DE VUELTA DEL VIAJE AL ATLAS 2015

En este país, la naturaleza está al alcance de todos: desierto, montaña, valle o ... Mención especial la merienda bereber que la hospitalaria Sahara, amiga de ...
635KB Größe 5 Downloads 114 vistas
Atlas 2015

[email protected] [email protected] Habéis tenido la fortuna de realizar un viaje que seguramente no se oferta, ni en las mejores agencias y con las tres bs : . Dejo la de Balenciaga aparte.

Marruecos,

es un popular destino turístico caracterizado por el contraste cultural y paisajístico que ofrece al viajero occidental. No es ninguna casualidad que esté en el Top 10 de los mejores destinos del mundo. País de mil contrastes, combina la diversidad de sus paisajes y su gastronomía con un patrimonio cultural y humano excepcional. Además la situación sociopolítica de las regiones vecinas, han incidido en el aumento de la demanda turística a este punto del norte de África. En este país, la naturaleza está al alcance de todos: desierto, montaña, valle o mar. A gusto de consumidor. Nosotros nos decantamos por lo nuestro, la montaña. Y en el Gran Atlas Occidental hemos podido comprobar cómo la naturaleza ha dado rienda suelta a su imaginación. El Alto Atlas ofrece uno de los paisajes más espectaculares de todo Marruecos. Quebradas de piedra caliza que se extienden por kilómetros y profundos barrancos cortados por ríos de agua dulce. Con el handicap de poder ascender a sus grandiosas montañas, con peladas pendientes que descienden vertiginosamente a la profundidad de los preciosos valles, regados por los torrentes y bravos ríos y donde se asientan los pueblos colgantes bereberes que se mimetizan con el terreno. Creo que por lo que respecta a monte, nuestro objetivo se ha cumplido con creces, al alcanzar, entre otras, las tres cimas más altas del Norte de África: Toubkal, Timezguida y Ras. También hemos tomado contacto con sus gentes y cultura. Los romanos los llamaron bárbaros, pero a los orgullosos pueblos bereberes les gusta ser conocidos como imazighen, que significa hombres libres. Son una etnia milenaria, reliquia del mundo preislámico, que vive en diversos lugares del norte de África y que ha logrado transmitir su lengua y sus tradiciones de generación en generación a pesar de su complicado devenir histórico. Gorro

Atlas 2015 El Alto Atlas es uno de las regiones donde mejor se conserva esta cultura, en las bellas aldeas colgadas de sus laderas, donde viven, o mejor dicho sobreviven, practicando la agricultura y el pastoreo. Hemos conocido de primera mano el ritual del Té, servido como agasajo a los huéspedes y considerado desde el punto de vista social como una bebida de cortesía y hospitalidad. De su gastronomía hemos probado, de primera mano, sus ensaladas, el Tajín y la repetitiva sopa Harira. Mención especial la merienda bereber que la hospitalaria Sahara, amiga de Txutxi, nos brindo en Aremd. Una amistad que viene de tiempo atrás, fruto de una invitación casual???. No todo ha sido montaña y naturaleza salvaje. Hemos tenido el privilegio de patear la ciudad más exótica del país: Marrakech, la ciudad roja imperial. Los poetas árabes la llamaron "perla del sur, echada por el Atlas". En ella disfrutamos los dos últimos días visitando la Kutubia y su vecina Plaza Jamaa el Fna, centro de la vida pública de la ciudad, con sus puestos y personajes fantasiosos. A decir verdad no sabes si son ficción o realidad estos músicos, encantadores de serpientes, simpáticos monos, faquires, cuentacuentos, aguadores, videntes y dentistas que deambulan por la plaza todos los días del año cual actores de una película exótica. Nos recorrimos casi perdidos los zocos, regateando, haciendo compras y en ocasiones casi huyendo de los vendedores que te abordaban. Esta enigmática ciudad dividida en dos: la Medina abrazada por la muralla y anclada en el tiempo y la nueva ciudad de Gueliz que ofrece todas las posibilidades de una ciudad moderna y que también tuvimos ocasión de visitar. Ha sido designada como mejor destino del mundo, galardón basado en millones de opiniones y comentarios de viajeros de todo el mundo. Para muestra el Gran Hotel Mamounia, por el que pasamos en la revuelta que nos hizo dar Txutxi para encontrar la estación de ferrocarril. Este hotel de las "mil y una noches" está considerado como uno de los mejores del mundo mundial. Si volvéis con la parienta, os tiráis un largo y solamente una noche en este hotel, os garantizará seguridad en casa durante una larga temporada. Ósea, que no os echan. A Bego la encantaría. Seguro que no extrañaríais al Hotel Alí. Así que, en esta ciudad existen y ni se tocan, los dos extremos: la pobreza y la exquisitez. En esta dicotomía, contrasta visitar y convivir con el subdesarrollo y la pobreza extrema, desigualdad y falta de higiene, con la miseria preservada o inventada porque es lo que la mayoría de los turistas quieren ver en la Medina y lo hace tremendamente atractivo como polo turístico. Y la zona moderna de Guéliz, donde desaparecen los indigentes, aparecen los autos de marca, grandes edificios, anchas avenidas y tiendas de lujo para bolsillos acomodados. En definitiva, en todos los sitios, hasta en los más turísticos, se cuecen habas. Yo, siendo repetidor, he disfrutado en este estupendo viaje de una maravillosa experiencia, Espero que todos vosotros también. Un viaje cultural y en el tiempo sin necesidad de irse demasiado lejos. Ni que decir tiene, que lo mejor de lo mejor, el grupo humano: Bego, Sira, Txutxi, Manolín, Jon, Jesús, Javi "Guipu", el tertuliano y amenizador José Angel, con los que el menda ha tenido la gran suerte de compartir y disfrutar esta extraordinaria experiencia.

Gorro