Ceremonias de la muerte La TV por cable, de fiesta

18 oct. 2013 - Claro que eso significa que también tiene el mis- mo padre, Chuck Lorre, que Two .... del jazz y el rock. Pasiones y canciones. Belew vuelve.
4MB Größe 9 Downloads 111 vistas
4

|

espectáculos

| Viernes 18 de octubre de 2013

cine

Un thriller inconsistente solo (argentina/2013; hablada en español). ★ mala. dirección: Marcelo Briem Stamm. guion: Marcelo Briem Stamm. fotografía: Pedro Álvarez. edición: Mariano de Rosa. música: Francisco Bendomir - Tamara Moser. elenco:

Patricio Ramos - Mario Verón, Carlos Echevarría, Laura Agorreca y

Mike Zubi. distribuidora: Independiente. duración: 80 minutos. calificación: SAM 16

M Cajones en una funeraria, en esta escena del documental de Oscar Mazú

cine

Ceremonias de la muerte el problema con los muertos es que son impuntuales (argentina, 2012). ★★★ buena. dirección y guión: Oscar Mazú. producción: Nadia Jacky. fotografía: Livio Pensavalle. música: Julián Galay. sonido:

Hernán Higa. montaje: Hernán Buffa. duración: 76 minutos. calificación: SAM 16 años.

¿

Por qué no organizar las cosas que sabemos que van a ocurrir?, se pregunta Ricardo Péculo en El problema con los muertos es que son impuntuales. Tanatólogo, profesor de la inusual materia “Ceremonial exequial” en la Universidad de Avellaneda, hermano de Alfredo, fundador de la famosa Cochería Paraná y partícipe activo de la inhumación de los

restos de Juan Domingo Perón en 1974, Ricardo es el protagonista de este documental originado en un incidente de salud que sufrió el director, Oscar Mazú. El hilo conductor de la película es la voz en off del propio realizador, que nos cuenta primero las peripecias que vivió (un infarto, cuatro by pass, el corazón sin funcionar por horas) y luego se

TV

Mom, la esperanza de las sitcoms mom. ★★★ buena. creadores: Chuck Lorre, Gemma Baker, Eddie Gorodetsky. elenco: Anna Faris, Alison Janney, Nate Corddry, French Stewart, Matt Jones, Spencer Daniels. emisiones: martes, a las 21.30, por warner.

Spencer Daniels, Matt Jones y Anna Faris

T

al vez sea demasiado tarde. Es posible que la sitcom tradicional ya no tenga lugar en la TV actual. Con sus grabaciones de público presente siempre dispuesto a la carcajada y sus episodios siempre por debajo de los 25 minutos, hay algo del formato que reinó en la pantalla chica por mucho tiempo que no encaja con las formas y los contenidos de hoy. Mom

Warner

podría haber sido la excepción a la regla. Después de todo, comparte equipo creativo con la muy efectiva The Big Bang Theory. Claro que eso significa que también tiene el mismo padre, Chuck Lorre, que Two and a Half Men y Mike & Molly. Pero lamentablemente, la nueva comedia está más cerca de estas dos últimas que de la serie de los nerds. Mom está hecha de chistes de doble

interna en el mundo de los servicios fúnebres, lleno de detalles escabrosos y sorprendentes. “Llevo una vida dedicada a los asuntos de la muerte”, dice Péculo en un momento apelando al juego de palabras. Y después habla a lo largo del film de ataúdes con herrajes de bronce labrado o pintados con los colores de Boca, bóvedas decoradas con agudo sentido artístico y cadáveres maquillados (hay una clase especialmente divertida de este tipo tan particular de maquillaje que Péculo da a un grupo de mujeres). Y hay también revelaciones inesperadas, mitos populares derribados y un hu-

