vincent Estaba más allá de mis límites y no podría estar aún más duro aunque lo intentara. Anhelaba tanto estar dentro de ella, sentirla apretándome y exprimiéndome, lo deseaba tanto que me dolía. Llegados a este punto ella se encontraba igual de necesitada, lloriqueaba mientras besaba mi cuello y tiraba de mi pantalón para deslizarlo por mis piernas, ayudándola me alejé sacando mis zapatos de un tirón y dejando el pantalón tirado en el suelo. Volvía a acercarme a ella. Salvajemente me deshice de sus pantalones y zapatos. DIOS, LA DESEABA TANTO. Introduje mi mano entre sus bragas y separé sus húmedos e hincados labios vaginales, quedando complacido, feliz y sorprendido por lo húmeda que estaba. ——— Vaya, parece que alguien está igual de necesitada que yo—— murmuré extasiado. ——— Siempre por ti, Vincent——respondió entre jadeos cada vez que rozaba mis dedos contra ella, masajeándola.

Introduje un dedo en ella, provocando que se arqueara como resultado, estaba tan apretada que por un momento casi me corro allí mismo de la emoción. Con esto había llegado a mis límites, no podría dar marcha atrás. Saqué mis dedos causando quejidos de ella. Mientras me miraba acusadoramente acerqué mi dedo a mi boca y saboreé su excitación como si fuera el más delicioso manjar alguna vez creado. Y para mí, así era. Sus ojos se abrieron como platos y no la dejé discutir. Por un milagro después de la escena que hice al probar su excitación, habíamos conseguido mantener algo de coherencia. Al momento de acercar mis labios a ella, ambos hicimos un lio de brazos, lenguas y piernas al intentar desvestirnos por completo. Toda la ropa quedó esparcida por el suelo y solo estábamos ella y yo como Dios nos trajo al mundo. ——— Te amo tanto, Athena, que me duele…este amor por ti me consume——dije minutos después de una intensa exploración de nuestros cuerpos. ——— Te amo, Vincent, tanto que a veces siento que me ahogo y quiero gritarle a este amor que deje de sofocarme…pero nada de esto lo cambiaría jamás——respondió Athena con una mirada de adoración. Era el bastardo más afortunado en el mundo. Colocándome entre sus piernas la miré, dándole una última oportunidad de echarse para atrás. ——— Hazme el amor, Vincent——rogó con una deliciosa voz apasionada. Y así lo hice. Me deslicé dentro de ella con delicadeza. La besé cuando hiso una mueca de dolor. ——— ¿Duele mucho? ——pregunté preocupado. No quería que sufriera.

Ella negó con la cabeza, abrazándome fuertemente. ——— Solo al principio, me acostumbro rápidamente——aseguró. Me retiré para volverme a hundir en ella. Ambos gemimos. Esto era el cielo. Sentirla a mí alrededor era el mejor placer que alguna vez podría sentir en la vida. Y con ese pensamiento hicimos el amor como dos amantes apasionados hasta perder la coherencia. La amaba tanto, que no podría imaginar una vida sin ella. Y ver que usaba en su dedo mi anillo, me hacía sentir el bastardo más suertudo y feliz del universo.

CAPÍTULO 30 Athena Decir que estaba adolorida era poco. Creo que nunca en mi vida me había sentido así…tan…envarada…entumida…usada…era como si hubiera tenido una larga sesión de ejercicio. Y supongo que había sido. Hacer el amor incontables veces con Vincent era como una estricta rutina de ejercicios… ¡Tenía músculos que nunca en mi vida había usado! Era algo indescriptible. Y definitivamente había sido algo maravilloso. Ni mis mejores sueños le habían hecho justicia. ——— ¿Estás bien, amor? ——preguntó Vincent preocupado. ——— Excelente——respondí torpemente con una enorme sonrisa. Mi cerebro está hecho papilla. Después de tanto placer, eso era de esperarse, ¿no es así? Ahora sí que me sentía en el cielo, recostada sobre el pecho de Vincent con sus manos acariciando mi espalda en un ritmo tranquilizador. No sé cuánto tiempo pasó. Seguramente me había quedado dormida con los susurros de Vincent. ¿Se podía amar aún más a alguien? Porque cada vez amaba más a Vincent.

Cada vez recordaba menos cómo había sido mi vida antes de él…y eso era…preocupante. No mentía cuando le había dicho que a veces mis sentimientos me abrumaban…me sofocaban…pero lo amaba. Y me sería imposible no pelear contra mis miedos para permanecer con él. Dios, la boda, mi mayor y más grande miedo. Por alguna razón siempre había tenido miedo a casarme, quizá era porque pensaba que sería como renunciar a mi libertad. Pero con Vincent, me había dado cuenta que la verdadera libertad está la oportunidad de amar a alguien sin reservas ni impedimentos y estar al lado de esa persona. ¿Estar con él? me había enseñado eso. Estando a su lado me sentía más libre que nunca. Mi estómago gruñó. Vincent soltó una risita. ——— Vamos a alimentarte, amor——dijo Vincent con esa tonta voz engreída. Amaba esa voz. Balbuceé alguna respuesta. Sí, no era muy coherente después de haberme acostado con él. Creo que había perdido un par de neuronas en el proceso. Lo sentí levantarse de la cama y caminar hacia el baño. Me acomodé en la cama nuevamente. Solo quería dormir. Regresó a la habitación acercándose nuevamente a mí con una toalla en mano. ¿Qué demonios? Lo miré nerviosa.

OH NO. TONTO. TONTO. TONTO CAVERNÍCOLA CONTROLADOR. JODIDAMENTE NO. ——— No discutas conmigo——advirtió seriamente. Oh claro, ahora yo era la que estaba haciendo algo indebido. ¿Qué tenía en la cabeza, Vincent, piedras? Intentó separar mis piernas. ¡Jodidamente no, eso era tan vergonzoso! ——— ¿Estás loco, Vincent? ——exigí sintiendo mi rostro arder. ——— Por favor, déjame cuidar de ti——pidió con esos hermosos y chantajistas ojos de borrego. DIOS. Estúpido hombre al que no le podía negar nada. ——— Bien——gruñí salvajemente. Y sí, lo que sucedió era vergonzoso. Él limpiándome…no era algo bonito de ver. Cubrí mis ojos con mi brazo e intenté encontrar mi lugar feliz. ¿Pero cómo podía encontrar un lugar feliz cuando Vincent estaba tocándome tan íntimamente? Conté hasta 30…y seguí contando hasta 40… Esto no estaba funcionando… Una eternidad después Vincent se acostó a mi lado jalándome contra él y aprisionándome con sus fuertes brazos. ——— No usamos condón——comentó en un susurro. OH MI CONTROLADOR. Miré sus ojos…preocupación…esperanza…anhelo…

OK. ¿En serio le pasaba por su mente que haya quedado embarazada? ¡¿EN SERIO?! ——— Estoy tomando la píldora——expliqué viéndolo a los ojos. Y sí…algo de decepción apareció en su rostro. Vincent, jodido sexi hombre, ¿En verdad quería embarazarme? Dios. No podía creerlo. ——— ¿Desde cuándo? Hice la cuenta en mi mente. ——— Hace aproximadamente algunas semanas, cuando supe que no pensabas estar conmigo de manera planeada——revelé con las mejillas ruborizadas. Demonios. Sonaba como una persona…urgida…de sexo…con Vincent… ¿Pero qué mujer en su sano juicio no lo estaría? Él se quedó pensativo. ——— ¿De verdad estabas pensando en dejarme embarazada? —— exigí incrédulamente. Me miró luciendo culpable. ——— Eres… ¡Increíble, Vincent! ——comenté negando con la cabeza. ——— Dime que no te gustaría que tuviéramos un bebé——me retó con esos bonitos ojos verdes… Sí, me estaba perdiendo en ellos. Me imaginé con Vincent y un pequeño bebé con sus ojos y su bonito cabello, un pequeño Vincent miniatura.

——— Bueno, sí…pero no ahora…jodidamente no tan…pronto—— balbuceé torpemente. ——— ¿Algún día? ——— Algún día——acepté. ——— Excelente——comentó alegremente. Mi Vincent. Mi querido y amado Vincent. ¿Por qué tenía que ser tan tierno? ¿Por qué tenía que hacerme desear…más…muchas cosas más? ***** El resto del día lo pasamos viendo la televisión y platicando del futuro. Vincent tenía unas ideas tan locas…y me era imposible detener sus locas divagaciones. Viajar a Paris. Comer en Italia. Un mes en el Mediterráneo. Sexo en la playa…en la camioneta…en la sala…en un barco…en un prado… ÉL QUERÍA SEXO EN TODOS LOS MALDITOS LUGARES DEL MUNDO. No cabía decir que apoyaba totalmente esa idea. ¿Enseñarme a conducir y comprarme un auto? No. ¿Ir de compras todo un día? NO, GRACIAS. Él compraría todo a lo que yo le echara una mirada. ¿Escoger una casa dónde vivir? Quizá. ¿Comprar muchos perros de caza? NO. Eran tan grandes que solo imaginarlo…temblaba.

En algún momento pensé que él quería hacerme ver las cosas buenas de estar casados legalmente…como llevar su apellido…el apellido de mi hombre. Y por extraño que fuera…la boda ya no me parecía tan mala. No tanto. O por lo menos estaba concentrándome en el lado bueno de las cosas.

CAPÍTULO 31 Meses después Mes de marzo “¿Qué mejor fecha para casarse que el 21 de marzo?” había dicho mi abuela. “El inicio de un nuevo ciclo…bendecido con el inicio de la primavera”. Sí, claro. Mi entrometida y sonsacadora abuela. ¿Por qué tenía que estar del lado de Vincent? Es decir, quizá si hubiera dicho que la fecha ideal de la boda sería en algún futuro dentro de 50 años, eso hubiera estado bien para mí. “¿Quién quiere llegar al altar rengueando con un bastón y el cabello brillando de canas?” se había quejado ella, sumamente ofendida conmigo. Parecía que mi familia estaba en mi contra. Louis y Peter trataban a Vincent como un hermano mayor, lo cual estaba bien. De no ser porque ellos apoyaban cualquier loca idea que tuviera Vincent. Mi madre, bien, ella también estaba en el quinto cielo con la planificación de la boda de su pequeña. ¿Mí padre? Era el único de mi parte. El rezongaba y se quejaba de cualquier cosa. Que si la boda se celebraba en la hacienda de Vincent. Que si la comida era demasiado elaborada. Que si las flores eran, bueno, flores. Que si la fecha era muy apresurada. Que si el pastel era muy grande. Que si su hija no tenía vestido, por lo tanto no se podía casar. Él encontraba reclamos a todo y por eso lo amaba.

