Cuadro:

actividad socio profesional. d) Fugas, suicidio, atentados contra la moral y costumbres, robo, incendio y homicidio. II) Semiología de la actividad psíquica basal.
31KB Größe 185 Downloads 175 vistas
SEMIOLOGÍA PSIQUIATRICA

En psiquiatría, semiología es el estudio de los signos que componen los cuadros clínicos de las enfermedades mentales. Existen varios modos de presentar la semiología. Preferimos desarrollar la que hace Henri Ey, quien divide la semiología en tres planos. Este planteo es valioso en tanto permite diferenciar lo actual de lo permanente, lo agudo de lo crónico. Los tres planos son: 1) Semiología del comportamiento y las conductas sociales. Es un análisis del paciente tal como se presenta (es una semiología de la apariencia) y nos dice cómo se ve la persona. 2) Semiología de la actividad psíquica basal actual. Implica un corte transversal que muestra el estado de las funciones psíquicas en el momento de la entrevista. Dice cómo está la persona. 3) Semiología de los trastornos de la personalidad. Se refiere a lo que este autor llama el sistema permanente de la personalidad. Es un corte longitudinal y nos dice cómo es la persona.

Tres planos: I) Semiología del comportamiento y conductas sociales. (quedarse en la superficie)

a) Presentación b) Reacciones al examen y contacto con el médico. c) Comportamiento en la vida cotidiana. d) Reacciones antisociales.

a)

b) c)

d)

II) Semiología de la actividad a) psíquica basal. (Corte transversal) b) c) d) e)

Conciencia. Orientación temporoespacial. Memoria. De la afectividad de base. De la actividad sintética de base. f) Psicomotora. g) Percepción.

a) b) c) d) e)

Biotipo, mímica y la psicomotricidad, porte y conducta verbal. Confianza y cooperación, oposición e indiferencia. Cuidados corporales, sueño y dormir, comportamiento sexual, conductas alimentarias, vida familiar y actividad socio profesional. Fugas, suicidio, atentados contra la moral y costumbres, robo, incendio y homicidio. Grados de CC. ----Amnesias, hipermnesias y paramnesias. Afectos depresivos y expansivos. Atención, de abstracción y operaciones intelectuales,

curso del pensamiento y de la comunicación. f) Accesos de agitación, catatonía y psicomotores sistematizados. g) Alucinaciones psicosensoriales, alucinaciones psíquicas y automatismo mental.

Semiología de los trastornos de la a) personalidad. (Corte longitudinal, b) la más profunda). c)

Trastornos del carácter. Conflictos intrapsíquicos de la persona. (Ns.) Semiología de la alienación de la persona. (Ps.) d) Del sistema intelectual de la persona. (Demencias). e) Agenesias de la personalidad.

La clínica de la psicosis muestra trastornos que comprometen varias funciones psíquicas, lenguaje, pensamiento, afectividad, sensopercepción, etc. Las alteraciones en el área del pensamiento y de la sensopercepción, tienen un lugar destacado.

SEMIOLOGÍA DE LA SENSOPERCEPCION

Dentro de las alteraciones cualitativas de la sensopercecpción están: -

Alucinación: Se define como percepción sin objeto presente.

-

Ilusión: Es la percepción distorsionada de un objeto real.

-

Interpretación delirante: Es un falso juicio sobre percepciones correctas.

La alucinación posee todos los atributos de una percepción: - Corporeidad. - Objetividad. - Especialización.

Se clasifican en:

a)

Alucinaciones psicosensoriales.

b) Alucinaciones psíquicas o seudoalucinaciones. Alucinaciones psicosensoriales Son las que el paciente experimenta en el espacio exterior y están mediatizadas por los órganos de los sentidos. - Visuales:

Pueden ser elementales o complejas, de imágenes inmóviles o en movimiento. Tienen un valor importante las zoopsias (visión de animales: insectos, ratas, víboras) Por ejemplo en cuadros tóxicos. Son raras en los delirios crónicos y en la esquizofrenia pero pueden presentarse en los delirios místicos.

- Acústicas:

Pueden ser elementales (ruidos, chirridos, etc.) Las más frecuentes son las acústico verbales. Voces que se localizan en el espacio exterior. A veces son injuriosas, otras veces conversan entre sí. Suele ocurrir que las voces describan lo que hace el sujeto.

- Olfativas y gustativas: Se encuentran cuadros confusionales, crisis epilépticas, cuadros orgánicos. Son menos frecuentas en los delirios crónicos.

- Táctiles:

Implican el tacto y la sensibilidad cutánea.

