Carlos Casella en un concierto en llamas

7 jul. 2014 - Porque maneja los tiempos. Porque tiene ... ¡Que los dos nos gustemos tanto es una felicidad terrible! Yo lo .... de Los Tigres del Norte. Con el ...
1MB Größe 4 Downloads 107 vistas
2

|

espectáculos

| Lunes 7 de juLio de 2014

Carlos Casella en un concierto en llamas en el maipo. Brilla en la película taquillera Morir en Buenos Aires con un personaje glamoroso, como las performances

teatrales que hacía con Griselda Siciliani en El Descueve; hoy vuelven juntos a un prometedor viaje escénico-musical

Dos a quererse

Viene de tapa

Cuenta él: “La idea era hacer algo onda sótano, más canuto, chiquito. Algo por las nuestras y que se entere quien se entere a partir de mi Facebook y el twitter de Griselda...” Pero no. Imposible. Se desmadró todo y terminaron en la sala del Maipo junto al quinteto de músicos dirigidos por Pedro Onetto. El año pasado Carlos había retomado Babooshka, ese personal espectáculo en el que cantaba canciones de mujeres. Aquella vez una de las invitadas fue Siciliani. “Casi que ensayamos en la prueba de sonido, pero lo pasamos superbien en el escenario”, recuerda. A partir de esa experiencia hablaron de hacer algo juntos. Ese comentario quedó flotando por ahí. Era cuestión de juntarse, definir un repertorio que les gustara y listo. En verdad, pensaron, no había que dar muchas vueltas. “Eso de hacer un viaje musical con la impronta de lo teatral es un formato que conozco”, dice, con razón y experiencia, él En diciembre/enero de este año Carlos (o Carlitos) estaba trabajando en París en un espectáculo de Alfredo Arias. En medio del invierno europeo, una tarde que pintaba para el aburrimiento le mandó varios whatsap a Griselda. En uno de ellos fue directo al grano: “Che..., ojo que estoy pensando en lo que hablamos”. Así fue como, de un lado y del otro del Atlántico, empezaron a ponerle palabras a las cosas. Y vinieron cinco términos claves para definir a esa “cosa” que comenzaba a tomar forma. A saber: retro, rock, cinematográfico, latino y bizarro. Con estas cinco consignas empezaron a salir canciones de Isabel Pantoja, Pink Martini, Agustín Lara, La Lupe y Roberto Carlos, parte del abanico musical de este concierto en llamas que se estrena hoy. En verdad, esas cinco palabras claves definen el repertorio caseliano desde la primera vez que En todos contentos, by el grupo El Descueve, Carlos Casella terminaba cantando un tema de Los Tigres del Norte. Con el tiempo, en los siguientes montajes de El Descueve siempre terminaban con algún temón que él revisitaba con respeto y descaro y personalidad y talento. La fórmula también la aplicó en Eclipse, obra en la que bailaba junto a Gustavo Lesgard. Ahí, mirándose a los ojos, cantaban eso de “quereme como la tierra quiere el agua” (un Marilina Ross auténtico). En este último año, ese timbre de voz tan Casella tuvo alta rotación en la serie Farsantes, que protagonizó ella. Para su personaje en la película Muerte en Buenos Aires, volvió a

De amigos, cómplices y admiradores mutuos hasta, casi, el fanatismo

Siciliani Según caSella “Tuvimos una etapa maestro/ alumna de danza. Tiempo después, Griselda entró como reemplazo de Mayra Bonard cuando presentamos Hermosura en La Plaza. En ese momento empezaba a despegar en la tele. A los dos años, con Carla Peterson, armamos Corazón idiota. Yo estuve feliz con es espectáculo. Compartir escena con ella, como me pasó en Babooshka - Canciones de mujer, es fantástico. En Griselda hay red como para que yo me pueda tirar y descansar. Y aunque no tengamos un camino parecido, hay muchos lugares en los que nos complementamos mucho y muy bien. Porque hay confianza. Porque me divierte. Porque le tiro cualquiera y ella me lo devuelve. Porque maneja los tiempos. Porque tiene humor. Porque es una grossa.”

caSella Según Siciliani

En escena “desgarrando” temas de Agustín Lara, La Lupe, Roberto Carlos y La Pantoja sacar a relucir ese timbre, esa fina estampa, ese glam ochentoso. En ese caso, cantaba un tema del grupo Pomada. De Nicola Di Bari a la Pantoja De chico, Carlos Casella adquirió mucho millaje en eso de andar en el coche de sus padres escuchando los casettes de Nicola Di Bari, Franco Simone, Nino Bravo y siguen los nombres. Con los años, se convirtieron en sus cantantes fetiche. “Algunas canciones están maquilladas por quien las interpreta. Y depende quién las ilumine, surgen los ecos”, asegura este iluminador de viejas melodías que, ahora, encontró su cómplice