Y tenía razón, aún no tenía vestido. Allison, Tracy, Bianca, mi mamá, mi abuela y yo, habíamos estado recorriendo docenas de tiendas de vestidos de bodas. Ninguna era el adecuado. Simple y sencillamente. O quizá buscaba un pretexto para posponer la boda. Conforme la fecha se acercaba, mi pánico iba en aumento. A pesar de que había hecho las paces con la idea de casarme y hasta había llegado a entusiasmarme: ESTABA QUE MORÍA DE MIEDO. MIEDO. PÁNICO. SOFOCO. PAVOR. Menciona lo que quieras, yo lo sufría. ——— Aunque estés en jeans y tenis, ¿Tú y yo? Nos casamos——me había amenazado Vincent hace una semana. Y a pesar de ello seguía sin tener vestido. Creo que está por demás decir que mis amigas se habían conmocionado, y sí…habían dado el grito al cielo, cuando se habían enterado de que me casaba con Vincent, a pesar de seguir estando en la escuela. Quedaban 3 meses de clases. Pero teníamos planeado que me mudara a su casa durante ese tiempo para adaptarnos a la situación. Además, creo que cada compañero de la escuela había especulado alguna barbaridad a cerca de por qué usaba un enorme y caro anillo de compromiso. Incluso los maestros lo hacían, y nadie dejaba de mirar mi panza como si de un momento a otro fuera a convertirse del tamaño de un balón.

Empezaba a considerar hacerle un bordado a la camisa de mi uniforme diciendo: “NO. No estoy embarazada. SI. Si me voy a casar”. Era una locura y lo sabía. Era consciente de ello. Pero no podría detener lo que se había puesto en marcha. De una u otra manera me casaría con Vincent. Si no era por voluntad propia estaba segura que él tendría un plan B y C en caso de emergencia. Así que si no quería averiguar lo que tramaba él, llegaría a su lado vestida de blanco por mi voluntad. “¿O quizá de verde?” me pregunté mientras veía un hermoso vestido estilo victoriano en color verde pastel. Tenía encaje en los brazos, el corpiño tenía muchos pequeños detalles que resaltaban la figura y tenía un vuelo que podría elevarse con un simple viento. Era jodidamente perfecto. Entré a la tienda a probármelo. Era espectacular y estaba segura que le encantaría a Vincent. Pero, ¿Una novia de verde? Sí debía estar loca. Miré el largo del vestido, que llegaba justo por encima de mis rodillas. Encogiéndome de hombros lo compré. Quizá en alguna ocasión pudiera usarlo. *****

18 de marzo Seguía sin encontrar vestido. Al ritmo en que iba creo que me casaría usando únicamente el sexy conjunto de lencería que había comprado para deleite de Vincent.

Debido a que seguía estando en clases, la luna de miel se pospondría hasta después de la graduación. Eso no quería decir que no disfrutaría de mi hombre antes de eso. Tenía lista una receta médica con fecha del 21 a 29 de marzo para excusarme de clases. Era una lástima que me iba a enfermar del estómago. Vincent tenía planeado un viaje a Cancún, nada mejor que varios días donde sólo estaríamos él y yo en la playa. Oh sí. Un lugar menos de “la lista de lugares donde hacer el amor”. Sí, podríamos tachar ese muy pronto. Solo de pensar en sexo y Vincent, mis rodillas temblaban y mi estómago daba un vuelco. ——— ¿Te he dicho que te amo? ——susurró Vincent en mi oído mientras caminábamos tomados de la mano por la calle. Desde que había cumplido la mayoría de edad, podíamos expresar nuestro amor a los cuatro vientos, menos cuando mi papá estuviera cerca, o de lo contrario el hermoso rostro de Vincent volvería a estar lleno de moretones. Aunque últimamente mi padre estuviera empezando a hacerse a la idea de que su pequeña hija se iba a casar y se había dado una oportunidad de conocer a Vincent. ——— Lo dijiste hace 5 minutos——respondí sonriendo. ¿El hombre alguna vez dejaría de enamorarme cada día? Él gruñó abrazándome posesivamente. Reí en deleite. Amaba su faceta de cavernícola, era mi favorita. ——— Sigues sin encontrar tu vestido——comentó pasábamos frente a una boutique de vestidos de novia. Hice una mueca.

mientras

——— No, pero ya tengo lo primordial. Él se detuvo, alzando una ceja. ——— ¿Y eso es? ——— Un sexy conjunto de ropa interior para nuestra noche de bodas——susurré traviesamente. Sí, era adicta a él. ¿Pero quién no lo sería? Sus ojos se oscurecieron y su mano se colocó posesivamente en mi cadera. ——— Me gusta…muero por verlo——gruñó con esa ronca y sensual voz. ——— Faltan 3 días——comenté como si nada. Como si no fuera la fecha que me quitaba el sueño. Que me impedía dormir. Como si no fuera la fecha en que Valentino me fuera a hacer burlas interminables a cerca de la vida de casados. Tenía tiempo sin pensar en Valentino, Dios, solo de recordar su rostro herido cuando le enseñé el anillo de compromiso que me había dado Vincent, mi corazón se encogía. Creo que de alguna manera seguía almacenando la esperanza que entre él y yo fuera a haber algo, pero ahora eso era imposible. Y lo había aceptado, me había apoyado en cada decisión que había tomado respecto a la boda, él sería uno de nuestros testigos, así como mis amigas. Solo sería una boda civil, era lo más que había cedido. ¿Boda religiosa? Para ello definitivamente no estaba lista y no sé si algún día lo estaría.

CAPÍTULO 32 21 de marzo La boda. Hoy era la jodida boda. Supongo que tantos eran mis nervios que no podías culparme por querer esconderme debajo de la cama durante el resto de la semana. Demonios. Durante el resto del año. Mi estómago llevaba revuelto desde hace una semana, pero en el último par de días la cosa había empeorado seriamente. Vomitaba sin parar. Y al ritmo en que iban las cosas, llegaría a decir: “sí, acepto” entre arcadas. Solo de pensar en ello tuve que salir corriendo al baño a vaciar mí ya de por sí estómago vacío. Quería llorar. Quería huir. Quería dormir. DEMONIOS. Quería comer. La puerta se abrió mientras estaba sentada en el suelo tratando de recuperar fuerzas. Vincent. Me miraba con preocupación mientras se acercaba rápidamente a mí. ——— ¿Estás bien? ——preguntó preocupado. Negué con la cabeza.

——— No sé si pueda hacerlo——lloriqueé de un momento a otro. Y en cuanto la caja de pandora se abrió, nada pudo detenerla. Lloré por lo que parecieron horas. Balbuceé incoherentemente tonterías sin sentido. Volví a vomitar. Y todo el tiempo Vincent me sostuvo en sus brazos. Arrullándome. Dándome consuelo. Brindándome fuerzas. Me sentía culpable por estar en pleno día de la boda cuestionando nuestra decisión. Me sentía tan mal. Física y emocionalmente. Vincent comenzó a quitarme la ropa sin ningún impedimento de mi parte. ——— ¿No sabes que no debes ver a la novia antes de la boda y mucho menos desnuda? ——cuestioné algo divertida por la situación. Me dio una larga mirada. ——— Necesitas bañarte, te hará sentir mejor——explicó con las mejillas sonrojadas. Puse los ojos en blanco. Entrando a la ducha él me enjabonó y masajeó mi cuero cabelludo, yo suspiraba de placer, estaba tan relajada. Lo estaba. Hasta que sus caricias subieron de tono. ——— Aprovechado——escupí secamente sin mirarlo a los ojos. Escuché su risita presumida.

¿Y me iba a casar con ese hombre que tenía el ego del tamaño de un edificio? No lo sabía. ——— Si mi papá te encuentra aquí te cortará la cabeza——dije de un momento a otro recordando que ni él ni yo estábamos solos. Mientras me enjuagaba él me mirada fijamente. ——— No lo hará…espero correr más rápido que él. Resoplé. Tonto y aventurero Vincent. ——— ¿Te sigue doliendo el estómago? ——preguntó preocupado viendo mi abdomen. Suspiré. ———El médico dijo que era colitis, los nervios me están destrozando——expliqué viendo mi inflamado abdomen. Odiaba la colitis. Si comía, me daban ganas de vomitar o me sentía inflamada. Los dolores eran incómodos. Desde el día anterior toda la familia nos habíamos quedado a dormir en la hacienda de Vincent. Mis padres y mi abuela supervisaban cada cosa de la boda. Sería una celebración sencilla, con ellos, algunos trabajadores y amigos de Vincent y mis amigos. Era algo íntimo y sencillo. Alguien toco a la puerta. ——— ¿Vincent? Los señores buscan a la novia——comentó Michael, el jefe de seguridad de Vincent.

Hace algunos días me había contado que todo un pequeño ejército de seguridad privado cuidaba de él y de mi familia en caso de cualquier accidente. Aún podía recordar que meses atrás cuando habían matado a un joven cerca de la colonia, había considerado proponerles a mis papás que aceptaran la propuesta de compra de Vincent. El lugar se estaba volviendo más inseguro y con el dinero que nos ofrecía Vincent por la casa nos permitiría comprar una en una zona más segura. Lo había considerado seriamente. Pero era nuestra casa. No podíamos deshacernos de ella. Es por eso que nunca apoyé la propuesta de Vincent. Cómo habíamos pasado de él insistiendo en comprar nuestra casa a él insistiendo en convertirme en su esposa: NO PODÍA EXPLICARLO. Incluso para mí era una locura. Vincent comenzó a secarme con una toalla, regresándome al presente. Cuando terminó me ofreció otra que envolví en mi cabello. ——— Vamos a ver qué quieren tus papás——dijo ayudando a ponerme una bata afelpada y gruesa. ——— Vamos——accedí tristemente. Dios. ¿Qué ocurría conmigo? La boda me tenía flipando por completo. Mis amigas habían faltado a la escuela para venir y muchos de los invitados estaban comenzando a llegar. Los nervios se apoderaron de mí. Asentí distraída a lo que sea que mis papás dijeran.