sentido y alguna que otra interacción graciosa que parece derivar más del talento de sus actores que del ingenio del guión. Para comprobar la capacidad de Anna Faris para llevar adelante una serie cómica, alcanza con los primeros minutos del primer episodio, en el que su Christy tiene un ataque de llanto mientras intenta seguir cumpliendo con su trabajo como moza. Son apenas un par de escenas que exhiben el talento de la actriz, que luego tendrá que esquivar frases algo obvias y el tipo de final de capítulo sentimental que parece escrito en el tiempo de las máquinas de fax. De hecho, algo de Mom recuerda a Roseanne, aquella sitcom protagonizada por Roseanne Barr y John Goodman. Ambas series comparten un universo –el mundo de las familias de clase trabajadora norteamericana–, pero incluso con los usos y costumbres de la TV de los años ochenta, Roseanne evitaba las conclusiones aleccionadoras y cursis con las que Mom tropieza en sus dos primeros episodios. Por suerte, cuenta con Faris y la siempre maravillosa Alison Janney, que, aun con uno personaje que está a años luz de su C.J. Cregg de The West Wing, se luce en cada una de sus intervenciones como la madre de la buena de Christy, una alcohólica que lleva 180 días de sobriedad encima y que está intentando recuperar el tiempo perdido. Una cruzada que comparte con la alicaída sitcom. ß natalia Trzenko

mor deliberada y necesariamente negro que recorre toda la película, antídoto que el director utiliza para atenuar su confesa misantropía: “Cuando veo el lujo de ciertos velorios o de un determinado ataúd, me parece algo absurdo. Es una vanidad que reafirma lo que pienso del ser humano, el animal que menos me gusta de todos los que conocemos”, ha declarado Mazú, que en el final, muy a tono con esa gracia con la que equilibra el peso de un tema tan traumático y que recorre todo el documental, nos reserva un pequeño paso de comedia que puede arrancarnos una tensa sonrisa.ß Alejandro Lingenti

anuel conoce a Julio por chat. Se encuentran en la calle, se gustan y Manuel lo invita a su casa. Luego de varias horas de romance, el invitado se vuelve violento y no se quiere ir. Solo es un thriller psicológico que aborda el tema: “Nunca sabes a quién metes a tu casa”. Las oraciones anteriores son un resumen de la sinopsis enviada en la gacetilla de prensa. “El invitado se vuelve violento” nos dicen. Es discutible esa afirmación, en realidad la película pretende que pensemos que se puede poner violento. Es parte del juego del relato para manipularnos. Como pasaba en otro intento fallido de thriller del cine argentino reciente, Séptimo, casi todo pasa de forma “reversible”, con actuaciones y situaciones de una ambigüedad grosera e incoherente que se hacen para después jugar de forma irresponsable la carta de la vuelta de tuerca. En cuanto al tema de “Nunca sabes a quién metes en tu casa”, más bien parece una frase formulada para vender la película. Los temas en todo caso serían el miedo, la paranoia, la desconfianza, la decepción, el sexo con alguien recién conocido. La película intenta desplegar su acción en una noche y poco más, pero agrega diversos flashbacks. Y en términos de búsqueda de impacto, agrega una vuelta de tuerca en los últimos 9 minutos que intenta generar una fuerte sorpresa cerca del final (la película dice durar 80 minutos, pero los créditos comienzan en el minu-

to 70 y después hay un largo epílogo que podría haberse resuelto en pocos segundos), pero para la que se necesitan más flashbacks y que revisemos los que ya nos habían mostrado, pero ahora con “toda la verdad”. Una vuelta de tuerca excesivamente explicativa poco consistente. Solo está plagada de endebles detalles de construcción. Las conversaciones se suceden en función de lo que deberían sospechar y dejar de sospechar los personajes, que así son apenas marionetas del guión antes que seres creíbles (de todos modos, Mario Verón se esfuerza por ser natural a pesar del planteo, y hay un momento muy breve en el que su personaje, sin hablar, en un sillón, tiene un gesto genuino). Ejemplo de diálogo forzado es el “sospechoso reclamo” que Manuel escucha por teléfono: hecho a medida de lo que se necesita para hacer avanzar la trama, pero sin sentido. Cada conversación, situación, mohín, decorado se plantan de forma precaria, ostensiblemente armada (esa revista Lugares en la mesa, la obsesión de Julio por el dinero, la disparatada estadía “lejos” con la chica que les presenta “la sala”). Para entrar en mayores detalles acerca de los defectos habría que revelar lo que el film pretende que sea una sorpresa, esa sorpresa que intenta hacernos olvidar su precariedad general, pero que en realidad logra –por arbitraria, por torpe– enfatizarla.ß Javier Porta Fouz