“Algunas canciones están maquilladas por quien las interpreta. Y depende quién las ilumine, surgen los ecos” “En escena, a Griselda le tiro cualquiera y ella me lo devuelve

y todo en la chica blonda de pelo al viento y aires desfachatados. Si el espectáculo que estrenan hoy surgió a partir de cinco palabras claves, hay otro concepto que pareciera definir al trayecto de Casella: un personal toque de sofisticación. “Eso debe tener que ver con mi naturaleza. Puede que la cosa tome lugar en un rancho, como pasaba en un espectáculo de El Descueve; pero el rancho tenía lo suyo, su glam. Inevitablemente, en lo que estamos haciendo ahora también debe estar presente esa marca. Por eso, al lado de los vestidos de Griselda, yo me pongo un moñito. No me queda bien, lo odio; pero no importa. Sé que tiene que es-

maxi casalia

tar”, cuenta mientras toma un café. Luego de estas ocho funciones, su año terminará con otro espectáculo de Alfredo Arias en el que compartirá escena junto a Enrique Pinti y otras tres mujeres de armas tomar: Alejandra Flechner, Sandra Guida y Alejandra Radano. El arte del espectáculo será de Juan Gatti. Gatti es el que hace el diseño gráfico de las películas de Almodóvar. Por cantar un tema en una película de Almodóvar Carlos Casella daría la vida. Mientras tanto, su vida, sus lunes, transcurrirán con este concierto en llamas y canciones desesperadas (de amor, de amores desesperados, desgarrados).ß

“Es uno de los artistas que más admiro. Es alguien muy único, que tiene una impronta propia; que es lo más difícil de conseguir. Para mí es un honor que haya aceptado hacer algo conmigo porque Carlitos no acepta trabajar con alguien a quien no respete artísticamente. En mi caso, mi elección de hacer algo con él es por puro placer. ¡Que los dos nos gustemos tanto es una felicidad terrible! Yo lo admiraba mucho antes de conocerlo. Lo más interesante es que, con el día a día, no perdí aquella admiración. Es más, todo lo contrario. Me gusta, me parece sexy, me va todo lo que hace. Yo puedo seguir diciéndote cosas, creeme; pero también sabé que me quedo corta.”

ClásiCa

Repertorio norteamericano recital extraordinario del estudio coral de buenos aires. ★★★★★ excelente . director: Carlos López Puccio. pro grama: Música coral norteamerica-

na del siglo xx. auditorio amijai.

U Hamlet Lima Quintana y Armando Tejada Gómez

Ciclo de canciones y poesías para no morir Homenaje. Doble tributo a Hamlet Lima

Quintana y Armando Tejada Gómez

Desde hoy y hasta el próximo viernes se realizará en el Centro Nacional de la Música, México 564, con entrada libre y gratuita, un homenaje dedicado a dos hombres que nutrieron su poética con la raíz folklórica argentina y se convirtieron en baluartes para el nuevo cancionero latinoamericano. La serie de actividades se realizará en el marco del programa “Yo tengo tantos hermanos” y como parte del ciclo “Los referentes”. Cuenta con una muestra de fotografías, dibujos y pinturas denomina-

da “Para no morir”, proyección de documentales, presentaciones de libros y conciertos. Esta es la agenda completa de actividades. Hoy, a las 18, proyección del documental Hamlet… y esa gente necesaria, de Jorge Denti. A las 20, el recital Armando la piel de América (júbilo y furia de Tejada Gómez), con la cantora y compositora Marita Londra (voces, quena, flauta) y Jorge Marziali (textos, guitarra, voz y dirección). Mañana, a las 19.30, se presentará el libro El vanguardismo literario

en la obra de Atahualpa Yupanqui, Hamlet Lima Quintana y Armando Tejada Gómez, de la escritora mendocina Eliana Edith Abdala. A las 20 se verá el espectáculo Los pájaros de Hamlet, monólogo con diálogo teatral sobre la poética de Hamlet Lima Quintana, interpretado por la actriz Michelle de Ventura, personaje creado por Mariano Lima a través de una marioneta. El jueves, a las 18.30, se verá la película Compadres, con guión y dirección de Ciro Novelli. Luego de la proyección estarán la murga El Semillero, Ini Severino, Susana Castro, Lourdes Cuello, Dúo Nuevo Cuyo y Marcelino Azaguate, que interpretarán canciones de Armando Tejada Gómez. A las 20 será el recital de Natalia Berasategui y Hernán Bolletta, con repertorio de ambos homenajeados. El viernes, a las 20, para cerrar el ciclo, el Quinteto Tiempo recreará el cancionero de Tejada Gómez.ß