Mi mamá estaba emocionada con la boda. Mi papá estaba resignado. ¿Mi abuela? Estaba que bailaba de alegría por conseguir que Vincent se volviera su nieto oficialmente. Mis hermanos peleaban inútilmente contra la incomodidad de la corbata de sus trajes de vestir. Michael, vestido con su traje, me recordaba al protagonista de hombres de negro. Me lo imaginaba de un momento a otro sacando una loca arma moderna para pelear contra lo que sea que pudiera perjudicar la seguridad de Vincent. Y el tiempo pasó volando. Me encontré llevaba por los insistentes brazos de mis amigas y mi abuela y madre, para que me arreglaran el maquillaje y peinado. De un momento a otro me encontré peinada con un elegante moño alto de donde caía mi largo cabello con bonitos rizos. El maquillaje natural resaltaba mis ojos marrones, y las mejillas sonrojadas me hacían lucir joven e inocente. Ahuyenté a todas para que me permitieran vestirme. Distraídamente me puse la ropa interior: un corsé blanco y bragas de encaje. Para rematar un ligero blanco. Seguramente le gustaría a Vincent. El aire comenzó a faltarme. No podía hacerlo. No podía hacerlo. No podía hacerlo. DEMONIOS. Tenía que hacerlo.

Amaba a Vincent, quería estar con él…quería envejecer con él. Voces se oyeron desde afuera pero no fui capaz de encontrarles sentido. Pasos alejándose se escucharon. La puerta se abrió y se cerró audiblemente. Me congelé. Vincent estaba allí parado. Con su hermoso y fino esmoquin. Llevando unas esposas balanceadas juguetonamente en un dedo. Luciendo engreído y decidido. M-I-E-R-D-A. Sin pensarlo corrí por la habitación intentando alejarme de él.

CAPÍTULO 33 ——— ¡No, jodidamente no, estás loco! ——grité encerrándome en el baño. DIOS MIO. ¿Cómo habíamos llegado a esto? ¿Estaba loco? ——— Athena, amor mío, abre la puerta——pidió Vincent con voz sonsacadora. ——— ¡¿Estás loco, Vincent?! ——grité dando vueltas por el baño. Me sentía como un león enjaulado. ——— Sólo cumplo con la promesa que te hice——razonó. Genial. Era yo la que había perdido los estribos. Tonto. Tonto hombre controlador. Solté a llorar a moco tendido. ——— ¡Sólo déjame en paz un momento! ——grité mientras de deslizaba por la pared hasta el suelo. Abracé mis piernas y descanse mi frente en mis rodillas. Hipé. Genial. Ahora tenía hipo. La puerta se abrió y Vincent entró con paso firme en mi dirección. Me tomó en brazos.

Me alegraba que el poco maquillaje que tenía fuera a prueba de agua, o de lo contrario yo luciría como un mapache el día de mi boda. Excelente. Podía ver los titulares de los periódicos y las noticias: “Mujer mapache se casa con magnate sexi y guapísimo”. Sí, no lo creo. Me llevó cargando de regreso a la habitación y me dejó sentada en la orilla de la cama. Secó mis lágrimas con tiernos besos. Ahora me sentía culpable. No lo merecía. Vincent se merecía algo mejor que una chiquilla insegura. ——— Te amo, Athena, con todo mi corazón…con todo lo que soy, te amo——rogó con esos ojos de borrego. Chantajista. Eso es lo que era. Y así lo amaba. Dios, lo amaba tanto que no sabía por qué dudaba. ——— ¿Me puedes acercar el vestido? ——lloriqueé en voz baja, el hipo no se me quitaba. Maldición. Vincent descolgó el vestido y quitó el gancho. Me paré y deslicé la bata por mis hombros. La dejé caer al suelo. Sí, definitivamente a Vincent le gustaba mi conjunto para la noche de bodas. DIOS.

Podría ir en ese mismo momento a firmar el acta de matrimonio con tal de regresar y celebrar nuestro compromiso. Quería que me quitara la ropa. Quería hacer el amor con él siendo “marido y mujer”. Solo con esa idea ignoré su ardiente y atenta mirada. Lo dejé que me ayudara a vestirme. Supongo que era un tanto extraño, mi prometido ayudándome a vestir el vestido de novia en lugar de arrancarlo de mi cuerpo. Casi quería reír ante lo loca de la situación. Definitivamente la historia de nosotros era fuera de serie. Extraña, pero era nuestra y no la cambiaría por nada. El vestido era sencillo, de color hueso, que llegaba a la altura de mis rodillas. Perfecto para una boda civil. ——— ¿Lista? ——preguntó después de que limpié mi cara y retoqué mi maquillaje. Negué con la cabeza. Calcé los zapatos de tacón. Me acerqué al joyero que tenía en el tocador. Me puse la pulsera de cuarzos azules de mi mamá: algo azul. Vincent abrochó en mi cuello un collar de diamantes que formaban las VA: algo nuevo. Acomodé el broche de flores de pedrería en mi cabello: algo viejo, por parte de mi abuela. ——— ¿Me prestas algo, amor? ——pregunté a Vincent. Frunció el ceño pero asintió. Tomé de la cama las esposas.

Mierda. ¿No pensarás que si Vincent hará una locura, no lo haría a lo grande? Bien, esta vez lo hiso a la décima potencia. Las esposas eran doradas y tenían grabadas palabras de amor a todo su alrededor, así como incrustaciones de piedras preciosas con las letras VA. Miré a Vincent alzando una ceja. Nos comunicamos silenciosamente con nuestras miradas. “¿En serio, Vincent?” pregunté. “Me conoces, nena, acostúmbrate”. Sí, esa no había sido una gran charla. Suspiré resignada. Abroché la esposa en mi muñeca derecha. Me acerqué a Vincent y aseguré la otra en su mano izquierda. Me miró divertido. ——— Algo prestado——expliqué sonriendo. Negó con la cabeza. ——— Te amo tanto. ——— Te amo más——respondí tomando su mano en la mía. ***** Llegamos caminando a la recepción de la boda en los terrenos de la hacienda de Vincent. Caminamos tomados de la mano, con nuestras deslumbrantes esposas doradas encadenadas a nuestras muñecas. Me detuve de repente. ——— ¿Estás dudando? ——preguntó Vincent, el bastardo se la estaba pasando de los mil demonios con mi pánico.

Idiota. Pero era un idiota encantador. El idiota del que todas se quieren enamorar. Asentí en respuesta a su pregunta. ——— Bien——respondió. Procedió a echarme sobre su hombro como si fuera un saco de patatas. Grité sorprendida. ——— ¿No creerás que las esposas eran mi único plan? ——se regodeó sobre sí mismo. Reí en voz alta. Debíamos lucir como una pareja de locos. Alcé la vista y vi a mi papá sonriendo. Por lo menos estaba disfrutando y había olvidado su rencor contra “el ladrón de su bebita”. El resto de los invitados sonreían ante nuestra escena. Los fotógrafos contratados para hacer las fotos del recuerdo vivían su momento de gloria disparando docenas de flashes en nuestra dirección. Era una locura de boda. Pero era mi boda y la de Vincent. Lo que la hacía perfecta. Demonios. Si nos íbamos a casar, teníamos que hacerlo a nuestro estilo, ¿Apoco no? El resto del día sonreí. Cuando dije: “acepto”, ni siquiera dudé.

A pesar de las dudas, era el mejor momento de mi vida. Porque la sonrisa de felicidad de Vincent me hacía sentir que volaba, y el anterior sofoco que sentía hacia mí misma desapareció. Por primera vez respiré libre de cualquier peso. Libre de las dudas. Libre de las interferencias. Libre de cualquier impedimento. Todo ello se había ido…y solo quedaba el amor. El amor que sentía por Vincent, mi sexi-caliente-controlador-hombrecavernícola. Y cuando escuché el “los declaro marido y mujer” no pude hacer más que atragantarme. Si te lo preguntas el hipo que tenía después de llorar, se mantuvo durante más de la mitad de la ceremonia. Y con todo y las esposas, el hipo, atragantarme, pensar que me casaría luciendo como un mapache, la colitis y Vincent cargándome hacia el altar como un hombre de las cavernas, fue la mejor boda que jamás pude haber soñado, fue mágico. Y jamás lo olvidaría. Pero aún quedaba pendiente la noche de bodas. Afortunadamente mi abuela tomando copas de champagne y bailando al estilo de los años 50, mis hermanos dejando tirados sus trajes, mis amigas llorando, los trabajadores de Vincent felicitándonos por nuestra entrada y él negándose a quitarnos las esposas en por lo menos una semana: FUE SUFICIENTE PARA DESVIAR MI MENTE DE LA NOCHE DE BODAS. No del todo, pero casi.

CAPÍTULO 34 4 días después La luz del foco que alumbraba molestamente la habitación me despertó, gemí y me cubrí la cara con la almohada. Estaba durmiendo tan plácidamente. No lograba reponerme del todo del viaje en avión. Vincent arrancó las sábanas de mi cuerpo y jaló mis pies hasta que llegué a la orilla de la cama, grité sorprendida olvidando por completo mi sueño. Lo fulminé con la mirada, o por lo menos lo intenté, viendo que se encontraba a medio vestir con sus clásicos pantalones de vestir y su camisa desabotonada. Oh Dios. Amaba su pecho con locura. Todos esos músculos marcados. Lamí mis labios. ——— Sé lo que piensas, mi pequeña gatita cachonda, pero se nos hace tarde para ir a la oficina—dijo él con voz ronca. Miré el reloj de la mesita de noche y sí, efectivamente nos habíamos quedado dormidos. Sonreí. Seguramente estaba a punto de darle un ataque. ——— ¿Por qué no pusiste la alarma, cariño? ——pregunté dulcemente. Me dio una mirada exasperada. Seguí luciendo inocente y él puso los ojos en blanco. ——— ¿Quizá porque alguien me hiso olvidarme de todo después de que se abalanzó sobre mí después de llegar del recorrido turístico y

prácticamente me hiso el mejor sexo de mi vida? ——rebatió alzando una perfecta ceja. Me sonrojé. Prácticamente me había abalanzado sobre él el día anterior después de que cruzamos la puerta. ——— Me encanta que después de todo sigas sonrojándote tan tiernamente——dijo él acariciando mis mejillas y besándome. ——— ¿Qué tan tarde estamos llegando? ——pregunté entre besos. ——— Si seguimos a este paso probablemente una hora tarde. Bien. ——— Necesitaré a alguien para que enjabone mi espalda——dije inocentemente mientras me apartaba de él y dejaba caer mi camisón al suelo para quedar desnuda. Sus ojos recorrieron mi cuerpo con esa lujuria tan común que siempre tenían sus ojos cuando me veían. Le di la espalda e hice todo un espectáculo en llegar al baño y dejar la puerta abierta mientras abría la ducha y entraba en ella. Me encantaba provocar a Vincent. ——— Más te vale estar mojada, y no me refiero al agua de la ducha——gruñó Vincent mientras entraba completamente vestido con la cremallera abierta y me empujaba contra la pared. Rodeé su cintura con mis piernas y sin previo aviso se hundió de mí. ——— Oh Dios…siempre lista para mí, ¿Verdad? ——jadeó y comenzó a moverse. No fue tierno ni lento, fue rápido y duro y me hiso gritar en tiempo record. ¿El hombre tenía que ser tan perfecto en todo? Especialmente en el sexo. Terminamos jadeando.