La TV por cable, de fiesta

martin fierro. Se entregaron los premios de Aptra a la producción

para los canales pagos; Encuentro, la señal con más distinciones Con una cena que se llevó a cabo en uno de los salones del Hotel Panamericano, se realizó anteanoche la ceremonia de entrega de los Martín Fierro a la televisión paga por la producción de 2012, distinción que otorga anualmente la Asociación de Periodistas de la Televisión y la Radiofonía argentinas (Aptra). La ceremonia contó con la conducción de Horacio Cabak y Gabriela Sobrado y fue transmitida en directo por la señal Magazine. La señal que más estatuillas obtuvo fue Encuentro, que ganó los premios a Programa cultural-educativo, por el ciclo Mundo Bayer, que conduce el periodista Osvaldo Bayer; a Música-pop-rock-latino, por Encuentro en el Estudio, que conduce Lalo Mir, quien también ganó el correspondiente a Labor en conducción masculina. Finalmente la señal obtuvo uno más, en el rubro Documental, por el programa Continuará, que le dedicó a la historia de las historietas en nuestro país Juan Sasturain. Los canales Magazine, TN, Utilísima, ESPN y Metro consiguieron también un par de distinciones cada uno. Además de la entrega de pre-

Maru Botana y su galardón mios, Aptra decidió homenajear en esta ceremonia a Héctor Ricardo García, que supo crear un estilo propio en el periodismo del país con el diario Crónica y posteriormente con el canal Crónica TV.

Este homenaje, que incluyó un videoclip realizado para la ocasión, se convirtió en uno de los momentos más emotivos de la noche. El premio lo recibieron en nombre del homenajeado, el director de Crónica TV Rubén Molina y Juan Pablo Guerri, conductor de Camino a las urnas, programa que se emite por ese canal. Entre los premios que se otorgaron en la noche se pueden nombrar el de Interés general, que ganó José María Muscari, por Muy Muscari, de Ciudad Abierta; el de Noticiero, que ganó Sensación Térmica, de C5N; el del rubro Periodístico, que se llevó Juan Pablo Varsky, por el ciclo El péndulo, que conduce en Canal (á); el Culinario, que le fue otorgado a En casa, con Maru, de Elgourmet.com; el Infantil, que ganó El payaso Plim Plim, un héroe del corazón, de Disney Juniors, y el de Juegos y entretenimientos que fue para Volver pregunta, el programa que conduce Silvio Soldán, en Volver. En cuanto a los nuevos medios, el galardón de Ficción en Internet le fue concedido a El amor en los tiempos del chat, que produjo Fight Films ß Ricardo Marín

medianoche

en diciembre

Atila y Los Hunos, del jazz y el rock

Belew vuelve con power trío

Atila y Los Hunos es una banda formada por varios músicos de extracción jazzística que, para despuntar el vicio, decidieron versionar temas rockeros. El grupo que integran Juan Pablo Arredondo, Patricio Carpossi, Ernesto Jodos, Mauricio Dawid y Carto Brandan se presentará hoy, a la medianoche, en Onyx, Pueyrredón 2476.ß

Robert Fripp dijo que Adrián Belew no formará parte de la próxima reunión de King Crimson. Una verdadera pena para cualquiera que recuerde la última formación del grupo. Pero Belew sigue en lo suyo. El 5 de diciembre se presentará en el teatro Ópera, junto con Julie Slick, en bajo, y Tobías Ralph, en batería.ß

tantanian-penelas

nuevo cd

Pasiones y canciones

Tarco Trío y su música sin fin

De Monteverdi a Discépolo o de Lloyd Webber a Gloria Trevi, Alejandro Tantanian y Diego Penelas decidieron no ponerles freno a sus eclécticos gustos y pasiones, y armaron un repertorio de canciones de lo más variado, que interpretan a dúo y ponen a consideración del público. Pasado mañana, a las 20.30, y los próximos domingos de noviembre (hasta el 24) se los puede ver y escuchar en Clásica y Moderna, Callao 892.ß

El trío, que integran los guitarristas Leonel Iglesias y Martín Sánchez y el contrabajista Juan Porzio, está presentando su nueva producción discográfica, Sin fin. El repertorio de Tarco Trío se conforma por música propia y del cancionero folklórico argentino. Hoy y el próximo viernes, el grupo ofrecerá dos funciones que estarán dedicadas a este material. A las 21, en Café Vinilo, Gorriti 3780. Entradas, 60 pesos.ß