na vez más la notable agrupación Estudio Coral de Buenos Aires, creada y conducida con sabiduría por Carlos López Puccio desde su primera actuación pública en 1981, ratificó las razones por las que integra la élite de conjuntos de cámara surgidos tanto en el ámbito privado como en el nacional. Sus voces de calidad tímbrica, afinación exacta, musicalidad sin mácula, refinamiento expresivo, concentración mental y ausencia de divismo han sido hasta hoy, sus virtudes y cualidades. Pero además se suma un rasgo especial; el placer espiritual que emana de todo el grupo al hacer música, contribuyendo a ennoblecer aún más las composiciones. Fue así como la selección de obras de autores estadounidenses, todos ellos pertenecientes a la generación de nuestros padres, en su mayoría ya fallecidos, comenzó con dos breves páginas de Samuel Barber (1910-1981), creador que amó la poesía y que desde el punto de vista de la técnica de la composición se mantuvo fiel a una estética armónica y lírica. Por fortuna, mucha de su mejor creación se encuentra en sus trabajos vocales, incluyendo el mundo del teatro musical como Vanessa sobre un libreto de Gian Carlo Menotti, y Antony and Cleopatra de 1966, y sumando series de canciones íntimas, dos de las cuales se escucharon en esta noche de lujo y, felizmente, en ver-

siones impecables desde todos los aspectos de la apreciación musical. También fue posible sumar obras refinadas y originales, tanto por las bellas sonoridades, como por los variados matices del discurso expresivo, enriquecido sin duda por la utilización de raíces derivadas del folklore, tal como aplicó el compositor William Bergsma, nacido en California (1921-1994). Asimismo llamaron la atención las atractivas modulaciones tonales aplicadas para todos los sectores vocales del conjunto de cantantes que se escucharon con particular deleite. Al ofrecer el Alleluia, de Randall Thompson (1899-1984), creador nacido en Nueva York, muy capacitado por sus estudios en Harvard con el eminente Ernest Bloch, se hizo realidad una versión muy bien lograda por López Puccio y su disciplinado conjunto. La primera parte del programa concluyó con la serie de canciones francesas del inquieto director de orquesta Leonard Bernstein (19181990), autor de la conocida música de West side Story, éxito largamente celebrado que no se reiteró del mismo modo en otras de sus composiciones, en las que utilizó una fusión de los elementos de la música popular de raíz folklórica con los considerados académicos o elaborados como ocurrió con su Sinfonía de Jeremías para mezzosoprano y orquesta (1944) o La edad de la ansiedad (Sinfonía Nº 2 para piano y orquesta). Después de un breve intervalo para bien de las voces humanas que no deberían enfriarse en demasía, se reinició la muy excepcional experiencia de apreciar la creación de otros compositores de nuestro tiempo alejados de la

famosa Escuela de Viena del atonalismo, comenzando con una obra muy fuerte del longevo Elliot Carter (1908-2012) y prosiguiendo con otra verdaderamente atractiva de Charles Ives, (1874-1954) niño prodigio de vida fascinante, con una tendencia marcada a provocar disonancias pero al que se le debería reconocer un talento distintivo y audaz de tipo minimalista; fue una obra ofrecida ó en admirable versión con la curiosa intervención de una voz femenina. En la propuesta de Morten Lauridsen (1943), que se basa en una canción popular se utilizó además del conjunto vocal un piano a cargo del músico Diego Ruiz, luego de una modificación en la distribución del conjunto, llegaron las disonancias de John Cage (1912-1992), figura central en su grupo expresionista, y sin duda impulsor de novedosas ideas sonoras, un prólogo bien contrastado con la delicadeza de dos placidos Negro Spirituals en arreglos de Robert Shaw y Alice Parker y de los dos madrigales del inquieto y genial George Gershwin (18981937). La programación contó con el lucimiento de voces de coreutas como Cecilia Pastawski, Silvina Sadoly, Silvina Ravalli y Ricardo Gonzalez, provocadores del aplauso acaso más cálido de la velada Como no podía ser de otro modo, el conjunto Estudio Coral y su vital maestro y mentor López Puccio fueron merecedores del aplauso cordial del público lo que motivó dos agregados. Pero como la magia del programa original se había perturbado López Puccio señaló el definitivo punto final de una propuesta incomparable.ß Juan Carlos Montero