Él sonrió. ——— No sabes lo bien que se siente ya no tener que correrme en mis pantalones como un adolescente——dijo con esa sonrisa pícara. ——— En su lugar lo prefieres hacer dentro de mí——dije secamente. ——— Y a ti te encanta——rebatió orgullosamente. Mi tonto e infantil hombre. ——— Tienes razón, me encanta——expliqué besándolo y moviéndome provocadoramente mis caderas contra él, que aún seguía hundido en mí. El gimió. ——— No tenemos tiempo——se dijo intentando convencerse—— Dios, ¿Por qué tienes que ser tan insaciable últimamente? Estoy seguro que te he corrompido. ——— Y me has corrompido muy bien——dije con un guiño. Él puso los ojos en blanco y se apartó de mí dejándome con la sensación de vacío. Se quitó la ropa mojada y la aventó a la cesta de ropa sucia. ——— ¿Cómo pudiste haber mojado tu ropa? ¿No pudiste habértela quitado antes de atacarme salvajemente? ——pregunté burlándome de él mientras lavaba mi cabello. ——— Había una hermosa diosa esperando por mí desnuda en la regadera——se defendió. Fue mi turno de poner los ojos en blanco. ——— Se llama tomar un baño, no esperar por ti desnuda. Él sonrió y terminamos de bañarnos en tiempo record. Después de que nos vestimos salimos a la sala de la casa, donde Michael esperaba pacientemente entretenido.

——— Señor, Athena, buen día, supongo que la alarma no sonó a tiempo——dijo sonriendo mientras tomaba mí bolso y lo cargaba por mí. Él siempre era así de caballeroso. ——— No sonó en absoluto——gruñó Vincent mientras ataba su corbata azul. Él amaba el azul. Sonreí entretenida. El hombre no soportaba ser impuntual, a pesar de que estaba disfrutando que ésta fuera su primera vez. Salimos y bajamos hasta donde estaba estacionada la Hummer. Vincent me ayudó a subir y ajustó mi cinturón de seguridad antes de subirse y hacer lo mismo consigo mismo. La camioneta se puso en marcha y rodeó mis hombros con su brazo. Me recosté contra él sonriendo mientras veía por la ventanilla. Hace dos días habíamos tenido que viajar a Nueva York por su trabajo, así que ahora nuestra provisional luna de miel la teníamos aquí. ——— ¿Te he dicho esta mañana que te amo? ——me susurró. ——— No, absolutamente no lo has dicho con palabras. Me besó tiernamente. ——— Te amo más que a nada en este mundo, pequeña——dijo con ese brillo pícaro en sus ojos. ——— Te amo también, cavernícola——respondí. ——— ¿Juntos hasta el final? ——— Hasta el final y más——aseguré recostándome en él. Felizmente me envolvió en sus brazos y estuve segura que pude ver sonreír a Michael con la escena. Por la ventanilla pude ver un puesto de salchichas en una esquina. Sentí mi estómago gruñir. Mierda.

——— Michael detén el auto, por favor——rogué a punto de llorar, diablos, en verdad quería un perrito caliente. Vincent me miró interrogante. ——— En verdad, en verdad, quiero un perrito caliente—expliqué haciéndole ojitos de perrito. Él puso los ojos en blanco. ——— ¿Sabes la cantidad de bacterias que tiene ese puesto? ——dijo él. Michael estacionó a un lado mirando a Vincent por órdenes. ——— Por favor, por favor, por favor——rogué dándole esa mirada que él no podía resistir. ——— Te vas a enfermar——siguió sin ceder. ——— Claro que no lo haré——dirigí la mirada a Michael—— ¿Verdad que no? Seguramente tu haz comido alguna vez un perrito caliente de la calle…dile a Vincent lo deliciosos que saben. Ambos hombres no podrían resistir mi mirada. ——— Íbamos a desayunar saludablemente en la oficina——dijo Vincent. ——— Y lo haremos, tu comerás tu fruta y yo mi perrito caliente—— hice puchero. ——— ¿Correrás el riesgo de enfermarte? ——preguntó exasperado. ——— Absolutamente——aseguré, diablos daría un dedo e incluso dos por un perrito caliente en esos momentos—— además, veamos el lado bueno…si me enfermo podrás cumplir tu fantasía de cuidarme noche y día. ¡Diablos, si hasta te compraré el traje de enfermero! Sacudió la cabeza y sonrió. Lo tenía en mis manos. Me abalance sobre él y lo besé. ——— Bien, espera aquí. Michael, acompáñame.

Desabroché el cinturón y pasé por encima de Vincent para salir de la camioneta. Michael me ayudó a bajar. ——— No tardaremos, señor——le aseguró a Vincent, quien asintió y sacó su Smartphone. Tomé mi bolso y caminé contenta hacia el puesto de salchichas. El hombre que atendía tenía claras raíces latinas. Sonreí. Amaba encontrar hispanos en Estados Unidos, era como encontrar familia. ——— Buen día——le dije hablando lo más mexicamente posible. Me miró y sonrió. ——— Buen día, muchacha, ¿Qué puedo ofrecerle? ——preguntó alegre. Miré a Michael, quien se notaba divertido. ——— ¿Quieres algunos Hot dogs? Él me miró sorprendido. ——— No aceptaré un NO por respuesta——aseguré firmemente. Me giré hacia el trabajador mirando la comida. Prácticamente salivé en anticipación. ——— ¿Puedes hacerme un pedido para llevar? ——Pregunté y no le dejé responder——para mí serán 4 perritos calientes, con muchas cebolla, poca mostaza, casi nada, pero tampoco tan poco, algo de salsa cátsup y muy poco picante. ¡Oh, y mucha mayonesa! Pero no demasiada. Tomé un respiro de aire. Michael y el hombre me miraban divertidos. ——— Dios, enserio tengo mucho antojo, que será un suerte si no se cae la comida al suelo antes de darle un probado. ¿Tú qué vas a querer, Michael? ¿Cinco, seis o más? No te hagas el modesto o haré que Vincent te despida.

Soltó una carcajada. ——— Cinco, por favor, de todo un poco y mucho picante——dijo él sacudiendo la cabeza. El trabajador hiso los pedidos para llevar y le dio a Michael su pedido y después el mío. ——— Oh, también dos Coca-Cola, por favor. ——— ¿Antojos? ——preguntó él divertido. Asentí. ——— Demasiados. Me tendió los refrescos y se los di a Michael. ——— ¿De cuantos meses el niño? ——preguntó de repente con ojos sabios. Fruncí el ceño. ——— ¿Qué niño? ——dije mirando detrás de mí y por toda la calle. Me miró como si estuviera loca. ——— El suyo, señorita. Casi dejé caer mi comida. Abrí los ojos en sorpresa. ——— ¡Oh no, no estoy embarazada! Simplemente siempre tengo antojos, así soy yo——le dije sonriendo. El asintió. ——— Si usted lo dice, señorita. Le tendí un billete de cien dólares. ——— Quédese con el cambio y tenga buena tarde. ——— Igualmente y gracias, ángel. Dios la bendiga. Caminé al lado de Michael hacia la camioneta con el ceño fruncido en confusión.

——— ¿Estoy gorda? ——Pregunté antes de que llegáramos a la Hummer——y no me mientas. Me miró confundido e incómodo. ——— En absoluto, señorita. Puse los ojos en blanco. ——— Athena, para ti, recuérdalo. Él asintió y me abrió la puerta. Subí y pasé por encima de un sonriente Vincent hasta sentarme en el centro. Me miró y miro a Michael. ——— Dios, terminarán por enfermarse——dijo Vincent mientras tomaba mi refresco y se lo tendía a Vincent. ——— Sostenlo por mí——le dije distraídamente. La camioneta se puso en movimiento y abrí mi bolsa sacando un muy delicioso y oloroso perrito caliente con demasiada cebolla y cátsup. Lamí mis labios y le di una gran mordida. Gemí, sabía a cielo. Cerré los ojos y disfruté hasta el último bocado de Hot dog. Abrí los ojos y le quité el refresco a Vincent quien ya lo había abierto para mí. Tomé un gran sorbo hasta suspirar feliz. ——— ¿Estaba rico? ——preguntó él entretenido. Le di una sonrisa. ——— No tienes ni idea. Se rio y me quitó la bolsa y miró adentro. ——— De todas formas, ¿Cuántos malditos perritos calientes te compraste? ——murmuró mirando dentro.