- Cenestésicas y del esquema corporal: Pueden ser parciales. Por ejemplo, las sensaciones alucinatorias viscerales. O generales que pueden dar lugar a un síndrome de despersonalización (transformación corporal, etc.) Son importantes las alucinaciones genitales: sensaciones de orgasmos, manoseos, violaciones, etc. -

Motrices o cenestésicas: Son alucinaciones de movimientos.

Alucinaciones psíquicas o seudoalucinaciones.

Son aquellas que el paciente experimenta como fenómeno psíquico raro o extraño y no es percibido en el exterior. Tienen objetividad psíquica, pero carecen de localización espacial. - Alucinaciones psíquicas visuales: - Seudoalucinaciones acústico verbales:

Son imágenes mentales involuntarias. Son las verdades alucinaciones psíquicas, es el pensamiento mismo el que toma un carácter alucinatorio. Son voces que el paciente escucha “dentro de su cabeza”, escucha sus pensamientos. Cabe destacar el eco del pensamiento que consiste en que

el

paciente

oye

voces

que

repiten

sus

pensamientos y le anuncian sus intenciones y actos como si estas voces procedieran de otro. - Alucinaciones psicomotrices verbales:

Son las que se forman en el habla misma del paciente. Le dan la impresión al sujeto de que se habla a través de sus órganos de fonación.

La alucinación no tiene por lo general valor diagnostico en sí misma sino en función del cuadro en que aparece. Así, por ejemplo, en los cuadros agudos de etiología orgánica por lo general se trata de alucinaciones sensoriales a modo de un trastorno perceptivo autónomo. En cambio, en las psicosis crónicas, las alucinaciones aparecen articuladas al delirio (parafrenia, esquizofrenia).

SEMIOLOGÍA DEL PENSAMIENTO El pensamiento puede estar alterado en su curso o en su contenido.

Alteraciones del curso. Puede comprender el ritmo o la continuidad. Si se trata del ritmo, es por aceleración o retardo. La discontinuidad implica la pérdida de la idea directriz (que es aquella idea que le da una dirección y una finalidad) Cuando esto ocurre, se interrumpe el pensamiento. Este fenómeno se denomina interceptación y, en un grado mayor, disgregación (característico de la esquizofrenia).

Aceleración (taquipsiquia) (Ejemplo: manía) RITMO Retardo (bradipsiquia) (Ejemplo: melancolía) CURSO La discontinuidad por perdida de la idea directriz: - Interceptación. CONTINUIDAD - Disgregación. - Perturbación asociativa.

Alteraciones del contenido.

Estos trastornos se refieren a las ideas patológicas. Las que nos interesa tratar aquí son las ideas delirantes. La idea delirante es una idea generalmente falsa que choca con la realidad. Es necesariamente irreductible. Está dotada de fuerza de convicción (certeza delirante) y subordina la conducta de quien la padece. La ida delirante no constituye todavía un delirio. Para ello es necesario cierto grado de organización más o menos logrado. Hay que diferenciar los delirios de los cuadros agudos (que son temporarios. Este es el Delirio-Estado al que se hace referencia con la palabra Delirium) de los delirios crónicos. El Delirio-Idea de las psicosis crónicas implica una organización permanente, durable tanto de la personalidad patológica como de la concepción del mundo. Es por ello que Henri Ey los estudia en el tercer plano semiológico. Estos delirios crónicos se pueden clasificar: - Por el grado de organización: - Sistematizados. - Poco sistematizados.

- Sin ninguna sistematización

- Por el mecanismo:

- Interpretativos. - Alucinatorios. - Intuitivos.

- Por la evolución:

- Con evolución deficitaria - Con evolución sin déficit.

- Por el contenido:

- Persecutorios. - Celotípicos. - Erotómanos. - Megalómanos (de grandeza). - Hipocondríacos, etc.

Podemos decir que los que muestran una organización “lógica” (como los de la paranoia) son sistematizados con un razonamiento silogístico (parte de premisas verdaderas y extrae conclusiones falsas) tienen ideas verosímiles, el núcleo delirante permanece idéntico, su mecanismo es interpretativo y la evolución no presenta déficit. Los que tienen una organización fantástica o “paralógica” (como la parafrenia) son poco sistematizados, polimorfos (poseen varios núcleos delirantes), no permanecen iguales a sí mismos, presentan ideas inverosímiles, el mecanismo en imaginativo. Sin evolución deficitaria. Aquellos que poseen una “organización” autística (como la esquizofrenia) aparecen sin ninguna sistematización, tienen ideas absurdas, súbitas, no elaboradas, con escaso vigor psíquico. El mecanismo es intuitivo-alucinatorio. Evolucionan con déficit.