Bien, creo que su mirada incrédula dirigida a mí me dijo que había encontrado su respuesta. Me ofendí y le quité mi desayuno. ——— Tengo hambre y antojo——me defendí. Me abrazó y me besó. ——— No lo decía con esa intención——murmuró contra mi pelo. Sin previo aviso lágrimas rodaron por mis mejillas. ¿En verdad estaba engordando? ——— El señor del puesto me dijo prácticamente gorda——lloriqueé escondiendo mi rostro en mis manos. Vincent me jaló contra él y felizmente me acurruqué en su regazo. Lo escuché ordenar a Michael que subiera las cosas a la oficina cuando llegamos al estacionamiento del edificio. La puerta se abrió y cerró y él y yo nos quedamos solos en la camioneta. ——— Amor, mírame——ordenó con su voz autoritaria. Sorbí mi nariz y limpié mis lágrimas de las mejillas y lo miré. Dios, mi hombre. Tan guapo y condenadamente sexy, era mío. ——— Tú no estás gorda, eres perfecta y aunque subas de peso, seguirás siendo la mujer más sexy y hermosa en el mundo para mí. Al diablo lo que digan, te amo tal cual eres y eso es lo que importa. Más lágrimas. Eché mis brazos alrededor su cuello. ——— Él dijo que parecía embarazada——susurré tristemente. Vincent se apartó un poco de mí para verme a la cara. Lucía sorprendido.

——— ¿Y lo estás? ——preguntó incrédulo. DIOS. Quería golpearlo jodidamente fuerte. ——— No, no hay ninguna posibilidad, estoy tomando la píldora, ¿Recuerdas? ——aclaré y terminé la conversación rotundamente.

CAPÍTULO 35 Al final de todo terminamos quedándonos una semana extra en Nueva York. Sí, una locura. Comenzaba a amar las luces de la ciudad. Incluso el tráfico, se comenzaba a volver familiar. ——— ¿Te gustaría vivir aquí? ——preguntó Vincent con una sonrisa. ¿De qué había tenido miedo de casarme? Demonios. Sentía que era lo mejor que me había pasado en la vida. Miré su enorme sonrisa. Dios. Amaba esa sonrisa. ¿Qué me había preguntado? “Genial, Athena…volvemos a los viejos hábitos” me reclamé. ¡Vivir aquí en NY! Sí, eso era. Casi quería regodearme…no lo hice…afortunadamente. ——— No especialmente…es hermosa pero, ¿Permanentemente? Prefiero algo más…tranquilo…hogareño. ——— ¿Hogareño, eh? ——cuestionó mientras tomaba mi mano y entrabamos a su casa. Era de tarde. Él había tenido que ir diariamente a su empresa, por supuesto, me obligaba a ir con él.

No es que me quejara. Amaba verlo trabajar…y estaba aprendiendo muchas cosas. Acerca de la dirección de su empresa. Y me entretenía suplir a Chelsea, su secretaria de más de 50 años, para que ella descansara un poco. La primera vez que había contestado su teléfono para atender las órdenes de Vincent él se había sorprendido. Se había negado. Ese bruto hombre no quería ni que moviera un dedo. ¡Un dedo! Sí, sus complejos de macho sobreprotector se estaban saliendo de control. No me quejaba…aún. ——— Estoy muerta——me quejé sacándome los zapatos. Me tiré sobre la cama. Quería dormir. Estaba a punto de dormir. Hasta que Vincent comenzó a masajear mis pies. Era un amor de hombre, mierda, era el hombre perfecto. Cómo lo había encontrado, aún no lo sabía, pero me alegraba de haberlo hecho. Sus manos fueron recorriendo mis piernas hasta que se acomodó sobre mí. Dejó pequeños besos en mi cuello. ——— Por cierto…quiero que conozcas a mi familia——soltó de repente.

SANTA VACA Y HAMBURGUESAS.

SUS

ANCESTROS

CONVERTIDOS

EN

——— Conocer…a tu familia——tartamudeé estúpidamente. Me miró fijamente. ——— Sí, a mi hermana, hermano y padres——explicó. ¡Una hermana! Vincent tenía una hermana. ¿Quién demonios pudo haberlo dicho? Bueno, también tenía un hermano. Pero eso no era tan sorprendente, una parte de mí lo esperaba. ¡Pero qué va de un hermano a una hermana! Además, ¿Su idea de querer presentármelos? IMPOSIBLE. Moriría. Estaba segura. Me odiarían. ¡Es decir, nos habíamos casado sin ellos presentes! ¿Por qué nos habíamos casado sin ellos presentes? ¿Cómo pude nunca preguntarle por su familia? ESTO ESTABA MUY…MUY MAL. Dios, no quería ni pensar lo que pasaría si me los presentara, su reacción al enterarse. ——— Déjame ver si entendí——dije lentamente——tienes un hermano y una hermana. Me miró como si fuera tonta. Genial. Pero esto era importante. Estaba en juego mi cordura. Lo sé, estaba exagerando. ¿Qué chica no exagera?

——— Sí——repitió remarcando cada letra——Eva es mi hermana menor, tiene 19 años y William tiene 24 años. ——— Todos ustedes son 3——estúpidamente declaré lo obvio. Vincent puso los ojos en blanco, resignándose que la conversación no acabaría pronto. Tampoco avanzaría hacia otras cosas importantes. Como por ejemplo: sus manos en mi cuerpo…o sus labios sobre mi piel… > Me grité a mí misma. ——— ¿Y quieres presentármelos? ——prácticamente chillé. Estaba siendo infantil y lo admitía. ¡Diablos, tenía derecho a hacerlo! Era una adolescente. Por una vez quería comportarme como tal. Y si eso significaba ser berrinchuda y testaruda, que así sea. ——— Nuevamente, sí——gruñó mientras comenzaba a abalanzarse sobre mí. Oh, no, señor. Los juegos tendrían que esperar. Aparté su rostro de mi pecho. De manera infantil agarró un pedazo de mi blusa entre sus dientes y me miró con ojos de borrego. Casi sentí remordimiento de negarle momentáneamente lo que quería. ——— ¿No vez que esto es una crisis? ——chillé mirándolo con lo que sabía eran ojos cubiertos de terror y miedo. Liberó mi camisa y se dio la vuelta en la cama, llevándome consigo hasta que estuve acostada sobre él. Puso las manos sobre mi trasero y me apretó contra su erección. Gemí. Amaba tanto sentirlo contra mí.

Amaba su cuerpo. Amaba el sabor de su piel. Amaba la manera en que se sentía bajo mi toque. Amaba sus labios, tan deliciosos y tentadores. Amaba sus ojos. Y sus músculos… yo no podía pensar en ellos, no si quería concentrarme. Tenía la musculatura perfecta para ser monumentalmente el ejemplar masculino perfecto en todo el mundo. Ni hablar de esa parte de su cuerpo que tanto le gustaba apretar contra mí. Bueno, nos gustaba. Él era tan perfecto. Simple y sencillamente. > Me regañé a mí misma. ——— ¿En serio quieres que pospongamos esto y hablemos? ——se quejó mientras ponía sus manos en mis pechos y los estrujaba con esa posesión propia de él. Solté un grito de placer. Él me trataba de distraer. Oh Dios, dulce Dios, Santa Claus, el conejo de pascua y las calabazas de Halloween, ¿Por qué era tan difícil apartar mi atención de su cuerpo, por qué? Tomé sus muñecas en mis manos y las aparté hasta que las forcé a mantenerse por encima de su cabeza. Sus ojos brillaron malvadamente. ——— ¿Ahora te dio el impulso de ser controladora? ——preguntó moviendo sus cejas sugestivamente. Reí. Por su gran tamaño, me quedé estirada sobre él a pocos centímetros de distancia entre nuestros rostros, para mantener sus manos contra la cabecera.

Nos encontrábamos en una de sus tantas casas. Su cama era tan grande y cómoda que me hacía querer llorar de placer cada vez que me acostaba sobre ella. Pero no tenía comparación si se trataba de estar acostada sobre Vincent. Él era jodidamente cómodo. Movió sus caderas contra provocándome…distrayéndome…dándome placer…

mí,

——— Hablemos rápido——exigí sabiendo que dentro de un minuto o menos estaría abalanzándome contra mi hombre para saborearlo. ——— ¿Qué quieres saber? Quiero que conozcas a mi familia, te amarán como yo te amo, simplemente es un paso más en nuestra relación. ——— Tengo miedo——admití mirándolo a los ojos. Me dio esa mirada de ternura y se zafó de mi agarre para abrazarme fuertemente, me acurruqué contra él felizmente. ——— Pequeña, sé que tienes miedo, yo también lo tuve cuando hablamos con tu familia, tenía miedo que no me aceptaran por ser mayor que tú, sé que es algo difícil de superar pero te amo tanto que no me importa lo que digan los demás. Eres mía. Sólo mía. Sonreí y lo besé. ——— Está bien——accedí. ——— ¿Aceptas conocerlos? Asentí. ——— Esta es mi mujer, tan valiente y fuerte——comentó con orgullo. ——— Genial, ahora quítate la ropa. Alzó una ceja pero obedeció y en menos de un minuto se había quitado la ropa hasta quedar desnudo. Era la vista más espectacular que podría ver alguna vez. Lamí mis labios. ——— ¿Vez algo que te guste? ——preguntó divertido mientras arrancaba la ropa de mí cuerpo.

——— Veo algo delicioso que muero por comer——respondí viéndolo traviesamente. Él gruñó. Quedé desnuda frente a él. Me besó con hambre. Respondí con la misma intensidad. Era insaciable cuando se trataba de él. ——— Eres tan deliciosa y perfecta…no sabes lo mucho que quiero estar dentro de ti——susurró besando mi cuello. Solté un fuerte gemido, me enloquecía cuando hablaba con crudeza durante el sexo. ——— Hazlo——exigí, no estaba para preliminares en esos momentos, quería a mi hombre y lo quería en ese mismo instante. Me miró a los ojos. Estaba midiéndome. Lo que vio debió de haberlo complacido, porque sin previo aviso se hundió en mí con una fuerte estocada. Grité por la sorpresa y el placer de sentirlo estirándome. No me dio tiempo de obtener compostura. Se movió fuerte y rápido contra mí, quitándome el aliento y volviéndome loca de placer. Cada embestida de él me llevaba más cerca del cielo. Él gruñía incoherentemente. Yo gemía descaradamente. Ambos movíamos las caderas a nuestro encuentro. Muy pronto sentí mis músculos tensarse y alcanzar el éxtasis. Grité su nombre en mi liberación sin dejar de ser consciente de que tomaba mis piernas bajo mis rodillas y me habría más para él.

No me dio la oportunidad de recobrarme y darme un respiro. Continúo con sus experimentados movimientos y me corrí por segunda vez, esta vez mordiendo su hombro para evitar gritar frenéticamente. Se movió una vez más y se tensó. Lo sentí correrse dentro de mí, depositando su caliente semilla en mi interior mientras gritaba mi nombre. Cuando por fin fui capaz de pensar con claridad noté que Vincent se había dejado caer a un lado de mí y me había atraído hacia él y cerrado sus brazos contra mí. Amaba que siempre me abrazara después de hacer el amor o cada vez que follábamos. Cuando aún era virgen podría haber jurado que ambas cosas eran lo mismo. ¿Después de varios meses con una vida sexual muy activa con Vincent? Conocía la diferencia con claridad. Hacer el amor con él era algo mágico, no había palabras, era una conexión entre los dos que nos unía por completo. Era tierno, romántico, excitante y complaciente. ¿Cuándo follábamos? Era el mismísimo cielo, ambos enloquecíamos y él dejaba libre esa vena dominante que tenía, era duro y carnal. Era enloquecedor. Era un instinto primario. Era algo salvaje. Amaba tenerlo de ambas formas, siendo un completo caballero complaciente y además un sexy cavernícola salvaje y dominante. Era la combinación perfecta. Suspiré feliz. No había mejor lugar que estar entre los brazos de Vincent. Se sentía cálido…correcto…se sentía como el hogar.

*****FIN*****

EPÍLOGO Cuando volví a abrir los ojos bostecé, me sentía más feliz que nunca, tenía una pequeña incomodidad entre mis piernas y me sentía perfectamente bien usada. Tenía un recordatorio de donde Vincent había estado. Sonreí y me desperecé. Vincent estaba mirándome con una sonrisa traviesa. ——— Te quedaste dormida——explicó sin dejar de sonreír con suficiencia. Genial, su ego estaba de maravilla pasando su momento de fama. Me sonrojé. Tenía que admitir que el hombre había acabado por completo conmigo con su intensidad. ——— Es que eres tan intenso, acabas conmigo por completo——dije sin pensar. Él sonrió más. ——— Pequeña, eres tan jodidamente adictiva——respondió mientras bajaba su rostro hacia mi pecho y se llevaba un pezón a su boca. Me arqueé. Dios, estaba tan sensible últimamente. ——— ¿Estas bien? ——preguntó preocupado. ——— Sólo estoy un poco sensible——respondí mientras me apartaba de él y me sentaba, quería ir al baño. Solté un gemido lastimero mientras me dejaba volver a caer en la cama.

Inmediatamente Vincent estaba revoloteando sobre mí con esa usual extrema preocupación. ——— Me siento tan jodidamente bien usada——expliqué sonriendo antes de que me abrumara con su interrogatorio. Él me miro seriamente y sonrió. ——— No creo que puedas caminar——presumió mientras me tomaba en brazos y me llevaba al baño. Bufé de una manera que no era muy femenina que digamos. Después de pensarlo bien, esta vez él tenía TODO el derecho de presumir. ——— No creo poder hacerlo——coincidí. Me besó tiernamente. ——— Lo siento, amor. ——— ¿Te estás disculpando por darme unos excelentes orgasmos? ——pregunté divertida. Él resopló sonriendo infantilmente. Dios, cuánto lo amaba. ——— Tienes razón. Lo besé en la mejilla. Él me bajó cuando estuvimos en el baño. Mojó una toalla y se acercó a mí. Oh no. Jodidamente no. No. No. No. Sí. Estaba a punto de reclamarle. ——— Déjame cuidar de ti——pidió con esos ojos de borrego. Tenía que ser tan ingenua por rendirme siempre a esa mirada inocente y esperanzada.

Separé las piernas manteniendo mis ojos cerrados mientras lo sentía limpiarme, él amaba tanto hacerlo por mí. Era un loco obsesivo. Dios, era mi hombre pervertido. ——— Creo que ya es suficiente——advertí mientras sentía el deseo volver a construirse dentro de mí con sus descaradas caricias. Me dio una larga mirada. La preocupación volvía a mostrarse en su rostro. ——— Necesito pensamientos.

un

momento

a

solas——interrumpí

sus

De nuevo lo vi que iba a empezar a quejarse. ——— Enserio necesito un momento a solas. Me miró con ojos de borrego. ——— No me mires así, tengo que hacer pipí y no podré hacerlo si estás aquí, ¿O a ti te gustaría que yo estuviera presente mientras tú lo haces? Un brillo cubrió sus ojos. Me sentí sonrojar. Ahora que lo pensaba… ——— No te lo impediría——respondió guiñándome un ojo. ——— Lo tendré en cuenta——acepté sonriendo y lo ahuyenté. No quería decirle que no me sentía bien, estaba demasiado sensible en esos días, me quedé un rato frente al espejo viéndome la cara, estaba un poco pálida, bueno, más de lo usual. Salí y me encontré con Vincent esperando fuera de la puerta, completamente cómodo con su desnudes. Me dio una larga mirada. Me tensé. Ya era suficiente.

——— ¿Qué pasa, tengo monos en la cabeza o qué? —— prácticamente le gruñí. Siguió mirándome y soltó un gruñido. ¿Enserio? Me cargó y me llevó a la cama, acomodó las almohadas y se alejó para hacer una llamada en voz baja. Lo miré. ¿Qué demonios estaba mal con él? Revisé el reloj, eran las 5 de la tarde, demonios, la pastilla anticonceptiva debía haberla tomado hace una hora. Me levanté y busqué en mi bolso las pastillas, Vincent estaba de espaldas a mí hablando por teléfono. Me puse la camisa de Vincent que me llegaba a la mitad del muslo. Bajé a la cocina por un vaso de agua. Tarareé una canción mientras comenzaba a tomar la pastilla. Una mano me hiso tirarla al suelo. ——— ¿Qué demonios haces? ——le Verdaderamente me estaba enloqueciendo.

grité

a

Vincent.

——— No la tomes——me advirtió mientras la recogía y la tiraba a la basura. Sacudí la cabeza incrédula. ——— ¿Por qué hiciste eso? Sabes que es mi pastilla anticonceptiva y ya debía haberla tomado hace una hora. ——— Tus pechos están más grandes——señaló. Fruncí el ceño, no lo entendía. ——— Están irritados, es normal. ——— Tu humor es muy susceptible——volvió a señalar. ——— ¿Hola? Soy mujer, somos así. ——— Estás un poco inflamada——gruñó señalando mí estómago. Demonios, mi límite.

——— Maldita sea, ¿No has pensado que tengo el síndrome premenstrual? Eres irritante. Dejé el vaso de agua y subí a la habitación. Antes de llegar el timbre sonó, lo ignoré y subí a conseguir otra pastilla, ya que mi novio la había tirado. Antes de saberlo, Vincent me estaba gruñendo mientras entraba a la habitación con una bolsa en la mano. Esto estaba cada vez peor. ——— Suelta las malditas pastillas——me regañó con un tono de voz que jamás lo había oído usar conmigo. ¿Qué le ocurría? De un momento a otro estaba siendo cargada en dirección al baño, Vincent era cuidadoso conmigo pero aun así no podía evitar sentir miedo. Me bajó sobre el piso con cuidado. Abrió la bolsa y sacó un contenedor trasparente. ——— Haz pipí en esto——ordenó entregándomelo, lo sostuve por acto reflejo. Oh demonios. Alcancé a ver el contenido de la bolsa. Pruebas de embarazo. Palidecí y sentí un mareo. Vincent me sostuvo contra él. ——— Tranquila——dijo besando mi frente. ¿Cómo iba a estar tranquila con él trayendo pruebas de embarazo para mí? Lo miré interrogante. ——— Confía en mí——dijo. ——— Está bien——me quejé.

Lo miré para que saliera, su mirada me indicaba rotundamente que no lo haría. No discutí, tomé el pequeño recipiente y me concentré únicamente en llenarlo e ignorar el hecho de que mi novio, marido, me estaba viendo. Qué vergonzoso. Lo dejé en el lavabo. ——— Buena chica——me consoló Vincent mientras comenzaba a abrir cada prueba de embarazo y la sumergía en mi orina. Sí, vergonzoso. Cuando acabó conté 7 distintas pruebas aguardando por nosotros en el lavabo. Cada una de diferente marca. No sabía qué decir. Era un impacto total. ——— No puedo estar embarazada——me quejé más conmigo misma que con Vincent. Él me miró. Se sentó sobre la tasa y me jaló a su regazo mientras me abrazaba. Lo miré a los ojos. ——— No puedo estarlo. ——— ¿Cuándo es tu periodo? Lo pensé. Debía serlo hace 3 semanas. Demonios. ——— Hace tres semanas debía serlo——respondí con voz ahogada, Él alzó una ceja. ——— Pero yo siempre tengo retrasos——expliqué ilusa. No dijimos nada por más de veinte eternos minutos. Él solo me sostuvo y agradecí su apoyo, esos eran momentos difíciles. Me miró interrogante.

Era la hora. Ahora o nunca. Asentí. Él me dejó sentada mientras el verificaba las pruebas. Su cara era inexpresiva. Demonios. Sentí nauseas, de temor definitivamente. Una eternidad después él me miró. No supe medir sus emociones. ——— Las 7 coinciden en el resultado——dijo con voz seria. Tomé una bocanada de aire y trate de prepararme mentalmente, el resultado cambiaría mi vida de manera definitiva. Me armé de valor. ——— ¿Cuál es el resultado? Me miró. ——— Positivo——respondió. De no haber estado sentada podría haber caído al suelo. El impacto me dejo helada. Estaba embarazada. Tenía un pequeño ser creciendo dentro de mí. Un hijo. Mío y de Vincent. Las lágrimas se derramaron de mis ojos. Vincent me abrazo y me miró preocupado. Él también lloraba.

Y eso solo me hiso llorar más. ——— Tranquila, amor. Esta es una buena noticia, no esperaba que sucediera tan pronto pero estoy feliz como el infierno. Tenemos una pequeña mezcla tuya y mía. Estaremos bien, tendremos un bebé, y sé que eres joven pero te prometo que todo estará bien. Ambos lo amaremos y sé que seremos buenos padres, te prometo que todo estará bien. Lo miré mientras hablaba. ¿Estaba preocupado de que no quisiera al bebé? Oh Dios, mí amado Vincent. Pude encontrar ese miedo en sus ojos. Sentí mi corazón contraerse. ——— Vincent——comencé a decir entre sollozos——lloro porque es una maldita sorpresa y no te voy a engañar diciendo que no estoy asustada, porque lo estoy como la mierda, pero estoy feliz. ¡Dios mío! No sabes la felicidad que estoy sintiendo independientemente de las circunstancias. Lo besé antes de que pudiera decirme algo. Me alzó y rodeé su cintura con mis piernas. ——— Gracias, amor——susurró sonriendo. Sobre su hombro pude ver las pruebas de embarazo, alcancé a verlas. Todas indicaban que estaba embarazada. Una en especial llamó mi atención. Tenía una pequeña pantalla digital. La alcancé y la sostuve delante de mí mientras Vincent me sostenía para no caer. La pantalla indicaba que estaba embarazada y tenía de 4 a 5 semanas de embarazo. Abrí los ojos por la sorpresa.

Vincent sonrió alegremente. ——— ¿Entre 4 y 5 semanas? ——pregunté sonriendo. Eso quería decir que definitivamente habíamos concebido durante nuestras primeras relaciones. “Jodidas pastillas de mierda” Pensé amargamente. Él asintió. ——— Quiero que mañana a primera hora vayamos con el doctor para asegurarnos que todo esté en orden. Accedí. ——— Dios mío…vamos a ser papás——dijo como si no pudiera creerlo todavía. Sacudí la cabeza. Aun no me caía el veinte. Mi estómago gruñó. ——— Tengo hambre. ——— Vayamos a alimentarte a ti y a este pequeño——dijo mientras me llevaba a la cocina. Recosté mi cabeza en su hombro. Me sentó en una silla alta en la barra de desayuno mientras él comenzaba a cocinar. Ni siquiera se percataba que estaba allí en la cocina, preparando la comida mientras estaba completa y deliciosamente desnudo. ——— Creo que debemos de estar en las mismas condiciones——dijo mientras se acercaba y me quitaba su camisa. Sonreí. Él era insaciable. Yo también lo era.

Me miró fijamente el vientre, bajé la vista hacia mi abdomen. No lo había notado pero verdaderamente si se notaba una redondez que no había tenido. Él cubrió mi vientre con su mano y yo puse la mía sobre la de él. Oh Dios. Él sacudió la cabeza incrédulo. ——— ¿Es real? ¿Verdaderamente está pasando? ——preguntó mirándome a los ojos. Asentí con la cabeza, no podía hablar. ——— Tampoco puedo creerlo aún——logré decir. ——— ¿Es mi imaginación o es demasiado grande? Resoplé. ——— Cariño, ¿Esto te parece demasiado grande? Ni siquiera eres tú el que lleva un bebé dentro espera a verme dentro de unos meses, ya no me vas a querer cuando sea una bola de peso. ——— Athena, te amaré más, habrá más de ti para amar, si es que es posible, demonios te cumpliré tus antojos y te pondré en una habitación aislada para mantenerte a salvo a ti y a nuestro hijo. ——— ¿Hijo? Lo sigues llamando así, podría ser una niña——debatí. Él se acercó a mí y me abrazó. ——— Créeme cuando digo que lo único que quiero es que nazca sana y salva, pero estoy segurísimo que es niño. ——— ¿Qué te gustaría que fuera, independientemente de tu seguridad de que va a ser niño? ——— Niño…así cuando tengamos una niña, ella tendrá quién la proteja. Sonreí. Todavía no teníamos ni 3 meses de embarazo y ya pensaba en futuros hijos.

Puse los ojos en blanco, ese era mi hombre. ——— ¿Qué apostamos? ——dijo de un momento a otro. Me interesé de inmediato. Las cosas se ponían buenas. ——— Tú dime——accedí. ——— Si resulta ser niño te tendré por una semana como yo quiera, cuando quiera y en donde quiera, no discutirás y solo recibirás lo que yo dé. ——— Me gusta la idea——respondí—— ¿Y si no es niño? ——— Estaré a tu entera disposición una semana entera, demonios podrías hacerme tu sirviente——explicó poniendo los ojos en blanco. ——— De acuerdo. Lo besé mientras él ponía sus manos en mi vientre. Oh mi Dios. ¿Podría ser más perfecto? Diablos, no podría haber imaginado nunca que quedaría embarazada tan inesperadamente y que Vincent enloquecería de júbilo por la noticia. Me sentía tan feliz a pesar de estar muerta de miedo, el embarazo era un proceso largo y desconocido para mí. Sucedían tantas cosas que me aterraban, y honestamente, el aumento de busto me incomodaba. El embarazo recién iniciaba considerablemente mucho.

y

mi

busto

había

aumentado

No es que me quejara. Lucía sexy. Pero era aterrador. Él ahuecó mis pechos en sus manos y los amasó. Solté un gemido. Se sentía tan bien. ——— No puedo aguardar a probar la leche materna——susurró con esa mirada traviesa. Mi vientre saltó en excitación. DIOS.

Este hombre me iba a matar. ——— Eres un pervertido——respondí sonriendo. Pero era mi pervertido, al que no podía negarle nada. Dios me ayude, dentro de unos meses las cosas se podrían calientes. Muy calientes. Se apartó de mí. ——— Bien, ahora alimentemos a este pequeño——dijo contento—— ¿Qué se te antoja comer? Lo pensé. ¿Qué se me antojaba? Dios, ahora que me ponía a pensar en ello eran tantas cosas las que se me antojaban. Solté un gemido solo de pensarlas. Vincent me escuchó y alzó una ceja interrogante. ——— Es que hasta ahora que me pongo a pensarlo, son tantas cosas las que se me antojan——expliqué tímidamente. ——— Bien, escoge una por ahora, más adelante podremos cumplir cada capricho que tengas, amor mío——respondió tiernamente. ——— Huevo a la mexicana——gimoteé deseando, verdaderamente con ganas, comer unos huevos a la mexicana——con mucha cebolla y chile, por favor. Él sonrió. ——— En seguida. Lo vi desplazarse por la cocina mientras preparaba los huevos a la mexicana y quitarse las lágrimas de los ojos mientras cortaba la cebolla. Diez minutos después tenía los huevos a la mexicana más deliciosos que había visto nunca. La boca se me hiso agua. Casi podría haber llorado de placer cuando probé un bocado.

——— ¿Están buenos? ——preguntó divertido. Asentí. No era capaz de hablar. Comí 5 tortillas y dejé el plato completamente limpio. Oh Dios. A este ritmo sería un barril lleno. Pero demonios, valía tanto la pena. No me di cuenta que Vincent también había comido y me miraba complacido mientras tomaba un sorbo de agua de Jamaica. ——— Ya me está gustando esto del embarazo——comentó con esa sonrisa pícara. Me sonrojé. No podía hacerme a la idea. Era tan irreal. ——— Mañana iremos al médico, quiero que te hagan un examen general para asegurarnos que todo está en orden, después de todo, seguiste tomando tus pastillas y hay que ver que eso no haya afectado al bebé——explicó tomando agua. No. Mi bebé. Fuertes sollozos salieron de mí y no pude detenerlos ni quería hacerlo. Mi bebito. El bebé de Vincent. No podía estar mal. No Dios, por favor. ——— Tranquila, amor, estoy seguro que todo está bien——me consoló Vincent mientras me abrazaba y me apretaba contra él. Hundí mi cara en su pecho y seguí llorando. El trataba de consolarme pero no funcionaba.

Nada lo haría hasta que supiera que todo estaba bien, que mi bebé estaba bien, a salvo, creciendo fuerte y sano. ——— No quiero que nada le pase a nuestro bebé——susurré viéndolo a los ojos. Lo vi con la mirada destrozada, a él también le afectaba. ——— No puedo soportarlo——dijo y me cargó y nos llevó hasta su habitación——comienza a vestirte. Lo vi sacar el teléfono y hacer una llamada. Hice lo que pidió y me vestí. Para el momento en que terminé él ya había terminado la llamada y se ponía rápidamente unos jeans y una camisa blanca. Se puso sus zapatos y me miró. ——— ¿Lista? ——preguntó. Asentí mientras me ponía mis zapatos planos. No estaba segura de poder usar tacones en esos momentos. Tomó mi mano y salimos hacia el garaje en donde Jackson, su guardaespaldas, aguardaba con la camioneta encendida. Vincent abrió la puerta para mí y ambos entramos. El coche se puso en marcha y me ayudó a ponerme el cinturón de seguridad. Vi a Jackson vernos por el espejo retrovisor, tenía una mirada compasiva, seguramente mi aspecto debía ser patético y desolador en esos momentos. ——— ¿Dónde vamos a ir? ——pregunté entre hipidos. Odiaba el hipo. Siempre lo tenía después de llorar. ——— Vamos con el doctor, es mejor sacarnos de dudas de una vez——respondió tomando mi mano entre una suya. ——— Tengo miedo——admití soltando nuevamente lágrimas.

Él las limpió y me besó. ——— Todo estará bien. Asentí y recargué mi cabeza en su hombro y seguí llorando. Él no me dejó de abrazar incluso cuando entramos en el consultorio de la doctora. Ni siquiera escuché el nombre de ella, desde muy lejos escuché vagamente a Vincent explicarle nuestra situación. Me levanté cuando me pidieron una muestra de orina y entré en el baño que estaba dentro del consultorio. Cuando salí les entregué la muestra. Una enfermera tomó mi presión y me sacó unas muestras de sangre. Contesté todas las preguntas que me hicieron. Tomaron mi peso. Tomaron mis medidas. La doctora se retiró para el momento en que le entregaron los resultados de los exámenes de sangre y orina. Habló con un doctor. Los vi discutir acerca de los resultados. Vincent me abrazó durante todo el momento. Lo que para mí fue una eternidad después, me pidieron ponerme una bata color rosa. Lo hice y Vincent me ayudó a hacerlo a pesar de las réplicas de las enfermeras por privacidad. Él bufó groseramente y aseguró que era su mujer, que no me dejaría sola. Eso me hiso sonreír. Me llevaron a una camilla en donde me pidieron acostarme y poner mis piernas en unos reposaderos. Fruncí el ceño pero no protesté incluso cuando estuve completamente abierta a la vista de todos. La doctora me puso una manta para cubrirme, ella se puso unos guantes y me explicó a cerca de un ultrasonido vaginal. Demonios. Me tensé pero no me negué a que esa maldita sonda blanca cubierta por un condón entrara en mí.

Vincent sostuvo mi mano entre las suyas y me susurró palabras cariñosas. Pude ver a la doctora y al doctor sonreír ante nuestra escena. Me sonrojé. La pantalla se mostraba borrosa. Y entonces fue cuando lo vi. Eran unas pequeñas bolitas brillosas en la pantalla. Los doctores se miraron, hablaron unos momentos en voz baja y asintieron de acuerdo mientras sonreían y algunos como la doctora se miraban incómodos. ——— Bien, me alegró de decirte, señorita Rousseau, de que estás en perfecto estado de salud, al igual que tus bebés, felicidades, estás esperando trillizos——dijo la doctora. Trillizos. Dios. Estaba embarazada. ¡De trillizos! No uno…ni dos… ¡TRES!

PRÓXIMO LIBRO Don’t let me fall Segunda parte de “Deja de sofocarme”

A novel by Elizabeth Michel

SINOPSIS La historia de Vincent y Athena continúa. Después de una boda apresurada… Un embarazo no planeado… El inicio de una nueva vida para ambos… Después de una unión por amor perfecta, era imposible que los problemas no hicieran aparición. Además, los problemas unen a las personas, ¿No es así? ¿O las separa? Solo una cosa es segura, todo inició por un amor ilícito, un amor prohibido que tenía más de real que un amor socialmente aceptable. Si pudieron superar el lograr que la familia de Athena aceptara su relación y permitieran unir sus vidas en matrimonio… ¿También podrían lograrlo con la de él? Eva, William y los señores Coleman, aparecen de repente en la vida de ellos…con las cabezas llenas de mil y tres preguntas. Pero no aparecen solos…Melissa Whittemore regresa nuevamente a la vida de Vincent, su novio de toda la vida. Exigiendo una explicación…y con toda la intención de recuperarlo: a cualquier precio. No todo es miel sobre hojuelas, una tormenta de emociones intentará destruir el amor entre Vincent y Athena. Con cientos de problemas tocando a su puerta, tienen mucho en qué centrar su atención…además de la posible paternidad. Solo queda esperar que al final de la adversidad venga la paz, y que ninguno de ellos deje de sostener al otro cuando la oscuridad gobierne sus días.

ADELANTO DE: DON’T LET ME FALL PRÓLOGO En la actualidad EMBARAZO DE ALTO RIESGO. Creo que hasta este momento no había terminado de comprender lo que significaban esas palabras. Habían sido de alguna forma, como una realidad abstracta… Es decir, esto no podía estar pasándome a mí. Jodidamente NO. ¿Qué demonios? Quería gritar. Quería llorar. Quería rogara Dios. Quería consolar a mis pequeños hijos que habían decidido abandonar abruptamente mi vientre. Quería rogarles que no me abandonaran. Pero el destino era caprichoso. Y nosotros estábamos a su merced. No había nada para evitar la decisión que había tomado respecto a mí y mis pequeños. Me sentía culpable. Culpable porque en algún momento pensé la idea de terminar con el embarazo. Culpable por no haber sido feliz al principio de la idea de unos trillizos.

Me sentía como la puta mierda. Y estaba jodida. Jodida y culpable porque estaba en el baño del pequeño departamento en donde había estado viviendo en el último mes. Era culpable de todo. Culpable por no ser lo suficientemente fuerte para soportar un embarazo múltiple. Culpable por querer espacio lejos de Vincent. Culpable por dejar a Melissa interponerse entre nosotros. Culpable por no luchar. Y ahora estaba allí, en el baño, sangrando incontrolablemente. Marqué el número de Michael, quien a petición de Vincent se había estado quedando conmigo en el departamento. Él me había dejado marchar. Se había quedado callado mientras yo salía por la puerta de nuestra casa. No había hecho nada salvo ordenar que la única jodida manera en que podía apartarme sería teniendo la protección 24/7 de Michael, su jefe de seguridad. ——— ¿Athena, qué ocurre? ——preguntó preocupado Michael. Lloré en silencio intentando controlarme. Sí, voz tranquila, todo un reto de conseguir entre tanto dolor. ——— Estoy en el baño…necesito…ir al hospital…por favor…ven…rápido—— susurré entrecortadamente. 3 segundos después la puerta se abrió de golpe. Michael estaba con las facciones distorsionándose por el pánico, pero manteniendo una actitud controlada. Vi en cámara lenta su mirada recorrer mi demacrado rostro lloroso…mis manos aferrándose a la puerta de la ducha para no caer al suelo…y por último…el charco de sangre que se arremolinaba a mis pies. No podía ni mirar el suelo.

No podía si quería mantener la cordura. ——— Dios mío——susurró asustado. Un segundo después me encontraba allí en sus brazos siendo cargada cuidadosamente mientras él corría lo más rápido y precautivamente posible. Me dejó sentada en el asiento. Miré mi enorme vientre abultado. “No, por favor” rogué. ——— En seguida llegamos——me tranquilizó Michael. Condujo como la mierda de rápido entre el tráfico. Marcó por celular al hospital, avisando a mi doctora de la emergencia. Un par de preguntas después estaba todo listo para mi llegada. ¿Qué tan fuertes eran las contracciones? Bueno, jodidamente intensas. ¿Qué tan frecuentes? Demasiado, para mi gusto. ¿Cuán abundante era el sangrado? Malditamente constante y abundante. No podía más que llorar en silencio. Tanto dolor, tanto físico como emocional, era abrumador… Encerrada en mi mente solo pude apreciar los sucesos desde lejos. Como si estuviera viéndome a mí misma desde otra perspectiva. No sentía nada. No decía nada. No hacía nada. Me vi a mí misma siendo ingresada a urgencias. Minutos después de preparación previa…estaba allí, sedada y drogada hasta la mierda para no sentir dolor. “Parto prematuro”. Eso casi sonaba como un aborto para mí.

Se sentía como tal. Viendo montones de doctores y enfermeras revoloteando a mí alrededor. Acostada en la camilla del quirófano, con Michael vestido con los mismos trajes que los doctores y con cubre bocas y guantes de látex, él sostenía mi mano. El pánico abundaba en su mirada. Aun así con él a mi lado, me sentía sola… Debía ser Vincent quien estuviera allí conmigo… Si no hubiéramos peleado… Si no hubiéramos dejar a los demás interponerse… Si hubiera sido más madura…más fuerte… Quizá entonces seguiríamos juntos. Pero él hubiera no existe. Y solo me quedaba esperar a que él llegara aquí lo más pronto posible. El resto fue como en cámara lenta. Sentí un fuerte tirón indescriptible, no dolía, estaba sedada, pero pude sentir como sacaban a uno de mis pequeños bebés de mí. Los doctores revoloteaban sobre él. No podía verlo. Pero la mirada de Michael fue descripción suficiente. Él podía ver todo. Entre el pánico, el desconcierto y la maravilla. Entre esas cosas pasaban su rostro a cada momento. Primero una emoción…luego otra. El mismo tirón. El mismo alboroto. Dos chillidos agudos. El mejor sonido del mundo.

Otro tirón. Más alboroto. Y fue cuando mi vida se vino abajo, sin Vincent allí para sostenerme…para impedirme caer en un abismo destructor. Sin Vincent para evitar que me sintiera como la mierda. Sin Vincent que me consolara mientras muchos minutos después los doctores me informaban que no respiraba. No podían resucitarlo. No respondía. Se habían dado por vencidos. Lo declararon muerto. Mi pequeño…dulce…e inocente hijo…estaba muerto. Muerto. Ni siquiera podía creerlo. Lo pasaron a mis temblorosos brazos, envuelto en una manta y completamente limpio: estaba el cuerpecito pequeño, casi miniatura, de mi hijo. MUERTO. M-U-E-R-T-O. Y era mi culpa. Por no haber sido capaz de darle lo que necesitaba. Porque mi cuerpo no había sido lo suficientemente fuerte para darle la fuerza de vivir. Ignoré el resto del mundo. Ignoré el otro par de llantos. Mis hijos. Seguía teniendo dos hijos. Felicidad… agradecimiento…reproche…dolor…reclamo…impotencia… Toda yo era un mar de emociones.

Un hijo había muerto…pero seguía teniendo dos. Yo era incapaz de decidir qué sentir. Si felicidad que dos de mis pequeños siguieran viviendo. O dolor y rabia hacia mí misma porque uno más no lo había conseguido. Estaba sola en el quirófano…con dos niños vivos…un niño muerto en mis brazos…un Vincent ausente…y una completa depresión que me consumía cada vez más por segundos. Allí mismo, no sabía si lograría alguna vez superar el dolor y vivir para mis dos hijos. Era una pésima madre.

ACERCA DE LA AUTORA No soy buena hablando de mí misma… ¡Nunca sé qué demonios decir! Pero bueno, lo intentaré por ustedes: Para empezar, soy una chica mexicana que adora escribir…este es el primer libro que termino…los demás siguen siendo historias de cajón, pero estoy trabajando en sacarlos a flote…así que tendrán más de mí… de hecho en el Foro Libros del Cielo, pueden encontrar la continuación de Deja de sofocarme, en Fanfics, así como dos historias más: “I just want to scare my fears” & “Cenizas de un amor de infancia”. ¿Qué más decir? ¡AMO COMER! Siempre me verás comiendo algo grasoso, rico y con muchas calorías (¡es una suerte que no engorde a pesar de tanto que como!). ¡Dios! Cómo no mencionar las calaveritas de chocolate, las amo, en especial en esta época de Día de muertos…me gusta la flor de cempasúchil y su olor, me hace sentir “hogareña” en este mes… ¿Ya dije que amo el chocolate? Siempre me encontrarás leyendo, soy esa clase de chicas que prefiere hacer algo tranquilo como leer acostada en la cama mientras mi perrita (la hermanita que siempre quise) Estrella, se mete como dolor de muelas encima de mí (o me quita las almohadas, o se acuesta encima de mi laptop…o trata de subirse al libro que esté leyendo). En fin, ¿Mi meta? Seguir escribiendo… y continuar escribiendo… ¡Vivir la vida y conocer el mundo! ¡ESCRIBIR UNA NOVELA DECENTE PARA TELEVISA! (aunque eso es mucho soñar). Y bueno eso es todo o me tendrán divagando tontamente acerca de cosas sin sentido.

¡GRACIAS POR LEERME, PUEDES ACOMPAÑARME EN MIS OTRAS HISTORIAS, ESPÉRALAS!